imagotipo

Trasnacionales, preparadas para devastar Wirikuta

  • Patricia Calvillo
  • en Local

Empresas trasnacionales siguen insistiendo en devastar la zona sagrada de Wirikuta, algunos defensores del área afirman que se escuchan rumores de nuevas estrategias para echar a andar proyectos en San Luis Potosí.

Lo anterior lo refiere  Santos de la Cruz Carrillo del Consejo Regional Wixárika en Defensa de Wirikuta, quien apuntó “hemos tenido platicas con los del comité por la defensa de Santo Domingo, porque este tipo de proyectos están afectando todo el desierto potosino, áreas protegidas, quieren abarcar áreas de influencia”.

Actualmente se desconoce cuántas empresas extractoras de minerales quieren entrar a operar en la zona de Wirikuta, sin embargo se sabe que buscan adueñarse de las 140 mil hectáreas protegidas que hay en la entidad potosina.

“Existe la inquietud de las empresas, incluso de algunos ejidos, que de alguna forma persiguen los intereses de las empresas mineras, pero ahí tenemos algunos amparos para impedir que quieran mover su maquinaria”.

Te recomendamos: Proyectarán por internet: “Los Últimos Guardianes del Peyote”

Según el último censo de población y vivienda dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, reporta que la población wixárika oscila en los 44 mil 788 habitantes, quienes son poseedores de cinco sitios sagrados, entre los que se encuentran Hauxa Manaka en Durqango, Hamarama, Isla del Rey en Nayarit, Xapa Wiyemeta en Jalisco, Teekata en Jalisco y Wirikuta en San Luis Potosí.

Se trata de una cultura milenaria que se localiza en la Sierra Madre Occidental y Wirikuta en el desierto de San Luis Potosí es sumamente importante debido a que es considerado como un sitio sagrado dónde nació el sol y yace la máxima deidad de su pueblo, el Venado Azul. Ahí dicen adquirir sabiduría a través del dialogo constante con los seres supremos.

El área se focaliza en los municipios de Real de Catorce, Charcas, Vanegas, Villa de la Paz y Villa de Ramos, por ello insisten en apuntar que las ya 78 concesiones a empresas mineras que se están otorgando afectarán directamente a su área natural protegida, porque acabarían con el 70 por ciento de su territorio.

El hecho de que permitan a estas empresas entrar ahí, significa que el Estado Mexicano, permite arruinar una cultura, es como si quisieran acabar con la virgen de Guadalupe para los católicos o la Meca para los musulmanes”.