/ sábado 16 de noviembre de 2019

Y ahora qué...

Nuestra vida cambia día con día y en este país de locura, decepción y enojos cada día nos encontramos con nuevos retos para ser felices y vivir en paz, molesta ver a un ex dictador ahora casi casi mártir de los indígenas bolivianos a quien se le olvidócompartir su lujoso desayuno con sus protegidos indígenas que seguramente siguen batallando para comer tres veces al día, mientras él, sale tranquilo y campante de uno de los mejores hoteles boutique de la Ciudad de México, por lo que me queda una gran duda; quién pagará todo esto? Nosotros, Juan pueblo o el lacerado pueblo boliviano, y por si creíamos que el Estado Mayor Presidencial había desaparecido, que alguien me explique los guardias de seguridad que le abrían la camioneta de lujo que lo transportaban de donde salió; lo triste de todo esto es que pasamos la vida creyendo que vivir con estos excesos nos hará felices, y…. por supuesto que ayuda, pero me pregunto, ¿qué busca el ser humano, especialmente al acercarse el final?

Nos aferramos al poder, al dinero y buscamos desesperadamente trascender a través de estos ¨méritos¨ insistiendo donde no hay, lo que realmente busca el ser humano: paz y calma, le pedimos a Dios, con las manos cerradas, que nos dé y nos ayude, casi casi lo regañamos porque no nos concede lo que queremos, esperamos las cosas en sillas pasajeras que pertenecen a todos y que, de vez en vez son paraalgunos cada X tiempo ignorando el momento de movernos para dejar a los nuevos, como el caso de estos personajes, poniendo expectativas en cosas que no son y no nos pertenecen, situaciones o cargos que si en un momento nos pertenecieron fueron pasajeras, porque nada es para siempre todo es solo por un tiempo y no para la eternidad, más, como humanos,nos aferramos a amores y personas que no quieren latir al ritmo de nuestro corazón y después de un tiempo nos sentimos ofendidos y agraviados sin reconocer que nuestros ojos se posaron en unos ojos que nunca reconocieron los nuestros, buscamos caminos interminables e interminablemente caminamos sin reconocer que el camino está en nosotros y para encontrarlo debemos volver ahí, a ese interior parasaber que es el único camino disponible y que el único reencuentro pendiente siempre es con nosotros mismos, nos aferramos a amores y amoríos que pueden llevarnos hastala muerte, con la esperanza de un cambio y de no vivir en soledad, por eso es importante regresar a nuestro yo para reconocer y vernos con los dolores que nos causa vivir con un alma deshidratada por falta de aceptación, de perdón y de saber perdonarnos, buscamos las llaves para abrir puertas sin reconocer que la primera puerta por abrir es la de nuestro espíritu y alma, puerta que nos lleva a entender que el único salón de clases se llama vida y que cuando te enamoras de ti podrás enamorarte de los demás y demostrarlo sin necesidad de que te lo reconozcan ya que los sentimientos son creados por uno mismo y éstos, cuando son sinceros, dan paz y calma y te permiten aprender a orar por los demás, a ser amable con lo demás sin que tener la razón siempre sea importante pues la vida te pide que seas feliz y no necesariamente que seas serio, es más fácil sostener el corazón con una mano para poder sobrevivir y vivir correctamente, que vivir bajo un caparazón o coraza dura ya que si se quiere ser amado no se deben ignorar los hechos vividos, la única manera para crecer como persona es reconociendo y aprendiendo de lo vivido, rodeándose de personas que hagan de esas pequeñas cosas que suceden diariamente algo espectacular, algo que nos permita ver que en ocasiones la vida es dura, pero nosotros somos mas duros y aprendemos diariamente. Por eso hoy, dile a quienes amas, lo mucho que los amas, sonríe pues es tu mejor vestido y comprende que el crecimiento de las personas se hace mientras escalas la montaña y no cuando estas en a la cima, en este país tan confuso y sin verdaderos valores, donde se trampea y miente para obtener puestos que por mucho que duren serán efímeros, aprendamos los valores reales que nos lleven a vivir siendo felices aunque nuestros gobernantes se empeñen en que no lo logremos, mientras usted reflexiona sobre esto yo agradezco su lectura y comentarios en

angeldesofia@yahoo.com.mx

Nuestra vida cambia día con día y en este país de locura, decepción y enojos cada día nos encontramos con nuevos retos para ser felices y vivir en paz, molesta ver a un ex dictador ahora casi casi mártir de los indígenas bolivianos a quien se le olvidócompartir su lujoso desayuno con sus protegidos indígenas que seguramente siguen batallando para comer tres veces al día, mientras él, sale tranquilo y campante de uno de los mejores hoteles boutique de la Ciudad de México, por lo que me queda una gran duda; quién pagará todo esto? Nosotros, Juan pueblo o el lacerado pueblo boliviano, y por si creíamos que el Estado Mayor Presidencial había desaparecido, que alguien me explique los guardias de seguridad que le abrían la camioneta de lujo que lo transportaban de donde salió; lo triste de todo esto es que pasamos la vida creyendo que vivir con estos excesos nos hará felices, y…. por supuesto que ayuda, pero me pregunto, ¿qué busca el ser humano, especialmente al acercarse el final?

Nos aferramos al poder, al dinero y buscamos desesperadamente trascender a través de estos ¨méritos¨ insistiendo donde no hay, lo que realmente busca el ser humano: paz y calma, le pedimos a Dios, con las manos cerradas, que nos dé y nos ayude, casi casi lo regañamos porque no nos concede lo que queremos, esperamos las cosas en sillas pasajeras que pertenecen a todos y que, de vez en vez son paraalgunos cada X tiempo ignorando el momento de movernos para dejar a los nuevos, como el caso de estos personajes, poniendo expectativas en cosas que no son y no nos pertenecen, situaciones o cargos que si en un momento nos pertenecieron fueron pasajeras, porque nada es para siempre todo es solo por un tiempo y no para la eternidad, más, como humanos,nos aferramos a amores y personas que no quieren latir al ritmo de nuestro corazón y después de un tiempo nos sentimos ofendidos y agraviados sin reconocer que nuestros ojos se posaron en unos ojos que nunca reconocieron los nuestros, buscamos caminos interminables e interminablemente caminamos sin reconocer que el camino está en nosotros y para encontrarlo debemos volver ahí, a ese interior parasaber que es el único camino disponible y que el único reencuentro pendiente siempre es con nosotros mismos, nos aferramos a amores y amoríos que pueden llevarnos hastala muerte, con la esperanza de un cambio y de no vivir en soledad, por eso es importante regresar a nuestro yo para reconocer y vernos con los dolores que nos causa vivir con un alma deshidratada por falta de aceptación, de perdón y de saber perdonarnos, buscamos las llaves para abrir puertas sin reconocer que la primera puerta por abrir es la de nuestro espíritu y alma, puerta que nos lleva a entender que el único salón de clases se llama vida y que cuando te enamoras de ti podrás enamorarte de los demás y demostrarlo sin necesidad de que te lo reconozcan ya que los sentimientos son creados por uno mismo y éstos, cuando son sinceros, dan paz y calma y te permiten aprender a orar por los demás, a ser amable con lo demás sin que tener la razón siempre sea importante pues la vida te pide que seas feliz y no necesariamente que seas serio, es más fácil sostener el corazón con una mano para poder sobrevivir y vivir correctamente, que vivir bajo un caparazón o coraza dura ya que si se quiere ser amado no se deben ignorar los hechos vividos, la única manera para crecer como persona es reconociendo y aprendiendo de lo vivido, rodeándose de personas que hagan de esas pequeñas cosas que suceden diariamente algo espectacular, algo que nos permita ver que en ocasiones la vida es dura, pero nosotros somos mas duros y aprendemos diariamente. Por eso hoy, dile a quienes amas, lo mucho que los amas, sonríe pues es tu mejor vestido y comprende que el crecimiento de las personas se hace mientras escalas la montaña y no cuando estas en a la cima, en este país tan confuso y sin verdaderos valores, donde se trampea y miente para obtener puestos que por mucho que duren serán efímeros, aprendamos los valores reales que nos lleven a vivir siendo felices aunque nuestros gobernantes se empeñen en que no lo logremos, mientras usted reflexiona sobre esto yo agradezco su lectura y comentarios en

angeldesofia@yahoo.com.mx

sábado 14 de diciembre de 2019

Contrastes

domingo 01 de diciembre de 2019

Demos gracias

domingo 24 de noviembre de 2019

Hoy aprendí

sábado 16 de noviembre de 2019

Y ahora qué...

domingo 10 de noviembre de 2019

¿Ni qué decir?

domingo 03 de noviembre de 2019

Y siguen los muertos

domingo 27 de octubre de 2019

¿Vieja yo?

domingo 20 de octubre de 2019

De aquí y de allá

domingo 13 de octubre de 2019

Soledad

domingo 06 de octubre de 2019

Extravíos

Cargar Más