/ viernes 30 de octubre de 2020

Con pocas personas y sin poder abrazarse... así es el último adiós

Don Cuco nos platica sobre sus experiencias en el panteón “Nuestra Señora del Refugio”, en donde realiza desde limpieza, hasta excavaciones. "Me gusta ayudar en el descanso que ya merecen", señala

Soledad de Graciano Sánchez.- Durante 25 años, el señor J. Refugio Oviedo Salazar, se ha desempeñado como trabajador en el panteón “Nuestra Señora del Refugio” en donde realiza desde limpieza, hasta excavaciones, siendo lo más difícil en tiempos de pandemia, que solo un mínimo grupo personas pueden despedir al finado.

Junto a pocas personas, sin tomarse la mano ni abrazarse, y usando mascarillas, es como las familias deben dar el último adiós a sus seres queridos en medio de esta pandemia de acuerdo a las reglas sanitarias emitidas en este y otros panteones de la demarcación, aunque el deceso no haya sido a causa de Covid-19.

Paula Montero | El Sol de San Luis

Y precisamente sobre estos detalles y su labor diaria en tiempos de contingencia sanitaria, fue entrevistado don Cuco, como es conocido, antes del cierre de los cementerios anunciado el pasado lunes.

En esos días, comentó que aunque en este panteón ya no tiene en venta más espacio para entierros, siempre hay un flujo moderado de personas que visitan las tumbas de los restos mortales de sus familiares que ahí reposan.

En cuanto a los entierros, comentó que desde años atrás familias adquirieron un pedazo de tierra en el camposanto, y son los que han requerido de los servicios de inhumación tras el fallecimiento de una persona durante los últimos meses.

Señor José Refugio Oviedo Salazar ( Don Cuco) / Paula Montero

En ese punto, don Cuco de 67 años, expresó que, aunque después de tantos años de trabajar en un cementerio ha observado en muchas ocasiones el dolor de las personas al despedirse de un ser amado, ese sentimiento aumenta porque “los enterramos casi sin nadie, por las medidas sanitarias que debemos de cumplir todos”, indicó.

Y es que, su trabajo diario es desde hacer labores de limpieza, quitar la hierba acumulada entre las tumbas, hasta realizar excavaciones que pueden ser tanto de día, tarde o de noche, así como exhumaciones “es parte del trabajo, ya uno se acostumbra, pero sí, es pesado”, apuntó.

Paula Montero | El Sol de San Luis

“Me siento muy contento de servir a los finaditos, trabajo con mucho agrado, tengo el gusto de darles cristiana sepultura, ayudar en el descanso que ya merecen”, expresó al compartir que el próximo mes de diciembre, cumplirá un año más como trabajador en este camposanto, en donde ha visto por años la presencia de personas que acuden a limpiar las tumbas o recordar el cumpleaños o aniversario luctuoso de sus familiares fallecidos.

Cuestionado sobre alguna anécdota que le haya ocurrido en estos años al interior del panteón, don Cuco compartió a los lectores de El Sol de San Luis que, en principio, es muy creyente de Dios, “tal vez por eso, sí escuchó voces que son como muy angelicales, las oigo muy delgadas, muy bonitas, me hablan por mi nombre, y ya estoy acostumbrado, de repente les digo ‘ya estás bien, quédate en el lugar que Dios ha destinado para ti’, así les digo, como si estuviera hablando con personas”, relató.

Don Cuco reiteró que no siente miedo, siempre se encomiendo a Dios antes de entrar, y sea Él quien limpie el camino si alguien está acechando, concluyó.

Leer más de El Sol de San Luis

Soledad de Graciano Sánchez.- Durante 25 años, el señor J. Refugio Oviedo Salazar, se ha desempeñado como trabajador en el panteón “Nuestra Señora del Refugio” en donde realiza desde limpieza, hasta excavaciones, siendo lo más difícil en tiempos de pandemia, que solo un mínimo grupo personas pueden despedir al finado.

Junto a pocas personas, sin tomarse la mano ni abrazarse, y usando mascarillas, es como las familias deben dar el último adiós a sus seres queridos en medio de esta pandemia de acuerdo a las reglas sanitarias emitidas en este y otros panteones de la demarcación, aunque el deceso no haya sido a causa de Covid-19.

Paula Montero | El Sol de San Luis

Y precisamente sobre estos detalles y su labor diaria en tiempos de contingencia sanitaria, fue entrevistado don Cuco, como es conocido, antes del cierre de los cementerios anunciado el pasado lunes.

En esos días, comentó que aunque en este panteón ya no tiene en venta más espacio para entierros, siempre hay un flujo moderado de personas que visitan las tumbas de los restos mortales de sus familiares que ahí reposan.

En cuanto a los entierros, comentó que desde años atrás familias adquirieron un pedazo de tierra en el camposanto, y son los que han requerido de los servicios de inhumación tras el fallecimiento de una persona durante los últimos meses.

Señor José Refugio Oviedo Salazar ( Don Cuco) / Paula Montero

En ese punto, don Cuco de 67 años, expresó que, aunque después de tantos años de trabajar en un cementerio ha observado en muchas ocasiones el dolor de las personas al despedirse de un ser amado, ese sentimiento aumenta porque “los enterramos casi sin nadie, por las medidas sanitarias que debemos de cumplir todos”, indicó.

Y es que, su trabajo diario es desde hacer labores de limpieza, quitar la hierba acumulada entre las tumbas, hasta realizar excavaciones que pueden ser tanto de día, tarde o de noche, así como exhumaciones “es parte del trabajo, ya uno se acostumbra, pero sí, es pesado”, apuntó.

Paula Montero | El Sol de San Luis

“Me siento muy contento de servir a los finaditos, trabajo con mucho agrado, tengo el gusto de darles cristiana sepultura, ayudar en el descanso que ya merecen”, expresó al compartir que el próximo mes de diciembre, cumplirá un año más como trabajador en este camposanto, en donde ha visto por años la presencia de personas que acuden a limpiar las tumbas o recordar el cumpleaños o aniversario luctuoso de sus familiares fallecidos.

Cuestionado sobre alguna anécdota que le haya ocurrido en estos años al interior del panteón, don Cuco compartió a los lectores de El Sol de San Luis que, en principio, es muy creyente de Dios, “tal vez por eso, sí escuchó voces que son como muy angelicales, las oigo muy delgadas, muy bonitas, me hablan por mi nombre, y ya estoy acostumbrado, de repente les digo ‘ya estás bien, quédate en el lugar que Dios ha destinado para ti’, así les digo, como si estuviera hablando con personas”, relató.

Don Cuco reiteró que no siente miedo, siempre se encomiendo a Dios antes de entrar, y sea Él quien limpie el camino si alguien está acechando, concluyó.

Leer más de El Sol de San Luis

Local

Tiene SLP nuevo Fiscal Anticorrupción

Felipe Aurelio Torres Zúñiga es electo por el Poder Legislativo por los próximos siete años; seré independiente, promete

Local

SLP a nada de pasar a semáforo epidemiológico verde

El estado ha estado bajando la incidencia de casos nuevos, personas hospitalizadas y defunciones

Local

Aeropuerto de SLP recupera tráfico de pasajeros durante abril

En este mes e trasladaron 38 mil 758 usuarios, en contraste con los 2 mil 162 que se registraron en el mismo mes pero del año 2020, esto significa un crecimiento de mil 692.7 por ciento

Local

Este viernes elecciones en la FUP

Más de 30 mil universitarios podrán votar de manera presencial, refirió el actual dirigente de este organismo Oscar Alan Patiño Sanjuanero

Soledad

Detectan en Soledad, 65 fincas con agrietamientos y daños severos

Se teme que por sus condiciones de antigüedad y ubicación en sitios de fallas geológicas puedan derrumbarse y provocar una tragedia

Local

Presentan estrategia “proximidad” para revitalizar el CH

Darán seguimiento y respuesta a cada caso. Se recibirán reportes, proyectos e iniciativas

Local

Sí abrirán panteones municipales por el 10 de mayo

Se amplió el horario de visita, y se pedirá a los usuarios atender disposiciones sanitarias

Deportes

Búhos FC San Luis Potosí visita a Guerreros de Aguascalientes

Búhos FC San Luis Potosí disputará su segundo partido de la Liga Mexicana de Fútbol

Sociedad

Detienen en NL a Efrén N, acusado de atacar con ácido a su esposa en Edomex

El día del ataque, Efrén N acudió a buscar a María del Carmen a su trabajo donde la agredió a golpes y posteriormente le aventó ácido en el rostro