/ domingo 22 de diciembre de 2019

¡Pásele, pásele!.., la ropa usada, todos la compran

Chicos y grandes de todas las clases sociales, le echan un ojito, buscando marcas y precios

Entre empujones, quejas y una que otra sonrisa, mujeres y hombres se reúnen temprano por la mañana, en busca de la mejor prenda que puedan ofrecerles los vendedores de ropa de paca del tianguis de San Juan de Guadalupe, tradicional barrio de la capital potosina.

El aroma del lugar es distintivo, un olor a desinfectante de telas y lejía emana de las montañas de ropa que están dispuestas sobre tarimas de madera. Algunas señoras pelean por las blusitas de moda, otras se dispersan para ver si encuentran algo más barato, los hombres checan detenidamente las costuras de los pantalones y preguntan por las marcas gringas de su agrado.

Ropa de cinco, 20 y 50 pesos, son las ofertas del día; la clientela con gustos más refinados y un presupuesto mayor en su bolsillo opta por ir a los puestos donde cada prenda de reuso tiene un costo mayor a los 100 pesos.

Es grande la cantidad de gente que cada jueves se da cita en los puestos de ropa usada, un negocio redituable que, con el pasar de los años se vuelve más próspero para los comerciantes de este rubro, así lo mencionó Mario Castro, locatario del tianguis desde hace seis años.

Y aunque existe reticencia entre los comerciantes para hablar acerca del negocio que hay en la venta de ropa de paca don Mario aseguró que, “es difícil hablar de provedores, sólo comentar que la ropa se nos Entrega previamente seleccionada, de la mejor calidad y de las marcas americanas que más buscan nuestros clientes, casi siempre las prendas que más se venden son las de dama y deportiva, la afluencia de clientes ha aumentado con el pasar de los años, vienen de todas las clases sociales, desde la más humilde hasta, la persona más elegante, aquí pueden encontrar ropa desde los 20 pesos y la más cara en unos.. 150 pesos, las personas buscan prendas de calidad aunque ya esté usada, se fijan mucho en las marcas y en la calidad textil, la ropa nueva que venden en las boutics no dura, es corriente y no es de marca, o si lo es, está muy por encima de su presupuesto, por eso vienen con nosotros”.

Los riesgos

Y es que, a pesar de que la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios, Cofepris, y el Servicio de Administración Tributaria, SAT, han reiterado de manera constante a la poblacion sobre el riesgo sanitario que conlleva la comercialización de ropa usada en nuestro país, cada año entran toneladas de esta mercancía al territorio nacional.

¿Y cómo no? Si la clientela busca lo mejor para vestirse, aunque tenga que nadar en un mar de ropajes de dudosa procedencia. Los salarios mal remunerados, los altos costos de las prendas, y la calidad de vida de cada familia es un factor importante para adquirir ropa de reuso, manifestó la señora Azucena Ríos de Sánchez, clienta recurrente del tianguis, donde cada jueves va en busca de una indumentaria que le pueda servir a ella o a alguna de sus hijas.

“Yo invariablemente fui empleada, durante más de 30 años y siempre he comprado ropa de segunda, constantemente trabajé y nunca he podido comprarme algo nuevo, aquí encuentro ropa de buena calidad que, normalmente ronda entre los 400 pesos y aquí, me la dejan en 30 ó 100 pesos, ahora soy ama de casa y sigo adquiriendo ropa aquí, porque además me ayuda en la economía familiar” señaló. Por otro lado, la clientela joven es la que más adquiere ropa de paca, por el precio accesible y sobre todo, porque estar a la moda no requiere una gran inversión.

Para María Torres, estudiante de 22 años, se ha vuelto una tradición visitar los puestos de paca en busca de prendas únicas y baratas, “siendo estudiante y trabajadora, comprar ropa de segunda me ha beneficiado bastante, por el precio y la calidad. Por una pequeña cantidad de dinero una se puede hacer de un atuendo completo. Siempre pienso que con 100 pesos puedo conseguir más de una prenda y que con eso mis gastos se reducen, entonces siempre voy a elegir la calidad y precio que ofrecen aquí, en el tianguis, la ropa de acá sale mejor que la nueva”.

El gusto de estrenar americano

Sin duda las observancias son diversas, para la señora Catalina Laugier, abogada y residente de la colonia lomas 4a sección, es un tema complejo y delicado, “ prefiero la ropa nueva, por la variedad y talla. Teniendo dinero, obviamente puedes pagar lo que te gusta y lo que te queda. En la de paca el precio es atractivo pero hay pocas piezas. Diferencia en la calidad; ninguna, pero la de paca generalmente trae un detalle, pequeño tal vez, pero detalle al fin.

Comprar ropa americana, nueva, en tienda; es el poder de comprar la que te gusta, encontrar tu talla, en los colores que quieras y, pues sí, a un precio no tan accesible para todos. En la paca es lo que venga y como venga”, manifestó.

Y a pesar de que los gritos hipnóticos de"¡pásele güerita , llévese dos prendas de marca por 50 pesitos!”, o aquel clamor que enajena a la clientela “¡se abrirá paca de la buena!” acarrean a grandes cantidades de personas, no se puede dejar pasar el tema de la higiene y algunas enfermedades infecciosas que se pueden adquirir al utilizar una prenda de este origen.

En junio de este año el SAT refirió en un comunicado que: “La ropa usada constituye un riesgo sanitario pues, de acuerdo con las autoridades correspondientes, puede haber sido recolectada en morgues u hospitales, por tanto ser un foco de trasmisión de bacterias y enfermedades”.

En consecuencia es necesario que la población que adquiera alguna prenda de reuso, extreme precausiones médicas y sanitarias, ya que pueden estar infestadas con piojos y ácaros capaces de provocar la enfermedad de la sarna, por ello, médicos dermatólogos indican como de suma importancia, que esta ropa sea debidamente desinfectada para evitar malestares en la piel y, dejarlas al sol para eliminar cualquier piojo.

En consecuencia es necesario que la población que adquiera alguna prenda de reuso, extreme precausiones médicas y sanitarias

Entre empujones, quejas y una que otra sonrisa, mujeres y hombres se reúnen temprano por la mañana, en busca de la mejor prenda que puedan ofrecerles los vendedores de ropa de paca del tianguis de San Juan de Guadalupe, tradicional barrio de la capital potosina.

El aroma del lugar es distintivo, un olor a desinfectante de telas y lejía emana de las montañas de ropa que están dispuestas sobre tarimas de madera. Algunas señoras pelean por las blusitas de moda, otras se dispersan para ver si encuentran algo más barato, los hombres checan detenidamente las costuras de los pantalones y preguntan por las marcas gringas de su agrado.

Ropa de cinco, 20 y 50 pesos, son las ofertas del día; la clientela con gustos más refinados y un presupuesto mayor en su bolsillo opta por ir a los puestos donde cada prenda de reuso tiene un costo mayor a los 100 pesos.

Es grande la cantidad de gente que cada jueves se da cita en los puestos de ropa usada, un negocio redituable que, con el pasar de los años se vuelve más próspero para los comerciantes de este rubro, así lo mencionó Mario Castro, locatario del tianguis desde hace seis años.

Y aunque existe reticencia entre los comerciantes para hablar acerca del negocio que hay en la venta de ropa de paca don Mario aseguró que, “es difícil hablar de provedores, sólo comentar que la ropa se nos Entrega previamente seleccionada, de la mejor calidad y de las marcas americanas que más buscan nuestros clientes, casi siempre las prendas que más se venden son las de dama y deportiva, la afluencia de clientes ha aumentado con el pasar de los años, vienen de todas las clases sociales, desde la más humilde hasta, la persona más elegante, aquí pueden encontrar ropa desde los 20 pesos y la más cara en unos.. 150 pesos, las personas buscan prendas de calidad aunque ya esté usada, se fijan mucho en las marcas y en la calidad textil, la ropa nueva que venden en las boutics no dura, es corriente y no es de marca, o si lo es, está muy por encima de su presupuesto, por eso vienen con nosotros”.

Los riesgos

Y es que, a pesar de que la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios, Cofepris, y el Servicio de Administración Tributaria, SAT, han reiterado de manera constante a la poblacion sobre el riesgo sanitario que conlleva la comercialización de ropa usada en nuestro país, cada año entran toneladas de esta mercancía al territorio nacional.

¿Y cómo no? Si la clientela busca lo mejor para vestirse, aunque tenga que nadar en un mar de ropajes de dudosa procedencia. Los salarios mal remunerados, los altos costos de las prendas, y la calidad de vida de cada familia es un factor importante para adquirir ropa de reuso, manifestó la señora Azucena Ríos de Sánchez, clienta recurrente del tianguis, donde cada jueves va en busca de una indumentaria que le pueda servir a ella o a alguna de sus hijas.

“Yo invariablemente fui empleada, durante más de 30 años y siempre he comprado ropa de segunda, constantemente trabajé y nunca he podido comprarme algo nuevo, aquí encuentro ropa de buena calidad que, normalmente ronda entre los 400 pesos y aquí, me la dejan en 30 ó 100 pesos, ahora soy ama de casa y sigo adquiriendo ropa aquí, porque además me ayuda en la economía familiar” señaló. Por otro lado, la clientela joven es la que más adquiere ropa de paca, por el precio accesible y sobre todo, porque estar a la moda no requiere una gran inversión.

Para María Torres, estudiante de 22 años, se ha vuelto una tradición visitar los puestos de paca en busca de prendas únicas y baratas, “siendo estudiante y trabajadora, comprar ropa de segunda me ha beneficiado bastante, por el precio y la calidad. Por una pequeña cantidad de dinero una se puede hacer de un atuendo completo. Siempre pienso que con 100 pesos puedo conseguir más de una prenda y que con eso mis gastos se reducen, entonces siempre voy a elegir la calidad y precio que ofrecen aquí, en el tianguis, la ropa de acá sale mejor que la nueva”.

El gusto de estrenar americano

Sin duda las observancias son diversas, para la señora Catalina Laugier, abogada y residente de la colonia lomas 4a sección, es un tema complejo y delicado, “ prefiero la ropa nueva, por la variedad y talla. Teniendo dinero, obviamente puedes pagar lo que te gusta y lo que te queda. En la de paca el precio es atractivo pero hay pocas piezas. Diferencia en la calidad; ninguna, pero la de paca generalmente trae un detalle, pequeño tal vez, pero detalle al fin.

Comprar ropa americana, nueva, en tienda; es el poder de comprar la que te gusta, encontrar tu talla, en los colores que quieras y, pues sí, a un precio no tan accesible para todos. En la paca es lo que venga y como venga”, manifestó.

Y a pesar de que los gritos hipnóticos de"¡pásele güerita , llévese dos prendas de marca por 50 pesitos!”, o aquel clamor que enajena a la clientela “¡se abrirá paca de la buena!” acarrean a grandes cantidades de personas, no se puede dejar pasar el tema de la higiene y algunas enfermedades infecciosas que se pueden adquirir al utilizar una prenda de este origen.

En junio de este año el SAT refirió en un comunicado que: “La ropa usada constituye un riesgo sanitario pues, de acuerdo con las autoridades correspondientes, puede haber sido recolectada en morgues u hospitales, por tanto ser un foco de trasmisión de bacterias y enfermedades”.

En consecuencia es necesario que la población que adquiera alguna prenda de reuso, extreme precausiones médicas y sanitarias, ya que pueden estar infestadas con piojos y ácaros capaces de provocar la enfermedad de la sarna, por ello, médicos dermatólogos indican como de suma importancia, que esta ropa sea debidamente desinfectada para evitar malestares en la piel y, dejarlas al sol para eliminar cualquier piojo.

En consecuencia es necesario que la población que adquiera alguna prenda de reuso, extreme precausiones médicas y sanitarias

Local

Cuesta 70 mil pesos diarios por cada paciente con Covid-19

Esto representa un costo para el sistema de casi 1.5 millones de pesos si fuesen las tres semanas: Mónica Liliana Rangel

Local

Planta BMW en SLP regresó a operaciones con 40% del personal

El reinicio de operaciones contempla la reanudación de procesos de producción para las áreas de Pintura, Carrocería, Ensamble y Logística, mientras que el resto de sus colaboradores continuarán trabajando de manera remota.

Local

Ciudadanos Observando acusa de corrupción a Secretaría de Salud

Piden se investigue a la dependencia para descartar nexos con Gabriel "N", propietario de la empresa Invercorp

Mundo

Twitter señala un tuit de Trump por "glorificar la violencia"

La publicación del presidente estadounidense fue sobre las protestas de Minneapolis

Celebridades

Acusan a Harvey Weinstein de nuevos delitos sexuales

Los cuatro delitos ocurrieron presuntamente entre 1984 y 2013, en el contexto de festivales cinematográficos como Cannes y Venecia

Local

Cuesta 70 mil pesos diarios por cada paciente con Covid-19

Esto representa un costo para el sistema de casi 1.5 millones de pesos si fuesen las tres semanas: Mónica Liliana Rangel

Mundo

Francia vuelve a la vida, reabrirá bares, museos y restaurantes

Reabrirá bares, museos y restaurantes; la gente saldrá sin restricciones, excepto en la capital

Mundo

Refuerzan seguridad en Minneapolis por violentas manifestaciones tras muerte de George Floyd

Esta es el último de una larga serie de abusos policiales en EU contra afroamericanos; indignación genera

Sociedad

A la alza, albergues para migrantes en la frontera

Las ciudades con mayor número de albergues son las de mayor tamaño: Tijuana, con 31, Ciudad Juárez, con 16, y Mexicali