/ domingo 12 de enero de 2020

Hablemos de Cine

Parásitos (2019), Bong Joon-ho

Ficha técnica: Director: Bong Joon-ho, Guión: Bong Joon-ho, Fotografía: Hong Kyung-pyo, Música: Joeng Jae-il, Edición: Yang Jin-mo, Género: Drama, suspenso, País: Corea del Sur, 2019.

Intérpretes: Song Kang-ho (Ki-Taek), Lee Sun-kyun (Mr. Parker), Cho Yeo-jeong (Yeon, esposa de Mr. Parker), choi Woo-shik (Ki-woo), Park So-dam (Ki-jung), Jang Hye-jin (Chung-sook), Lee Jung-eun (Moon-gwang)

Esta semana estamos de plácemes, el estreno de la cinta PARASITOS representa un hecho poco usual en la cartelera de la ciudad, considerando el origen y el elenco totalmente desconocido para el público.

Parásitos en una película que proviene de Corea de Sur y está dirigida por el cineasta Bong Joon-ho, ampliamente reconocido en los círculos de la crítica especializada por ser el creador de filmes como “Mother”, “Okja”, “The Host”, entre otros, que han sorprendido a todos por su originalidad y planteamientos en los temas que trata.

Para que tengan una idea del alcance de este cineasta coreano, su cinta Parásitos está considerada por muchos como la mejor cinta realizada en el 2019 y los múltiples premios que ha obtenido en diversos festivales de cine lo avalan, entre estos premios, destaca el ser la ganadora de la Palma de Oro en el pasado Festival de Cine de Cannes, convirtiéndose en la primera cinta coreana que obtiene esta distinción; pero, ¿de qué trata la película que ha despertado tanto interés en el mundo?

Parásitos nos habla de los dos polos opuestos que se dan en toda sociedad en cualquier parte del mundo, por un lado, los ricos, los poderosos y por el otro lado, los pobres, los de abajo.

Así conocemos a Ki-Tack y su familia integrada por su esposa y dos hijos adolescentes, quienes tienen la desgracia de ser pobres, una circunstancia de la que no han podido escapar por lo que viven con ese dejo de amargura intuyendo que su condición de pobreza los acompañará por siempre hagan, lo que hagan.

Por otro lado, está la familia Park, cuyos integrantes viven en la opulencia y en la sofisticación, los Parks tienen una hija adolescente y un hijo más pequeño a quien consienten en extremo, ellos están ajenos a las miserias de los demás mientras disfrutan su enorme casa y los placeres de la vida que se pueden obtener con el dinero y el poder.

Ambas familias no lo saben, pero tienen mucho en común, son seres humanos, con debilidades, anhelos y frustraciones y sujetos a los vaivenes de la vida y el director Joon-ho pondrá las cosas en perspectiva.

Las primeras escenas ilustran lo anterior, los Kim viven en un sótano y desde el primer enfoque se advierte que están molestos, sobre todo los hijos, y es que los que viven en la casa de arriba, han cambiado la clave del wi-fi y eso los deja incomunicados, de inmediato, planean algo para lograr colgarse a la nueva señal, o sea, ellos viven a costa de los demás, como parásitos adheridos a otros a quien sangrar.

Las cosas toman otro giro cuando el hijo de los Kim, llamado Ki-woo, consigue dar clases de inglés a la hija de la familia Park, quienes viven en una enorme casa a la que Ki-woo llega y sorprendido, comprende cómo viven los de arriba, entre lujos y comodidades que ellos no pueden tener.

Cuando Ki-woo comenta a la familia la vida que llevan los Park, comienzan a fraguar un plan que los lleva a ser contratados por ellos en diversos puestos dentro de la casa y así, poco a poco, empiezan a convivir ambas familias dentro de una serie de reglas no escritas.

Y es que si bien los Kim son una familia oportunista y astuta para sacar provecho de las circunstancias, los Parks no se quedan atrás, ellos miran con recelo y desprecio a los demás, en especial, a los pobres e ignorantes que les recuerdan quizá, experiencias amargas que quieren olvidar.

Esa apacible convivencia tendrá efectos devastadores que pueden quedar reflejadas en una secuencia con una lluvia torrencial que nos muestra a los Parks ver llover desde su ventana, mientras los Kim deben de regresar al sótano que se ha inundado a rescatar sus cosas entre el agua de drenaje como un simple reflejo de su situación.

Con todo esto, tal vez el significado de la película sea el que no tiene sentido hacer un plan como uno de los personajes dice, ya que la vida jamás respeta los planes.

Y es que para los Kim, la única manera de salir de su condición es adherirse a otros, al pudiente, de ser posible, aunque también el rico, sabrá como contener el ansia de los demás a través de darles un empleo para poder controlarlos a sus intereses.

La moraleja de la cinta puede ser aquello que reza de que en esta vida todo se paga y que aquel que hace algo torcido, tarde o temprano lo pagará y el director conlleva lo anterior mostrando la desgracia del ser humano, su degradación social y hasta espiritual que lo transforma en un monstruo de sí mismo.

Y es que en algún momento de ese juego de apariencias entre todos, se rompe el hilo que separa a las dos familias cuando uno de los personajes decide actuar a nombre de los demás y ahí termina la diversión, termina todo.

Estimado lector, sin duda, Parásitos es una gran película que usted no debe dejar de ver por nada.

E-mail:

ernestorobledo@hotmail.com

Parásitos (2019), Bong Joon-ho

Ficha técnica: Director: Bong Joon-ho, Guión: Bong Joon-ho, Fotografía: Hong Kyung-pyo, Música: Joeng Jae-il, Edición: Yang Jin-mo, Género: Drama, suspenso, País: Corea del Sur, 2019.

Intérpretes: Song Kang-ho (Ki-Taek), Lee Sun-kyun (Mr. Parker), Cho Yeo-jeong (Yeon, esposa de Mr. Parker), choi Woo-shik (Ki-woo), Park So-dam (Ki-jung), Jang Hye-jin (Chung-sook), Lee Jung-eun (Moon-gwang)

Esta semana estamos de plácemes, el estreno de la cinta PARASITOS representa un hecho poco usual en la cartelera de la ciudad, considerando el origen y el elenco totalmente desconocido para el público.

Parásitos en una película que proviene de Corea de Sur y está dirigida por el cineasta Bong Joon-ho, ampliamente reconocido en los círculos de la crítica especializada por ser el creador de filmes como “Mother”, “Okja”, “The Host”, entre otros, que han sorprendido a todos por su originalidad y planteamientos en los temas que trata.

Para que tengan una idea del alcance de este cineasta coreano, su cinta Parásitos está considerada por muchos como la mejor cinta realizada en el 2019 y los múltiples premios que ha obtenido en diversos festivales de cine lo avalan, entre estos premios, destaca el ser la ganadora de la Palma de Oro en el pasado Festival de Cine de Cannes, convirtiéndose en la primera cinta coreana que obtiene esta distinción; pero, ¿de qué trata la película que ha despertado tanto interés en el mundo?

Parásitos nos habla de los dos polos opuestos que se dan en toda sociedad en cualquier parte del mundo, por un lado, los ricos, los poderosos y por el otro lado, los pobres, los de abajo.

Así conocemos a Ki-Tack y su familia integrada por su esposa y dos hijos adolescentes, quienes tienen la desgracia de ser pobres, una circunstancia de la que no han podido escapar por lo que viven con ese dejo de amargura intuyendo que su condición de pobreza los acompañará por siempre hagan, lo que hagan.

Por otro lado, está la familia Park, cuyos integrantes viven en la opulencia y en la sofisticación, los Parks tienen una hija adolescente y un hijo más pequeño a quien consienten en extremo, ellos están ajenos a las miserias de los demás mientras disfrutan su enorme casa y los placeres de la vida que se pueden obtener con el dinero y el poder.

Ambas familias no lo saben, pero tienen mucho en común, son seres humanos, con debilidades, anhelos y frustraciones y sujetos a los vaivenes de la vida y el director Joon-ho pondrá las cosas en perspectiva.

Las primeras escenas ilustran lo anterior, los Kim viven en un sótano y desde el primer enfoque se advierte que están molestos, sobre todo los hijos, y es que los que viven en la casa de arriba, han cambiado la clave del wi-fi y eso los deja incomunicados, de inmediato, planean algo para lograr colgarse a la nueva señal, o sea, ellos viven a costa de los demás, como parásitos adheridos a otros a quien sangrar.

Las cosas toman otro giro cuando el hijo de los Kim, llamado Ki-woo, consigue dar clases de inglés a la hija de la familia Park, quienes viven en una enorme casa a la que Ki-woo llega y sorprendido, comprende cómo viven los de arriba, entre lujos y comodidades que ellos no pueden tener.

Cuando Ki-woo comenta a la familia la vida que llevan los Park, comienzan a fraguar un plan que los lleva a ser contratados por ellos en diversos puestos dentro de la casa y así, poco a poco, empiezan a convivir ambas familias dentro de una serie de reglas no escritas.

Y es que si bien los Kim son una familia oportunista y astuta para sacar provecho de las circunstancias, los Parks no se quedan atrás, ellos miran con recelo y desprecio a los demás, en especial, a los pobres e ignorantes que les recuerdan quizá, experiencias amargas que quieren olvidar.

Esa apacible convivencia tendrá efectos devastadores que pueden quedar reflejadas en una secuencia con una lluvia torrencial que nos muestra a los Parks ver llover desde su ventana, mientras los Kim deben de regresar al sótano que se ha inundado a rescatar sus cosas entre el agua de drenaje como un simple reflejo de su situación.

Con todo esto, tal vez el significado de la película sea el que no tiene sentido hacer un plan como uno de los personajes dice, ya que la vida jamás respeta los planes.

Y es que para los Kim, la única manera de salir de su condición es adherirse a otros, al pudiente, de ser posible, aunque también el rico, sabrá como contener el ansia de los demás a través de darles un empleo para poder controlarlos a sus intereses.

La moraleja de la cinta puede ser aquello que reza de que en esta vida todo se paga y que aquel que hace algo torcido, tarde o temprano lo pagará y el director conlleva lo anterior mostrando la desgracia del ser humano, su degradación social y hasta espiritual que lo transforma en un monstruo de sí mismo.

Y es que en algún momento de ese juego de apariencias entre todos, se rompe el hilo que separa a las dos familias cuando uno de los personajes decide actuar a nombre de los demás y ahí termina la diversión, termina todo.

Estimado lector, sin duda, Parásitos es una gran película que usted no debe dejar de ver por nada.

E-mail:

ernestorobledo@hotmail.com

domingo 15 de marzo de 2020

Hablemos de Cine

domingo 08 de marzo de 2020

Hablemos de Cine

domingo 01 de marzo de 2020

Hablemos de Cine

domingo 23 de febrero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 16 de febrero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 09 de febrero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 02 de febrero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 26 de enero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 19 de enero de 2020

Hablemos de Cine

domingo 12 de enero de 2020

Hablemos de Cine

Cargar Más