/ miércoles 16 de octubre de 2019

La soldado Zapata, entre armas y camiones, entre grasa y municiones

"Las mujeres no deben tener limitaciones en sus sueños": Lourdes, soldado operativa y operaria de transporte

A sus 13 años y siendo aun una niña, pero llevando su gusto corriendo por sus venas, María de Lourdes Zapata Jiménez, Soldado Policía Militar, aprendió el oficio de operadora de unidades pesadas en un viejo autobús Dina Olímpico y en un Somex 5000, que en ese entonces conducía su padre.

Sus años de adolescencia y juventud transcurrieron entre la grasa de motor, el olor a diesel y las curvas, los columpios y las rectas de la cinta asfáltica, haciendo realidad su sueño.

No fue hasta 15 años después, que el amor a la patria, el respeto a las Fuerzas Armadas y el clima de inseguridad, motivaron a la ya para entonces madre de un pequeño de 7 años y esposa de un elemento de seguridad, a ingresar a las Fuerzas Armadas, como soldado operativa y operaria de transporte.

“Me gusta mucho la disciplina, el uniforme, pero sobre todo me gusta servir a mi país, afortunadamente no me fue tan difícil ingresar al Ejército, cubrí los requisitos, reuní los parámetros y surgió la idea porque me gusta la paz que se lleva a la población con los patrullajes”.


Una de sus principales satisfacciones es, dijo; quitar de las calles a personas que hacen daño a la sociedad, “me gusta esa paz que uno genera a la población”, como soldado de arma, realiza también funciones operativas al igual que los hombres, combinando la conducción con las armas.

“Conduzco camionetas Cheyenne, camiones 6.5 y camionetas 3.5, soy una conductora de las Fuerzas Armadas, con adiestramiento para conducción en combate”. La soldado Zapata cuenta con los conocimientos y habilidades para conducir en situaciones críticas durante los operativos.

“Como conductora, mi única responsabilidad es proteger al personal, sacarlo de las zonas de peligro y llevarlos con bien a una zona segura y fuera de riesgo”.

Perteneciente a la Policía Militar, área del Ejército asignada ahora a la Guardia Nacional, la Soldado Zapata se ha ganado el respeto y apoyo de sus compañeros como mujer en una área donde predominan los hombres.

En este contexto, dijo que las mujeres no deben tener limitaciones en sus sueños si desean integrarse a las Fuerzas Armadas, y en sí a la Guardia Nacional, “No tengan limitaciones, ya se ha abierto el camino y se impulsa el empoderamiento de la mujer dentro de este sector. No se limiten, todas somos capaces, aquí no se ven estatus sociales ni otros factores, aquí todas somos iguales con capacidades y virtudes”.

Destacó las bondades de las prestaciones dentro del Ejercito y Guardia Nacional, además de la disciplina, “se refuerzan los valores y obtienes una seguridad y un conocimiento que no se adquieren en cualquier otro trabajo”.

A casi tres años dentro de la Policía Militar, porta con orgullo y gallardía el uniforme militar, combinando su pasión por servir a México, con su pasión de niña. Sigue manchando sus manos con la grasa de motor, sigue oliendo el diesel y sorteando las curvas, los columpios y las rectas de las carreteras como una constante, pero siempre orgullosa, siempre valiente, siempre dispuesta, y siempre con su arma de cargo y en la mente la imagen de su hijo como principal compañía.

Leer más de El Sol de San Luis

A sus 13 años y siendo aun una niña, pero llevando su gusto corriendo por sus venas, María de Lourdes Zapata Jiménez, Soldado Policía Militar, aprendió el oficio de operadora de unidades pesadas en un viejo autobús Dina Olímpico y en un Somex 5000, que en ese entonces conducía su padre.

Sus años de adolescencia y juventud transcurrieron entre la grasa de motor, el olor a diesel y las curvas, los columpios y las rectas de la cinta asfáltica, haciendo realidad su sueño.

No fue hasta 15 años después, que el amor a la patria, el respeto a las Fuerzas Armadas y el clima de inseguridad, motivaron a la ya para entonces madre de un pequeño de 7 años y esposa de un elemento de seguridad, a ingresar a las Fuerzas Armadas, como soldado operativa y operaria de transporte.

“Me gusta mucho la disciplina, el uniforme, pero sobre todo me gusta servir a mi país, afortunadamente no me fue tan difícil ingresar al Ejército, cubrí los requisitos, reuní los parámetros y surgió la idea porque me gusta la paz que se lleva a la población con los patrullajes”.


Una de sus principales satisfacciones es, dijo; quitar de las calles a personas que hacen daño a la sociedad, “me gusta esa paz que uno genera a la población”, como soldado de arma, realiza también funciones operativas al igual que los hombres, combinando la conducción con las armas.

“Conduzco camionetas Cheyenne, camiones 6.5 y camionetas 3.5, soy una conductora de las Fuerzas Armadas, con adiestramiento para conducción en combate”. La soldado Zapata cuenta con los conocimientos y habilidades para conducir en situaciones críticas durante los operativos.

“Como conductora, mi única responsabilidad es proteger al personal, sacarlo de las zonas de peligro y llevarlos con bien a una zona segura y fuera de riesgo”.

Perteneciente a la Policía Militar, área del Ejército asignada ahora a la Guardia Nacional, la Soldado Zapata se ha ganado el respeto y apoyo de sus compañeros como mujer en una área donde predominan los hombres.

En este contexto, dijo que las mujeres no deben tener limitaciones en sus sueños si desean integrarse a las Fuerzas Armadas, y en sí a la Guardia Nacional, “No tengan limitaciones, ya se ha abierto el camino y se impulsa el empoderamiento de la mujer dentro de este sector. No se limiten, todas somos capaces, aquí no se ven estatus sociales ni otros factores, aquí todas somos iguales con capacidades y virtudes”.

Destacó las bondades de las prestaciones dentro del Ejercito y Guardia Nacional, además de la disciplina, “se refuerzan los valores y obtienes una seguridad y un conocimiento que no se adquieren en cualquier otro trabajo”.

A casi tres años dentro de la Policía Militar, porta con orgullo y gallardía el uniforme militar, combinando su pasión por servir a México, con su pasión de niña. Sigue manchando sus manos con la grasa de motor, sigue oliendo el diesel y sorteando las curvas, los columpios y las rectas de las carreteras como una constante, pero siempre orgullosa, siempre valiente, siempre dispuesta, y siempre con su arma de cargo y en la mente la imagen de su hijo como principal compañía.

Leer más de El Sol de San Luis

Local

Fiscalía ya investiga muerte del ex dirigente estatal del PRI: Gobernador

“Confío en que pronto se tendrán resultados”, señaló

Policiaca

¿Quién fue Aurelio Gancedo Rodríguez?

Asesinan al ex dirigente estatal del PRI de SLP

Policiaca

FGE confirma hallazgo de restos humanos al interior del minicopper de priísta

Se cuenta con la identificación de la víctima, misma que estaba desaparecida desde ayer

Mundo

OMS descarta activar alerta internacional por coronavirus

La OMS asegura que aunque en China hay una emergencia, la situación no se ha vuelto global, “aunque no se descarta que https://pub1.oem.cue.cloud/cue-web/#main?name=Coronavirus&uri=https%3A%2F%2Fpub1.oem.cue.cloud%2Fwebservice%2Fescenic%2Fcontent%2F4733905&mimetype=x-ece%2Fpicturepueda serlo”

Justicia

México alcanza punto de inflexión en combate de corrupción

El ascenso de México en el Índice de Percepción de Corrupción 2020, se debe a la marcha de herramientas como el padrón de ética empresarial y las denuncias ciudadanas

México

Hay más de 7 mil mdp no comprobados en el Seguro Popular: SFP

La Función Pública adelantó que ya preparan una denuncia penal ante la Fiscalía para esclarecer el caso

Local

(Video) Al borde del llanto diputada priísta pide justicia

Visiblemente afectada legisladora condena violencia en SLP

Policiaca

Los agarraron con la "Mona de Guayaba" en Hogares Obreros

Se drogaban sin ningún empacho en la vía pública. A los separos y multa

Justicia

Hay elementos para sancionar a Carlos Lomelí: SFP

La secretaria de Función Pública, Irma Eréndira, confirma "falta administrativa grave" por el exdelegado de Jalisco, Carlos Lomelí