/ miércoles 6 de marzo de 2019

María Flor lleva 20 años lavando automóviles

Los beneficios que encontró llevaron a sus siete hermanas al mismo oficio

Un empleo donde es su propia jefa, con horario flexible, a unos metros del kínder y la primaria para sus hijos, y con un ingreso que le da lo suficiente para vivir, es lo que ha llevado a María Flor a lavar autos en los últimos 20 años.

Desde hace 20 años, María Flor ha hecho suyo el costado sur de la Alameda Central “Juan Sarabia”, la necesidad de un ingreso económico la llevó a este oficio, y es que explica que al ser madre soltera tenía que pagar para que le cuidaran a sus hijos, sin embargo los niños sufrían maltrato.

Lavar carros en la Alameda se convirtió en una buena opción para ella debido a que inscribió a sus hijos en el jardín de niños que está en un costado, y después en la primaria que está ahí mismo; este empleo le dio la facilidad de un horario flexible que le permitía ir a las juntas o festivales, ir a llevar y recoger a sus hijos, pues podían jugar en los jardines mientras ella terminaba su jornada laboral.

Asegura que le ha ido bien en este oficio, pues con él ha podido sostener a sus hijos, “la comida no falta, que es lo importante, ya poco a poco va saliendo para las deudas y así”; esta experiencia la llevó a invitar a su madre y a sus siete hermanas a compartir el oficio, este sábado tres de ellas se distribuían el trabajo, “la más chica tiene a sus hijos aquí en la primaria y el kínder, está haciendo lo mismo que yo”.

La jornada laboral de María Flor suele iniciar a las 9 de la mañana y terminar poco después de las 2 de la tarde, “es hasta que aguantemos”, sobre todo en la temporada de calor, como este sábado en que los rayos del sol quemaban desde temprano, pero incluso a estas condiciones les encontró un lado positivo, “qué zumba ni qué nada, aquí mero” dijo con una sonrisa mientras limpiaba el sudor de su frente.

Los ingresos en este empleo son variables, pues depende de la cantidad de automovilistas que accedan a que les laven el coche, aunque asegura que lo mínimo son tres carros “por muy flojo que esté, y máximo unos ocho o nueve”, además el costo varía de acuerdo al tamaño del vehículo, de 40 o 50 pesos por unidad.

Aunque en este oficio no se tienen prestaciones ni beneficios de un empleo formal, menciona que en fin de año solía tener ingresos adicionales por la visita de paisanos y turistas, aunque este último diciembre no fue así, “en diciembre no vinieron gabachos, antes venían, ahora ya no vienen por miedo”.

Los ingresos son variables, dependen de que accedan a que les laven el coche

Un empleo donde es su propia jefa, con horario flexible, a unos metros del kínder y la primaria para sus hijos, y con un ingreso que le da lo suficiente para vivir, es lo que ha llevado a María Flor a lavar autos en los últimos 20 años.

Desde hace 20 años, María Flor ha hecho suyo el costado sur de la Alameda Central “Juan Sarabia”, la necesidad de un ingreso económico la llevó a este oficio, y es que explica que al ser madre soltera tenía que pagar para que le cuidaran a sus hijos, sin embargo los niños sufrían maltrato.

Lavar carros en la Alameda se convirtió en una buena opción para ella debido a que inscribió a sus hijos en el jardín de niños que está en un costado, y después en la primaria que está ahí mismo; este empleo le dio la facilidad de un horario flexible que le permitía ir a las juntas o festivales, ir a llevar y recoger a sus hijos, pues podían jugar en los jardines mientras ella terminaba su jornada laboral.

Asegura que le ha ido bien en este oficio, pues con él ha podido sostener a sus hijos, “la comida no falta, que es lo importante, ya poco a poco va saliendo para las deudas y así”; esta experiencia la llevó a invitar a su madre y a sus siete hermanas a compartir el oficio, este sábado tres de ellas se distribuían el trabajo, “la más chica tiene a sus hijos aquí en la primaria y el kínder, está haciendo lo mismo que yo”.

La jornada laboral de María Flor suele iniciar a las 9 de la mañana y terminar poco después de las 2 de la tarde, “es hasta que aguantemos”, sobre todo en la temporada de calor, como este sábado en que los rayos del sol quemaban desde temprano, pero incluso a estas condiciones les encontró un lado positivo, “qué zumba ni qué nada, aquí mero” dijo con una sonrisa mientras limpiaba el sudor de su frente.

Los ingresos en este empleo son variables, pues depende de la cantidad de automovilistas que accedan a que les laven el coche, aunque asegura que lo mínimo son tres carros “por muy flojo que esté, y máximo unos ocho o nueve”, además el costo varía de acuerdo al tamaño del vehículo, de 40 o 50 pesos por unidad.

Aunque en este oficio no se tienen prestaciones ni beneficios de un empleo formal, menciona que en fin de año solía tener ingresos adicionales por la visita de paisanos y turistas, aunque este último diciembre no fue así, “en diciembre no vinieron gabachos, antes venían, ahora ya no vienen por miedo”.

Los ingresos son variables, dependen de que accedan a que les laven el coche

Local

Jornaleros de Aquismón fueron engañados

Trabajaron por meses y cuando acudieron al cajero nunca se les depositó su pago

Local

Por inseguridad, el robo en aumento: Amasfac

Agencias de seguros recomiendan a la población contar con una póliza

Local

Imperceptibles, “coyotes” en visas de trabajo

Los intermediarios generalmente son reclutadores sin identificación

Local

Creció migración de familias completas

Este año se incrementó en alrededor de un 80% la afluencia

Local

Imperceptibles, “coyotes” en visas de trabajo

Los intermediarios generalmente son reclutadores sin identificación

Local

Clase media, quien más siente la crisis

Se ha reducido su poder adquisitivo y comienzan a perderse empleos

Local

Jornaleros de Aquismón fueron engañados

Trabajaron por meses y cuando acudieron al cajero nunca se les depositó su pago

Local

Por inseguridad, el robo en aumento: Amasfac

Agencias de seguros recomiendan a la población contar con una póliza

Círculos

Vinos sustentables conquistan los paladares jóvenes 

Invitados especiales acudieron a una cata maridaje en la Bodega Santa Julia, originaria de Mendoza, Argentina