/ domingo 25 de octubre de 2020

La Huastequita: panadería artesanal que resiste a la pandemia

Se localiza en el fraccionamiento La Lomita de Soledad. Un oficio heredado de Ciudad Valles, que irrumpe en la industria panificadora de San Luis Potosí

Al recorrer la calle Desviación Negrete, una de las más transitadas de la colonia La Lomita, se encuentra un pequeño negocio de donde sale un olor a pan recién horneado, se trata de la panadería La Huastequita que produce de manera artesanal entre 60 y 80 panes al día.

La panadería tradicional mexicana es una mezcla de conocimiento, historia y tradición heredada a través de las familias, un legado que ha pasado de generación en generación, tal es el caso de La Huastequita.

La especialidad es precisamente el pan huasteco como las tradicionales empanadas rellenas de queso de aquella región, así como dulces y saladas, pan metizo, rosquitas de sal, por mencionar algunos.

Esta panadería es muy pequeña, si uno pasa en vehículo por la mencionada calle, difícilmente puede uno percatarse que ahí se ubica una panadería, ya que no tiene una fachada que la distinga como tal, solo un pequeño anuncio con el nombre del negocio y el precio de los panes.

Al ingresar, de inmediato se observan charolas de pan de diferente variedad y se percibe un olor penetrante a leche, chocolate y azúcar, que acompañan las texturas, colores y formas del mismo que está listo para ser consumido.

Lo curioso aquí es que se nota la mano del artista-panadero, que está a unos pasos de donde se exhiben los panes, porque, como ya se mencionó, el lugar es reducido, sin embargo no es necesario un gran aparador para vender lo que se hace de manera tradicional y al día a día.

Sobre este negocio, la propietaria de nombre Elizabeth, compartió que primero se ubicó en la colonia Ponciano Arriaga, ahí permaneció seis meses, y luego se cambió a La Lomita, donde está actualmente.

Originaria de Ciudad Valles, tiene un año viviendo en el municipio de Soledad, en donde decidió emprender este negocio que representa un sueño cumplido para su abuelo, quien toda su vida se dedicó a la elaboración de pan dulce pero nunca tuvo su propia panadería.

“Yo me crié con él, es panadero desde los 13 años de edad y su sueño era tener su panadería, tuve la oportunidad de emprender, elegí esto por él y cumplir su sueño, aunque ya es una persona mayor, de repente viene y nos ayuda”, expresó.

Elizabeth es licenciada en Administración y por lo pronto no ejerce su carrera por situaciones de la pandemia del coronavirus, por lo que está totalmente enfocada y empeñada en este negocio, el cual poco a poco ha mejorado en sus las ventas, sin publicidad y con apenas un anuncio simple en la entrada del lugar.

“Sí, si se consume nuestro pan, ahorita no tenemos reparto, el consumo es local”, dijo, al precisar que elaboran entre 60 a 80 panes al día, siendo el único artista - panadero, Luis Enrique, quien al momento de la entrevista se encontraba enfocada en la elaboración del pan que se vendería más tarde.

El precio de los productos va desde los 5 a 8 pesos, y el bolillo en 2 pesos, y por temporada no podía faltar el pan de ‘muerto’ que también tenía exhibición para su venta.

“La idea es quedarme aquí, de momento estoy enfocada en la panadería, me he ido enrolando en el negocio, mi abuelo también me enseñó a hacer panes, y todos los que quieran probar nuestro productos, son bienvenidos”, invitó Elizabeth.

Las tradicionales panaderías como La Huastequita, es una muestra de que a estos negocios les queda vida a pesar del crecimiento de grandes conglomerados que incorporan panaderías en sus tiendas ofreciendo a sus clientes mayor conveniencia. Pero las pequeñas panaderías ante semejante competencia, se resisten a desaparecer.

Al recorrer la calle Desviación Negrete, una de las más transitadas de la colonia La Lomita, se encuentra un pequeño negocio de donde sale un olor a pan recién horneado, se trata de la panadería La Huastequita que produce de manera artesanal entre 60 y 80 panes al día.

La panadería tradicional mexicana es una mezcla de conocimiento, historia y tradición heredada a través de las familias, un legado que ha pasado de generación en generación, tal es el caso de La Huastequita.

La especialidad es precisamente el pan huasteco como las tradicionales empanadas rellenas de queso de aquella región, así como dulces y saladas, pan metizo, rosquitas de sal, por mencionar algunos.

Esta panadería es muy pequeña, si uno pasa en vehículo por la mencionada calle, difícilmente puede uno percatarse que ahí se ubica una panadería, ya que no tiene una fachada que la distinga como tal, solo un pequeño anuncio con el nombre del negocio y el precio de los panes.

Al ingresar, de inmediato se observan charolas de pan de diferente variedad y se percibe un olor penetrante a leche, chocolate y azúcar, que acompañan las texturas, colores y formas del mismo que está listo para ser consumido.

Lo curioso aquí es que se nota la mano del artista-panadero, que está a unos pasos de donde se exhiben los panes, porque, como ya se mencionó, el lugar es reducido, sin embargo no es necesario un gran aparador para vender lo que se hace de manera tradicional y al día a día.

Sobre este negocio, la propietaria de nombre Elizabeth, compartió que primero se ubicó en la colonia Ponciano Arriaga, ahí permaneció seis meses, y luego se cambió a La Lomita, donde está actualmente.

Originaria de Ciudad Valles, tiene un año viviendo en el municipio de Soledad, en donde decidió emprender este negocio que representa un sueño cumplido para su abuelo, quien toda su vida se dedicó a la elaboración de pan dulce pero nunca tuvo su propia panadería.

“Yo me crié con él, es panadero desde los 13 años de edad y su sueño era tener su panadería, tuve la oportunidad de emprender, elegí esto por él y cumplir su sueño, aunque ya es una persona mayor, de repente viene y nos ayuda”, expresó.

Elizabeth es licenciada en Administración y por lo pronto no ejerce su carrera por situaciones de la pandemia del coronavirus, por lo que está totalmente enfocada y empeñada en este negocio, el cual poco a poco ha mejorado en sus las ventas, sin publicidad y con apenas un anuncio simple en la entrada del lugar.

“Sí, si se consume nuestro pan, ahorita no tenemos reparto, el consumo es local”, dijo, al precisar que elaboran entre 60 a 80 panes al día, siendo el único artista - panadero, Luis Enrique, quien al momento de la entrevista se encontraba enfocada en la elaboración del pan que se vendería más tarde.

El precio de los productos va desde los 5 a 8 pesos, y el bolillo en 2 pesos, y por temporada no podía faltar el pan de ‘muerto’ que también tenía exhibición para su venta.

“La idea es quedarme aquí, de momento estoy enfocada en la panadería, me he ido enrolando en el negocio, mi abuelo también me enseñó a hacer panes, y todos los que quieran probar nuestro productos, son bienvenidos”, invitó Elizabeth.

Las tradicionales panaderías como La Huastequita, es una muestra de que a estos negocios les queda vida a pesar del crecimiento de grandes conglomerados que incorporan panaderías en sus tiendas ofreciendo a sus clientes mayor conveniencia. Pero las pequeñas panaderías ante semejante competencia, se resisten a desaparecer.

Local

Va Xavier Nava al Tribunal Federal luego de perder candidatura

Este sábado a las 17.30 horas realizará una marcha del Centro de las Artes para exigir que se la devuelvan

Local

Suman 24 candidatos solicitando protección en sus campañas

Hasta el día de hoy, 24 candidatas y candidatos han pedido seguridad y protección en el marco del proceso electoral

Local

En mayo, vacunarán vs Covid-19 a sector magisterial de SLP

Se instalarán 14 centros en todo el estado y se estima que se requerirán más de 70 mil dosis

Política

En debate | Biométricos para telefonía móvil

El registro del número de una línea telefónica móvil en el Padrón Nacional de Usuarios será obligatorio para el usuario con sus datos personales y biométricos

Aderezo

A cocinar canciones

Gabriela Ruiz lanzó Siempre Carmela, un proyecto que lleva la comida de sus restaurantes a domicilio y luego apostó por los lives en redes sociales.

Mundo

CIA planeó asesinar a Fidel y Raúl Castro en dos ocasiones, revelan documentos

Se trataba de un complot para fingir un accidente en un vuelo entre Praga y La Habana y otro vinculado a la invasión de Bahía de Cochinos, de 1961

Local

Semana Santa incentivó el consumo en restaurantes locales: Canirac

*Los restaurantes de pescados y mariscos fueron los de mayor preferencia entre los consumidores, reportaron un incremento en ventas de hasta el 70 por ciento

Local

Reparar acueducto de “El Realito” es la mejor opción

Para una operación óptima, deben sustituirse entre 15 y 18 kilómetros de tubería

Futbol

Atlético de San Luis solo le sirve el triunfo ante Puebla

El equipo de Leonel Rocco, que no estará en la banca, recibe a La Franja este sábado 17 con el regreso del público a las gradas.