/ sábado 4 de abril de 2020

Que Dios nos bendiga: Músicos de calle

Se silenciaron los boleros, polkas, rancheras y norteñas en los mercados... También su fuente de trabajo

La música es un arte universal y como tal son diversas sus manifestaciones y estilos, mismos que han evolucionado conjuntamente con la situación sociocultural en la que se desenvuelven históricamente.

La marimba es alguno de los instrumentos que se pueden escuchar en el Centro Histórico gracias a músicos callejeros / Norma Rivera

En la Capital, existen gran cantidad de intérpretes, músicos y bandas que han adquirido una enorme importancia identitaria, como los son las agrupaciones de música popular mexicana de acordeón, tríos y duetos potosinos, que realizan breves interpretaciones musicales dentro de los mercados que convergen en el Centro Histórico y que hoy se han quedado sin trabajo debido a la contingencia sanitaria por la pandemia del Covid-19.

Durante esta contingencia el Centro Histórico se han quedado sin música en sus calles / Norma Rivera

La interculturalidad que hay dentro de los mercados municipales, es bastante notoria, ahí confluyen bandas que tocan desde polkas, rancheras y hasta corridos, acordeones norteños, instrumentos de cuerda y percusiones, que buscan amenizar y acompañar a los comensales y visitantes, que se detienen unos minutos a degustar el típico caldo de espinazo que se ofrece en el área de fondas y comida de estos espacios; música y letras que exponen gran cantidad de historias sobre la vida en la frontera, el sueño americano, el deseo de regresar a su lugar de origen, el amor, el desencanto y la familia, donde cantantes con una potente calidad interpretativa, le hacen recordar a cualquiera las legendarias letras de este peculiar estilo musical, como los son “La venganza de María”, “Soy troquero”, “El Pavido Navido, “Chaparra de mi amor”, “Mi tesoro”, “La chica está enojada”, hits musicales que fueron todo un éxito desde mediados de los años 40 hasta la década de los 90, compuestas e interpretadas por artistas musicales legendarios como “Los Doneños”, “Los Cadetes de Linares”, Ramón Ayala y “Los Cardenales de Nuevo León”, por mencionar algunos.

Para muchos la interpretación y ejecución de la música norteña, es una opción de trabajo informal itinerante, que se realiza de forma tradicional en estos espacios mercantiles de la Capital, actividad que significa para muchos hombres, jefes y padres de familia, una vía para sacar adelante económicamente sus hogares, que lamentablemente se vio afectada por el Coronavirus, al no poder contar con un espacio en dónde ofrecer sus servicios, ya que para evitar la propagación de dicho virus, la gente que antes confluía en estos espacios de trabajo ha dejado de ir para evitar contagios.

Para el señor José Ernesto Hernández, de 67 años de edad, originario de San Luis Potosi, y quien radicaría casi la mitad de su vida en la frontera, esta situación es preocupante ya que en más de 40 años de carrera musical, nunca había sido testigo de algo parecido. Don José comenzó a desenvolverse en el área musical de manera autodidacta a la edad de 11 años, para así sacar adelante a toda su familia. Carente de estudios y de oportunidades, buscó aprender tocar diversos instrumentos para tener una herramienta que le ayudara a subsistir el día a día, los cuales aprendió a utilizar observando a sus amigos y familiares, “Sé tocar muy pocos instrumentos, como el tololonche, acordeón y bajo sexto, por mencionar algunos. La música que a mi me gusta tocar son los huapangos, corridos, polkas y música norteña” señaló orgulloso, don José.

Músicos en el el mercado La Merced / Norma Rivera

Cada mañana se prepara, porta sus botas, pantalón de mezclilla, camisa a cuadros y viste el típico chaleco de corte vacuno, que le da ese sello distintivo de identidad ranchera, con el que sale a trabajar a la calle.

“Mientras se pueda seguiré tocando, es un legado que también les he heredado a mis hijos, la música es la que nos ha ayudado a sobrevivir”: Don Fidel

En palabras del don Ernesto el oficio de la música, le ha dado la oportunidad de tener un trabajo honesto y justamente remunerado, que no le da lujos, pero sí le permite vivir dignamente, aunque en estos tiempos de epidemia signifique para él que su entrada económica diaria se merme un poco. En su acontecer diario, su trabajo le da el acceso de convivir con infinidad de clientes, con gustos diversos que le solicitan gran variedad de interpretaciones musicales, “La gente es como en una tienda de abarrotes, le piden a uno desde boleros, mambos, polkas, huapangos, cumbias, de todo. Estas semanas los mercados se han encontrado solos, ahora no tengo a quien cantarle.”, manifestó.

Mercados, plazas o en el trasporte urbano, son los lugares concurridos por músicos para poder tocar / Norma Rivera

Y a diferencia de lo que pudieran pensar los visitantes que convergen en estos mercados, los músicos que aquí se desenvuelven laboralmente, se buscan y se ponen de acuerdo para sacar el trabajo de manera diaria, es decir, la mayoría de ellos asiste de forma individual a trabajar, para después unirse con otros músicos para interpretar su contenido musical.

A todos por igual, músicos de bandas sinaloenses, mariachis, grupos norteños y versátiles se han quedado en casa a consecuencia de la pandemia / Norma Rivera

Actualmente en los mercados Hidalgo y República, existe una población de músicos independientes que oscilan entre los 35 y 60 personas, mismas que se mantienen en movimiento entre estos dos lugares y a las afueras de los mismos, a pesar de que muchos de ellos son adultos mayores y deberían estar resguardados en casa por la pandemia.

La falta de trabajo es uno de los principales problemas que afrontamos los músicos cada día / Norma Rivera

Salir adelante a través de la música, de igual manera lo es para el señor Fidel, de 64 años de edad, quien cada vez que se encuentra con don José, le acompaña en su transitar por los mercados, para sacar aunque sea un peso que haga frente a sus necesidades, y más ahora donde él continúa siendo cabeza de familia y no se puede dar el lujo de evitar salir, aunque esto le signifique poner en riesgo su salud. Don Fidel comenzó a trabajar como músico a la edad de 14 años, “toda mi familia son músicos, y por ellos me enseñé a tocar todo tipo de instrumentos, pero desde hace diez años yo me dedico a tocar el acordeón. Mi fuerte es el bajo eléctrico, yo estudié música a diferencia de muchos que sí son autodidactas”, puntualizó.

Don José se anima a visitar cada día el Mercado República en busca de una moneda, su compañera eterna su guitarra / Alejandra Ruiz

Asimismo él tiene más de 20 años acudiendo al mercado República al área de comida, a trabajar la música, en la que actualmente dice, no hay gente. Su profesión lo ha ayudado a salir de dificultades económicas, donde en sus propias palabras mencionó que por su edad le es difícil conseguir un trabajo estable, “Mientras se pueda seguiré tocando, es un legado que también les he heredado a mis hijos, la música es la que nos ha ayudado a sobrevivir”, mencionó.

Ya sea solo o en grupo, el acordeonista es capaz de transmitir todo ese sentimiento que identifica a las canciones norteñas / Norma Rivera

El fenómeno social que envuelve a la música norteña es muy distintiva, sus intérpretes cuentan con un carisma muy singular, más aquellos que dependen del pueblo para subsistir. Para don José y Fidel este es un estilo de vida que no piensan cambiar, por el simple hecho de que no conocen otro, la falta de oportunidades a una vida digna les ha hecho repensar una y otra vez si es la decisión más correcta, pero como dicen ellos “No nos queda de otra, que dios nos bendiga”.

Pese a los años los organilleros se resisten a desaparecer / Norma Rivera

La música es un arte universal y como tal son diversas sus manifestaciones y estilos, mismos que han evolucionado conjuntamente con la situación sociocultural en la que se desenvuelven históricamente.

La marimba es alguno de los instrumentos que se pueden escuchar en el Centro Histórico gracias a músicos callejeros / Norma Rivera

En la Capital, existen gran cantidad de intérpretes, músicos y bandas que han adquirido una enorme importancia identitaria, como los son las agrupaciones de música popular mexicana de acordeón, tríos y duetos potosinos, que realizan breves interpretaciones musicales dentro de los mercados que convergen en el Centro Histórico y que hoy se han quedado sin trabajo debido a la contingencia sanitaria por la pandemia del Covid-19.

Durante esta contingencia el Centro Histórico se han quedado sin música en sus calles / Norma Rivera

La interculturalidad que hay dentro de los mercados municipales, es bastante notoria, ahí confluyen bandas que tocan desde polkas, rancheras y hasta corridos, acordeones norteños, instrumentos de cuerda y percusiones, que buscan amenizar y acompañar a los comensales y visitantes, que se detienen unos minutos a degustar el típico caldo de espinazo que se ofrece en el área de fondas y comida de estos espacios; música y letras que exponen gran cantidad de historias sobre la vida en la frontera, el sueño americano, el deseo de regresar a su lugar de origen, el amor, el desencanto y la familia, donde cantantes con una potente calidad interpretativa, le hacen recordar a cualquiera las legendarias letras de este peculiar estilo musical, como los son “La venganza de María”, “Soy troquero”, “El Pavido Navido, “Chaparra de mi amor”, “Mi tesoro”, “La chica está enojada”, hits musicales que fueron todo un éxito desde mediados de los años 40 hasta la década de los 90, compuestas e interpretadas por artistas musicales legendarios como “Los Doneños”, “Los Cadetes de Linares”, Ramón Ayala y “Los Cardenales de Nuevo León”, por mencionar algunos.

Para muchos la interpretación y ejecución de la música norteña, es una opción de trabajo informal itinerante, que se realiza de forma tradicional en estos espacios mercantiles de la Capital, actividad que significa para muchos hombres, jefes y padres de familia, una vía para sacar adelante económicamente sus hogares, que lamentablemente se vio afectada por el Coronavirus, al no poder contar con un espacio en dónde ofrecer sus servicios, ya que para evitar la propagación de dicho virus, la gente que antes confluía en estos espacios de trabajo ha dejado de ir para evitar contagios.

Para el señor José Ernesto Hernández, de 67 años de edad, originario de San Luis Potosi, y quien radicaría casi la mitad de su vida en la frontera, esta situación es preocupante ya que en más de 40 años de carrera musical, nunca había sido testigo de algo parecido. Don José comenzó a desenvolverse en el área musical de manera autodidacta a la edad de 11 años, para así sacar adelante a toda su familia. Carente de estudios y de oportunidades, buscó aprender tocar diversos instrumentos para tener una herramienta que le ayudara a subsistir el día a día, los cuales aprendió a utilizar observando a sus amigos y familiares, “Sé tocar muy pocos instrumentos, como el tololonche, acordeón y bajo sexto, por mencionar algunos. La música que a mi me gusta tocar son los huapangos, corridos, polkas y música norteña” señaló orgulloso, don José.

Músicos en el el mercado La Merced / Norma Rivera

Cada mañana se prepara, porta sus botas, pantalón de mezclilla, camisa a cuadros y viste el típico chaleco de corte vacuno, que le da ese sello distintivo de identidad ranchera, con el que sale a trabajar a la calle.

“Mientras se pueda seguiré tocando, es un legado que también les he heredado a mis hijos, la música es la que nos ha ayudado a sobrevivir”: Don Fidel

En palabras del don Ernesto el oficio de la música, le ha dado la oportunidad de tener un trabajo honesto y justamente remunerado, que no le da lujos, pero sí le permite vivir dignamente, aunque en estos tiempos de epidemia signifique para él que su entrada económica diaria se merme un poco. En su acontecer diario, su trabajo le da el acceso de convivir con infinidad de clientes, con gustos diversos que le solicitan gran variedad de interpretaciones musicales, “La gente es como en una tienda de abarrotes, le piden a uno desde boleros, mambos, polkas, huapangos, cumbias, de todo. Estas semanas los mercados se han encontrado solos, ahora no tengo a quien cantarle.”, manifestó.

Mercados, plazas o en el trasporte urbano, son los lugares concurridos por músicos para poder tocar / Norma Rivera

Y a diferencia de lo que pudieran pensar los visitantes que convergen en estos mercados, los músicos que aquí se desenvuelven laboralmente, se buscan y se ponen de acuerdo para sacar el trabajo de manera diaria, es decir, la mayoría de ellos asiste de forma individual a trabajar, para después unirse con otros músicos para interpretar su contenido musical.

A todos por igual, músicos de bandas sinaloenses, mariachis, grupos norteños y versátiles se han quedado en casa a consecuencia de la pandemia / Norma Rivera

Actualmente en los mercados Hidalgo y República, existe una población de músicos independientes que oscilan entre los 35 y 60 personas, mismas que se mantienen en movimiento entre estos dos lugares y a las afueras de los mismos, a pesar de que muchos de ellos son adultos mayores y deberían estar resguardados en casa por la pandemia.

La falta de trabajo es uno de los principales problemas que afrontamos los músicos cada día / Norma Rivera

Salir adelante a través de la música, de igual manera lo es para el señor Fidel, de 64 años de edad, quien cada vez que se encuentra con don José, le acompaña en su transitar por los mercados, para sacar aunque sea un peso que haga frente a sus necesidades, y más ahora donde él continúa siendo cabeza de familia y no se puede dar el lujo de evitar salir, aunque esto le signifique poner en riesgo su salud. Don Fidel comenzó a trabajar como músico a la edad de 14 años, “toda mi familia son músicos, y por ellos me enseñé a tocar todo tipo de instrumentos, pero desde hace diez años yo me dedico a tocar el acordeón. Mi fuerte es el bajo eléctrico, yo estudié música a diferencia de muchos que sí son autodidactas”, puntualizó.

Don José se anima a visitar cada día el Mercado República en busca de una moneda, su compañera eterna su guitarra / Alejandra Ruiz

Asimismo él tiene más de 20 años acudiendo al mercado República al área de comida, a trabajar la música, en la que actualmente dice, no hay gente. Su profesión lo ha ayudado a salir de dificultades económicas, donde en sus propias palabras mencionó que por su edad le es difícil conseguir un trabajo estable, “Mientras se pueda seguiré tocando, es un legado que también les he heredado a mis hijos, la música es la que nos ha ayudado a sobrevivir”, mencionó.

Ya sea solo o en grupo, el acordeonista es capaz de transmitir todo ese sentimiento que identifica a las canciones norteñas / Norma Rivera

El fenómeno social que envuelve a la música norteña es muy distintiva, sus intérpretes cuentan con un carisma muy singular, más aquellos que dependen del pueblo para subsistir. Para don José y Fidel este es un estilo de vida que no piensan cambiar, por el simple hecho de que no conocen otro, la falta de oportunidades a una vida digna les ha hecho repensar una y otra vez si es la decisión más correcta, pero como dicen ellos “No nos queda de otra, que dios nos bendiga”.

Pese a los años los organilleros se resisten a desaparecer / Norma Rivera

Local

Se perdieron 12 mil 831 empleos formales en SLP debido al Covid-19

La entidad potosina ocupa el lugar número 18 a nivel nacional, en cuanto al número de empleos que fueron dados de baja ante el IMSS

Local

Extinguen incendio en Sierra de Bagres e inicia otro en Matehuala

El nuevo siniestro ahora es en "Las Trojes"; actualmente lo combaten 35 brigadistas entre otros elementos

Policiaca

Policía de San Luis Potosí asesina a otro policía por pleito personal.

Descargó el arma de cargo en contra su compañero y le quitó la vida. Ya está detenido

Local

Encaran con gran valor al Covid-19

"Mis hijas me necesitan. Agradezco a Dios el alivio y la oportunidad de seguir viviendo"

Celebridades

Panteón Rococó mantiene su espíritu de lucha y dedican tema a mujeres

Todo gobierno debe practicar la autocrítica, señalan los autores del tema La carencia que está más vigente que nunca

Mundo

Cárteles mexicanos aterrizan en Holanda

Tres grupos criminales y mafias locales instalan más narcolaboratorios; alerta informe de la policía

Justicia

Dan por resuelto caso de periodista asesinada María Elena Ferral

La comunicadora murió el pasado 30 de marzo luego de los disparos que recibió en calles del centro de la ciudad de Papantla

Gossip

Michel Brown y Margarita Parra fortalecen su relación gracias a la cuarentena

Los actores confesaron algunas de sus dinámicas en casa ahora que el coronavirus los ha obligado resguardarse

Gossip

Regresa la irreverencia de Acapulco Shore... ahora a Mazatlán

Esta vez desde las playas de Mazatlán, el polémico grupo de amigos presentaran las situaciones más polémicas, las fiestas más extremas de la televisión