/ miércoles 29 de julio de 2020

José Antonio, rotulista con brocha magistral

Aprendió el oficio de Onorio Moreno, pero conoció la técnica de Patricio Reyes, un experto en Nueva York

La gráfica popular mexicana tiene nombre en el estado de San Luis Potosí: José Antonio Centeno Rangel. Este tradicional rotulista y además artista plástico, cuenta con una trayectoria de 65 años en el oficio del cartelismo tradicional en pared.

Este pintor con basta trayectoria ha dejado parte de su vida, en innumerables bardas y paredes que hablan un poco de su historia. José Antonio inició en este distintivo trabajo a la edad de 12 años, aprendió el oficio gracias al señor Onorio Moreno, un maestro de la gráfica urbanística muy conocido en la entidad.

En su adolescencia a la llegada de sus 14 años, realizó su primer rótulo por sí solo para la llantera “Gutiérrez”, trabajo que marcaría su comienzo oficial hacia el “lettering” urbano popular. Desde entonces Don José se ha enfrentado a infinidad de retos y trabajos complejos que son parte de su oficio, labor que hoy comparte para El Sol de San Luis.

Norma Rivera | El Sol de San Luis

LETRAS CON HISTORIA

Ser rotulista no es fácil, es tener la entera disposición de saber escuchar y trasladar las ideas del cliente hacia un determinado espacio, casi siempre se trata de áreas poco convencionales, donde el artista popular tiene que ingeniárselas para sacarle provecho a este lienzo en cemento.

“De alguna forma se arriesga la vida. En muchas ocasiones se trabajaba en la altura y desde luego lidiar con el clima y seguir vigentes hoy en día es uno de los principales retos”, refirió José.

De igual forma señaló que la escena del rotulismo urbano está repleta de desafíos, que no sólo exigen destreza, sino también mucha técnica, y como todo tiene su grado de complejidad, trabajos que están repletos de anécdotas y que han dejado frutos en su experiencia.

“Han sido muchos los trabajos verdaderamente dificultosos, pero uno que recuerdo fue una manta publicitaria con medidas de 30 metros de altura por 15 metros de ancho y fue para una promoción de pelea de box en la Ciudad de México del pugilista mantequilla Nápoles”.

El rotulismo urbano está repleta de desafíos / Norma Rivera

“Pero, elaboro tipos de rótulos a mano, desde mantas, anuncios y carteleras, aparadores, fachadas, murales y razón social para camionetas y taxis, etc”.

Trabajo que le ha dejado infinidad de recuerdos, pues con este singular oficio se conoce a todo tipo de personas, se está expuesto a gran cantidad de circunstancias y sobre todo se enfrenta a un sinnúmero de desafíos sobre el muro.

Don José ha pintado rótulos en gran cantidad de ciudades de la República, cuenta que su estilo y firma se encuentran en algunos recónditos lugares del país, vigentes tal vez en algún soporte publicitario, donde sus tipografías han dejado huella de su andar.

Este artista nómada aprendió el oficio con las mejores experiencias de vida, amigos, trabajo y hasta carencias, que lo formaron en el buen hombre que es hoy, y por ello agradece cada experiencia ganada dentro del rotulismo. “Yo trabajaba para el banco del centro, y me iba de gira por el centro de la República, pintando y rotulando bardas y carteleras de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad con otros artistas de la brocha. Muchas veces dormíamos en hotel, en otras ocasiones nos tocaba dormir en una parada de camiones ó donde se podía. A veces comíamos en restaurantes y otras, sólo bolillo con aguacate y queso ó sólo pan y un refresco... Pero todo por el gusto de trabajar”.

UN ARTISTA DE LIENZO Y BARDA

José Antonio, también conjuga sabiamente su sapiencia en el arte de la pintura, el cual también aprendió hace más de 65 años. A diferencia de muchos, este artista posee una gran técnica pictórica la cual le ha permitido elaborar piezas magistrales que hablan acerca del arte de la tauromaquia, paisajismos, réplicas artísticas de arte sacro y hasta bodegones.

Su acercamiento al arte comienza al conocer a Patricio Reyes, rotulista y decorador con basta experiencia en la ciudad de Nueva York, E.UA., quien introduce a José en el mundo de las artes visuales.

Su convicción e interés por la pintura, le hizo aprender todo lo que le enseñaban sus maestros, y también por qué no, la experiencia al hacer frente al lienzo. Este artista insiste en que “el talento ya se trae en la sangre, los maestros antes mencionados me fueron puliendo y enseñando cómo desarrollarlo, con una técnica bien definida, una cosa de la mano de la otra”.

Norma Rivera | El Sol de San Luis

Para José las dos actividades -la del rotulismo y el arte-, se conjugan, ninguna puede desarrollarse de manera profesional sin un previo aprendizaje, pero lo que cambia es la forma de llevarlo a cabo es la pasión que se implementa en ello.

Lastimosamente, expresa que hoy día esa pasión de la que tanto habla, ya no es tan llamativa ni percibida, “Ya no se valora el arte en sus diferentes ámbitos”.

Pero el rótulo siempre tendrá un alcance muy singular, pues no es la misma clientela que se acerca para solicitarle un trabajo en una barda a una pintura profesional. “El que busca un rótulo es con una visión más comercial y el que busca una pintura tiene una idea y visión totalmente artística, pero enfrentarse a ambas es realmente fascinante”.

La técnica usada por don José le ha permitido elaborar piezas magistrales que hablan acerca del arte de la tauromaquia, paisajismos, réplicas artísticas de arte sacro y bodegones / Norma Rivera

LEGADO FAMILIAR DE LA GRÁFICA POPULAR

José Antonio es un hombre que a sus 77 años el tiempo le ha otorgado una experiencia magistral, misma que se evidencia en sus trazos, en la escritura que ha elaborado en la calle, en el arte que poseen sus manos.

Su oficio y talento ha sido heredado a sus cinco hijos, donde tres de ellos se dedican al arte anónimo del rotulismo, letristas y hasta serigrafistas. “Tengo 5 hijos, 3 hombres y 2 mujeres. De ellos José Guadalupe es impresor, José Antonio rotulista y carpintero, y Juan Carlos rotulista y escultor, todos dibujan y pintan”.

“Con este arte y oficio he sacado a mi familia adelante, y logré darles una vida plena y estudio a mis hijos. Yo solamente tengo la primaria como estudio, pero he podido enseñarle a mis hijos todo lo que sé conforme a la experiencia, que me permitió haber formado buenos seres humanos, como ellos”.

Admiración es lo que sienten sus hijos al hablar de este talentoso artista y maestro de la tipografía urbana, así lo expresó uno de sus hijos, José Antonio Centeno, quien además manifestó que “a pesar de que mi padre sólo cuenta con educación primaria, el platicar con él es como si estuvieras con el mejor profesionista del mundo, aprendes mucho”.

“Él es una persona muy honrada y muy cumplida jamás le ha quedado mal a nadie, es un hombre muy administrado y con mucho carácter, que sólo con sus manos y el don que Dios le dio, nos sacó adelante”.

“Estoy orgulloso de tener su sangre, de ser su hijo y su alumno, es un padre maravilloso, lo amo y lo admiro tanto”.

Por último cumplir 65 años de realizar ambos trabajos sólo es el fiel ejemplo de la disciplina y amor por lo que hace. José Antonio es uno de lo rotulistas con mayor experiencia en la Capital potosina, y que a pesar de su edad continúa vigente haciendo su trabajo.

Con pincel y brocha en mano, este hombre amante del arte, puede estar sobre un andamio en el edificio más alto, o bien en su local y taller artístico haciendo lo que más le gusta que es pintar, pues dice para finalizar, son muchas las ganas de seguir trabajando y “Ojalá Dios me lo siga permitiendo”.

La gráfica popular mexicana tiene nombre en el estado de San Luis Potosí: José Antonio Centeno Rangel. Este tradicional rotulista y además artista plástico, cuenta con una trayectoria de 65 años en el oficio del cartelismo tradicional en pared.

Este pintor con basta trayectoria ha dejado parte de su vida, en innumerables bardas y paredes que hablan un poco de su historia. José Antonio inició en este distintivo trabajo a la edad de 12 años, aprendió el oficio gracias al señor Onorio Moreno, un maestro de la gráfica urbanística muy conocido en la entidad.

En su adolescencia a la llegada de sus 14 años, realizó su primer rótulo por sí solo para la llantera “Gutiérrez”, trabajo que marcaría su comienzo oficial hacia el “lettering” urbano popular. Desde entonces Don José se ha enfrentado a infinidad de retos y trabajos complejos que son parte de su oficio, labor que hoy comparte para El Sol de San Luis.

Norma Rivera | El Sol de San Luis

LETRAS CON HISTORIA

Ser rotulista no es fácil, es tener la entera disposición de saber escuchar y trasladar las ideas del cliente hacia un determinado espacio, casi siempre se trata de áreas poco convencionales, donde el artista popular tiene que ingeniárselas para sacarle provecho a este lienzo en cemento.

“De alguna forma se arriesga la vida. En muchas ocasiones se trabajaba en la altura y desde luego lidiar con el clima y seguir vigentes hoy en día es uno de los principales retos”, refirió José.

De igual forma señaló que la escena del rotulismo urbano está repleta de desafíos, que no sólo exigen destreza, sino también mucha técnica, y como todo tiene su grado de complejidad, trabajos que están repletos de anécdotas y que han dejado frutos en su experiencia.

“Han sido muchos los trabajos verdaderamente dificultosos, pero uno que recuerdo fue una manta publicitaria con medidas de 30 metros de altura por 15 metros de ancho y fue para una promoción de pelea de box en la Ciudad de México del pugilista mantequilla Nápoles”.

El rotulismo urbano está repleta de desafíos / Norma Rivera

“Pero, elaboro tipos de rótulos a mano, desde mantas, anuncios y carteleras, aparadores, fachadas, murales y razón social para camionetas y taxis, etc”.

Trabajo que le ha dejado infinidad de recuerdos, pues con este singular oficio se conoce a todo tipo de personas, se está expuesto a gran cantidad de circunstancias y sobre todo se enfrenta a un sinnúmero de desafíos sobre el muro.

Don José ha pintado rótulos en gran cantidad de ciudades de la República, cuenta que su estilo y firma se encuentran en algunos recónditos lugares del país, vigentes tal vez en algún soporte publicitario, donde sus tipografías han dejado huella de su andar.

Este artista nómada aprendió el oficio con las mejores experiencias de vida, amigos, trabajo y hasta carencias, que lo formaron en el buen hombre que es hoy, y por ello agradece cada experiencia ganada dentro del rotulismo. “Yo trabajaba para el banco del centro, y me iba de gira por el centro de la República, pintando y rotulando bardas y carteleras de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad con otros artistas de la brocha. Muchas veces dormíamos en hotel, en otras ocasiones nos tocaba dormir en una parada de camiones ó donde se podía. A veces comíamos en restaurantes y otras, sólo bolillo con aguacate y queso ó sólo pan y un refresco... Pero todo por el gusto de trabajar”.

UN ARTISTA DE LIENZO Y BARDA

José Antonio, también conjuga sabiamente su sapiencia en el arte de la pintura, el cual también aprendió hace más de 65 años. A diferencia de muchos, este artista posee una gran técnica pictórica la cual le ha permitido elaborar piezas magistrales que hablan acerca del arte de la tauromaquia, paisajismos, réplicas artísticas de arte sacro y hasta bodegones.

Su acercamiento al arte comienza al conocer a Patricio Reyes, rotulista y decorador con basta experiencia en la ciudad de Nueva York, E.UA., quien introduce a José en el mundo de las artes visuales.

Su convicción e interés por la pintura, le hizo aprender todo lo que le enseñaban sus maestros, y también por qué no, la experiencia al hacer frente al lienzo. Este artista insiste en que “el talento ya se trae en la sangre, los maestros antes mencionados me fueron puliendo y enseñando cómo desarrollarlo, con una técnica bien definida, una cosa de la mano de la otra”.

Norma Rivera | El Sol de San Luis

Para José las dos actividades -la del rotulismo y el arte-, se conjugan, ninguna puede desarrollarse de manera profesional sin un previo aprendizaje, pero lo que cambia es la forma de llevarlo a cabo es la pasión que se implementa en ello.

Lastimosamente, expresa que hoy día esa pasión de la que tanto habla, ya no es tan llamativa ni percibida, “Ya no se valora el arte en sus diferentes ámbitos”.

Pero el rótulo siempre tendrá un alcance muy singular, pues no es la misma clientela que se acerca para solicitarle un trabajo en una barda a una pintura profesional. “El que busca un rótulo es con una visión más comercial y el que busca una pintura tiene una idea y visión totalmente artística, pero enfrentarse a ambas es realmente fascinante”.

La técnica usada por don José le ha permitido elaborar piezas magistrales que hablan acerca del arte de la tauromaquia, paisajismos, réplicas artísticas de arte sacro y bodegones / Norma Rivera

LEGADO FAMILIAR DE LA GRÁFICA POPULAR

José Antonio es un hombre que a sus 77 años el tiempo le ha otorgado una experiencia magistral, misma que se evidencia en sus trazos, en la escritura que ha elaborado en la calle, en el arte que poseen sus manos.

Su oficio y talento ha sido heredado a sus cinco hijos, donde tres de ellos se dedican al arte anónimo del rotulismo, letristas y hasta serigrafistas. “Tengo 5 hijos, 3 hombres y 2 mujeres. De ellos José Guadalupe es impresor, José Antonio rotulista y carpintero, y Juan Carlos rotulista y escultor, todos dibujan y pintan”.

“Con este arte y oficio he sacado a mi familia adelante, y logré darles una vida plena y estudio a mis hijos. Yo solamente tengo la primaria como estudio, pero he podido enseñarle a mis hijos todo lo que sé conforme a la experiencia, que me permitió haber formado buenos seres humanos, como ellos”.

Admiración es lo que sienten sus hijos al hablar de este talentoso artista y maestro de la tipografía urbana, así lo expresó uno de sus hijos, José Antonio Centeno, quien además manifestó que “a pesar de que mi padre sólo cuenta con educación primaria, el platicar con él es como si estuvieras con el mejor profesionista del mundo, aprendes mucho”.

“Él es una persona muy honrada y muy cumplida jamás le ha quedado mal a nadie, es un hombre muy administrado y con mucho carácter, que sólo con sus manos y el don que Dios le dio, nos sacó adelante”.

“Estoy orgulloso de tener su sangre, de ser su hijo y su alumno, es un padre maravilloso, lo amo y lo admiro tanto”.

Por último cumplir 65 años de realizar ambos trabajos sólo es el fiel ejemplo de la disciplina y amor por lo que hace. José Antonio es uno de lo rotulistas con mayor experiencia en la Capital potosina, y que a pesar de su edad continúa vigente haciendo su trabajo.

Con pincel y brocha en mano, este hombre amante del arte, puede estar sobre un andamio en el edificio más alto, o bien en su local y taller artístico haciendo lo que más le gusta que es pintar, pues dice para finalizar, son muchas las ganas de seguir trabajando y “Ojalá Dios me lo siga permitiendo”.

Local

(VIDEO) Jardín de Tequis se convierte en galería escultórica

El ex gobernador destacó que esta es la primera galería en la ciudad que se encuentra al aire libre

Cultura

“Que se vayan los agresores”; escritoras no participarán en Huellas del Crimen 2020

Afirman que no es congruente compartir mesa con un moderador acusado de agresiones físicas hacia una dramaturga

Local

¡Hay diputados que dan penita! Nuevo escándalo en el Congreso de San Luis Potosí

Revelan chat de WhatsApp en Facebook donde diputada del PRI arremete vs legisladores de Morena. "Edson, neta das vergüenza, si hay alguien con hambre, eres tú papasito ¿o no?

Sociedad

Fideicomiso Fuerza México ejerció 75% de fondos para reconstruir

Los recursos fueron donados por organismos empresariales, embajadas y particulares

Local

Reetiquetado, una absurda iniciativa

No se tiene conocimiento de los jóvenes que padecen anorexia y bulimia y a los salarios mínimos que en nada ayudan para alimentarse bien

Sociedad

Iglesias todavía esperan restauración tras sismos del 19S

El patrimonio histórico y cultural está entre lo más dañado y con más atrasos en su reconstrucción

Cine

Woody Allen rinde un homenaje al cine

Allen inaugura a la distancia el festival de San Sebastián con su película Rifkin’s Festival en la que hace un guiño a Luis Buñuel

Finanzas

A las cocinas fantasma no les espanta el Covid

Savorly, una App que vincula a los chefs que sólo dan servicio a domicilio aceleró sus descargas durante el confinamiento

Finanzas

Artesanos llevan sus productos a aparadores digitales

Más de 100 vendedores de artesanía se sumaron al comercio digital