/ miércoles 20 de mayo de 2020

Durante contingencia se han registrado 44 casos de agresión a periodistas

Desde el inicio de la contingencia sanitaria, el sector periodístico se vio afectado y las agresiones han aumentado

Organizaciones nacionales e internacionales demandaron al Estado Mexicano la necesidad de dotar a la sociedad de mayor información pública precisa y veraz, como el asegurar el derecho a al vida, a la salud y con ello la seguridad y protección para periodistas y defensores de derechos humanos ya que se señaló que desde el inicio de la contingencia sanitaria por Covid-19, se ha identificado el mayor número de agresiones para este sector, al registrarse 44 casos desde el día uno hasta el momento.

“La violencia generalizada en algunas zonas de este país lamentablemente no paró hacia le gremio periodístico”, subrayó Jorge Ruiz del Ángel, director general adjunto de Reacción Rápida y Recepción de Casos del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, quien también apuntó que han registrado 193 agresiones contra periodistas y defensores de derechos humanos en lo que va del 2020.

En el marco del Seminario Digital "Pandemia, democracia y derechos humanos", organizado por la Unesco, el Tec de Monterrey u el INAI, Edison Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dijo que se tiene que tener cuidado en el marco de esta pandemia por Covid-19 para no afectar derechos humanos básicos como es la libertad de expresión, al acceso a la información, la salud y la vida, por lo que se requiere un respuesta del Estado para reaccionar y tomar medidas, muchas veces excepcionales, al tiempo que resaltó sin información pública es muy difícil que la personas tomen decisiones, calmen sus propias ansiedades y que se pueda dar respuesta a los problemas que atañen a la sociedad.

Denunció que en México prevalece una crisis de seguridad contra periodistas que “nunca ha sido desactivada por diferentes factores, no por falta de voluntad de las autoridades, pero sí por factores de violencia, de vulnerabilidad”, así como por las distintas regiones, por lo que instó a fortalecer el mecanismo de protección contra este gremio, ya que recordó que incluso el último asesinato cometido en contra de Jorge Armenta, director de un medio en Sonora también privó de la vida su escolta, replanteando el propio mecanismo y sus acciones.

Abonó el desafío que tienen los reporteros que cubren la pandemia, ya que dijo “hemos tenido que lamentar el fallecimiento de periodistas con coronavirus o que habían contraído el virus”.

También, señaló la importancia de avanzar en dar pasos hacia “una madurez” entre la relación que sostienen las autoridades con los periodistas, ya que advirtió “implica un discurso oficial frente a los medios”, así como en la regulación de la publicad de manera clara y transparente para que haya periodismo independiente y tenga capacidad de crítica y que tenga temor de sufrir represalias, así como el discurso y desprestigio a los medios pues dijo los “funcionarios tiene que soportar la crítica y dar explicaciones y no generar frases de estigmatización o señalamientos que no conducen a nada”.

Por su parte, Francisco Javier Acuña Llamas, comisionado presidente del Inai, lamentó que en medio de una emergencia sanitaria se aproveche el espacio para aprovecharse de esta situación y utilizarla de mordaza o de cubrebocas para el periodismo, entendiendo de una manera errónea el derecho a la información, el cual dijo “no perturba a pesar de que la noticia sea mala o negativa”.

En este sentido, afirmó que la información debe ser precisa y veraz es fundamental por lo que “no es cierto que como en otras épocas el control de la situación obligue o aconseje a los gobiernos a negar lo evidente”, ya que esta “pandemia tiene que experimentarse con crudeza, así sean los números que quisiéramos jamás que hubiera. Es preferible que todos los conozcamos, así como también la directriz de la ruta sanitaria que se sigue y por qué no, con toda la claridad si ha habido errores, si ha habido momentos de perturbación en el manejo de la información, que se corrija porque tiene que decirse de cara a la sociedad lo que se ha hecho bien o mal”.

“No ayuda a nadie que se diga tales o cuales cifras, no ayuda a nadie o no evita el caos desde la perspectiva que se crea que el pánico al saberse la verdad nítida y perfecta (...) No basta con que se informe todos los días desde una perspectiva oficial que dice cuanto considera que debe decir. Se requiere que haya un contraste, se requiere que haya libertad de expresión capaz de decirle al rey que va desnudo como en el antiguo cuento que vino a convertirse en el escudo para que el periodista sea audaz y sea valiente”, sostuvo.

Por su parte, Fréderic Vacheron Oriol apuntó que el asesinato del periodista Jorge Armenta y de escolta mantiene la alerta e México y reafirma la necesidad de redoblar los esfuerzos en el marco de la libertad de prensa, de la seguridad de los periodistas, a fin de terminar con la impunidad de los ataques en contra de los medios libres valientes y con compromiso social.

Así mismo, se dijo preocupo por la “ola de despidos de trabajadores de medios de comunicación”, así como una serie de contagios y fallecimientos de reporteros por la Covid-19 yq ue dijo “agudiza el estado crítico de más de una década que asecha al periodismo”.

“Es obligación del Estado garantizar la seguridad de sus ciudadanos y hacer un esfuerzo adicional con aquellos que por su labor social incurren en riesgos adicionales”, comentó.

Inés Sáenz, vicepresidenta de Inclusión, Impacto Social y Sustentabilidad del Tec de Monterrey, sentenció que la salud por la que atraviesa el periodismo es crítica, pues además de la expansión de la Covid-19 y sus consecuencias, en las salas de redacción, el brote de desinformación también se propaga y en ese sentido enfatizó que “la vacuna era fortalecer una prensa libre e independiente”.

“Los retos están a la vista y cruzan todo el tejido del periodismo (…) las muestras de una necesaria protección a la libertad de expresión y el derecho a la información son palpables, pues a pesar de la crisis sanitaria la violencia sigue allí”, expresó.

También dijo que la combinación de violencia y virus en el periodismo llama a cuenta a todos aquellos que defienden y valoran la libertad de expresión como elemento indispensable para la vida democrática.

Escucha el podcast ⬇

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Spotify


Organizaciones nacionales e internacionales demandaron al Estado Mexicano la necesidad de dotar a la sociedad de mayor información pública precisa y veraz, como el asegurar el derecho a al vida, a la salud y con ello la seguridad y protección para periodistas y defensores de derechos humanos ya que se señaló que desde el inicio de la contingencia sanitaria por Covid-19, se ha identificado el mayor número de agresiones para este sector, al registrarse 44 casos desde el día uno hasta el momento.

“La violencia generalizada en algunas zonas de este país lamentablemente no paró hacia le gremio periodístico”, subrayó Jorge Ruiz del Ángel, director general adjunto de Reacción Rápida y Recepción de Casos del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, quien también apuntó que han registrado 193 agresiones contra periodistas y defensores de derechos humanos en lo que va del 2020.

En el marco del Seminario Digital "Pandemia, democracia y derechos humanos", organizado por la Unesco, el Tec de Monterrey u el INAI, Edison Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dijo que se tiene que tener cuidado en el marco de esta pandemia por Covid-19 para no afectar derechos humanos básicos como es la libertad de expresión, al acceso a la información, la salud y la vida, por lo que se requiere un respuesta del Estado para reaccionar y tomar medidas, muchas veces excepcionales, al tiempo que resaltó sin información pública es muy difícil que la personas tomen decisiones, calmen sus propias ansiedades y que se pueda dar respuesta a los problemas que atañen a la sociedad.

Denunció que en México prevalece una crisis de seguridad contra periodistas que “nunca ha sido desactivada por diferentes factores, no por falta de voluntad de las autoridades, pero sí por factores de violencia, de vulnerabilidad”, así como por las distintas regiones, por lo que instó a fortalecer el mecanismo de protección contra este gremio, ya que recordó que incluso el último asesinato cometido en contra de Jorge Armenta, director de un medio en Sonora también privó de la vida su escolta, replanteando el propio mecanismo y sus acciones.

Abonó el desafío que tienen los reporteros que cubren la pandemia, ya que dijo “hemos tenido que lamentar el fallecimiento de periodistas con coronavirus o que habían contraído el virus”.

También, señaló la importancia de avanzar en dar pasos hacia “una madurez” entre la relación que sostienen las autoridades con los periodistas, ya que advirtió “implica un discurso oficial frente a los medios”, así como en la regulación de la publicad de manera clara y transparente para que haya periodismo independiente y tenga capacidad de crítica y que tenga temor de sufrir represalias, así como el discurso y desprestigio a los medios pues dijo los “funcionarios tiene que soportar la crítica y dar explicaciones y no generar frases de estigmatización o señalamientos que no conducen a nada”.

Por su parte, Francisco Javier Acuña Llamas, comisionado presidente del Inai, lamentó que en medio de una emergencia sanitaria se aproveche el espacio para aprovecharse de esta situación y utilizarla de mordaza o de cubrebocas para el periodismo, entendiendo de una manera errónea el derecho a la información, el cual dijo “no perturba a pesar de que la noticia sea mala o negativa”.

En este sentido, afirmó que la información debe ser precisa y veraz es fundamental por lo que “no es cierto que como en otras épocas el control de la situación obligue o aconseje a los gobiernos a negar lo evidente”, ya que esta “pandemia tiene que experimentarse con crudeza, así sean los números que quisiéramos jamás que hubiera. Es preferible que todos los conozcamos, así como también la directriz de la ruta sanitaria que se sigue y por qué no, con toda la claridad si ha habido errores, si ha habido momentos de perturbación en el manejo de la información, que se corrija porque tiene que decirse de cara a la sociedad lo que se ha hecho bien o mal”.

“No ayuda a nadie que se diga tales o cuales cifras, no ayuda a nadie o no evita el caos desde la perspectiva que se crea que el pánico al saberse la verdad nítida y perfecta (...) No basta con que se informe todos los días desde una perspectiva oficial que dice cuanto considera que debe decir. Se requiere que haya un contraste, se requiere que haya libertad de expresión capaz de decirle al rey que va desnudo como en el antiguo cuento que vino a convertirse en el escudo para que el periodista sea audaz y sea valiente”, sostuvo.

Por su parte, Fréderic Vacheron Oriol apuntó que el asesinato del periodista Jorge Armenta y de escolta mantiene la alerta e México y reafirma la necesidad de redoblar los esfuerzos en el marco de la libertad de prensa, de la seguridad de los periodistas, a fin de terminar con la impunidad de los ataques en contra de los medios libres valientes y con compromiso social.

Así mismo, se dijo preocupo por la “ola de despidos de trabajadores de medios de comunicación”, así como una serie de contagios y fallecimientos de reporteros por la Covid-19 yq ue dijo “agudiza el estado crítico de más de una década que asecha al periodismo”.

“Es obligación del Estado garantizar la seguridad de sus ciudadanos y hacer un esfuerzo adicional con aquellos que por su labor social incurren en riesgos adicionales”, comentó.

Inés Sáenz, vicepresidenta de Inclusión, Impacto Social y Sustentabilidad del Tec de Monterrey, sentenció que la salud por la que atraviesa el periodismo es crítica, pues además de la expansión de la Covid-19 y sus consecuencias, en las salas de redacción, el brote de desinformación también se propaga y en ese sentido enfatizó que “la vacuna era fortalecer una prensa libre e independiente”.

“Los retos están a la vista y cruzan todo el tejido del periodismo (…) las muestras de una necesaria protección a la libertad de expresión y el derecho a la información son palpables, pues a pesar de la crisis sanitaria la violencia sigue allí”, expresó.

También dijo que la combinación de violencia y virus en el periodismo llama a cuenta a todos aquellos que defienden y valoran la libertad de expresión como elemento indispensable para la vida democrática.

Escucha el podcast ⬇

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Spotify


Local

Eficiencia en mandados; entran al quite las bicimensajeras

Sortean desde el clima, inseguridad y hasta acoso, pero gustan de ayudar a quien lo necesita

Local

Reabren las plazas comerciales "a medias"

Algunos locales ya fueron abandonados. Autoridad municipal asegura que hay diálogo para establecer protocolos

Local

Deambulan decenas de indigentes por la ciudad 

Se rehúsan a ir a un albergue. Son revisados por médicos; están expuestos pero no se han contagiado

Celebridades

Adriana Barraza: La pandemia ha recrudecido el racismo en EU

La primera actriz lleva en su corazón a México, estrena dos proyectos, una serie y una película familiar y llena de valores de Robert Rodríguez

Mundo

Zuckerberg defiende no censurar a Trump

"Estos MATONES están deshonrando la memoria de George Floyd", escribió Donald Trump

Cultura

Anuncia Alejandra Frausto apoyo a creadores

La Secretaría de Cultura otorgará 320 millones de pesos para atender a afectados del gremio por la contingencia sanitaria

Círculos

Anuar Layon lanza colección sustentable inspirada en los 80

El creador de la icónica chamarra con la frase México is the shit habla de su nueva colección titulada Sin nombre, se lanzarán piezas ilimitadas durante seis meses

OMG!

¡Elenco de Glee expone a Lea Michelle y la acusa de "racista"!

Fue Samantha Ware, quien expuso actriz y la señaló también de hipócrita

Teatro

Isabel Toledo lanza proyecto de teatro telefónico sobre el fin del mundo

Se trata de un ejercicio escénico en el que una actriz y una persona del público entablan un diálogo a distancia