/ domingo 24 de noviembre de 2019

Hablemos de Cine

CONTRA LO IMPOSIBLE, de James Mangold

Ficha técnica: Director: James Mangold, Guión: Jez y John Butterworth y Jason Keller, Fotografía: Phedon Papamichael, Música; Marco Beltrami, Edición: Michael Caccusker, Género: Drama biográfico, País: EU, 2019.

Intérpretes: Christian Bale (Ken Miles), Matt Damon (Carrol Sheby), Jon Bernthel (Lee Laccoca), Caitriana Balfe (Mollie), Tracy Letts (Henry Ford II), Renso Girone (Enzo Ferrari), Noah Jupe (Peter, hijo de Ken), Jos Lucas (Leo), Ray McKinnon (Phil)

CONTRA LO IMPOSIBLE, más que ser una película sobre carreras de autos, se centra en la rivalidad entre dos empresas constructoras de autos que compiten por tener el auto más veloz y resistente del mundo.

Pero también nos habla de la amistad que se da entre Ken Miles, un piloto inglés y Carroll Sheby, un joven diseñador e ingeniero de autos que juntos aprenden el valor de la amistad y unen esfuerzos para luchar contra un grupo de arrogantes ejecutivos que siempre estarán hostigándolos e imponiéndoles sus condiciones.

La película está dirigida por James Mangold (Logan, Tren de las 3:10 a Yuma, Encuentro explosivo, Johnny & June, entre otras), quien nos introduce al mundo de los autos, a los rugidos de los motores, al olor del aceite y las llantas quemadas en un ambiente cargado de adrenalina que nos hace vibrar de principio a fin.

La cinta está ambientada en los años sesenta, centrando la atención en la prestigiosa carrera de Le Mans, en Francia, donde los autos Ferrari eran los amos sin que nadie les hiciera sombra.

La arrogancia del poderoso dueño de la Ford, aconsejado por su séquito de empleados, le hace llegar una propuesta al dueño de Ferrari, quien sin más los rechaza ante la furia del magnate norteamericano que jura vengarse del italiano al precio que sea; hay un problema, Ford no cuenta con un auto competitivo y desarrollarlo llevaría años de pruebas y mucho dinero de inversión.

Ahí entra Carroll Sheby, ex corredor y diseñador de autos que recibe la visita de Laccoca, ejecutivo de Ford quien le hace una propuesta que lo lleva a involucrarse en el reto en el que sabe que necesita al mejor corredor exigiendo la participación de Ken Miles, el mejor para estos casos.

El talento de ambos, cada uno en su campo de acción, logra el diseño y la fabricación de un poderoso auto que hizo historia y que aún hoy, muchos años después, sigue siendo objeto de alabanzas y de retos para los nuevos constructores.

Pero dejando la gloria atrás, la cinta explora el camino para llegar a ella lleno de problemas y sinsabores, entre otras, presiones y condiciones de los directivos que lo único que les importaba era lucirse en fotos y notas periodísticas.

A ellos no les gustaba Ken, un hombre sin personalidad, discutiendo de todo, rebelde y pendenciero, pero ese hombre fachoso era genial para conducir, su valor y arrojo en las pistas lo hacía indispensable para los retos que venían y eso lo sabía muy bien Sheby quien defendió su participación luchando contra todos.

Hay una escena que ilustra lo anterior de una manera brillante, Sheby invita al mismísimo Henry Ford II a que se suba al auto y lo acompañe a una pequeña prueba de pista.

El empresario acepta sin saber lo que le espera y termina llorando de la impresión y miedo que le provoca el vértigo de la velocidad y aceptando que pilotear un auto a esas velocidades solo lo pueden hacer los hombres temerarios y muy capaces para poderlo controlar.

El magnífico guión explora también otros ámbitos como la vida de Ken, padre de un chico que lo sigue en todo, que lo admira y lo respeta y cuya compañía es un bálsamo para un hombre que tiene un enorme orgullo de su hijo con el que comparte sus secretos y los ratos más entrañables para ambos.

También está Mollie, su esposa, una compañera ideal para ese hombre testarudo que parece complicar todo, una mujer hermosa con un gran corazón y fortaleza para enfrentarse a los vaivenes de la vida y que ama a su esposo sin condición ni reproches; ella sabe que en el fondo, su hombre es como un niño berrinchudo que se pelea en la calle con su mejor amigo para después pedirle una soda entre el fragor de la pelea.

Ahora hablemos del trabajo en equipo, de hombres capaces de sortear cualquier contingencia por compleja que sea y que propicia un respeto y admiración entre ellos que conlleva a los logros que se han impuesto.

Pero, de manera especial, hablemos de la amistad, esa que une y hermana a dos personas que se respetan ante todo y que les dará las fuerza para sortear los golpes de la vida, como los fracaso y la muerte misma, que de repente, se entromete rompiendo de tajo la presencia de una parte, pero no su recuerdo que perdurará por siempre.

Todo esto ha sido capaz de plasmar el realizador Mangold, apoyado por una estupenda fotografía y ambientación entre personas que viven con las máquinas, que alientan sus rugidos, que las concienten y les exigen el mejor rendimiento y en cuya capacidad recae la vida de otros en esa loca aventura que los atrapa a todos. No se la pierda.

E mail: ernestorobledo@hotmail.com

PRESENTACIÓN

Ernesto Robledo Cervantes es cinero de toda la vida, sus actividades con empresas privadas ajenas al cine, no le han impedido que por más de dos décadas ininterrumpidas, nos esté hablando de cine cada semana en el Sol de San Luis.

Para Ernesto, el cine es un refugio, un lugar donde la aventura y el entretenimiento son un remanso pero también una revelación y estudio a sus personajes y a la compleja naturaleza humana y donde, de vez en cuando, se pueden admirar verdaderas obras de arte que le da materia para seguir “Hablando de Cine”.

CONTRA LO IMPOSIBLE, de James Mangold

Ficha técnica: Director: James Mangold, Guión: Jez y John Butterworth y Jason Keller, Fotografía: Phedon Papamichael, Música; Marco Beltrami, Edición: Michael Caccusker, Género: Drama biográfico, País: EU, 2019.

Intérpretes: Christian Bale (Ken Miles), Matt Damon (Carrol Sheby), Jon Bernthel (Lee Laccoca), Caitriana Balfe (Mollie), Tracy Letts (Henry Ford II), Renso Girone (Enzo Ferrari), Noah Jupe (Peter, hijo de Ken), Jos Lucas (Leo), Ray McKinnon (Phil)

CONTRA LO IMPOSIBLE, más que ser una película sobre carreras de autos, se centra en la rivalidad entre dos empresas constructoras de autos que compiten por tener el auto más veloz y resistente del mundo.

Pero también nos habla de la amistad que se da entre Ken Miles, un piloto inglés y Carroll Sheby, un joven diseñador e ingeniero de autos que juntos aprenden el valor de la amistad y unen esfuerzos para luchar contra un grupo de arrogantes ejecutivos que siempre estarán hostigándolos e imponiéndoles sus condiciones.

La película está dirigida por James Mangold (Logan, Tren de las 3:10 a Yuma, Encuentro explosivo, Johnny & June, entre otras), quien nos introduce al mundo de los autos, a los rugidos de los motores, al olor del aceite y las llantas quemadas en un ambiente cargado de adrenalina que nos hace vibrar de principio a fin.

La cinta está ambientada en los años sesenta, centrando la atención en la prestigiosa carrera de Le Mans, en Francia, donde los autos Ferrari eran los amos sin que nadie les hiciera sombra.

La arrogancia del poderoso dueño de la Ford, aconsejado por su séquito de empleados, le hace llegar una propuesta al dueño de Ferrari, quien sin más los rechaza ante la furia del magnate norteamericano que jura vengarse del italiano al precio que sea; hay un problema, Ford no cuenta con un auto competitivo y desarrollarlo llevaría años de pruebas y mucho dinero de inversión.

Ahí entra Carroll Sheby, ex corredor y diseñador de autos que recibe la visita de Laccoca, ejecutivo de Ford quien le hace una propuesta que lo lleva a involucrarse en el reto en el que sabe que necesita al mejor corredor exigiendo la participación de Ken Miles, el mejor para estos casos.

El talento de ambos, cada uno en su campo de acción, logra el diseño y la fabricación de un poderoso auto que hizo historia y que aún hoy, muchos años después, sigue siendo objeto de alabanzas y de retos para los nuevos constructores.

Pero dejando la gloria atrás, la cinta explora el camino para llegar a ella lleno de problemas y sinsabores, entre otras, presiones y condiciones de los directivos que lo único que les importaba era lucirse en fotos y notas periodísticas.

A ellos no les gustaba Ken, un hombre sin personalidad, discutiendo de todo, rebelde y pendenciero, pero ese hombre fachoso era genial para conducir, su valor y arrojo en las pistas lo hacía indispensable para los retos que venían y eso lo sabía muy bien Sheby quien defendió su participación luchando contra todos.

Hay una escena que ilustra lo anterior de una manera brillante, Sheby invita al mismísimo Henry Ford II a que se suba al auto y lo acompañe a una pequeña prueba de pista.

El empresario acepta sin saber lo que le espera y termina llorando de la impresión y miedo que le provoca el vértigo de la velocidad y aceptando que pilotear un auto a esas velocidades solo lo pueden hacer los hombres temerarios y muy capaces para poderlo controlar.

El magnífico guión explora también otros ámbitos como la vida de Ken, padre de un chico que lo sigue en todo, que lo admira y lo respeta y cuya compañía es un bálsamo para un hombre que tiene un enorme orgullo de su hijo con el que comparte sus secretos y los ratos más entrañables para ambos.

También está Mollie, su esposa, una compañera ideal para ese hombre testarudo que parece complicar todo, una mujer hermosa con un gran corazón y fortaleza para enfrentarse a los vaivenes de la vida y que ama a su esposo sin condición ni reproches; ella sabe que en el fondo, su hombre es como un niño berrinchudo que se pelea en la calle con su mejor amigo para después pedirle una soda entre el fragor de la pelea.

Ahora hablemos del trabajo en equipo, de hombres capaces de sortear cualquier contingencia por compleja que sea y que propicia un respeto y admiración entre ellos que conlleva a los logros que se han impuesto.

Pero, de manera especial, hablemos de la amistad, esa que une y hermana a dos personas que se respetan ante todo y que les dará las fuerza para sortear los golpes de la vida, como los fracaso y la muerte misma, que de repente, se entromete rompiendo de tajo la presencia de una parte, pero no su recuerdo que perdurará por siempre.

Todo esto ha sido capaz de plasmar el realizador Mangold, apoyado por una estupenda fotografía y ambientación entre personas que viven con las máquinas, que alientan sus rugidos, que las concienten y les exigen el mejor rendimiento y en cuya capacidad recae la vida de otros en esa loca aventura que los atrapa a todos. No se la pierda.

E mail: ernestorobledo@hotmail.com

PRESENTACIÓN

Ernesto Robledo Cervantes es cinero de toda la vida, sus actividades con empresas privadas ajenas al cine, no le han impedido que por más de dos décadas ininterrumpidas, nos esté hablando de cine cada semana en el Sol de San Luis.

Para Ernesto, el cine es un refugio, un lugar donde la aventura y el entretenimiento son un remanso pero también una revelación y estudio a sus personajes y a la compleja naturaleza humana y donde, de vez en cuando, se pueden admirar verdaderas obras de arte que le da materia para seguir “Hablando de Cine”.

domingo 08 de diciembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 01 de diciembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 24 de noviembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 17 de noviembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 10 de noviembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 03 de noviembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 27 de octubre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 20 de octubre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 13 de octubre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 06 de octubre de 2019

Hablemos de Cine

Cargar Más