/ viernes 13 de agosto de 2021

(Video) Diariamente 20 toneladas de comida se tiran y queman en Abastos

El patronato le cobra a los bodegueros una cuota mensual de 400 pesos por el servicio de recolección de basura y limpieza, pero ni limpian, ni recogen los desechos, denuncian.

Pestilencia y una imagen malsana, se atestiguan en los andadores y a las afueras de las bodegas pertenecientes a la Central de Abastos de San Luis Potosí. Donde incluso gran parte de sus desechos son quemados al aire libre de manera negligente y clandestina, todo esto debido a la falta de recolección de basura en este sitio.

Así lo mencionó Enrique Meléndez, comerciante de abarrotes en esta zona de abastecimiento, quien junto a otros bodegueros, mencionaron estar hartos del mal olor y la insalubridad en la que trabajan diariamente.

"Es un fastidio lidiar con tanta suciedad y malos olores. Somos el principal punto de abastecimiento de comida de la capital, la periferia e incluso otros municipios del Estado y no es posible que el patronato, aún recibiendo nuestra cuota mensual para la limpieza, no haga nada al respecto".

"Esta imagen de la Central de Abastos ahuyenta a la clientela, ven la basura y no quieren venir a comprar. Los comerciantes desechan sus desperdicios y comida en la vía pública hasta que se pudre por el pasar de los días, no es justo". Y es que además los locatarios denunciaron que desde hace ya varios meses el servicio de recolección de basura que pagan a través de una cuota mensual de 400 pesos al patronato de la Central de Abastos, ha dejado de asistir a recolectar los residuos.

Desechos que se van acumulando cada semana y que se están convirtiendo en un foco de infección latente. Pues han llegado incluso a tapar el drenaje de la central ocasionando que en temporada de lluvias se estanque el agua provocando encharcamientos profundos repletos de basura.

Cabe recalcar que con anterioridad el presidente del Patronato del Centro de Abastos, José Luis Olivares Robles, ha señalado que en esta zona se llega a tirar una cantidad total de 20 toneladas de basura diaria la cual supuestamente es utilizada como composta, pero de estas un mínimo de cinco toneladas contiene comida que se encuentra en buen estado, la cual es considerada merma y que de manera inconsciente se desecha en las montañas de desperdicios. Lamentablemente en un recorrido realizado por El Sol de San Luis, se pudo constatar que la basura no está siendo depositada en sus contenedores y no es manejada según lo establece la Ley General para la Prevención y Gestión de Residuos.

La merma de mercancía y los desechos de las bodegas son dejados a las orillas de las banquetas, incluso escondidos debajo de los trailers o cualquier otro transporte de carga.

Mario Castillo, recolector de basura en la zona, señaló que mucha de la merma que aquí se desecha es rescatada por familias y personas, y que es esta práctica la que reduce un poco la cantidad de desechos en el área.

"Mucha gente viene aquí a buscar la comida que tiran en las bodegas porque en la mayoría de las ocasiones, se encuentra aún en buen estado para consumirse. Muchas familias se alimentan de la fruta y verdura que aquí diariamente se tira. Hay que saber buscarle porque mucha fruta y verdura está escondida en los pequeños e improvisados barriles y contenedores de basura, en el fondo debajo de las bolsas, del papel y cajas de madera".

Y en efecto, la familia Martínez Vázquez diariamente llega a la central de abastos para buscar a las afueras de las Bodegas alimento para comer y plástico que puedan reciclar para vender.

"Uy aquí se encuentra de todo. Nada más es cuestión de preguntar si uno lo puede tomar, porque hay comerciantes que no te dejan, prefieren que su mercancía se eche a perder en la calle"

"Aquí lo pueden notar hay huacales repletos de comida tirada en las banquetas, incluso hasta quemada en las calles porque como no vienen los recolectores de basura, le prenden fuego para que nadie la tome y así ya no sirva y también para reducir la cantidad de desechos".

"Pero se imaginan, ¿cuántas familias no se alimentarían de la merma de cada bodega? Una ya no sabe si alegrarse o entristecerse de ver tanta comida olvidada", refirieron.

Esta merma es mercancía que por su imagen y condición deja de ser comprada o consumida por la clientela de la central de abastos, y es por ello que los comerciantes prefieren desecharla.

Estas 5 toneladas de comida que aún se encuentra en buen estado y que se desecha diariamente en esta zona de abastecimiento, podría llegar a alimentar a un total de 1850 personas.

De los alimentos más desperdiciados se encuentran kilos de zanahoria, chile poblano, jitomate, cebolla, papa, acelgas, pimientos, naranja, plátano y chile serrano.

"Estaría bueno que hubiera una ley que sancionará el desperdicio de alimentos en los sectores empresariales. Y que cadenas comerciales como las grandes trasnacionales y las centrales de abastecimiento se vean obligados a reportar con anticipación los productos póstumos a ser merma. Para que pudieran llegar a casas de retiro y orfanatos, en un estado comestible del producto", mencionó Felipe Cervantes, cliente de la Central de Abastos.

La basura y la comida que diariamente se desechan en este lugar son un punto de inflexión, que pone a repensar a cualquiera sobre la falta administrativa del manejo de residuos en plena crisis pandémica por Covid-19, y también a reflexionar acerca de la pobreza alimentaria que ha afectado a más de 700 mil potosinos (según lo indicado por Coneval), y cómo la merma podría ayudar a la subsistencia de miles de familias en la entidad.

Pestilencia y una imagen malsana, se atestiguan en los andadores y a las afueras de las bodegas pertenecientes a la Central de Abastos de San Luis Potosí. Donde incluso gran parte de sus desechos son quemados al aire libre de manera negligente y clandestina, todo esto debido a la falta de recolección de basura en este sitio.

Así lo mencionó Enrique Meléndez, comerciante de abarrotes en esta zona de abastecimiento, quien junto a otros bodegueros, mencionaron estar hartos del mal olor y la insalubridad en la que trabajan diariamente.

"Es un fastidio lidiar con tanta suciedad y malos olores. Somos el principal punto de abastecimiento de comida de la capital, la periferia e incluso otros municipios del Estado y no es posible que el patronato, aún recibiendo nuestra cuota mensual para la limpieza, no haga nada al respecto".

"Esta imagen de la Central de Abastos ahuyenta a la clientela, ven la basura y no quieren venir a comprar. Los comerciantes desechan sus desperdicios y comida en la vía pública hasta que se pudre por el pasar de los días, no es justo". Y es que además los locatarios denunciaron que desde hace ya varios meses el servicio de recolección de basura que pagan a través de una cuota mensual de 400 pesos al patronato de la Central de Abastos, ha dejado de asistir a recolectar los residuos.

Desechos que se van acumulando cada semana y que se están convirtiendo en un foco de infección latente. Pues han llegado incluso a tapar el drenaje de la central ocasionando que en temporada de lluvias se estanque el agua provocando encharcamientos profundos repletos de basura.

Cabe recalcar que con anterioridad el presidente del Patronato del Centro de Abastos, José Luis Olivares Robles, ha señalado que en esta zona se llega a tirar una cantidad total de 20 toneladas de basura diaria la cual supuestamente es utilizada como composta, pero de estas un mínimo de cinco toneladas contiene comida que se encuentra en buen estado, la cual es considerada merma y que de manera inconsciente se desecha en las montañas de desperdicios. Lamentablemente en un recorrido realizado por El Sol de San Luis, se pudo constatar que la basura no está siendo depositada en sus contenedores y no es manejada según lo establece la Ley General para la Prevención y Gestión de Residuos.

La merma de mercancía y los desechos de las bodegas son dejados a las orillas de las banquetas, incluso escondidos debajo de los trailers o cualquier otro transporte de carga.

Mario Castillo, recolector de basura en la zona, señaló que mucha de la merma que aquí se desecha es rescatada por familias y personas, y que es esta práctica la que reduce un poco la cantidad de desechos en el área.

"Mucha gente viene aquí a buscar la comida que tiran en las bodegas porque en la mayoría de las ocasiones, se encuentra aún en buen estado para consumirse. Muchas familias se alimentan de la fruta y verdura que aquí diariamente se tira. Hay que saber buscarle porque mucha fruta y verdura está escondida en los pequeños e improvisados barriles y contenedores de basura, en el fondo debajo de las bolsas, del papel y cajas de madera".

Y en efecto, la familia Martínez Vázquez diariamente llega a la central de abastos para buscar a las afueras de las Bodegas alimento para comer y plástico que puedan reciclar para vender.

"Uy aquí se encuentra de todo. Nada más es cuestión de preguntar si uno lo puede tomar, porque hay comerciantes que no te dejan, prefieren que su mercancía se eche a perder en la calle"

"Aquí lo pueden notar hay huacales repletos de comida tirada en las banquetas, incluso hasta quemada en las calles porque como no vienen los recolectores de basura, le prenden fuego para que nadie la tome y así ya no sirva y también para reducir la cantidad de desechos".

"Pero se imaginan, ¿cuántas familias no se alimentarían de la merma de cada bodega? Una ya no sabe si alegrarse o entristecerse de ver tanta comida olvidada", refirieron.

Esta merma es mercancía que por su imagen y condición deja de ser comprada o consumida por la clientela de la central de abastos, y es por ello que los comerciantes prefieren desecharla.

Estas 5 toneladas de comida que aún se encuentra en buen estado y que se desecha diariamente en esta zona de abastecimiento, podría llegar a alimentar a un total de 1850 personas.

De los alimentos más desperdiciados se encuentran kilos de zanahoria, chile poblano, jitomate, cebolla, papa, acelgas, pimientos, naranja, plátano y chile serrano.

"Estaría bueno que hubiera una ley que sancionará el desperdicio de alimentos en los sectores empresariales. Y que cadenas comerciales como las grandes trasnacionales y las centrales de abastecimiento se vean obligados a reportar con anticipación los productos póstumos a ser merma. Para que pudieran llegar a casas de retiro y orfanatos, en un estado comestible del producto", mencionó Felipe Cervantes, cliente de la Central de Abastos.

La basura y la comida que diariamente se desechan en este lugar son un punto de inflexión, que pone a repensar a cualquiera sobre la falta administrativa del manejo de residuos en plena crisis pandémica por Covid-19, y también a reflexionar acerca de la pobreza alimentaria que ha afectado a más de 700 mil potosinos (según lo indicado por Coneval), y cómo la merma podría ayudar a la subsistencia de miles de familias en la entidad.

Policiaca

¿Culpable o inocente? Muere atropellado al querer cruzar Puente Salvador Nava. Detienen a conductora

Los hechos ocurrieron la noche del pasado miércoles. La conductora no vio al peatón que intentó cruzar por debajo del puente Pemex sobre los carriles centrales.

Policiaca

Tragedia en la Julián Carrillo por fuga de gas. Un muerto y dos intoxicados

Vecinos detectaron el fuerte olor a gas en una vivienda. Los habitantes nunca se dieron cuenta

Local

San Luis Potosí registra 1,959 casos nuevos de Covid en un día

Se están registrando decesos en municipios de la Zona Media del Estado; Rioverde, Cárdenas y Cerritos

Local

Interapas debe reparar red de drenaje con urgencia

Cada mes se registran más de 15 colapsos de drenaje

Soledad

Se caen las ventas en Soledad. Comerciantes resienten la cuesta de Enero

En porcentaje han disminuido cerca de un 60 por ciento en este arranque de año

Local

Guardia Civil, lista en febrero; ya tiene 350 mdp

El próximo mes llevarán a votación del Pleno la iniciativa

Local

900 mdp para el H. Central, gran acierto del gobernador: PRI

La atención a los hospitales es prioridad ante la emergencia sanitaria

Local

Quieren un “diputado migrante”

Se busca lograr que se validen los estudios para los hijos de las personas migrantes, ya sea en México o Estados Unidos

Local

Kilo de tortilla ya cuesta $19.00 pesos en SLP

En varias de las tortillerías más reconocidas de la capital potosina el kilo de tortilla se vende a $19.00 pesos, aunque en las tiendas de autoservicio se encuentra en menos de $15.00 pesos.