/ lunes 9 de diciembre de 2019

Duflo: La pobreza se abate con ciencia

La economista Esther Duflo recuerda que hace unos 15 años este enfoque era visto como poco serio

ESTOCOLMO. Hace 15 años un grupo de jóvenes economistas empezaron a aplicar un enfoque diferente a la lucha contra la pobreza. “Quizás entonces nos miraban un poco como payasos y ahora tenemos el Premio Nobel”, señala la francesa Esther Duflo, la segunda mujer en lograr esta distinción en Economía.

Duflo, con los estadounidenses Abhijit Banerjee -de origen indio-, y Michael Kremer, ha logrado el Premio de Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, nombre de este galardón que no fue creado por el magnate, sino por el Banco Nacional de Suecia.

Los tres han establecido un enfoque experimental que ha mejorado “considerablemente” la capacidad para luchar contra la pobreza global y creado un “floreciente” campo de investigación económica, según el Comité Nobel.

Ese método se basa en algo que para Duflo es “indispensable”, confrontar las teorías con los hechos, porque estas deben someterse al “test de la realidad y para eso hay que trabajar sobre el terreno”.

Dicho de otra manera, los premiados usan una perspectiva científica, pero a la vez muy práctica, en la que realizan estudios aleatorios controlados en poblaciones locales para ver qué tipo de acciones sirven realmente para reducir la pobreza.

Catedrática de Economía del desarrollo y reducción de la pobreza en el Instituto Tecnológico de Massachussetts y nacida en París en 1972, sabe lo que es viajar por países pobres, hablar con la personas, conocer sus problemas y entender sus motivos. Estar sobre el terreno sirve para obtener datos y “te da una intuición que no se puede obtener de otra forma”, dice Duflo, cuyos primeros trabajos fueron en Kenia e India, junto a su marido y compañero de nobel Banerjee y con Kremer.

Duflo es cofundadora del Abdul Latif Jameel Poverty Action Lab (J-PAL), una red de 194 profesores en 62 universidades con la misión de reducir la pobreza garantizando que las políticas públicas estén informadas por evidencia científica.

A sus 47 años, es la segunda mujer y la más joven en recibir un Nobel de Economía, la primera fue la estadounidense Elinor Ostrom, ya fallecida.

“Está claro que no hay suficientes mujeres en Economía”, dice.

ESTOCOLMO. Hace 15 años un grupo de jóvenes economistas empezaron a aplicar un enfoque diferente a la lucha contra la pobreza. “Quizás entonces nos miraban un poco como payasos y ahora tenemos el Premio Nobel”, señala la francesa Esther Duflo, la segunda mujer en lograr esta distinción en Economía.

Duflo, con los estadounidenses Abhijit Banerjee -de origen indio-, y Michael Kremer, ha logrado el Premio de Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, nombre de este galardón que no fue creado por el magnate, sino por el Banco Nacional de Suecia.

Los tres han establecido un enfoque experimental que ha mejorado “considerablemente” la capacidad para luchar contra la pobreza global y creado un “floreciente” campo de investigación económica, según el Comité Nobel.

Ese método se basa en algo que para Duflo es “indispensable”, confrontar las teorías con los hechos, porque estas deben someterse al “test de la realidad y para eso hay que trabajar sobre el terreno”.

Dicho de otra manera, los premiados usan una perspectiva científica, pero a la vez muy práctica, en la que realizan estudios aleatorios controlados en poblaciones locales para ver qué tipo de acciones sirven realmente para reducir la pobreza.

Catedrática de Economía del desarrollo y reducción de la pobreza en el Instituto Tecnológico de Massachussetts y nacida en París en 1972, sabe lo que es viajar por países pobres, hablar con la personas, conocer sus problemas y entender sus motivos. Estar sobre el terreno sirve para obtener datos y “te da una intuición que no se puede obtener de otra forma”, dice Duflo, cuyos primeros trabajos fueron en Kenia e India, junto a su marido y compañero de nobel Banerjee y con Kremer.

Duflo es cofundadora del Abdul Latif Jameel Poverty Action Lab (J-PAL), una red de 194 profesores en 62 universidades con la misión de reducir la pobreza garantizando que las políticas públicas estén informadas por evidencia científica.

A sus 47 años, es la segunda mujer y la más joven en recibir un Nobel de Economía, la primera fue la estadounidense Elinor Ostrom, ya fallecida.

“Está claro que no hay suficientes mujeres en Economía”, dice.

Local

Asociación potosina se ampara contra del cambio climático

Un amparo colectivo nacional promovido por 80 adultos y cinco menores de edad pretende una suspensión provisional para que no se impida la interconexión de centrales eléctricas fotovoltaicas y eólicas

Soledad

El 28 de septiembre, Soledad tendrá Centro Histórico

Para la delimitación del Centro Histórico participó la dirección de Desarrollo Urbano y el Cronista Municipal

Local

Fonacot registra repunte en afluencia debido al regreso a clases

Aunque no hay manera de rastrear en qué se emplean los préstamos, hay referencia de que se usa para la compra de útiles escolares o equipo de cómputo

Local

Estrena la capital de SLP sistema de movilidad urbana en bicicleta

Comenzó el servicio con 150 unidades, diversos planes y tarifa especial para estudiantes

Virales

"Ubícate niño", le grita una maestra a su alumno; Universidad de Durango la suspende

La maestra fue exhibida a través de la famosa red social TikTok con videos que muestran el maltrato en clase

Automotriz

General Motors celebra 85 años de operar en México

El grupo se ha convertido en el principal productor y exportador del sector en el país

Local

Por Ley en SLP ya se podrán dispersar fiestas y reuniones por Covid-19

Aprueban diputados reforma a la Ley de Salud para facultar a las autoridades a disuadir, retirar o dispersar personas de lugares públicos y privados aglomeraciones de personas

Deportes

Fallece el pelotero potosino Genaro Puente

"El Cebollo" como le decían, destacó como jugador y manager de varios equipos en la capital potosina

Mundo

Fotoperiodista cachemir Masrat Zahra gana premio Mackler al valor periodístico

"Trabajar en esta industria significa ser mensajero de la verdad", comentó la joven de 26 años a través de una videoconferencia