/ domingo 26 de julio de 2020

La pepena de plástico, trabajo honrado, pero...

¡Vaya trabajo!, hay que recolectar 24 kilos al día para ganar el salario mínimo. Si hay suerte, con 8 horas al día bajo las inclemencias del tiempo, se consiguen apenas 13 kilos

  • Opción de muchos desempleados, y más
  • Con cinco días excelentes de recolección por toda la ciudad, se logra ganar unos mil pesos

La recolección de residuos plásticos, además de incentivar la reducción de basura, hoy día se ha convertido en una forma de vida para muchas personas, que tras la crisis sanitaria originada por el Covid-19, se quedaron sin trabajo y han encontrado en el aprovechamiento de los plásticos una manera más de subsistir.

El manejo de estos desechos, tiene una fuerte representación social, pues las y los recicladores de PET, recuperan materiales que podrán ser reutilizados en un futuro e incentivan la disminución de un impacto negativo en el medio ambiente. Este trabajo es complejo, y quien se dedica a realizarlo comúnmente pertenece a un estrato social muy bajo.

Daniel Esquivel | El Sol de San Luis

Una persona que vive de la búsqueda de residuos reutilizables, puede llegar a recolectar de 10 a 25 kilos de plástico PET, pero para ello sería necesario recorrer gran cantidad de kilómetros en las zonas urbanizadas, veredas y áreas industrializadas de toda una ciudad.

Cada kilo de PET en la entidad tiene un costo de cuatro hasta siete pesos, lo que indica que sería preciso recolectar una cuantía de 24 kilos al día, para alcanzar un ingreso similar al salario mínimo estipulado en la mayor parte del país, el cual equivale a 122.23 pesos diarios.

Daniel Esquivel | El Sol de San Luis

La familia Cruz Gómez, desde principios de abril vio en esta actividad un ingreso más para salir adelante, ya que el jefe de su hogar se quedó sin trabajo, al realizarse un recorte de personal en la empresa donde laboraba como obrero. Don Guadalupe Cruz de 55 años, relata cómo es un día en la recolección de PET y cómo este oficio, le ha ayudado por el momento a sacar a su familia adelante.

Residente de la colonia Escobillal de SGS, Guadalupe observó que cada tercer día de la semana recolectores acudían a las afueras de los hogares a recolectar PET. Al quedar desempleado y no encontrar un trabajo fijo debido a su edad, decidió comenzar a recolectar el plástico para venderlo a las empresas encargadas de reutilizar este tipo de material.

Daniel Esquivel | El Sol de San Luis

“Soy padre de dos jóvenes, que cursan una carrera técnica y a la par me ayudaban con los gastos de la casa trabajando, pero esta pandemia vino a arruinarlo todo.

Me levanto a las 5 de la mañana para alistar el carrito tamalero de mi esposa ya difunta. Es mejor salir desde temprano, porque primero me voy a las colonias más “acaudaladas”, ahí siempre encuentro material PET, toda la mañana me la paso en las Lomas, en su cuarta y tercera sección”.

Daniel Esquivel | El Sol de San Luis

“Después paso a La Garita, para irme todo Av. Himno Nacional. Llevo un costal especial hecho de lona que yo hice, ahí es donde meto todas las botellas o botellones de plástico PET”.

“Aquí en la Capital existen unas 14 empresas que se dedican a este negocio. Pero no todas pagan tan bien por el producto. En Soledad hay una que por kilo de PET, te dan hasta dos pesos, yo prefiero irme hasta Gálvez o camino a Villa de Pozos, donde el kilo puede llegar a venderse en 5 pesos”.

Don Guadalupe pasa aproximadamente unas 8 horas al día bajo el sol y la intemperie para lograr conseguir apenas unos 13 kilos de PET, si tiene suerte. Y es que lo que muchos desconocen es que este tipo de plástico es difícil de conseguir, debido a la composición de los polímeros que la integran.

“Cuando empecé a recolectar el PET, fui primero a las empresas para que me dijeran que características tenía que buscar, porque no todo el plástico es el mismo, ni cuesta igual. Una de las señales que es PET, es que el plástico es muy cristalino o transparente y amorfo. También pueden identificarlo con un número 1 rodeado de tres flechas marcado en el envase”.

“Como es difícil de encontrar, también me voy a los tiraderos, donde muchas personas trabajan para separar la basura. Ahí encuentro mayor cantidad de PET, por ahora mis hijos también me acompañan, así que logramos sacar un poquito más de dinero al día”.

“Otra cosa que he aprendido durante estos meses es irme a la Zona Industrial donde hay gran cantidad de este tipo de residuos. Si uno tiene mucha suerte va encontrar varios kilos, pero se sabe que muchas de estas empresas ya tienen convenios con grandes recicladoras de la entidad”.

Al finalizar la búsqueda de este hombre trabajador, por el sustento diario de su familia, el pedaleo de horas no termina. Guadalupe tiene que regresar a casa, y limpiar el plástico, pues dice es mayor la ganancia cuando se entrega el producto sin ningún tipo de residuo.

“Es difícil porque para nosotros los recolectores, es lidiar con separar la basura de los hogares. Muchos sacan sus bolsas sin dividir debidamente los plásticos de los desechos orgánicos. Francamente yo me desespero, pero la necesidad hace que uno aguante de todo, no me quiero imaginar a quien ha vivido de esto toda su vida”.

“Es un trabajo sucio, pero honrado. Llego a mi humilde casa y afuera empiezo a separar las tapa roscas, los aros de las tapa roscas, tapas, envolturas y les doy una enjuagada con agua, a veces uso jabón si se derramó alguna sustancia con olor muy penetrante”.

“Hay días que me va muy bien en la recolección, entonces como son muchos kilos que junto en la semana pasa un camión especial por ellos. Me pueden llegar a pagar de 800 hasta 1000 pesos por cinco días trabajados, así que no me quejo”.

En el Estado la Secretaría de Ecología y Gestión Ambiental, SEGAM, también cuenta con centros de recolección donde la población puede dejar este tipo de residuos, pero en ninguno de ellos se otorga alguna retribución económica por ello.

También existen empresas con una antigüedad de más de 25 años en el negocio del reciclaje en la entidad. De igual forma según cifras oficiales del INEGI, señalan que cerca de la mitad de los hogares realizan algún tipo de separación de basura, el cual incluye el apartar el material PET.

Del total de personas que se dedican a la recolección del PET en la Capital, más del 70 por ciento forman parte del sector informal. Se sabe según estudios de la Secretaría de Ecología, que los individuos que se dedican a la búsqueda de pet, trabajan más en zonas urbanizadas, donde existe un sistema de recolección oficial, es por ello que eligen áreas repletas de hogares para ir recolectando los desechos plásticos de cada vivienda.

Asimismo existen gran cantidad de intermediarios entre cada recolector, que van desde los que compran el plástico y lo revenden a las empresas que reutilizan este tipo de polímeros, hasta una cantidad de personas, que de manera jerárquica intervienen en la pepena de PET.

Así lo explicó Guadalupe y agregó, “Yo no puedo recolectar en zonas que ya son conocidas y trabajadas por otros recolectores de la basura, he tenido que buscar otras áreas para sacarle provecho, muchos de los que tienen toda su vida viviendo de esto son celosos con su labor”.

Por último Don Guadalupe forma parte de las más de cien familias que se dedican a la recolección pepena de plástico en la Capital. Se sabe, conforme lo indicado a un estudio realizado por el Gobierno del Estado en el año 2015 que son de 10 a 25 familias en los municipios cercanos a la capital pertenecientes al Altiplano y Zona Huasteca, las que se dedican a este oficio, y que hoy día se prevé que sean el doble debido al incremento de la población vulnerable y marginada en San Luis Potosí.

Sin duda el plástico es el negocio de hoy, la recolección de los envases en el Estado y el país entero, es una opción propositiva que permite activar la economía y además propicia el cuidado del medio ambiente.

  • Opción de muchos desempleados, y más
  • Con cinco días excelentes de recolección por toda la ciudad, se logra ganar unos mil pesos

La recolección de residuos plásticos, además de incentivar la reducción de basura, hoy día se ha convertido en una forma de vida para muchas personas, que tras la crisis sanitaria originada por el Covid-19, se quedaron sin trabajo y han encontrado en el aprovechamiento de los plásticos una manera más de subsistir.

El manejo de estos desechos, tiene una fuerte representación social, pues las y los recicladores de PET, recuperan materiales que podrán ser reutilizados en un futuro e incentivan la disminución de un impacto negativo en el medio ambiente. Este trabajo es complejo, y quien se dedica a realizarlo comúnmente pertenece a un estrato social muy bajo.

Daniel Esquivel | El Sol de San Luis

Una persona que vive de la búsqueda de residuos reutilizables, puede llegar a recolectar de 10 a 25 kilos de plástico PET, pero para ello sería necesario recorrer gran cantidad de kilómetros en las zonas urbanizadas, veredas y áreas industrializadas de toda una ciudad.

Cada kilo de PET en la entidad tiene un costo de cuatro hasta siete pesos, lo que indica que sería preciso recolectar una cuantía de 24 kilos al día, para alcanzar un ingreso similar al salario mínimo estipulado en la mayor parte del país, el cual equivale a 122.23 pesos diarios.

Daniel Esquivel | El Sol de San Luis

La familia Cruz Gómez, desde principios de abril vio en esta actividad un ingreso más para salir adelante, ya que el jefe de su hogar se quedó sin trabajo, al realizarse un recorte de personal en la empresa donde laboraba como obrero. Don Guadalupe Cruz de 55 años, relata cómo es un día en la recolección de PET y cómo este oficio, le ha ayudado por el momento a sacar a su familia adelante.

Residente de la colonia Escobillal de SGS, Guadalupe observó que cada tercer día de la semana recolectores acudían a las afueras de los hogares a recolectar PET. Al quedar desempleado y no encontrar un trabajo fijo debido a su edad, decidió comenzar a recolectar el plástico para venderlo a las empresas encargadas de reutilizar este tipo de material.

Daniel Esquivel | El Sol de San Luis

“Soy padre de dos jóvenes, que cursan una carrera técnica y a la par me ayudaban con los gastos de la casa trabajando, pero esta pandemia vino a arruinarlo todo.

Me levanto a las 5 de la mañana para alistar el carrito tamalero de mi esposa ya difunta. Es mejor salir desde temprano, porque primero me voy a las colonias más “acaudaladas”, ahí siempre encuentro material PET, toda la mañana me la paso en las Lomas, en su cuarta y tercera sección”.

Daniel Esquivel | El Sol de San Luis

“Después paso a La Garita, para irme todo Av. Himno Nacional. Llevo un costal especial hecho de lona que yo hice, ahí es donde meto todas las botellas o botellones de plástico PET”.

“Aquí en la Capital existen unas 14 empresas que se dedican a este negocio. Pero no todas pagan tan bien por el producto. En Soledad hay una que por kilo de PET, te dan hasta dos pesos, yo prefiero irme hasta Gálvez o camino a Villa de Pozos, donde el kilo puede llegar a venderse en 5 pesos”.

Don Guadalupe pasa aproximadamente unas 8 horas al día bajo el sol y la intemperie para lograr conseguir apenas unos 13 kilos de PET, si tiene suerte. Y es que lo que muchos desconocen es que este tipo de plástico es difícil de conseguir, debido a la composición de los polímeros que la integran.

“Cuando empecé a recolectar el PET, fui primero a las empresas para que me dijeran que características tenía que buscar, porque no todo el plástico es el mismo, ni cuesta igual. Una de las señales que es PET, es que el plástico es muy cristalino o transparente y amorfo. También pueden identificarlo con un número 1 rodeado de tres flechas marcado en el envase”.

“Como es difícil de encontrar, también me voy a los tiraderos, donde muchas personas trabajan para separar la basura. Ahí encuentro mayor cantidad de PET, por ahora mis hijos también me acompañan, así que logramos sacar un poquito más de dinero al día”.

“Otra cosa que he aprendido durante estos meses es irme a la Zona Industrial donde hay gran cantidad de este tipo de residuos. Si uno tiene mucha suerte va encontrar varios kilos, pero se sabe que muchas de estas empresas ya tienen convenios con grandes recicladoras de la entidad”.

Al finalizar la búsqueda de este hombre trabajador, por el sustento diario de su familia, el pedaleo de horas no termina. Guadalupe tiene que regresar a casa, y limpiar el plástico, pues dice es mayor la ganancia cuando se entrega el producto sin ningún tipo de residuo.

“Es difícil porque para nosotros los recolectores, es lidiar con separar la basura de los hogares. Muchos sacan sus bolsas sin dividir debidamente los plásticos de los desechos orgánicos. Francamente yo me desespero, pero la necesidad hace que uno aguante de todo, no me quiero imaginar a quien ha vivido de esto toda su vida”.

“Es un trabajo sucio, pero honrado. Llego a mi humilde casa y afuera empiezo a separar las tapa roscas, los aros de las tapa roscas, tapas, envolturas y les doy una enjuagada con agua, a veces uso jabón si se derramó alguna sustancia con olor muy penetrante”.

“Hay días que me va muy bien en la recolección, entonces como son muchos kilos que junto en la semana pasa un camión especial por ellos. Me pueden llegar a pagar de 800 hasta 1000 pesos por cinco días trabajados, así que no me quejo”.

En el Estado la Secretaría de Ecología y Gestión Ambiental, SEGAM, también cuenta con centros de recolección donde la población puede dejar este tipo de residuos, pero en ninguno de ellos se otorga alguna retribución económica por ello.

También existen empresas con una antigüedad de más de 25 años en el negocio del reciclaje en la entidad. De igual forma según cifras oficiales del INEGI, señalan que cerca de la mitad de los hogares realizan algún tipo de separación de basura, el cual incluye el apartar el material PET.

Del total de personas que se dedican a la recolección del PET en la Capital, más del 70 por ciento forman parte del sector informal. Se sabe según estudios de la Secretaría de Ecología, que los individuos que se dedican a la búsqueda de pet, trabajan más en zonas urbanizadas, donde existe un sistema de recolección oficial, es por ello que eligen áreas repletas de hogares para ir recolectando los desechos plásticos de cada vivienda.

Asimismo existen gran cantidad de intermediarios entre cada recolector, que van desde los que compran el plástico y lo revenden a las empresas que reutilizan este tipo de polímeros, hasta una cantidad de personas, que de manera jerárquica intervienen en la pepena de PET.

Así lo explicó Guadalupe y agregó, “Yo no puedo recolectar en zonas que ya son conocidas y trabajadas por otros recolectores de la basura, he tenido que buscar otras áreas para sacarle provecho, muchos de los que tienen toda su vida viviendo de esto son celosos con su labor”.

Por último Don Guadalupe forma parte de las más de cien familias que se dedican a la recolección pepena de plástico en la Capital. Se sabe, conforme lo indicado a un estudio realizado por el Gobierno del Estado en el año 2015 que son de 10 a 25 familias en los municipios cercanos a la capital pertenecientes al Altiplano y Zona Huasteca, las que se dedican a este oficio, y que hoy día se prevé que sean el doble debido al incremento de la población vulnerable y marginada en San Luis Potosí.

Sin duda el plástico es el negocio de hoy, la recolección de los envases en el Estado y el país entero, es una opción propositiva que permite activar la economía y además propicia el cuidado del medio ambiente.

Local

Zona metropolitana y Matehuala, prioritarios en seguridad: General Guzmar

No descartó que la ola de violencia que se registra en la entidad potosina pudo derivarse de la reciente detención en la entidad potosina, de "El Marro"

Local

Canacope en contra de prohibir la venta de comida chatarra

La autoridad debería mejor invertir recursos para la construcción de clínicas y hospitales opinó la camara de comercio

Local

Reclusos de La Pila, viven entre luchas de poder

Tras la riña, 10 reclusos con perfiles delictivos de riesgo, serán trasladados a otros penales

Política

"Échenme al tigre más furioso": Napoleón Gómez Urrutia

El líder minero asegura que ninguno de los tres últimos presidentes de México lograron encontrar pruebas de los delitos financieros que lo acusaron

Finanzas

Banco del Bienestar se declara sin fondos

La institución argumentó la falta de fondos al dar por terminada la compra de ocho mil cajeros automáticos a Vivcolmex

Finanzas

Mario di Costanzo: El Fobaproba se puede reestructurar

El extitular de la Condusef afirma que jurídicamente es viable revisar la deuda del rescate bancario

Sociedad

INE determina blindaje sanitario para elecciones en Hidalgo y Coahuila

Contempla tres protocolos en durante el proceso electoral para preservar la salud de los ciudadanos

Cultura

Museos reabren hoy, pero aún no están listos

La mayoría de los recintos públicos y privados todavía no están preparados con medidas sanitarias para recibir al público

Finanzas

Cofece castiga al Cártel de la Sangre por coludirse y ganar contratos

Multa a 11 empresas por simular competencia en concursos públicos para estudios de laboratorio