/ domingo 5 de diciembre de 2021

Irapuato: conoce la ruta de la fresa

Pizcar la fruta, conocer su historia en el municipio y degustar sus productos es parte de la visita a los campos guanajuatenses

Irapuato es conocido nacional y mundialmente por sus fresas, pero pocas personas saben que en algún momento esta tradicional frutilla estuvo a punto de desaparecer del municipio; también, que en tiempos de la Revolución Mexicana, Pancho Villa ordenaba que le prepararan licuados con fresas irapuatenses, y hay quienes ignoran que el llamado “diamante rojo” ha perdurado por tres siglos en tierras guanajuatenses.

Esas y muchas otras historias son relatadas durante los recorridos por campos de fresa, uno de los principales atractivos turísticos que tiene Irapuato y que son ofrecidos durante todo el año, pero que en diciembre, enero y febrero son las mejores fechas, pues es la temporada de corte de fresa que se exporta al extranjero.

Degustación de productos también se ofrecen. Oscar Reyes | El Sol de Irapuato

El recorrido parte desde el Centro Histórico de Irapuato y a través de autobuses se llega hasta los campos de fresa ubicados entre las comunidades de La Soledad y Guadalupe de Rivera, en donde es la zona de cultivo más importante de Irapuato.

El recorrido es guiado por una representación de Nicolás Tejeda, quien fue el personaje que trajo las primeras plantas de fresa a Irapuato y es quien se encarga de relatar la historia de esta frutilla, sus variaciones y cómo las primeras plantaciones estuvieron en los terrenos que hoy son la colonia Santa Julia.

El relato de Nicolás de Tejeda cuenta que con esas primeras cosechas de fresa que hubo en Irapuato lo que hicieron no fue ni agua ni fresas con crema, muy tradicionales en los negocios del municipio, sino nieve de fresa, la cual poco a poco fue popularizándose.

Pero no fue hasta 1910, cuando gracias al ferrocarril y a que en Irapuato hacían escala en la estación del tren, fue como los visitantes pudieron conocer las fresas de Irapuato, por lo que tanto los visitantes del norte como del centro y sur del país ubicaron al municipio como la ciudad donde se vendían las fresas más buenas del país.

Para 1960 Irapuato ya era conocido por sus fresas y no por nada ostentaba ya el mote de “La Capital Mundial de la Fresa”, pues incluso su equipo de futbol usaba el apelativo de “los freseros”.

Pero no todo fue bonanza para la fresa de Irapuato, pues en la década de 1980 hubo una fuerte contaminación de los campos de fresa por el abono mal mezclado con agua y tuvo que ser suspendida la producción por varios años y por ello la producción de fresa estuvo a punto casi de extinguirse.

Fue hasta a principios del nuevo milenio cuando la fresa de Irapuato vuelve a tomar auge, al grado de que actualmente Irapuato es el sexto lugar nacional en producción de fresa, donde Zamora, Michoacán, es el primer lugar; sin embargo, el orgullo que tiene la fresa irapuatense es que es la que tiene el mejor sabor de todo el país y es la que están pidiendo en mercados como Japón, China, Estados Unidos, España Alemania y Rusia; incluso, productores de Zamora vienen a Irapuato para llevarse plantas, pues las frutas de allá, aunque son más grandes, no tienen el dulce sabor de las fresas irapuatenses, las mejores de todo el mundo.

El recorrido por los campos de fresa incluye la visita a los cultivos tanto a cielo abierto como los de macrotúneles y donde las personas tienen la oportunidad de pizcar ellas mismas la frutilla y para ello les otorgan canastillas que además pueden conservar de recuerdo de su viaje.

El tour sigue con un desayuno en los mismos cultivos y donde se ofrecen platillos y bebidas hechas a base de fresa, como agua, postres y un plato fuerte; incluso, para las personas adultas, hay pruebas de tequifresa, una combinación de tequila de Pénjamo con jugo de fresa de Irapuato.

Tras terminar el recorrido en los campos de fresa, las personas son llevadas a La Cristalita, el negocio que ofrece una diversidad de productos hechos con la frutilla irapuatense, en donde además pueden comprar recuerdos de su visita.

¿Cómo llegar?

  • Hay que llegar a la Zona Centro de Irapuato, desde donde salen los vehículos que llevan al recorrido.

¿Tengo que reservar?

  • Sí, se puede hacer la reservación con hasta dos días de anticipación.

¿Cuánto cuesta?

  • 200 pesos para adultos y 150 pesos para niños. Incluye traslado, pizca en campos de fresa y brunch.

Irapuato es conocido nacional y mundialmente por sus fresas, pero pocas personas saben que en algún momento esta tradicional frutilla estuvo a punto de desaparecer del municipio; también, que en tiempos de la Revolución Mexicana, Pancho Villa ordenaba que le prepararan licuados con fresas irapuatenses, y hay quienes ignoran que el llamado “diamante rojo” ha perdurado por tres siglos en tierras guanajuatenses.

Esas y muchas otras historias son relatadas durante los recorridos por campos de fresa, uno de los principales atractivos turísticos que tiene Irapuato y que son ofrecidos durante todo el año, pero que en diciembre, enero y febrero son las mejores fechas, pues es la temporada de corte de fresa que se exporta al extranjero.

Degustación de productos también se ofrecen. Oscar Reyes | El Sol de Irapuato

El recorrido parte desde el Centro Histórico de Irapuato y a través de autobuses se llega hasta los campos de fresa ubicados entre las comunidades de La Soledad y Guadalupe de Rivera, en donde es la zona de cultivo más importante de Irapuato.

El recorrido es guiado por una representación de Nicolás Tejeda, quien fue el personaje que trajo las primeras plantas de fresa a Irapuato y es quien se encarga de relatar la historia de esta frutilla, sus variaciones y cómo las primeras plantaciones estuvieron en los terrenos que hoy son la colonia Santa Julia.

El relato de Nicolás de Tejeda cuenta que con esas primeras cosechas de fresa que hubo en Irapuato lo que hicieron no fue ni agua ni fresas con crema, muy tradicionales en los negocios del municipio, sino nieve de fresa, la cual poco a poco fue popularizándose.

Pero no fue hasta 1910, cuando gracias al ferrocarril y a que en Irapuato hacían escala en la estación del tren, fue como los visitantes pudieron conocer las fresas de Irapuato, por lo que tanto los visitantes del norte como del centro y sur del país ubicaron al municipio como la ciudad donde se vendían las fresas más buenas del país.

Para 1960 Irapuato ya era conocido por sus fresas y no por nada ostentaba ya el mote de “La Capital Mundial de la Fresa”, pues incluso su equipo de futbol usaba el apelativo de “los freseros”.

Pero no todo fue bonanza para la fresa de Irapuato, pues en la década de 1980 hubo una fuerte contaminación de los campos de fresa por el abono mal mezclado con agua y tuvo que ser suspendida la producción por varios años y por ello la producción de fresa estuvo a punto casi de extinguirse.

Fue hasta a principios del nuevo milenio cuando la fresa de Irapuato vuelve a tomar auge, al grado de que actualmente Irapuato es el sexto lugar nacional en producción de fresa, donde Zamora, Michoacán, es el primer lugar; sin embargo, el orgullo que tiene la fresa irapuatense es que es la que tiene el mejor sabor de todo el país y es la que están pidiendo en mercados como Japón, China, Estados Unidos, España Alemania y Rusia; incluso, productores de Zamora vienen a Irapuato para llevarse plantas, pues las frutas de allá, aunque son más grandes, no tienen el dulce sabor de las fresas irapuatenses, las mejores de todo el mundo.

El recorrido por los campos de fresa incluye la visita a los cultivos tanto a cielo abierto como los de macrotúneles y donde las personas tienen la oportunidad de pizcar ellas mismas la frutilla y para ello les otorgan canastillas que además pueden conservar de recuerdo de su viaje.

El tour sigue con un desayuno en los mismos cultivos y donde se ofrecen platillos y bebidas hechas a base de fresa, como agua, postres y un plato fuerte; incluso, para las personas adultas, hay pruebas de tequifresa, una combinación de tequila de Pénjamo con jugo de fresa de Irapuato.

Tras terminar el recorrido en los campos de fresa, las personas son llevadas a La Cristalita, el negocio que ofrece una diversidad de productos hechos con la frutilla irapuatense, en donde además pueden comprar recuerdos de su visita.

¿Cómo llegar?

  • Hay que llegar a la Zona Centro de Irapuato, desde donde salen los vehículos que llevan al recorrido.

¿Tengo que reservar?

  • Sí, se puede hacer la reservación con hasta dos días de anticipación.

¿Cuánto cuesta?

  • 200 pesos para adultos y 150 pesos para niños. Incluye traslado, pizca en campos de fresa y brunch.

Local

Queda agua para un mes en SLP. Crítica situación

Instruyen al Interapas a disminuir la extracción de la presa San José

Local

SLP tendría nuevos vuelos a Toluca, Monterrey y Guadalajara

Sedeco confirma inversión de empresa francesa Vinci Airports en acciones de Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA)

Local

Más unidades de transporte este fin de semana a Fenapo

Para el caso del servicio de taxi serán añadidas de 350 a 400 unidades más al servicio de traslado

Cultura

My Life with the Thrill Kill Kult: El arte de salirse con la suya

A propósito del relanzamiento del disco más popular de esta banda, platicamos con sus integrantes, dos personajes que reconocen que su sonido podría sonar viejo, pero afirman: ¿Qué no lo es actualmente?

Mundo

Jóvenes sucumben al fentanilo

La crisis de opiáceos en Estados Unidos ha alcanzado cifras sin precedentes, con más de 80 mil muertes por sobredosis tan solo en 2021

Cultura

Cuestionario Proust: Alan Anaya

Las personas vivas a las que más admira son su madre, su padre y Kanye West

Círculos

Disfrutan de una noche llena de brillo, lujo y sabor

Se lleva a cabo la séptima edición de la tradicional Mystic Party en la Riviera Maya

Gossip

Finalistas de La Academia 20 años comparten sus planes si ganan

Los cinco finalistas de La Academia 20 años comparten que, de ganar el millón de pesos, invertirán en sus estudios y en proyectos personales

Gossip

En serie, muestran a los héroes de la tragedia del huracán Katrina

El guionista y productor Carlton Cuse considera que hacer una producción basada en una tragedia real es un reto mayúsculo