/ domingo 24 de mayo de 2020

Aprovechemos lo bueno

Cuando creíamos saberlo todo llegó la realidad descubriendo la única verdad, la existencia de un Poder Universal llamado Dios quien pone y dispone, nos da fuerza, valor y calidad para sentirnos vivos, nos prepara para vivir y lograr la muerte del justo sabiendo que no hay muerte si estamos junto a Él, que es Él, quien nos ayuda a subir montañas con calma para llegar a la cima recordándonos que ¨el rey y el peón llegan al final a la misma caja¨. Asi, entre la 4 T y el COVID 19 estamos inmersos en miedo, incertidumbre y desconcierto, viviendo acorde a lo que escuchamos y creemos conocer con desconocimiento total del vivir y el constante mensaje de vida y muerte que expone nuestra fragilidad al comprender que la vida es corta y el oficio de vivir no es tarea fácil. Ante esta realidad me percaté que no venimos a ser supermujeres o superhombres, sino a ser felices, por lo que hoy, retiro y quito al mundo de mis hombros sabiendo que he caminado mucho y que la historia se construye al recorrer brechas y senderos con pasos firmes y recuerdos agradables del pasado, aprendí que la responsabilidad de que otros sean perfectos no recae en mí, sino en ellos mismos, que importa más la paz que la perfección, que la vida es una leyenda que debe narrarse día con día sin dejar de reír y disfrutarla. Nuestra vida casi siempre empieza tranquila, con mil dones gratuitos entre ellos el respirar, el covid nos puso frente a frente con esta realidad mostrándonos su importancia sabiendo que en un respiro se nos va la vida, asi que hoy retomemos las ganas de vivir alejándonos de tanta negatividad desconocida, aprendiendo a vivir a plenitud, vivamos con emociones y sentimientos, sin vergüenza, sin egos que rompen relaciones, erradicando la violencia, cortando la hierba mala incluyendo la de los medios de comunicación, cerrando la puerta de nuestros pensamientos al mal, dejando de cargar el mundo sobre nuestros hombros para buscar amarnos a nosotros mismos. Cuando escucho los mensajes del Sr. Noroña sintiéndose - como diría mi buen amigo Luis Latapi - partidario de la inmunidad de rebaño al proferir con su florido léxico que él quiere enfermarse y no usará cubrebocas, me doy cuenta que hay burros que no rebuznan por no saber la tonada y otros hasta la cantan con una inconsciencia total del respeto al derecho del prójimo para no contagiarlo, llevándome esto al surrealismo que estamos viviendo con este gobierno donde el Presidente dice que hay que cambiar los parámetros económicos, léase PIB y otras medidas, para pensar en la felicidad y bienestar del pueblo, como vivimos en el Bosque de la Chinita que antaño cantábamos ¨y yo a que sí y ella a que no¨, en este país todo es normal a pesar que los números digan lo contrario, tal vez por eso los ciudadanos no entienden cómo guardar su sana distancia evadiendo el uso de medidas de precaución asi que Dios nos agarre confesados y como es ley de vida que del rayo te salvas y de la raya no, habrá que ver quien sobrevive ahora que las actividades están volviendo a la nueva normalidad de manera paulatina, para colmo de males y ocurrencias, el Presidente de Morena con sus peregrinas ideas propone gravar el patrimonio de los ciudadanos con modificaciones al SAT e INEGI propuesta rechazada por el Senador Monreal y el mismo Presidente; esperando a ver que otra ocurrencia escuchamos esta semana me despido deseándoles menos sustos y mayor concordia entre todos, mientras recibo sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx Gracias


Cuando creíamos saberlo todo llegó la realidad descubriendo la única verdad, la existencia de un Poder Universal llamado Dios quien pone y dispone, nos da fuerza, valor y calidad para sentirnos vivos, nos prepara para vivir y lograr la muerte del justo sabiendo que no hay muerte si estamos junto a Él, que es Él, quien nos ayuda a subir montañas con calma para llegar a la cima recordándonos que ¨el rey y el peón llegan al final a la misma caja¨. Asi, entre la 4 T y el COVID 19 estamos inmersos en miedo, incertidumbre y desconcierto, viviendo acorde a lo que escuchamos y creemos conocer con desconocimiento total del vivir y el constante mensaje de vida y muerte que expone nuestra fragilidad al comprender que la vida es corta y el oficio de vivir no es tarea fácil. Ante esta realidad me percaté que no venimos a ser supermujeres o superhombres, sino a ser felices, por lo que hoy, retiro y quito al mundo de mis hombros sabiendo que he caminado mucho y que la historia se construye al recorrer brechas y senderos con pasos firmes y recuerdos agradables del pasado, aprendí que la responsabilidad de que otros sean perfectos no recae en mí, sino en ellos mismos, que importa más la paz que la perfección, que la vida es una leyenda que debe narrarse día con día sin dejar de reír y disfrutarla. Nuestra vida casi siempre empieza tranquila, con mil dones gratuitos entre ellos el respirar, el covid nos puso frente a frente con esta realidad mostrándonos su importancia sabiendo que en un respiro se nos va la vida, asi que hoy retomemos las ganas de vivir alejándonos de tanta negatividad desconocida, aprendiendo a vivir a plenitud, vivamos con emociones y sentimientos, sin vergüenza, sin egos que rompen relaciones, erradicando la violencia, cortando la hierba mala incluyendo la de los medios de comunicación, cerrando la puerta de nuestros pensamientos al mal, dejando de cargar el mundo sobre nuestros hombros para buscar amarnos a nosotros mismos. Cuando escucho los mensajes del Sr. Noroña sintiéndose - como diría mi buen amigo Luis Latapi - partidario de la inmunidad de rebaño al proferir con su florido léxico que él quiere enfermarse y no usará cubrebocas, me doy cuenta que hay burros que no rebuznan por no saber la tonada y otros hasta la cantan con una inconsciencia total del respeto al derecho del prójimo para no contagiarlo, llevándome esto al surrealismo que estamos viviendo con este gobierno donde el Presidente dice que hay que cambiar los parámetros económicos, léase PIB y otras medidas, para pensar en la felicidad y bienestar del pueblo, como vivimos en el Bosque de la Chinita que antaño cantábamos ¨y yo a que sí y ella a que no¨, en este país todo es normal a pesar que los números digan lo contrario, tal vez por eso los ciudadanos no entienden cómo guardar su sana distancia evadiendo el uso de medidas de precaución asi que Dios nos agarre confesados y como es ley de vida que del rayo te salvas y de la raya no, habrá que ver quien sobrevive ahora que las actividades están volviendo a la nueva normalidad de manera paulatina, para colmo de males y ocurrencias, el Presidente de Morena con sus peregrinas ideas propone gravar el patrimonio de los ciudadanos con modificaciones al SAT e INEGI propuesta rechazada por el Senador Monreal y el mismo Presidente; esperando a ver que otra ocurrencia escuchamos esta semana me despido deseándoles menos sustos y mayor concordia entre todos, mientras recibo sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx Gracias


ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 29 de noviembre de 2020

¡Gracias!

Tere Derbéz B

domingo 22 de noviembre de 2020

¡Qué año!

Tere Derbéz B

domingo 15 de noviembre de 2020

¿A Dios o adiós?

Tere Derbéz B

domingo 01 de noviembre de 2020

Dicen que los muertos

Tere Derbéz B

domingo 25 de octubre de 2020

Sí, sí o no

Tere Derbéz B

domingo 18 de octubre de 2020

Maravilloso

Tere Derbéz B

domingo 11 de octubre de 2020

Ahí está la diferencia

Tere Derbéz B

domingo 04 de octubre de 2020

Paren el mundo surreal

Tere Derbéz B

domingo 27 de septiembre de 2020

Errores y Errores

Tere Derbéz B

domingo 20 de septiembre de 2020

Viva México, y sí

Tere Derbéz B

Cargar Más