/ viernes 14 de septiembre de 2018

(Crónica) La húmeda transición

• Con aires de colonizadores, llegaron los próximos servidores públicos a la UAM • Ni Xavier Nava ni Gallardo presentes • No hubo entrega ni recepción, sólo buenas intenciones y tamales

La incertidumbre está en todas partes, las caras largas se asoman tímidamente por los cristales, el patio con sus pequeños espejos de agua tras la lluvia de esta madrugada, refleja el temor a lo que viene; lo que antes del 1 de julio era un hervidero de emociones, risas y esperanza, hoy es un templo de silencio, donde se escucha con claridad el vuelo de las moscas.

Es la Unidad Administrativa Municipal, el otrora espacio impenetrable del gallardismo, el búnker político desde donde se preparó y orquestó la escalada política, que se derrumbó en las urnas de manera sorpresiva para unos y de forma natural para otros, dependiendo del lado desde el que se vea. Hoy, ya nada es igual a entonces.

De los más de 60, dicen que 69, ayudantes de Xavier Nava, alcalde electo, designados para integrar la Comisión de Recepción del ayuntamiento de la capital, acudieron no más de 20, coordinados por Sebastián Pérez, un joven con porte de “chavirrú”, vestido de jeans ajustados, camisa y corbata desgastadas por el visible uso, y un saco sport, lentes modernos y peinado con limón sin semilla, quien fue de los primeros en llegar a la cita, antes de las 8.30.

Estuvieron todos conociéndose, saludándose y sin saber qué pasarían, de pie entre el estacionamiento y la entrada principal de la UAM. Gonzalo Benavente, regidor con Labastida y funcionario con Gallardo, se sintió en su territorio y recorrió las oficinas, saludando de abacho-becho a secretarias y de palmada en la espalda a los varones.

Los trabajadores que ya ven el final de la administración a la vuelta de la esquina y que saben que tendrán que irse por su ascendencia gallardista, no contemplaron con mucha alegría la escena. Sintieron como si un ejército invasor estaba por apoderarse de lo suyo, de su espacio, de su fuente de ingresos.

Mientras, la contraparte, con su actitud de colonizadores, caminaban a paso lento por el patio y los pasillos, observando de reojo al interior de las oficinas, como escogiendo la suya e intimidando a los burócratas municipales que agachaban la mirada y se ponían a trabajar, como si se tratara de un examen sorpresa.

La comitiva, desorganizada y altiva, llegó a la sala de capacitación donde un funcionario les dijo que podían trabajar, pero sin sacar copias ni fotografías a los documentos que se les iban a proporcionar. Duchos en la materia, los dueños de la información les iban a prestar sólo lo que ellos quieren que se conozca.

Con lo que no contaban, era que la sala esta convertida en ese momento en salón de fiestas. Algunos trabajadores degustaban unos sabrosos tamales de chile, rajas y picadillo con motivo “del 15 de Septiembre”. No les ofrecieron, si acaso, un vasito con café negro para calentar el cuerpo y nada más.

Los ayudantes de Xavier Azuara en los hechos, acudieron sólo a la foto, pues de entrega-recepción no hubo nada. Ni los que se van entregaron algo ni los que llegarán recibieron nada. Solamente las miradas desconfiadas de los burócratas gallardistas y una que otra sonrisa coqueta, por si de algo puede servir.

El atractivo del encuentro era el posible saludo entre Xavier Nava y Ricardo Gallardo, pero no ocurrió. El primero, sigue armando su gabinete y el segundo, andaba entregando patrullas, que, aseguraron los policías, ni siquiera son nuevas y el “chavirrú” dijo a los reporteros que no se vislumbra en el corto plazo, un encuentro entre ambos, al menos públicamente.

El recorrido de los próximos servidores públicos duró poco menos de media hora, lo mismo que las mariposas en el estómago de quienes los veían con incertidumbre desde las diferentes oficinas, en la húmeda mañana del inicio de la transición.

La incertidumbre está en todas partes, las caras largas se asoman tímidamente por los cristales, el patio con sus pequeños espejos de agua tras la lluvia de esta madrugada, refleja el temor a lo que viene; lo que antes del 1 de julio era un hervidero de emociones, risas y esperanza, hoy es un templo de silencio, donde se escucha con claridad el vuelo de las moscas.

Es la Unidad Administrativa Municipal, el otrora espacio impenetrable del gallardismo, el búnker político desde donde se preparó y orquestó la escalada política, que se derrumbó en las urnas de manera sorpresiva para unos y de forma natural para otros, dependiendo del lado desde el que se vea. Hoy, ya nada es igual a entonces.

De los más de 60, dicen que 69, ayudantes de Xavier Nava, alcalde electo, designados para integrar la Comisión de Recepción del ayuntamiento de la capital, acudieron no más de 20, coordinados por Sebastián Pérez, un joven con porte de “chavirrú”, vestido de jeans ajustados, camisa y corbata desgastadas por el visible uso, y un saco sport, lentes modernos y peinado con limón sin semilla, quien fue de los primeros en llegar a la cita, antes de las 8.30.

Estuvieron todos conociéndose, saludándose y sin saber qué pasarían, de pie entre el estacionamiento y la entrada principal de la UAM. Gonzalo Benavente, regidor con Labastida y funcionario con Gallardo, se sintió en su territorio y recorrió las oficinas, saludando de abacho-becho a secretarias y de palmada en la espalda a los varones.

Los trabajadores que ya ven el final de la administración a la vuelta de la esquina y que saben que tendrán que irse por su ascendencia gallardista, no contemplaron con mucha alegría la escena. Sintieron como si un ejército invasor estaba por apoderarse de lo suyo, de su espacio, de su fuente de ingresos.

Mientras, la contraparte, con su actitud de colonizadores, caminaban a paso lento por el patio y los pasillos, observando de reojo al interior de las oficinas, como escogiendo la suya e intimidando a los burócratas municipales que agachaban la mirada y se ponían a trabajar, como si se tratara de un examen sorpresa.

La comitiva, desorganizada y altiva, llegó a la sala de capacitación donde un funcionario les dijo que podían trabajar, pero sin sacar copias ni fotografías a los documentos que se les iban a proporcionar. Duchos en la materia, los dueños de la información les iban a prestar sólo lo que ellos quieren que se conozca.

Con lo que no contaban, era que la sala esta convertida en ese momento en salón de fiestas. Algunos trabajadores degustaban unos sabrosos tamales de chile, rajas y picadillo con motivo “del 15 de Septiembre”. No les ofrecieron, si acaso, un vasito con café negro para calentar el cuerpo y nada más.

Los ayudantes de Xavier Azuara en los hechos, acudieron sólo a la foto, pues de entrega-recepción no hubo nada. Ni los que se van entregaron algo ni los que llegarán recibieron nada. Solamente las miradas desconfiadas de los burócratas gallardistas y una que otra sonrisa coqueta, por si de algo puede servir.

El atractivo del encuentro era el posible saludo entre Xavier Nava y Ricardo Gallardo, pero no ocurrió. El primero, sigue armando su gabinete y el segundo, andaba entregando patrullas, que, aseguraron los policías, ni siquiera son nuevas y el “chavirrú” dijo a los reporteros que no se vislumbra en el corto plazo, un encuentro entre ambos, al menos públicamente.

El recorrido de los próximos servidores públicos duró poco menos de media hora, lo mismo que las mariposas en el estómago de quienes los veían con incertidumbre desde las diferentes oficinas, en la húmeda mañana del inicio de la transición.

Local

Aprueban cuartel para la Guardia Nacional

Votan por mayoría, los diputados locales para avalar la iniciativa del Ayuntamiento que preside Gilberto Hernández Villafuerte

Local

¡Dale, dale, dale..! Esto te cuesta una piñata para posada

Las piñatas son el icono de la alegría en las fiestas y la de siete picos, es la tradicional

Deportes

CB Santos se lleva la victoria celestial

Desde el primer periodo Santos tomó la iniciativa del encuentro

Local

¡Dale, dale, dale..! Esto te cuesta una piñata para posada

Las piñatas son el icono de la alegría en las fiestas y la de siete picos, es la tradicional

Futbol

“SLP semillero para Tuzos de Pachuca”: Ricardo Ochoa

Dos potosinos más se suman a las filas de las Fuerzas Básicas de Tuzos

Local

Aprueban cuartel para la Guardia Nacional

Votan por mayoría, los diputados locales para avalar la iniciativa del Ayuntamiento que preside Gilberto Hernández Villafuerte

Local

Reforman Ley, funcionarios de SLP se quedarán sin escoltas

Sólo para el Gobernador, servidores del área de seguridad y cuando esté plenamente justificado

Futbol

Gabriel Medina, por el sueño de debutar en Primera División

Un jugador más que surge de las filas del equipo CEFOR Pachuca SLP

Automotriz

La emoción de la velocidad llega a esta ciudad

Los Arrancones Wheels Fire tendrán acciones desde las 10 de la mañana en el Autódromo del Parque Tangamanga II