/ lunes 25 de enero de 2021

La carpintería, oficio que da placer y ¡a la medida!

“Este trabajo no sólo mi sustento sino también una forma de crear una pieza especial y al gusto de los clientes”. Durante la pandemia, lo que más demandó la clientela, fueron puertas para la privacidad

Sobre la calle Melchor Ocampo, en los alrededores del Centro Histórico de la capital, en medio del sonido de una sierra y la neblina espesa que origina el aserrín que despide una mesa de trabajo, se encuentra Mario de Santiago Martínez de 60 años de edad y quien desde hace más de 50 años se dedica al oficio de la carpintería.

Trabajo aprendido desde su infancia y que ahora ha sido su pilar más grande para sobrevivir a la crisis económica que ha ocasionado la pandemia por Covid 19, comparte el sublime significado de vivir y crear de la madera, “Yo desde la edad de 11 años aprendí el oficio de la carpintería trabajando en un pequeño taller como ayudante, así pude conocer cómo se utilizaban las herramientas, después hice mi trabajo pues desde pequeño tuve que ayudar a sacar adelante a mi familia”.

Alejandra Ruiz | El Sol de San Luis

Gracias a la observancia y a la práctica que le dejó aprender el oficio de manera empírica, este talentoso carpintero, aprendió a escoger desde el material idóneo para elaborar un mueble, hasta a utilizar sus manos al ritmo de las vetas de la madera, donde con mucho empeño y un talento que se desborda, crea innumerables piezas.

Don Mario realiza desde los trabajos más sencillos en madera como revisteros y puertas, hasta los muebles de estilos más complejos, como tocadores, salas y mesas, todos hechos desde cero. “Primero hay que elegir bien la madera, que pueden ser roble, nogal, encino y otras más según lo acordado con el cliente. Después esas placas de madera se van cortando y puliendo para dar forma al mueble, todo dependerá del diseño, la clave en esto son las medidas y el buen acabado”.

Hoy día en esta carpintería se solicitan gran diversidad de piezas, pero en este tiempo de pandemia indica Mario, la restauración y la ebanistería es lo más pedido por las personas. “Lo que más se realizó en esta temporada fueron puertas, tal vez el confinamiento obligó a las personas a buscar un poco de más privacidad. También he elaborado roperos y tocadores, cada uno con sus diseños específicos, pero lo que remarca mucho la clientela el tipo de barnizado y acabado de la pieza”.

Mario es el único carpintero de este local y se ayuda de diferentes herramientas que a la par del tiempo han evolucionado junto con él y su propio trabajo, “Las herramientas se han transformado con el pasar de los años, ya no son las mismas y actualmente facilitan aún más mi trabajo. Utilizo cortadoras, caladoras, sierras, brochas, lijas, seguetas, resistol, martillos eléctricos, taladros especiales para madera y diversa cantidad de barnices y compresores”.

Archivo OEM | El Sol de San Luis

Cada trabajo por mínimo que sea le requiere varios días de esfuerzo. “Una puerta por ejemplo la puedo terminar en un día, o día y medio, depende del material y acabados, las más sencillas como todo requieren menos tiempo. Los muebles con diseño complejo me tomarían incluso hasta semanas, barnizar alguna pieza y restaurarla un día o un par de horas en lo que seca el barniz”.

El tipo de clientela que visita su taller es diverso, pero en su mayoría son residentes del centro histórico y sus alrededores quienes solicitan sus servicios, ”En este lugar tenemos más de 30 años como carpintería fija, 10 años antes estuve en otros locales del centro, pero hace tres décadas adquirí este espacio y es donde siempre he trabajado”.

Para Mario no existe ningún reto, lo más difícil ya lo ha superado, y ahora enfrenta otro, el que su taller permanezca activo durante esta pandemia. Desafío que le hace rememorar su encuentro con la tecnología y el avance de las herramientas de trabajo situación que tuvo que superar en su oficio. “Adaptarse a las nuevas maneras de hacer las cosas, pasar de la sierra manual a la eléctrica, al martillo eléctrico entre otros, en su momento fue complejo. La paciencia lo es todo, he tenido pequeños accidentes, nada severo, pero es la disciplina la que hace evitarlos, conocer tu material y utilizar tus herramientas de trabajo son la clave”.

“Hoy con la presencia del Covid-19 el trabajo ha mantenido su nivel y eso me ha permitido subsistir, creo que esta pandemia remarcó de manera importante que los oficios existen y son necesarios para la vida diaria. Ya muchos prefieren mandar hacer sus cosas, en lugar de comprarlas ya listas para llevar, puesto que los costos son más accesibles, pero sobre todo porque es una manera de tener en tu hogar lo que buscas como tu lo quieres”.

Para Mario, ser carpintero es más que un oficio, es el arte de manejar la madera y convertirla no sólo en un objeto utilitario sino también en un artículo decorativo, que enmarcará un espacio, “Me gusta mi trabajo y cómo lo hago, me fascina que venga la clientela y me ponga retos y lograrlos, hacer de mi oficio no sólo mi sustento sino también una forma de crear una pieza que sé que será para alguna persona un objeto especial, hecho a su medida y gusto”, finalizó.

También lee:

Sobre la calle Melchor Ocampo, en los alrededores del Centro Histórico de la capital, en medio del sonido de una sierra y la neblina espesa que origina el aserrín que despide una mesa de trabajo, se encuentra Mario de Santiago Martínez de 60 años de edad y quien desde hace más de 50 años se dedica al oficio de la carpintería.

Trabajo aprendido desde su infancia y que ahora ha sido su pilar más grande para sobrevivir a la crisis económica que ha ocasionado la pandemia por Covid 19, comparte el sublime significado de vivir y crear de la madera, “Yo desde la edad de 11 años aprendí el oficio de la carpintería trabajando en un pequeño taller como ayudante, así pude conocer cómo se utilizaban las herramientas, después hice mi trabajo pues desde pequeño tuve que ayudar a sacar adelante a mi familia”.

Alejandra Ruiz | El Sol de San Luis

Gracias a la observancia y a la práctica que le dejó aprender el oficio de manera empírica, este talentoso carpintero, aprendió a escoger desde el material idóneo para elaborar un mueble, hasta a utilizar sus manos al ritmo de las vetas de la madera, donde con mucho empeño y un talento que se desborda, crea innumerables piezas.

Don Mario realiza desde los trabajos más sencillos en madera como revisteros y puertas, hasta los muebles de estilos más complejos, como tocadores, salas y mesas, todos hechos desde cero. “Primero hay que elegir bien la madera, que pueden ser roble, nogal, encino y otras más según lo acordado con el cliente. Después esas placas de madera se van cortando y puliendo para dar forma al mueble, todo dependerá del diseño, la clave en esto son las medidas y el buen acabado”.

Hoy día en esta carpintería se solicitan gran diversidad de piezas, pero en este tiempo de pandemia indica Mario, la restauración y la ebanistería es lo más pedido por las personas. “Lo que más se realizó en esta temporada fueron puertas, tal vez el confinamiento obligó a las personas a buscar un poco de más privacidad. También he elaborado roperos y tocadores, cada uno con sus diseños específicos, pero lo que remarca mucho la clientela el tipo de barnizado y acabado de la pieza”.

Mario es el único carpintero de este local y se ayuda de diferentes herramientas que a la par del tiempo han evolucionado junto con él y su propio trabajo, “Las herramientas se han transformado con el pasar de los años, ya no son las mismas y actualmente facilitan aún más mi trabajo. Utilizo cortadoras, caladoras, sierras, brochas, lijas, seguetas, resistol, martillos eléctricos, taladros especiales para madera y diversa cantidad de barnices y compresores”.

Archivo OEM | El Sol de San Luis

Cada trabajo por mínimo que sea le requiere varios días de esfuerzo. “Una puerta por ejemplo la puedo terminar en un día, o día y medio, depende del material y acabados, las más sencillas como todo requieren menos tiempo. Los muebles con diseño complejo me tomarían incluso hasta semanas, barnizar alguna pieza y restaurarla un día o un par de horas en lo que seca el barniz”.

El tipo de clientela que visita su taller es diverso, pero en su mayoría son residentes del centro histórico y sus alrededores quienes solicitan sus servicios, ”En este lugar tenemos más de 30 años como carpintería fija, 10 años antes estuve en otros locales del centro, pero hace tres décadas adquirí este espacio y es donde siempre he trabajado”.

Para Mario no existe ningún reto, lo más difícil ya lo ha superado, y ahora enfrenta otro, el que su taller permanezca activo durante esta pandemia. Desafío que le hace rememorar su encuentro con la tecnología y el avance de las herramientas de trabajo situación que tuvo que superar en su oficio. “Adaptarse a las nuevas maneras de hacer las cosas, pasar de la sierra manual a la eléctrica, al martillo eléctrico entre otros, en su momento fue complejo. La paciencia lo es todo, he tenido pequeños accidentes, nada severo, pero es la disciplina la que hace evitarlos, conocer tu material y utilizar tus herramientas de trabajo son la clave”.

“Hoy con la presencia del Covid-19 el trabajo ha mantenido su nivel y eso me ha permitido subsistir, creo que esta pandemia remarcó de manera importante que los oficios existen y son necesarios para la vida diaria. Ya muchos prefieren mandar hacer sus cosas, en lugar de comprarlas ya listas para llevar, puesto que los costos son más accesibles, pero sobre todo porque es una manera de tener en tu hogar lo que buscas como tu lo quieres”.

Para Mario, ser carpintero es más que un oficio, es el arte de manejar la madera y convertirla no sólo en un objeto utilitario sino también en un artículo decorativo, que enmarcará un espacio, “Me gusta mi trabajo y cómo lo hago, me fascina que venga la clientela y me ponga retos y lograrlos, hacer de mi oficio no sólo mi sustento sino también una forma de crear una pieza que sé que será para alguna persona un objeto especial, hecho a su medida y gusto”, finalizó.

También lee:

Local

La Presea al Mérito Plan de San Luis 2024 será post-mortem; ¿quién es el galardonado?

Este es un reconocimiento que se otorga a las personas potosinas que, a través de su obra intelectual, política y social, o por sus actos cívicos y ejemplar servicio, contribuyan a las mejores causas del pueblo mexicano

Local

Aún desconocida, identidad de las 6 víctimas de ataque armado en La Pila

El Fiscal General del Estado, José Luis Ruiz Contreras quien sostuvo que la vivienda donde se localizaron los cuerpos era un sitio que posiblemente funcionaba como casa de seguridad

Deportes

Cúmulo de fallas y circunstancias nos dejan fuera: Gustavo Da Silva

El director técnico del Atlético de San Luis aceptó que no estuvieron a la altura, como el anterior, y eso trajo la eliminación

Local

Analizan reformas a la Ley de Ciencia y Tecnología de San Luis Potosí

Buscan velar por que los académicos y científicos tengan un mayor acceso a sus estudios; analizan temas de organización, las atribuciones y sobre todo su estructura

Policiaca

6 muertos en ataque armado a una "casa de seguridad" en La Pila

De acuerdo a las primeras indagatorias de la FGESLP, el domicilio atacado pudo ser una casa de seguridad de una célula criminal

Local

IFSE inicia auditorias 2023 sin compromisos ni ataduras: Rodrigo Lecourtois

El Auditor Superior señaló que llegó al Instituto con el respaldo del Congreso del Estado y no permitirá que "se utilice para atacar ni proteger a nadie"