/ domingo 15 de marzo de 2020

Hablemos de Cine

VEINTEAÑERA, DIVORCIADA Y FANTASTICA, de Noe Santillán-López

Director: Noe Santillán-López Escrita: Angélica Gudiño y Juan Carlos Garzón

Intérpretes: Paulina Goto (Regina), Vadhir Derbez (Juan Pablo), Natalia Téllez (Tábata), Jesús Zavala (Jaime) País: México, 2019

El cine mexicano sigue presente en las carteleras de todo el país, este punto es relevante y muy significativo por sí solo, ya que significa que las filmaciones en México siguen adelante con todo lo que eso conlleva, fuentes de empleo para actores, técnicos, escritores, los encargados de los vestuarios, locaciones y también, la exhibición, la que genera los recursos para que el engranaje siga adelante.

Aquí podríamos incluir las premieres que se están llevando a cabo en la Ciudad de México, donde se dan cita los participantes de los filmes rodeados de cientos de aficionados, que disfrutan de una velada en exclusivas salas de cine para asistir al lanzamiento de la película y a su proyección.

Desde luego, todo esto no tiene nada que ver con la calidad del filme, que en muchas ocasiones deja mucho que desear y, por desgracia, VEINTEAÑERA, DIVORCIADA Y FANTASTICA, cae en esta categoría.

La película está dirigida por Noe Santillán-López, un joven cineasta chilango radicado en Guadalajara que en escasos tres años, ha dirigido las cintas “La última y nos vamos”, “Pura sangre” y “Ni tu ni yo”.

La trama nos habla de Regina, una linda chica jalisciense que cumple el sueño de muchas mujeres al casarse con un joven apuesto con el que piensa tener una vida de ensueño.

El joven marido se llama Juan Pablo que a las primeras de cambio discute con su linda esposa y decide dejarla, así sin más; por supuesto, Regina queda destrozada, no es posible que apenas tenga veintitantos años y ya esté divorciada, y sus padres, que van a decir, como darles la noticia.

Regina decide trasladarse a la Ciudad de México, donde ha ido Juan Pablo, lo hace con la idea de salvar su matrimonio, pero la ciudad le brinda nuevas oportunidades, diferentes alternativas que no tenía en su tierra, así como nuevas amistades como Tábata, una tatuadora que lo primero que hace es burlarse de sus ideas anticuadas que tiene sobre las relaciones y el matrimonio.

Hay un antecedente de esta película que se llama “Treintañera, soltera y fantástica, filmada en 1916 y dirigida por Chava Cartas, y si bien, el enfoque es distinto, resulta inevitable no asociarla con este filme donde la guapa Bárbara Mori, lucha contra el estigma de que estar soltera a los treinta está mal visto por la sociedad.

Siguiendo con la asociación de ideas, la cinta de Santillán nos remite también a “Cindy la regia” donde una chica regiomontana deja su terruño lleno de comodidades para llegar a la Ciudad de México que la espera con todos sus secretos, con otro ritmo de vida, sus peligros y nuevas vivencias que no tenía su Monterrey querido.

Pero volviendo a la cinta que nos ocupa, diremos que la Regis, como le dicen a Regina, se encuentra devastada ante su situación y debe de enfrentarse con sus fantasmas que le dicen que estar divorciada a su edad es el fin del mundo, algo que no puede soportar.

A la Regis le da vida la juvenil artista y cantante Paulina Goto que está en su papel, simpática, coqueta y caprichosa que, como toda joven que brota a la vida, se enfrenta a sus consecuencias y con un devenir que presagia desgracias y amarguras, pero que la propia fortaleza que va de la mano con la juventud, se encargará de darle la dimensión justa a sus problemas.

En ese camino a su reencuentro consigo misma, Regina recibirá la ayuda de Tábata, una mujer liberada en muchos sentidos, algo locochona, cuya actitud desenfadada y vale madre, se convierte en una invitación para que la chica vaya encontrando su lugar.

Pero el problema es que todas esas reflexiones no tienen peso ya que la cinta se distrae en la fantasía, en la comicidad simplona de algunos personajes o en los atractivos de los lugares, así como en el lucimiento de los intérpretes, en vez de darle sustancia y credibilidad a una historia que podría haber aportado mejores cosas.

Esta nueva comedia mexicana cumple con entretener a ratos, e intenta mandar un mensaje al público, en especial a las mujeres, que luchan a diario con los infortunios de la vida sin saber qué demonios hacer.

Correo electrónico: ernestorobledo@hotmail.com

VEINTEAÑERA, DIVORCIADA Y FANTASTICA, de Noe Santillán-López

Director: Noe Santillán-López Escrita: Angélica Gudiño y Juan Carlos Garzón

Intérpretes: Paulina Goto (Regina), Vadhir Derbez (Juan Pablo), Natalia Téllez (Tábata), Jesús Zavala (Jaime) País: México, 2019

El cine mexicano sigue presente en las carteleras de todo el país, este punto es relevante y muy significativo por sí solo, ya que significa que las filmaciones en México siguen adelante con todo lo que eso conlleva, fuentes de empleo para actores, técnicos, escritores, los encargados de los vestuarios, locaciones y también, la exhibición, la que genera los recursos para que el engranaje siga adelante.

Aquí podríamos incluir las premieres que se están llevando a cabo en la Ciudad de México, donde se dan cita los participantes de los filmes rodeados de cientos de aficionados, que disfrutan de una velada en exclusivas salas de cine para asistir al lanzamiento de la película y a su proyección.

Desde luego, todo esto no tiene nada que ver con la calidad del filme, que en muchas ocasiones deja mucho que desear y, por desgracia, VEINTEAÑERA, DIVORCIADA Y FANTASTICA, cae en esta categoría.

La película está dirigida por Noe Santillán-López, un joven cineasta chilango radicado en Guadalajara que en escasos tres años, ha dirigido las cintas “La última y nos vamos”, “Pura sangre” y “Ni tu ni yo”.

La trama nos habla de Regina, una linda chica jalisciense que cumple el sueño de muchas mujeres al casarse con un joven apuesto con el que piensa tener una vida de ensueño.

El joven marido se llama Juan Pablo que a las primeras de cambio discute con su linda esposa y decide dejarla, así sin más; por supuesto, Regina queda destrozada, no es posible que apenas tenga veintitantos años y ya esté divorciada, y sus padres, que van a decir, como darles la noticia.

Regina decide trasladarse a la Ciudad de México, donde ha ido Juan Pablo, lo hace con la idea de salvar su matrimonio, pero la ciudad le brinda nuevas oportunidades, diferentes alternativas que no tenía en su tierra, así como nuevas amistades como Tábata, una tatuadora que lo primero que hace es burlarse de sus ideas anticuadas que tiene sobre las relaciones y el matrimonio.

Hay un antecedente de esta película que se llama “Treintañera, soltera y fantástica, filmada en 1916 y dirigida por Chava Cartas, y si bien, el enfoque es distinto, resulta inevitable no asociarla con este filme donde la guapa Bárbara Mori, lucha contra el estigma de que estar soltera a los treinta está mal visto por la sociedad.

Siguiendo con la asociación de ideas, la cinta de Santillán nos remite también a “Cindy la regia” donde una chica regiomontana deja su terruño lleno de comodidades para llegar a la Ciudad de México que la espera con todos sus secretos, con otro ritmo de vida, sus peligros y nuevas vivencias que no tenía su Monterrey querido.

Pero volviendo a la cinta que nos ocupa, diremos que la Regis, como le dicen a Regina, se encuentra devastada ante su situación y debe de enfrentarse con sus fantasmas que le dicen que estar divorciada a su edad es el fin del mundo, algo que no puede soportar.

A la Regis le da vida la juvenil artista y cantante Paulina Goto que está en su papel, simpática, coqueta y caprichosa que, como toda joven que brota a la vida, se enfrenta a sus consecuencias y con un devenir que presagia desgracias y amarguras, pero que la propia fortaleza que va de la mano con la juventud, se encargará de darle la dimensión justa a sus problemas.

En ese camino a su reencuentro consigo misma, Regina recibirá la ayuda de Tábata, una mujer liberada en muchos sentidos, algo locochona, cuya actitud desenfadada y vale madre, se convierte en una invitación para que la chica vaya encontrando su lugar.

Pero el problema es que todas esas reflexiones no tienen peso ya que la cinta se distrae en la fantasía, en la comicidad simplona de algunos personajes o en los atractivos de los lugares, así como en el lucimiento de los intérpretes, en vez de darle sustancia y credibilidad a una historia que podría haber aportado mejores cosas.

Esta nueva comedia mexicana cumple con entretener a ratos, e intenta mandar un mensaje al público, en especial a las mujeres, que luchan a diario con los infortunios de la vida sin saber qué demonios hacer.

Correo electrónico: ernestorobledo@hotmail.com

domingo 15 de marzo de 2020

Hablemos de Cine

domingo 08 de marzo de 2020

Hablemos de Cine

domingo 01 de marzo de 2020

Hablemos de Cine

domingo 23 de febrero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 16 de febrero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 09 de febrero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 02 de febrero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 26 de enero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 19 de enero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 12 de enero de 2020

Hablemos de Cine

Cargar Más