/ miércoles 27 de abril de 2022

¡Eureka!

Los derechos fundamentales de la niñez

Las y los niños tienen derechos fundamentales, lamentablemente muchos de estos últimos se han quedado en la teoría y en el discurso, sin llegar a concretarse en la vida real. La violencia se ha ensañado con ellas y ellos, en los años más vulnerables de la vida de todo ser humano, cuando se está en la infancia, cuando no hay experiencia; sin embargo, en la realidad actual, la responsabilidad parental es la que más debe proteger a la niñez.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) establece derechos fundamentales como los siguientes: el derecho a la igualdad, sin discriminación de raza, religión, nacionalidad, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del niño o niña, o de sus familias.

Deben tener una protección especial y la disposición de oportunidades y servicios, para desarrollarse física, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad.

Las normativas de todas las naciones deben incluir estos contextos legales.

El derecho a un nombre y a una nacionalidad. Aunque parezca increíble, hay países los cuales no reconocen esta posibilidad y en el nuestro, aún en México, hay personas que no tienen un acta de nacimiento; es decir, son inexistentes para la sociedad.

Otro es el derecho a crecer y a desarrollarse con buena salud; deben proporcionarse cuidados y atención prenatal y postnatal. Además, se deberá tener el derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.

Se establece el derecho fundamental a la educación y atenciones especiales para los niños y niñas con discapacidad, algo que lamentablemente sigue como tarea pendiente en la mayoría de los países.

Todo infante, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no separarse al niño de corta edad de su madre. Por supuesto, la sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia.

El niño tiene derecho a recibir educación gratuita y obligatoria, por lo menos en las etapas elementales. Se le debe dar una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social.

La niña y el niño deben, en todas las circunstancias, figurar entre los primeros que reciban protección y socorro.

No permitirles trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso tener un empleo que pueda perjudicar su salud o su educación, o impedir su desarrollo físico, mental y moral. Finalmente, el niño y la niña deben ser protegidos contra las prácticas que puedan fomentar la discriminación racial, religiosa o de cualquier otra índole.

Este próximo 30 de Abril, “Día del Niño en México”, es un momento para reflexionar; más que un festejo, debe ser un momento de análisis de si las niñas y los niños viven en el contexto justo.

El primer deber es de los padres, sea en todas las modalidades de familia existentes.

Espero su comunicación

correo: lizyuaslp@gmail.com

Instagram: @lizynavarrozamora

Twitter: @LizyNavarro

Facebook: Lizy Navarro.

Los derechos fundamentales de la niñez

Las y los niños tienen derechos fundamentales, lamentablemente muchos de estos últimos se han quedado en la teoría y en el discurso, sin llegar a concretarse en la vida real. La violencia se ha ensañado con ellas y ellos, en los años más vulnerables de la vida de todo ser humano, cuando se está en la infancia, cuando no hay experiencia; sin embargo, en la realidad actual, la responsabilidad parental es la que más debe proteger a la niñez.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) establece derechos fundamentales como los siguientes: el derecho a la igualdad, sin discriminación de raza, religión, nacionalidad, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del niño o niña, o de sus familias.

Deben tener una protección especial y la disposición de oportunidades y servicios, para desarrollarse física, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad.

Las normativas de todas las naciones deben incluir estos contextos legales.

El derecho a un nombre y a una nacionalidad. Aunque parezca increíble, hay países los cuales no reconocen esta posibilidad y en el nuestro, aún en México, hay personas que no tienen un acta de nacimiento; es decir, son inexistentes para la sociedad.

Otro es el derecho a crecer y a desarrollarse con buena salud; deben proporcionarse cuidados y atención prenatal y postnatal. Además, se deberá tener el derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.

Se establece el derecho fundamental a la educación y atenciones especiales para los niños y niñas con discapacidad, algo que lamentablemente sigue como tarea pendiente en la mayoría de los países.

Todo infante, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no separarse al niño de corta edad de su madre. Por supuesto, la sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia.

El niño tiene derecho a recibir educación gratuita y obligatoria, por lo menos en las etapas elementales. Se le debe dar una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social.

La niña y el niño deben, en todas las circunstancias, figurar entre los primeros que reciban protección y socorro.

No permitirles trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso tener un empleo que pueda perjudicar su salud o su educación, o impedir su desarrollo físico, mental y moral. Finalmente, el niño y la niña deben ser protegidos contra las prácticas que puedan fomentar la discriminación racial, religiosa o de cualquier otra índole.

Este próximo 30 de Abril, “Día del Niño en México”, es un momento para reflexionar; más que un festejo, debe ser un momento de análisis de si las niñas y los niños viven en el contexto justo.

El primer deber es de los padres, sea en todas las modalidades de familia existentes.

Espero su comunicación

correo: lizyuaslp@gmail.com

Instagram: @lizynavarrozamora

Twitter: @LizyNavarro

Facebook: Lizy Navarro.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 22 de junio de 2022

Hombres y Masculinidades

Lizy Navarro

miércoles 15 de junio de 2022

¡Eureka!

Lizy Navarro

miércoles 08 de junio de 2022

¡Eureka!

Lizy Navarro

miércoles 01 de junio de 2022

Reducir el consumo del tabaco

Lizy Navarro

miércoles 25 de mayo de 2022

¡Eureka!

Lizy Navarro

miércoles 18 de mayo de 2022

¡Eureka!

Lizy Navarro

miércoles 04 de mayo de 2022

Eureka

Lizy Navarro

miércoles 27 de abril de 2022

¡Eureka!

Lizy Navarro

Cargar Más