/ domingo 17 de marzo de 2019

Enigmas subterráneos revelan los secretos de la antigüedad

Los descubrimientos de los proyectos Gran Acuífero Maya y Hoyo Negro, en el sureste mexicano, arrojan información sobre siglos de la humanidad

Las aguas turquesas y los paisajes del sureste mexicano son, sin duda, los escenarios que resguardan los secretos de las culturas prehispánicas de nuestro país, enigmáticas y ricas en información conforme a las investigaciones y descubrimientos que se realizan en la actualidad.

Por eso, el reciente hallazgo de la cueva de Balamkú, o del dios Jaguar, del que se dieron informes el pasado 5 de marzo y las noticias sobre la reconstrucción de Naia, los restos humanos más antiguos de América, arrojan literalmente “nuevas luces” sobre la vida subterránea de la antigüedad.

Respecto al proyecto Gran Acuífero Maya del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Guillermo de Anda, quien lo comanda, dio detalles sobre la cavidad descubierta ubicada a 2.7 kilómetros al este de la Pirámide de El Castillo o Templo de Kukulcán en Chichén Itzá.

El arqueólogo nos comenta que su importancia radica en determinar un período de la cultura maya en el cual posiblemente pedían a sus dioses agua, ante una posible sequía que determinan las investigaciones.

En entrevista con Organización Editorial Mexicana (OEM), De Anda aclara que no son 200 vasijas para incienso los que se encontraron en el lugar, como se había publicado, sino que son 100 de éstas, los demás artefactos son contenedores de barro, los cuales ayudarán a conocer más sobre este hallazgo.

“El estado de conservación de las vasijas es bueno, unas están intactas, otras rotas por el paso del tiempo. Son 200 artefactos, con más de 100 incensarios que tienen mucho que ver con que los mayas hacían ofrendas a los dioses donde utilizaban incienso o madera y los restos de estos son valiosísimos porque nos pueden indicar toda una época, costumbres o relaciones con otros grupos humanos, etcétera”, comentó el arqueólogo.

Sobre al período que estos utensilios pueden determinar de la cultura maya, el antropólogo dijo: “Tenemos un análisis previo, lo que en arqueología llamamos la tipología cerámica por el tipo de artefactos que puede ser del clásico tardío o terminal, en algún punto de entre los siglos 9 y 11 de nuestra era. El período de la utilización de la cueva es muy largo, también esto hay que considerarlo”.

Posteriormente mencionó que en cuanto se tenga la determinación exacta de la temporalidad, también se podrá ver si esto tenía que ver con una sequía, por lo que los mayas tendrían que tener contacto con las deidades para tener lluvia.

“Tenemos algunas hipótesis y teorías, buscando esas conexiones de agua y cenotes, dimos con esta cueva que estaba sellada, la gente local nos decía que allí había un cenote y no sabíamos que estaba tapado. Ya cuando vimos que había un orificio nos dimos cuenta que era un sellado prehispánico.

El antecedente, es que el arqueólogo Víctor Segovia, narró De Anda, encontró la cueva hace cinco décadas después de que un grupo de ejidatarios dieron con ésta al buscar un mapache y decidió tapiarla.

Al preguntarle si no dar cuenta de esto a las autoridades correspondientes era ilícito, el arqueólogo señaló: “Hay que poner en contexto la arqueología de la época que tampoco tomaba muy en cuenta las cuevas, pero hemos estado indagando que Segovia sí se dio cuenta de la importancia y mandó una carta al director de esa época del INAH, no sabemos cuál fue la respuesta. Fue una decisión acertada sellarla totalmente, porque eso ha provocado que nosotros la encontráramos con métodos más modernos, con otras hipótesis, ya conociendo el entorno de una manera muy eficiente. Con un trabajo ya previo de arqueología de las cuevas.

¿Qué es lo que sigue de este descubrimiento?

Muchísimo trabajo, necesitamos terminar la exploración totalmente. Todavía no se encuentra hecho el mapa de la cueva bien detallado, hacer un modelo en tercera dimensión para poder tener una imagen más amplia sin tener que entrar a la cueva, hacer análisis digitales de todo, incluso reproducir los artefactos si esto fuera posible.

Cómo arqueólogo, ¿qué satisfacción le causa este hallazgo?

Yo lo siento como un regalo en mi carrera, claro, nada es gratis. Hemos estado trabajando bastante. Es un privilegio pero también una gran responsabilidad porque ahora viene preservarlo y cuidarlo. En este país tenemos cosas grandiosas y maravillosas y ojalá que todos hagamos conciencia de ello para preservar nuestro patrimonio.

Cabe destacar que esta investigación por parte del INAH cuenta con el apoyo financiero de la National Geographic Society y la Universidad de California en Los Ángeles. Se espera que los resultados permitan avanzar en el conocimiento de Chichen Itzá y en la búsqueda de la entrada al cuerpo de agua que supuestamente se encuentra debajo de El Castillo o Templo de Kukulcán.

El doctor Guillermo de Anda Alanís dirigió la Primera Fase del Proyecto Gran Acuífero Maya en la Zona Arqueológica de Chichén Itzá durante el segundo semestre de 2017 con la participación del INAH, National Geographic y la Universidad de California. En esta primera fase, el equipo del Proyecto GAM realizó trabajos de prospección en El Osario, El Castillo, el Cenote Xtolok y el Cenote Sagrado, principalmente.

Las aguas turquesas y los paisajes del sureste mexicano son, sin duda, los escenarios que resguardan los secretos de las culturas prehispánicas de nuestro país, enigmáticas y ricas en información conforme a las investigaciones y descubrimientos que se realizan en la actualidad.

Por eso, el reciente hallazgo de la cueva de Balamkú, o del dios Jaguar, del que se dieron informes el pasado 5 de marzo y las noticias sobre la reconstrucción de Naia, los restos humanos más antiguos de América, arrojan literalmente “nuevas luces” sobre la vida subterránea de la antigüedad.

Respecto al proyecto Gran Acuífero Maya del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Guillermo de Anda, quien lo comanda, dio detalles sobre la cavidad descubierta ubicada a 2.7 kilómetros al este de la Pirámide de El Castillo o Templo de Kukulcán en Chichén Itzá.

El arqueólogo nos comenta que su importancia radica en determinar un período de la cultura maya en el cual posiblemente pedían a sus dioses agua, ante una posible sequía que determinan las investigaciones.

En entrevista con Organización Editorial Mexicana (OEM), De Anda aclara que no son 200 vasijas para incienso los que se encontraron en el lugar, como se había publicado, sino que son 100 de éstas, los demás artefactos son contenedores de barro, los cuales ayudarán a conocer más sobre este hallazgo.

“El estado de conservación de las vasijas es bueno, unas están intactas, otras rotas por el paso del tiempo. Son 200 artefactos, con más de 100 incensarios que tienen mucho que ver con que los mayas hacían ofrendas a los dioses donde utilizaban incienso o madera y los restos de estos son valiosísimos porque nos pueden indicar toda una época, costumbres o relaciones con otros grupos humanos, etcétera”, comentó el arqueólogo.

Sobre al período que estos utensilios pueden determinar de la cultura maya, el antropólogo dijo: “Tenemos un análisis previo, lo que en arqueología llamamos la tipología cerámica por el tipo de artefactos que puede ser del clásico tardío o terminal, en algún punto de entre los siglos 9 y 11 de nuestra era. El período de la utilización de la cueva es muy largo, también esto hay que considerarlo”.

Posteriormente mencionó que en cuanto se tenga la determinación exacta de la temporalidad, también se podrá ver si esto tenía que ver con una sequía, por lo que los mayas tendrían que tener contacto con las deidades para tener lluvia.

“Tenemos algunas hipótesis y teorías, buscando esas conexiones de agua y cenotes, dimos con esta cueva que estaba sellada, la gente local nos decía que allí había un cenote y no sabíamos que estaba tapado. Ya cuando vimos que había un orificio nos dimos cuenta que era un sellado prehispánico.

El antecedente, es que el arqueólogo Víctor Segovia, narró De Anda, encontró la cueva hace cinco décadas después de que un grupo de ejidatarios dieron con ésta al buscar un mapache y decidió tapiarla.

Al preguntarle si no dar cuenta de esto a las autoridades correspondientes era ilícito, el arqueólogo señaló: “Hay que poner en contexto la arqueología de la época que tampoco tomaba muy en cuenta las cuevas, pero hemos estado indagando que Segovia sí se dio cuenta de la importancia y mandó una carta al director de esa época del INAH, no sabemos cuál fue la respuesta. Fue una decisión acertada sellarla totalmente, porque eso ha provocado que nosotros la encontráramos con métodos más modernos, con otras hipótesis, ya conociendo el entorno de una manera muy eficiente. Con un trabajo ya previo de arqueología de las cuevas.

¿Qué es lo que sigue de este descubrimiento?

Muchísimo trabajo, necesitamos terminar la exploración totalmente. Todavía no se encuentra hecho el mapa de la cueva bien detallado, hacer un modelo en tercera dimensión para poder tener una imagen más amplia sin tener que entrar a la cueva, hacer análisis digitales de todo, incluso reproducir los artefactos si esto fuera posible.

Cómo arqueólogo, ¿qué satisfacción le causa este hallazgo?

Yo lo siento como un regalo en mi carrera, claro, nada es gratis. Hemos estado trabajando bastante. Es un privilegio pero también una gran responsabilidad porque ahora viene preservarlo y cuidarlo. En este país tenemos cosas grandiosas y maravillosas y ojalá que todos hagamos conciencia de ello para preservar nuestro patrimonio.

Cabe destacar que esta investigación por parte del INAH cuenta con el apoyo financiero de la National Geographic Society y la Universidad de California en Los Ángeles. Se espera que los resultados permitan avanzar en el conocimiento de Chichen Itzá y en la búsqueda de la entrada al cuerpo de agua que supuestamente se encuentra debajo de El Castillo o Templo de Kukulcán.

El doctor Guillermo de Anda Alanís dirigió la Primera Fase del Proyecto Gran Acuífero Maya en la Zona Arqueológica de Chichén Itzá durante el segundo semestre de 2017 con la participación del INAH, National Geographic y la Universidad de California. En esta primera fase, el equipo del Proyecto GAM realizó trabajos de prospección en El Osario, El Castillo, el Cenote Xtolok y el Cenote Sagrado, principalmente.

Local

Ayuntamiento espera finiquitar contrato con PANAVI

Se mantienen negociaciones para encontrar una salida

Local

Universitarios de escasos recursos reciben becas crédito para titulación

El programa que impulsa el Sifide es para que jóvenes estudiantes puedan cubrir sus gastos de titulación y así puedan concluir sus estudios

Local

Lavacoches ahuyentan a clientes de Mercado Hidalgo

Piden meter al orden a franeleros que se apoderan de cajones de estacionamiento

Política

Hoy inicia el nuevo paradigma para la industria energética: AMLO

El Presidente dijo que "no se puede decir que fue una buena decisión para el país la llamada reforma energética"

Política

PAN lleva protesta sobre estancias infantiles a la ONU

La legisladora Kenia López Rabadán, desplegó el cartel de protesta en el 63 periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer

Local

Registra CEDH 10 quejas por abuso sexual

En la zona huasteca es en donde más se registran delitos de este tipo, indicó, Jorge Andrés López Espinosa, titular del organismo

Local

Vecinos de la ferrocarrilera planean taponear fuga de agua

Lamentan el desperdicio del vital líquido, desde hace una semana

Local

En 2020, SLP tendrá 11 espacios en la Red Estatal de Parques

Llegará a 11 el número de estos espacios y serán con base al modelo Tangamanga

Deportes

Sin sorpresas en la jornada ocho de la Liga Tangamanga

Los primeros lugares sumaron y en la tabla de posiciones solo Maquinados Ortiz asumió de nuevo el subliderato