/ viernes 19 de abril de 2019

Lágrimas y reflexión en la 58 edición de la Pasión Viviente en San Juan de Guadalupe

Unos 4 mil potosinos presenciaron la Pasión de Cristo en el atrio del templo, donde 80 actores del taller de teatro recrearon durante hora y media la muerte de Jesús

A sus 12 años, Andrea, que vino desde Ahualulco, no soportó más y sus lágrimas le mojaron las mejillas que reflejaban el intenso sol vespertino. En lo alto, Jesús de Nazareth, decía sus últimas palabras desde la Cruz: “padre mío, en tus manos encomiendo mi espíritu”.

“No mamá, no quiero ver esto, ¿por qué pasó?, ¿por qué lo trataron así?, ¿por qué tanta maldad?”, le preguntaba a su madre que se quedó sin palabras, sollozando, contagiada del natural sentimiento de su pequeña hija.

Y así como ellas, que vinieron a la capital por cuestiones familiares, unos cuatro mil potosinos presenciaron la Pasión de Cristo en el atrio de San Juan de Guadalupe, donde 80 actores del taller de teatro recrearon durante hora y media la muerte de Jesús de Nazareth, interpretado por Miguel Angel Zavala Pérez, que hizo su debut.

El cuerpo frágil pero la mente fuerte; la espalda que recibió cientos de latigazos hasta mostrar la carne abierta y la sangre brotar; la corona de espinas que le perforó el cuero cabelludo; las caídas constantes con el madero a cuestas y Miguel Angel de 31 años seguía y seguía, hasta el final.

El Jesús de San Juan de Guadalupe preparó su cuerpo para el castigo inmisericorde, pero preparó más su mente en la fe, en la esperanza y en la humildad. Esa entrega contagió a los miles de asistentes que, en silencio, presenciaron los últimos momentos en la vida del nazareno.

Personas en sillas de ruedas, con enfermedades visibles diversas, de la tercera edad, de escasos recursos, presenciaron bajo un sol calcinante y una temperatura de 33 grados, el juicio a Jesús, su viacrucis, su sufrimiento, su clamor, sus lágrimas, el amor de su madre, la burla y la sentencia de muerte.

Como tradicionalmente ocurre, los actores del Taller de Teatro de San Juan de Guadalupe no tuvieron apoyo institucional y ni siquiera les alcanzó para contratar las vallas metálicas que dividen el escenario de los asistentes, quienes pudieron estar casi codo con codo con los actores, que incluso a veces tuvieron qué abrirse paso con sus lanzas entre la gente.

La vendimia no se hizo esperar, pero la gente no traía suficiente dinero para gastar. Algunos paraguas, raspados de diversos sabores, fritangas y agua naturales, fue lo más solicitado.

“Mamá ¿por qué le pegan?”, insistía Andrea, que por primera vez presenciaba, escuchaba y parecía que sentía, los golpes que recibía “Jesús”, con su espalda desnuda con línea rojas de lado a lado, mientras sus verdugos se burlaban y su madre, desconsolada, sufría por su hijo.

Llegó entonces el momento crucial. Jesús, el buen ladrón y Gestas fueron subidos a sus respectivas cruces. Las miradas, los celulares, las cámaras, todos observando los últimos momentos del nazareno, quien después de pronunciar sus últimas palabras, inclinó su cabeza al lado derecho.

Efectos de humo y cohetes que retumbaron en el cielo y rompieron la concentración de los presentes, fueron la despedida de la edición número 58 de la Pasión Viviente en el barrio de San Juan de Guadalupe, sin que se reportara ningún tipo de incidente.

A sus 12 años, Andrea, que vino desde Ahualulco, no soportó más y sus lágrimas le mojaron las mejillas que reflejaban el intenso sol vespertino. En lo alto, Jesús de Nazareth, decía sus últimas palabras desde la Cruz: “padre mío, en tus manos encomiendo mi espíritu”.

“No mamá, no quiero ver esto, ¿por qué pasó?, ¿por qué lo trataron así?, ¿por qué tanta maldad?”, le preguntaba a su madre que se quedó sin palabras, sollozando, contagiada del natural sentimiento de su pequeña hija.

Y así como ellas, que vinieron a la capital por cuestiones familiares, unos cuatro mil potosinos presenciaron la Pasión de Cristo en el atrio de San Juan de Guadalupe, donde 80 actores del taller de teatro recrearon durante hora y media la muerte de Jesús de Nazareth, interpretado por Miguel Angel Zavala Pérez, que hizo su debut.

El cuerpo frágil pero la mente fuerte; la espalda que recibió cientos de latigazos hasta mostrar la carne abierta y la sangre brotar; la corona de espinas que le perforó el cuero cabelludo; las caídas constantes con el madero a cuestas y Miguel Angel de 31 años seguía y seguía, hasta el final.

El Jesús de San Juan de Guadalupe preparó su cuerpo para el castigo inmisericorde, pero preparó más su mente en la fe, en la esperanza y en la humildad. Esa entrega contagió a los miles de asistentes que, en silencio, presenciaron los últimos momentos en la vida del nazareno.

Personas en sillas de ruedas, con enfermedades visibles diversas, de la tercera edad, de escasos recursos, presenciaron bajo un sol calcinante y una temperatura de 33 grados, el juicio a Jesús, su viacrucis, su sufrimiento, su clamor, sus lágrimas, el amor de su madre, la burla y la sentencia de muerte.

Como tradicionalmente ocurre, los actores del Taller de Teatro de San Juan de Guadalupe no tuvieron apoyo institucional y ni siquiera les alcanzó para contratar las vallas metálicas que dividen el escenario de los asistentes, quienes pudieron estar casi codo con codo con los actores, que incluso a veces tuvieron qué abrirse paso con sus lanzas entre la gente.

La vendimia no se hizo esperar, pero la gente no traía suficiente dinero para gastar. Algunos paraguas, raspados de diversos sabores, fritangas y agua naturales, fue lo más solicitado.

“Mamá ¿por qué le pegan?”, insistía Andrea, que por primera vez presenciaba, escuchaba y parecía que sentía, los golpes que recibía “Jesús”, con su espalda desnuda con línea rojas de lado a lado, mientras sus verdugos se burlaban y su madre, desconsolada, sufría por su hijo.

Llegó entonces el momento crucial. Jesús, el buen ladrón y Gestas fueron subidos a sus respectivas cruces. Las miradas, los celulares, las cámaras, todos observando los últimos momentos del nazareno, quien después de pronunciar sus últimas palabras, inclinó su cabeza al lado derecho.

Efectos de humo y cohetes que retumbaron en el cielo y rompieron la concentración de los presentes, fueron la despedida de la edición número 58 de la Pasión Viviente en el barrio de San Juan de Guadalupe, sin que se reportara ningún tipo de incidente.

Local

Confirman primer caso de viruela símica en SLP

De tres sospechosos uno salió negativo y está pendiente el resultado del otro, informó la Secretaría de Salud

Local

[En video] Fortalecerán gobierno SLP y embajada de EU políticas de seguridad, economía y migración

El Embajador de Estados Unidos, Kenneth Lee Salazar, destacó la importancia de la relación entre Estados Unidos y San Luis Potosí y reconoció el liderazgo del nuevo Gobierno encabezado por Ricardo Gallardo

Local

Si no pagan cuotas escolares, no se inscriben, denuncian padres de familia inconformes

Asociación de Padres de Familia de la escuela Rafael Curiel Gallegos son señalados por irregularidades en la institución

Mundo

EU terminará con el programa Quédate en México

El anuncio se dio luego de que un juez levantara una orden judicial que impedía al gobierno de Joe Biden eliminarla

Finanzas

Zarpan dos buques más con cereales desde Ucrania

En total seis barcos han partido desde el puerto de Odesa, en Ucrania, con cereales ucranianos tras el acuerdo alcanzado con Rusia para desbloquear las exportaciones

Finanzas

Inflación acelera a 8.15% durante julio, su nivel más alto en 22 años

El indicador acumula dos meses consecutivos al alza, llegando a su nivel más alto en lo que va del año

Mundo

Taiwán inicia pruebas defensivas con fuego real; China alarga maniobras militares otro día

Las pruebas anunciadas por el ejército de Taiwán simulan los métodos de contención de una ataque marítimo chino

Mundo

La piratería puede impulsar el deporte

Uruguay implementó una campaña para destruir productos apócrifos y convertirlos en tableros de baloncesto que se donarán a distintas escuelas públicas y centros deportivos

Gossip

La importancia de contar las historias propias

En su libro La reinita pop no ha muerto, la escritora regiomontana Criseida Santos Guevara plantea un ácido cuestionamiento a la ilusión de la sociedad ideal