/ miércoles 16 de octubre de 2019

La soldado Zapata, entre armas y camiones, entre grasa y municiones

"Las mujeres no deben tener limitaciones en sus sueños": Lourdes, soldado operativa y operaria de transporte

A sus 13 años y siendo aun una niña, pero llevando su gusto corriendo por sus venas, María de Lourdes Zapata Jiménez, Soldado Policía Militar, aprendió el oficio de operadora de unidades pesadas en un viejo autobús Dina Olímpico y en un Somex 5000, que en ese entonces conducía su padre.

Sus años de adolescencia y juventud transcurrieron entre la grasa de motor, el olor a diesel y las curvas, los columpios y las rectas de la cinta asfáltica, haciendo realidad su sueño.

No fue hasta 15 años después, que el amor a la patria, el respeto a las Fuerzas Armadas y el clima de inseguridad, motivaron a la ya para entonces madre de un pequeño de 7 años y esposa de un elemento de seguridad, a ingresar a las Fuerzas Armadas, como soldado operativa y operaria de transporte.

“Me gusta mucho la disciplina, el uniforme, pero sobre todo me gusta servir a mi país, afortunadamente no me fue tan difícil ingresar al Ejército, cubrí los requisitos, reuní los parámetros y surgió la idea porque me gusta la paz que se lleva a la población con los patrullajes”.


Una de sus principales satisfacciones es, dijo; quitar de las calles a personas que hacen daño a la sociedad, “me gusta esa paz que uno genera a la población”, como soldado de arma, realiza también funciones operativas al igual que los hombres, combinando la conducción con las armas.

“Conduzco camionetas Cheyenne, camiones 6.5 y camionetas 3.5, soy una conductora de las Fuerzas Armadas, con adiestramiento para conducción en combate”. La soldado Zapata cuenta con los conocimientos y habilidades para conducir en situaciones críticas durante los operativos.

“Como conductora, mi única responsabilidad es proteger al personal, sacarlo de las zonas de peligro y llevarlos con bien a una zona segura y fuera de riesgo”.

Perteneciente a la Policía Militar, área del Ejército asignada ahora a la Guardia Nacional, la Soldado Zapata se ha ganado el respeto y apoyo de sus compañeros como mujer en una área donde predominan los hombres.

En este contexto, dijo que las mujeres no deben tener limitaciones en sus sueños si desean integrarse a las Fuerzas Armadas, y en sí a la Guardia Nacional, “No tengan limitaciones, ya se ha abierto el camino y se impulsa el empoderamiento de la mujer dentro de este sector. No se limiten, todas somos capaces, aquí no se ven estatus sociales ni otros factores, aquí todas somos iguales con capacidades y virtudes”.

Destacó las bondades de las prestaciones dentro del Ejercito y Guardia Nacional, además de la disciplina, “se refuerzan los valores y obtienes una seguridad y un conocimiento que no se adquieren en cualquier otro trabajo”.

A casi tres años dentro de la Policía Militar, porta con orgullo y gallardía el uniforme militar, combinando su pasión por servir a México, con su pasión de niña. Sigue manchando sus manos con la grasa de motor, sigue oliendo el diesel y sorteando las curvas, los columpios y las rectas de las carreteras como una constante, pero siempre orgullosa, siempre valiente, siempre dispuesta, y siempre con su arma de cargo y en la mente la imagen de su hijo como principal compañía.

Leer más de El Sol de San Luis

A sus 13 años y siendo aun una niña, pero llevando su gusto corriendo por sus venas, María de Lourdes Zapata Jiménez, Soldado Policía Militar, aprendió el oficio de operadora de unidades pesadas en un viejo autobús Dina Olímpico y en un Somex 5000, que en ese entonces conducía su padre.

Sus años de adolescencia y juventud transcurrieron entre la grasa de motor, el olor a diesel y las curvas, los columpios y las rectas de la cinta asfáltica, haciendo realidad su sueño.

No fue hasta 15 años después, que el amor a la patria, el respeto a las Fuerzas Armadas y el clima de inseguridad, motivaron a la ya para entonces madre de un pequeño de 7 años y esposa de un elemento de seguridad, a ingresar a las Fuerzas Armadas, como soldado operativa y operaria de transporte.

“Me gusta mucho la disciplina, el uniforme, pero sobre todo me gusta servir a mi país, afortunadamente no me fue tan difícil ingresar al Ejército, cubrí los requisitos, reuní los parámetros y surgió la idea porque me gusta la paz que se lleva a la población con los patrullajes”.


Una de sus principales satisfacciones es, dijo; quitar de las calles a personas que hacen daño a la sociedad, “me gusta esa paz que uno genera a la población”, como soldado de arma, realiza también funciones operativas al igual que los hombres, combinando la conducción con las armas.

“Conduzco camionetas Cheyenne, camiones 6.5 y camionetas 3.5, soy una conductora de las Fuerzas Armadas, con adiestramiento para conducción en combate”. La soldado Zapata cuenta con los conocimientos y habilidades para conducir en situaciones críticas durante los operativos.

“Como conductora, mi única responsabilidad es proteger al personal, sacarlo de las zonas de peligro y llevarlos con bien a una zona segura y fuera de riesgo”.

Perteneciente a la Policía Militar, área del Ejército asignada ahora a la Guardia Nacional, la Soldado Zapata se ha ganado el respeto y apoyo de sus compañeros como mujer en una área donde predominan los hombres.

En este contexto, dijo que las mujeres no deben tener limitaciones en sus sueños si desean integrarse a las Fuerzas Armadas, y en sí a la Guardia Nacional, “No tengan limitaciones, ya se ha abierto el camino y se impulsa el empoderamiento de la mujer dentro de este sector. No se limiten, todas somos capaces, aquí no se ven estatus sociales ni otros factores, aquí todas somos iguales con capacidades y virtudes”.

Destacó las bondades de las prestaciones dentro del Ejercito y Guardia Nacional, además de la disciplina, “se refuerzan los valores y obtienes una seguridad y un conocimiento que no se adquieren en cualquier otro trabajo”.

A casi tres años dentro de la Policía Militar, porta con orgullo y gallardía el uniforme militar, combinando su pasión por servir a México, con su pasión de niña. Sigue manchando sus manos con la grasa de motor, sigue oliendo el diesel y sorteando las curvas, los columpios y las rectas de las carreteras como una constante, pero siempre orgullosa, siempre valiente, siempre dispuesta, y siempre con su arma de cargo y en la mente la imagen de su hijo como principal compañía.

Leer más de El Sol de San Luis

Local

Aprueba Congreso de SLP revocación de mandato

Por mayoría y tras largo debate, los legisladores de MORENA y el PRI aprobaron la reforma constitucional enviada por el Congreso de la Unión

Local

Diputado de Morena acusa a Superdelegado de SLP de corrupción

Solamente ha entregado un 40 por ciento de los recursos a jóvenes, personas de la tercera edad y demás beneficiarios de los programas sociales

Local

Investigan propiedades benéficas de la pitaya

Se ha descubierto que propiedades de este fruto del desierto sirven como protectores del riñón ante el daño que provocan medicamentos contra el cáncer

Soledad

Inauguran calle pavimentada en Nuevo Foresta

La obra consistió en la rehabilitación de 274 metros lineales, de la calle Álamo a La libertad

Soledad

Brinda PC información sobre temporada invernal

Alertan a la población sobre el uso adecuado de calentones

Soledad

Tiene Soledad solo siete carteros

Cada uno de ellos tiene que entregar más de 5 mil paquetes a la semana

Local

Aprueba Congreso de SLP revocación de mandato

Por mayoría y tras largo debate, los legisladores de MORENA y el PRI aprobaron la reforma constitucional enviada por el Congreso de la Unión

Local

Mazahuas piden juicio político contra Nava

Acusan al alcalde de discriminarlos en la integración de la Unidad de Asuntos Indígenas

Policiaca

Volcadura en Periférico Norte deja dos heridos

Según primeros informes el exceso de velocidad originó este accidente