Agustín Corpus Hernández

  / viernes 18 de enero de 2019

¡Con Cristo!

EL BUEN PASTOR


DIOS CRISTO JESUS en Juan 10:11,14-15 de la Biblia nos llama con todo su amor divino para que aceptemos su mensaje de salvación, como sigue: “Yo soy el Buen Pastor, y doy mi vida por mis ovejas; y conozco mis ovejas y ellas me conocen, y por ellas pongo mi vida”.

Cristo, en efecto, venido a este mundo hace unos 2,000 años, a quien hemos festejado por su Nacimiento en fecha reciente, es presente ante nosotros, ¡aquí ahora!, para seguir predicándonos su Evangelio como El Buen Pastor Salvador nuestro, cuyo Oficio Divino le fue conferido por la Trinidad Santa desde la eternidad para rescatar del pecado a todos los seres humanos de buena voluntad que lo aceptaran precisamente como Salvador.

Cristo, por lo tanto, nos llama con todo su amor para integrarnos a su Redil o Casa Celestial donde reúne a sus ovejas o seres humanos conversos y salvos en El, a quienes hace entrar por una Puerta Especial que El mismo constituye para que tengan todo gozo y felicidad que El les proporciona como su Pastor, Dueño, Amo, Señor y Rey de sus vidas, para lo cual basta arrepentirnos ante El de todo pecado, creyendo que El nos perdona y nos salva, según Juan 3:16.

También el Salvador Jesús manifiesta que, éstas, sus ovejas salvas en El oyen su voz, a las cuales El llama por su nombre, las cuales le siguen por el Camino angosto, y les da los pastos o comida espiritual para alcanzar la gloria eterna de Dios según Primera de Juan 5:11.

Dios Cristo, por ende, muere por sus ovejas, en su cuerpo precioso en el Calvario, por los pecados de sus seguidores, pero resucitó al tercer día para seguir al frente de éstos creyentes suyos, según Lucas 24:34-56, quienes le habían abierto su corazón espiritual para dejarlo entrar, según Apocalipsis 3:20.

Estimado Lector: eres muy distinguido y apreciado por Cristo quien te llama para que seas su Oveja Salva en El, para lo cual basta decirle: “Mi Señor Dios Cristo, ¡SALVAME!, me arrepiento ante Ti de mis pecados, perdóname y límpiame con tu sangre divina derramada en la cruz del Calvario, creo en Ti y te recibo como Unico, Suficiente y Perfecto Salvador Personal”.

Que Dios los bendiga ricamente y si El permite continuaremos el viernes siguiente. A sus órdenes mi teléfono el 815-39-73.

EL BUEN PASTOR


DIOS CRISTO JESUS en Juan 10:11,14-15 de la Biblia nos llama con todo su amor divino para que aceptemos su mensaje de salvación, como sigue: “Yo soy el Buen Pastor, y doy mi vida por mis ovejas; y conozco mis ovejas y ellas me conocen, y por ellas pongo mi vida”.

Cristo, en efecto, venido a este mundo hace unos 2,000 años, a quien hemos festejado por su Nacimiento en fecha reciente, es presente ante nosotros, ¡aquí ahora!, para seguir predicándonos su Evangelio como El Buen Pastor Salvador nuestro, cuyo Oficio Divino le fue conferido por la Trinidad Santa desde la eternidad para rescatar del pecado a todos los seres humanos de buena voluntad que lo aceptaran precisamente como Salvador.

Cristo, por lo tanto, nos llama con todo su amor para integrarnos a su Redil o Casa Celestial donde reúne a sus ovejas o seres humanos conversos y salvos en El, a quienes hace entrar por una Puerta Especial que El mismo constituye para que tengan todo gozo y felicidad que El les proporciona como su Pastor, Dueño, Amo, Señor y Rey de sus vidas, para lo cual basta arrepentirnos ante El de todo pecado, creyendo que El nos perdona y nos salva, según Juan 3:16.

También el Salvador Jesús manifiesta que, éstas, sus ovejas salvas en El oyen su voz, a las cuales El llama por su nombre, las cuales le siguen por el Camino angosto, y les da los pastos o comida espiritual para alcanzar la gloria eterna de Dios según Primera de Juan 5:11.

Dios Cristo, por ende, muere por sus ovejas, en su cuerpo precioso en el Calvario, por los pecados de sus seguidores, pero resucitó al tercer día para seguir al frente de éstos creyentes suyos, según Lucas 24:34-56, quienes le habían abierto su corazón espiritual para dejarlo entrar, según Apocalipsis 3:20.

Estimado Lector: eres muy distinguido y apreciado por Cristo quien te llama para que seas su Oveja Salva en El, para lo cual basta decirle: “Mi Señor Dios Cristo, ¡SALVAME!, me arrepiento ante Ti de mis pecados, perdóname y límpiame con tu sangre divina derramada en la cruz del Calvario, creo en Ti y te recibo como Unico, Suficiente y Perfecto Salvador Personal”.

Que Dios los bendiga ricamente y si El permite continuaremos el viernes siguiente. A sus órdenes mi teléfono el 815-39-73.

viernes 07 de junio de 2019

¡Con Cristo!

viernes 31 de mayo de 2019

¡Con Cristo!

viernes 24 de mayo de 2019

¡Con Cristo!

viernes 17 de mayo de 2019

¡Con Cristo!

viernes 10 de mayo de 2019

¡Con Cristo!

viernes 26 de abril de 2019

¡Con Cristo!

jueves 18 de abril de 2019

¡Con Cristo!

jueves 11 de abril de 2019

¡Con Cristo!

viernes 05 de abril de 2019

¡Con Cristo!

viernes 22 de marzo de 2019

¡Con Cristo!

Cargar Más