/ martes 23 de febrero de 2021

Han cerrado más de 100 restaurantes en San Luis Potosí: Canirac

Restricciones de horarios durante el semáforo rojo terminaron de afectar económicamente a muchos restaurantes, porque las ventas les bajaron hasta un 70%

Las restricciones sanitarias que se han venido implementado desde el mes pasado en distintos sectores, han sido "la gota que derramó el vaso" para algunos restaurantes que enfrentaban una fuerte crisis financiera, pues con el semáforo rojo, seis establecimientos decidieron cerrar ahora sí definitivamente sus puertas, y con ellos suman 111 restaurantes en San Luis Potosí que han bajado la cortina desde que inició la pandemia.

Lamentó lo anterior el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), Juan Carlos Banda Calderón, quién informó que durante las tres semanas que estuvo activo el semáforo rojo, y que los negocios debían cerrar a las 18:00 horas, los restaurantes que se especializan en cenas fueron los más afectados porque registraron una baja del 70 por ciento en sus ventas, y el servicio a domicilio a través de plataformas digitales no les ayudó a mitigar esta caída.

Indicó que la mayoría de los restaurantes afectados por estos cierres se concentran en la capital potosina, entre un 70 y un 80 por ciento, el resto son reportes que les han llegado de otros municipios de la entidad. Algunos de los establecimientos que más han estado padeciendo la crisis son aquellos que se ubican en plazas comerciales, ya que las rentas de locales son muy elevadas, desde los 40 mil y hasta más 100 mil pesos mensuales, y ahora que las plazas se mantienen cerradas el domingo, ese día los restaurantes sólo pueden dar servicio para llevar o servicio a domicilio.

"Recordemos que nuestro sector, la industria del servicio, es de las más afectadas, y por ende muchos establecimientos hoy por hoy ya no ajustan para pagar rentas y sueldos, algunos han tenido que recortar personal y, en algunos casos, pues llegan al cierre total", expresó.

Ahora con el semáforo naranja, dijo, las ventas han mejorado un poco pues los horarios para operar son más amplios, sin embargo insisten a las autoridades que el sector restaurantero no es un foco grave de contagio, y por ello piden que les sigan permitiendo trabajar con horarios normales, pero con aforos reducidos y de manera ordenada.

Leer más de El Sol de San Luis

Las restricciones sanitarias que se han venido implementado desde el mes pasado en distintos sectores, han sido "la gota que derramó el vaso" para algunos restaurantes que enfrentaban una fuerte crisis financiera, pues con el semáforo rojo, seis establecimientos decidieron cerrar ahora sí definitivamente sus puertas, y con ellos suman 111 restaurantes en San Luis Potosí que han bajado la cortina desde que inició la pandemia.

Lamentó lo anterior el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), Juan Carlos Banda Calderón, quién informó que durante las tres semanas que estuvo activo el semáforo rojo, y que los negocios debían cerrar a las 18:00 horas, los restaurantes que se especializan en cenas fueron los más afectados porque registraron una baja del 70 por ciento en sus ventas, y el servicio a domicilio a través de plataformas digitales no les ayudó a mitigar esta caída.

Indicó que la mayoría de los restaurantes afectados por estos cierres se concentran en la capital potosina, entre un 70 y un 80 por ciento, el resto son reportes que les han llegado de otros municipios de la entidad. Algunos de los establecimientos que más han estado padeciendo la crisis son aquellos que se ubican en plazas comerciales, ya que las rentas de locales son muy elevadas, desde los 40 mil y hasta más 100 mil pesos mensuales, y ahora que las plazas se mantienen cerradas el domingo, ese día los restaurantes sólo pueden dar servicio para llevar o servicio a domicilio.

"Recordemos que nuestro sector, la industria del servicio, es de las más afectadas, y por ende muchos establecimientos hoy por hoy ya no ajustan para pagar rentas y sueldos, algunos han tenido que recortar personal y, en algunos casos, pues llegan al cierre total", expresó.

Ahora con el semáforo naranja, dijo, las ventas han mejorado un poco pues los horarios para operar son más amplios, sin embargo insisten a las autoridades que el sector restaurantero no es un foco grave de contagio, y por ello piden que les sigan permitiendo trabajar con horarios normales, pero con aforos reducidos y de manera ordenada.

Leer más de El Sol de San Luis

Local

Queda agua para un mes en SLP. Crítica situación

Instruyen al Interapas a disminuir la extracción de la presa San José

Local

SLP tendría nuevos vuelos a Toluca, Monterrey y Guadalajara

Sedeco confirma inversión de empresa francesa Vinci Airports en acciones de Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA)

Local

Más unidades de transporte este fin de semana a Fenapo

Para el caso del servicio de taxi serán añadidas de 350 a 400 unidades más al servicio de traslado

Cultura

My Life with the Thrill Kill Kult: El arte de salirse con la suya

A propósito del relanzamiento del disco más popular de esta banda, platicamos con sus integrantes, dos personajes que reconocen que su sonido podría sonar viejo, pero afirman: ¿Qué no lo es actualmente?

Mundo

Jóvenes sucumben al fentanilo

La crisis de opiáceos en Estados Unidos ha alcanzado cifras sin precedentes, con más de 80 mil muertes por sobredosis tan solo en 2021

Cultura

Cuestionario Proust: Alan Anaya

Las personas vivas a las que más admira son su madre, su padre y Kanye West

Círculos

Disfrutan de una noche llena de brillo, lujo y sabor

Se lleva a cabo la séptima edición de la tradicional Mystic Party en la Riviera Maya

Gossip

Finalistas de La Academia 20 años comparten sus planes si ganan

Los cinco finalistas de La Academia 20 años comparten que, de ganar el millón de pesos, invertirán en sus estudios y en proyectos personales

Gossip

En serie, muestran a los héroes de la tragedia del huracán Katrina

El guionista y productor Carlton Cuse considera que hacer una producción basada en una tragedia real es un reto mayúsculo