/ domingo 26 de septiembre de 2021

Espacios y silencios

Busco alguien que me quiera por siempre, parece gritar nuestro México buscando fruta fresca que lleve a los ciudadanos a encontrar el amor profundo a la patria, ese amor profundo que les haga sentirse consentidos y confiados porque viven en silencio y calma y no entre ruido y enojos, México y sus ciudadanos buscan el espacio del amor y la tranquilidad, ese espacio donde se encuentra el lugar apropiado para disfrutar del silencio, ya que el ruido en que vivimos no permite que se pueda escuchar y ver la verdad o la realidad que se vive.

Es difícil aceptar la realidad y más si esta duele, cuando estudiaba ¨prepa¨ una de las materias, que desafortunadamente borraron de la lista para estudiar, fue Ética, materia que nos tocaba al enseñarnos lo que debe ser el comportamiento de las personas para vivir en un mundo mejor, incluyendo la frase del ahora, más que nunca famoso, Benito Juárez: el respeto al derecho ajeno es la paz, cuando lideres y ciudadanos carecen del concepto de la ética, los limites desaparecen y en medio del desorden lo único que importa es mantenerse a flote, mientras a la distancia tenemos el recuerdo del país en que crecimos y vivimos generaciones anteriores, ahora me pregunto, ¿Qué será de ti? ¿Quién te cuidará y quien verá por ti?

Yo, como mexicana no puedo vivir separada de mi mexicanidad, yo, como tú, necesitamos conservar a nuestro país siendo pasajeros unidos en un viaje que nos lleve al nunca jamás, no podemos vivir separados, somos tal para cual, nacimos con las mismas raíces, con las mismas costumbres y con la misma música, esa que nos hace vibrar, no solo en este mes patrio, en todos y cada uno de nuestros rincones, la llevamos y nos hace reír, bailar, llorar y gritar ante aquello que nos cimbra o mueve.

Vivir en México es toda una aventura, hacemos piruetas día con día para no caer, es morir y volver ante tanto acontecimiento, es brincar de sorpresa en sorpresa que nos lleva por momentos a la locura, sin percibir que el tiempo se nos acaba como espuma cuando no lo vivimos con pasión y entrega. Tenemos suerte de haber nacido y crecido en un pueblo lleno de tradiciones y remedios de las abuelas y no pastillas y menjurjes que no remedian y dañan, desprendámonos como las hojas de los árboles en una entrega de generosidad hacia nuestros vecinos, nuestra familia, nuestras creencias y demos amor a nuestro país en conjunto, pidamos con las manos juntas para que este país retome su curso y disminuya la violencia, empezando en casa.

El mes patrio dura treinta días y el país termina cuando dejamos de pensar en él, cuando dejamos que las cosas fluyan y las hojas caigan sin comprender, que el espacio vacío pertenece a cada persona que habita en ella.

No tenemos que buscar rincones cerca del cielo, nos corresponde crear nuestro propio cielo en nuestra patria para ir de la mano caminando como hermanos, evitando que a nuestra patria le duela el corazón al ver que vivimos indiferentes, amar es cuando la abrazamos y la vemos como nuestro hogar, por eso: Amémosla abrazándola cada día pensando en ser mejores, viviendo con ética y amor a nuestro prójimo, porque México es patria cuando la amamos, cuando la vemos y se queda en nuestros ojos sabiendo que ella es todo, cuando nos entregamos a ella evitando que sea arrancada como las hojas de un árbol, por un viento agresivo e impetuoso haciéndola caer al suelo por el peso de su propio dolor, digamos hasta luego al mes patrio para hacer patria cada día, mientras espero sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx Gracias.

Busco alguien que me quiera por siempre, parece gritar nuestro México buscando fruta fresca que lleve a los ciudadanos a encontrar el amor profundo a la patria, ese amor profundo que les haga sentirse consentidos y confiados porque viven en silencio y calma y no entre ruido y enojos, México y sus ciudadanos buscan el espacio del amor y la tranquilidad, ese espacio donde se encuentra el lugar apropiado para disfrutar del silencio, ya que el ruido en que vivimos no permite que se pueda escuchar y ver la verdad o la realidad que se vive.

Es difícil aceptar la realidad y más si esta duele, cuando estudiaba ¨prepa¨ una de las materias, que desafortunadamente borraron de la lista para estudiar, fue Ética, materia que nos tocaba al enseñarnos lo que debe ser el comportamiento de las personas para vivir en un mundo mejor, incluyendo la frase del ahora, más que nunca famoso, Benito Juárez: el respeto al derecho ajeno es la paz, cuando lideres y ciudadanos carecen del concepto de la ética, los limites desaparecen y en medio del desorden lo único que importa es mantenerse a flote, mientras a la distancia tenemos el recuerdo del país en que crecimos y vivimos generaciones anteriores, ahora me pregunto, ¿Qué será de ti? ¿Quién te cuidará y quien verá por ti?

Yo, como mexicana no puedo vivir separada de mi mexicanidad, yo, como tú, necesitamos conservar a nuestro país siendo pasajeros unidos en un viaje que nos lleve al nunca jamás, no podemos vivir separados, somos tal para cual, nacimos con las mismas raíces, con las mismas costumbres y con la misma música, esa que nos hace vibrar, no solo en este mes patrio, en todos y cada uno de nuestros rincones, la llevamos y nos hace reír, bailar, llorar y gritar ante aquello que nos cimbra o mueve.

Vivir en México es toda una aventura, hacemos piruetas día con día para no caer, es morir y volver ante tanto acontecimiento, es brincar de sorpresa en sorpresa que nos lleva por momentos a la locura, sin percibir que el tiempo se nos acaba como espuma cuando no lo vivimos con pasión y entrega. Tenemos suerte de haber nacido y crecido en un pueblo lleno de tradiciones y remedios de las abuelas y no pastillas y menjurjes que no remedian y dañan, desprendámonos como las hojas de los árboles en una entrega de generosidad hacia nuestros vecinos, nuestra familia, nuestras creencias y demos amor a nuestro país en conjunto, pidamos con las manos juntas para que este país retome su curso y disminuya la violencia, empezando en casa.

El mes patrio dura treinta días y el país termina cuando dejamos de pensar en él, cuando dejamos que las cosas fluyan y las hojas caigan sin comprender, que el espacio vacío pertenece a cada persona que habita en ella.

No tenemos que buscar rincones cerca del cielo, nos corresponde crear nuestro propio cielo en nuestra patria para ir de la mano caminando como hermanos, evitando que a nuestra patria le duela el corazón al ver que vivimos indiferentes, amar es cuando la abrazamos y la vemos como nuestro hogar, por eso: Amémosla abrazándola cada día pensando en ser mejores, viviendo con ética y amor a nuestro prójimo, porque México es patria cuando la amamos, cuando la vemos y se queda en nuestros ojos sabiendo que ella es todo, cuando nos entregamos a ella evitando que sea arrancada como las hojas de un árbol, por un viento agresivo e impetuoso haciéndola caer al suelo por el peso de su propio dolor, digamos hasta luego al mes patrio para hacer patria cada día, mientras espero sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx Gracias.

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 28 de noviembre de 2021

El poder del lenguaje

Tere Derbéz B

domingo 21 de noviembre de 2021

Voy a vivir para creer

Tere Derbéz B

domingo 07 de noviembre de 2021

Hablemos por hablar

Tere Derbéz B

domingo 24 de octubre de 2021

Leamos

Tere Derbéz B

domingo 17 de octubre de 2021

¿Aprendiste algo?

Tere Derbéz B

domingo 10 de octubre de 2021

Donde estás cómodo

Tere Derbéz B

domingo 03 de octubre de 2021

Opinión

Tere Derbéz B

domingo 26 de septiembre de 2021

Espacios y silencios

Tere Derbéz B

domingo 19 de septiembre de 2021

Hispanidad y patria

Tere Derbéz B

Cargar Más