imagotipo

Gana maestra primer caso de mobbing

  • Patricia Calvillo
  • en Local

“Me sentía muy deprimida, menospreciada, con la auto estima muy baja, a pesar de que tenía un puesto de control escolar en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí”, así se expresa a quien llamaremos “N”, maestra de 44 años de edad que de manera reciente ganó una demanda a la máxima casa de estudios por Mobbing, conocido burdamente como acoso laboral o acoso moral en el trabajo.

Ella, tenía ya mucho tiempo siendo víctima de acoso por parte de sus jefes directos, sus compañeros, maestros, personal de intendencia y hasta por sus propios alumnos. Todo inicia por una enemistad familiar que acaba en una demanda millonaria en contra de la institución educativa más importante del Estado, la UASLP.

En México se ha detectado que las mujeres son quienes más sufren de violencia en sus lugares de trabajo. De acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, ENDIREH, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, de 785 mil 377 mujeres ocupadas, 283 mil 671 sufren algún tipo de violencia laboral y “N” es uno de estos casos, quizá el primero en haber ganado una controversia legal.

Su abogada Sandra María Delgado Gámez, fue quien presumió de este logro obtenido al señalar que es el primer caso de mobbing que se gana en la corte, toda vez que no encontró precedentes.

La terrible historia de “N”, inicia así, era maestra en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, tenía 14 años laborando para la institución con contrato de base, sin embargo un mal día se enemista con Guadalupe Ramos Fandiño, ex Directora General de dicha entidad académica y la despiden “tuvo conflictos con la directora y ella contrata a un abogado, diverso a mí, quien la representa en primera instancia por un despido injustificado, en esta acción lo que estaban demandando era despido injustificado, en esta acción la UASLP acepta la reinstalación aparentemente de buena fe, pero es ahí donde entro yo”.

Narra la abogada que se dio la reinstalación de la víctima de mobbing a principios del mes de agosto de 2014, se obtuvo que regresara a su trabajo, bajo las mismas condiciones y términos en que se desempeñaba; sin embargo al retirarse el actuario que ejecutó oficialmente la junta de reinstalación el panorama cambio completamente, puesto que los abogados de la máxima casa de estudios le notificaron de nuevas actividades en que se desempeñaría, una carga de trabajo más amplia, nuevas obligaciones y condiciones desiguales laborales. “Daba sobre cargas de trabajo que le notifican diciendo que a partir de esas fechas, esas eran sus obligaciones”.

La Maestra “N” comienza a trabajar, pero se percata que comienza a ser excluida de diversas capacitaciones de trabajo, además siendo titular de ciertas cátedras tenía la obligación de aplicar los exámenes extraordinarios a los alumnos, distinción que le arrebataron sin información previa, lo que dio pie a su demanda por acoso laboral contra la prestigiada institución educativa “por cargas de trabajo extenuantes, exclusión de actividades, además de burlas y maltrato, la fueron orillando a que se fuera otra vez, ya el colmo es que le notificaron del cambio de sede laboral, le dijeron que se tenía que presentar a la División de Desarrollo Humano de la UASLP en cordillera de Los Alpes, una distancia sumamente considerable a Ciencias de la Información, ahí ya hubo un cambio de condiciones de trabajo flagrante, evidente, con el ánimo de molestarla”.

Al ser insostenible la situación y rebasarla completamente “N” decidió demandar la recisión de contrato laboral, lo que significa que el trabajador da por terminada la relación laboral con el patrón pero por una causa completamente ajena e imputable al empleado, “en esta caso es acoso laboral, actualmente llamado moobing y por cambio de condiciones de trabajo”.

El término de mobbing fue acuñado por el estudioso alemán Heinz Leymann en 1990 para definir el acoso sistemático y recurrente. Según cifras del Instituto de Investigación de Salud Ocupacional de la Universidad de Guadalajara que ha estudiado este fenómeno como ninguna otra, 80 por ciento de los mexicanos ha sufrido de esto al menos una vez en su vida, ya que el medio laboral es donde la gente pasa más tiempo, entre ocho y diez horas y durante ese tiempo está recibiendo  presión psicológica, misma de la que fue víctima por autoridades de la alma mater potosina.

La demanda fue presentada el 2 de octubre de 2014 ante la Junta Especial para Universidades de San Luis Potosí bajo el expediente con clave 15/2014/J.E., casi un año después el 20 de agosto de 2015 se dictó el primer laudo en donde se absolvió a la universidad, denuncia la abogada que presuntamente ocurrió porque el juez de la causa Víctor Manuel Parra Beovide es catedrático de la UASLP y además egresado de la institución “cabe hacer la anotación que era presidente de la junta y era maestro de la institución, entonces estamos hablando que era juez y parte, por ley él debió excusarse de este asunto porque había un interés evidente en el asunto”.

A pesar de este primer embate, la quejosa y su abogada no desistieron en su denuncia, así que recurrieron a un amparo directo para combatir ese laudo que registra el número 869 del 2015 y lo conoce el Tribunal Colegiado del Circuito en materia de Trabajo -de reciente creación- el que atrae el asunto y concede el amparo a la trabajadora a quien le desecharon el 90 por ciento de las pruebas presentadas. Se repuso el procedimiento para desahogar nuevas pruebas que rindieron fruto en un nuevo laudo que salió el día 7 de junio de 2016, el cual se les notificó hasta el día 22 de ese mismo mes “aquí ya la junta con diversa presidencia, determina que efectivamente se aprobó la causal del mobbing y condenan a una cantidad considerable por indemnizaciones, y por salarios caídos, la UASLP ya pagó, dio cumplimiento con fecha del 15 de julio de 2016”.

En la legislación mexicana, el trabajo viene a constituir un derecho y una obligación protegidos por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y por la Ley Federal del Trabajo, en sus artículos 5° y 3° respectivamente, ya que dichos preceptos legales exigen respeto para la dignidad y libertades de quien proporciona un servicio, entiéndase hombre, mujer, joven, adulto, rico, pobre, etc. Pese a dicha protección, hoy en día los trabajadores están siendo víctimas de acoso laboral o también conocido como mobbing, el cual se ha convertido en un tema de moda para la sociedad, que requiere ser regulado por las leyes nacionales, ya que a nivel internacional, países como España, Suecia, Colombia entre otros, ha tomado cartas en el asunto y se ha dado a la tarea de crear legislación en materia laboral que proteja dicho fenómeno de hostigamiento.

El fenómeno se presenta principalmente en el ámbito laboral y en función de la organización del trabajo, y que se origina primordialmente por las circunstancias sociales, económicas y físicas, del entorno en el que se desarrolla la actividad laboral.

Actualmente en la sociedad en la que vivimos es la mujer la que principalmente ha padecido este tipo de conducta en su trabajo, prueba de ello son las cifras que arrojan encuestas recientes del tema, pues el 25 por ciento de las mujeres lo han padecido y el 84 por ciento, lamentablemente considera que esas formas de acoso y violencia son algo natural. Ejemplo de este fenómeno, es el bajo índice que ha denunciado dicha situación ante las autoridades judiciales, pues el número únicamente se reduce a 3 por ciento y el 6.6 por ciento  lo ha reconocido abiertamente sin haber realizado alguna denuncia ante las autoridades competen. Ese no es el caso de “N”, ella forma parte de ese pequeño porcentaje que se atreve a decir no, a la impunidad.

“Se acreditó la causal de mobbing, es un precedente en esta materia, es realmente novedoso, incluso si se consulta en la jurisprudencia solamente existen tesis aisladas, donde se determinan elementos que integran las causas de terminación de relación laboral, esto sólo respecta al aspecto laboral pero todavía tiene otras vías, se contempla la posibilidad de la vía civil, o la vía penal si el acoso o las actuaciones de quien acosaba resultaron un delito, pero se está contemplando en la Suprema Corte de Justicia, bajo este esquema estamos considerando continuar con una indemnización de daño moral”.

“N” narra su historia…

“Me decidí porque tenía mucho tiempo siendo víctima de acoso y hostigamiento, te estoy hablando de años, me sentía deprimida, tuve etapas de depresión, tuve que acudir a especialistas, estoy con autoestima muy baja, sentía que no servía como empleada, que mi trabajo lo estaba haciendo mal, me sentía menospreciada, porque no me tomaban en cuenta, hacían reuniones y juntas y no me tomaban en cuenta, nunca se me reconoció el trabajo que yo hacía en la escuela. Tengo inclusive de otras facultades, escritos de que se reconocía mi trabajo”. Así se expresa esta víctima de acoso moral laboral, quien afirma que prefirió exponer su caso ante las autoridades para recuperar su confianza robada.

Un divorcio, originó todo…

La ex catedrática universitaria aceptó que todo este asunto se generó por un conflicto familiar, la razón fue que Guadalupe Ramos Fandiño, ex directora de la Facultad de Ciencias de la Información, no aceptó que terminó su matrimonio “inició con un aspecto familiar, personal, mi esposo y su esposo son hermanos y la directora se divorció de su esposo y es ahí cuando ella empieza a cambiar su actitud hacia mí, ella llega a ser directora y ya con el poder comienza con este hostigamiento o hacerme a un lado, yo siento que fue desde ahí, entonces comienza a tomarla contra mí”.

Por el momento la víctima se siente satisfecha por los resultados legales, aunque indica que el más de medio millón de pesos que recibió como indemnización al ser hostigada en su lugar de trabajo, no repara en nada lo que vivió, ya que tuvo problemas personales, familiares “una desesperación tremenda, noches sin dormir y días de puro llorar, no se resarce el daño que me hicieron, estamos viendo con la abogada reparar el daño moral, porque fue un daño muy fuerte, es un caso sin precedentes”.

Ahora ella, en la trinchera de la victoria comenta a quienes pueden ser susceptibles de esta situación que es preferible hablar y no callar cualquier irregularidad en sus espacios de trabajo porque nadie tiene el derecho de pisotear a la gente, independientemente del poder que se tenga “se debe de luchar, no se debe ser una víctima más”.

Lo que perdió en el camino

Para ella, no sólo haber perdido el respeto de sus compañeros y alumnos, o su lugar de trabajo en la autónoma, fue el saldo que le dejó esta situación, sino que además perdió la oportunidad de encontrar otro trabajo en dos universidades de España, ya que pretendía hacer una maestría, le sembraron el miedo… “tenía miedo de buscar empleo en otros lados, si me dio mucho miedo y hasta la fecha pienso que no me van a contratar porque siempre fui menospreciada, pensaba no valgo nada, me quede sin trabajo”.

Armando el rompecabezas

Después del panorama desalentador que le heredaron aquellos que decían “friégala, acósala”, ha tenido que luchar con sus miedos personales, mismos que le inyectaron al ser víctima del mobbing. La perito en Psicología Maricela González Murúa, relata que esta afectación en la psique de las personas a través del hostigamiento laboral la provoca un jefe con la anulación de actividades, limitación de trabajos, cuando no se les genera ninguna actividad, cuando se tiene al empleado inactivo en un rincón de la oficina, cuando la persona se va sintiendo más dañada en su seguridad, en su autoestima.

Los más susceptibles a este fenómeno son aquellas personas que suelen ser envidiadas, ya sea por sus características físicas, psicológicas o sociales, por sus valores éticos elevados, por una elevada capacidad de empatía y sensibilidad ante el sufrimiento ajeno. El mobbing suele afectar a personas con gran capacidad laboral y creatividad y que son valorados en su puesto de trabajo. Su valía a nivel profesional puede ser interpretada por el acosador como un peligro para sus propios objetivos y su status laboral, lo que desata el acoso.

En algunos casos se trata de personas que se han negado a participar o callar ante situaciones laborales poco éticas, otra característica es la falta de respuesta ante los primeros síntomas de acoso. Las víctimas suelen negarse a plantarse ante el acosador, pensando que la situación pasará por sí sola. Algo muy importante es la vulnerabilidad, es decir, se ataca con más frecuencia a la gente joven que a la adulta, a los trabajadores temporales antes que a los fijos, a los inmigrantes antes que a la gente del lugar, a las mujeres antes que a los hombres, cuántas menos posibilidades tenga la victima de enfrentarse a la situación o escapar de ella, más fuerte se sentirá el acosador.

Las personas que lo padecen, lo primero que reflejan es depresión, se sienten anulados en su personalidad, comienzan a dudar de ellos mismos, todo esto merma la seguridad personal, y la sintomatología principal es una depresión que se prolonga por mucho tiempo.

“Genera muchas alteraciones, esto no se repara, saliéndose del trabajo, requiere de un tratamiento para poderlo superar, porque siempre está la inseguridad”.

Aunque en las estadísticas se reporta que sólo el 3 por ciento de los acosados denuncia su grado de vulnerabilidad, la perito en psicología desde 1998, relata que a su consultorio no llegan casos de este tipo, debido a que la propia ciudadanía es inconsciente de lo que esta pasándole “generalmente es la gente que termina dejando el trabajo y se van, porque es tanto el hostigamiento que ya ellos mismos sienten que no están funcionando o hay un despido injustificado, es también por temor a las represalias, generalmente se da en las instituciones y empresas grandes que por temor a las represalias no acusan, no saben dirigirse, ni que hacer, aquí en San Luis, es el primer caso que nos llega de este tipo”.

“N” corrió con suerte, porque la psicóloga Maricela González añade que para muchas de las víctimas este asunto, puede ser fatal, ya que se refleja luego en la pérdida del sueño, en enfermedades gastrointestinales, cutáneas, neurosis, psicosis y hasta pueden quitarse la vida ante la anulación de su personalidad al sentir que perdieron cierto sentido, porque muchos llegan a considerar que el trabajo es como un segundo hogar “es como si se te desmoronara esa parte de su vida y hay muchas probabilidades del suicidio”.

La anterior es ejemplo, de un trabajador en Argentina, que se arrebató la vida tras padecer mobbing en 2013. Fue entonces que el fiscal general de Mar del Plata, Daniel Adler, dictaminó a favor de que se investigara la muerte de un hombre a causa de ese fenómeno. El hecho se habría configurado a raíz del maltrato que recibía en su lugar de trabajo por parte del gerente de la sucursal del Banco Nación de Mar del Plata, incluso el asunto provocó un proyecto de ley,  impulsado por el diputado del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, por el vacío legal existente.

El precedente potosino, lo podría tener la magistrada, Yolanda Pedroza Reyes, que el 30 de Marzo de este año, obtuvo una resolución positiva por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, la cual calificó de histórica e inédita, ya que interpuso una demanda en contra de sus compañeros integrantes del tribunal Electoral de San Luis Potosí por acoso laboral y discriminación misma que tras un largo peregrinar ganó.

La resolución ordenaba al senado de la república que tomará las decisiones que corresponda “y expresan claramente su repudio contra los responsables, Rigoberto Garza de Lira y Oskar Kalixto Sánchez, toda vez que confirmaron que obstruían el trabajo de Yolanda Pedroza, retrasaban las convocatorias para reuniones, le ocultaban información, le aseguraban su oficina, así como otras acciones que obstruían su desempeño”. El presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sentenció que en ese caso estaban juzgando a los jueces, al tiempo que exponía su preocupación porque en tribunales locales no se trabajará con perspectiva de género y congruencia.

Ser afectado por esta situación le lleva a una persona al menos 2 años en resarcir cualquier problemática ante los especialistas, “en lo financiero representa un gasto significativo, pensando en que tendrían que acudir una vez a la semana para remediar el problema que le genera a su personalidad”. En ese preciso momento se encuentra la maestra “N”, ya que busca resolver el daño que le hicieron, por lo que no descarta interponer una denuncia por daño moral por la cual  reclamar una indemnización por la vía civil, aunque aún no lo decide al sentir que tiene que buscar otras alternativas para encauzar su vida.

Se encuentra en el momento de retomar su vida laboral, acude a varias instituciones educativas en busca de la oportunidad que le arrebataron en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, la cual se había ganado a base de esfuerzo y con meritos personales. Ahora toca las puertas de otras escuelas esperando encontrar la confianza perdida.

Su abogada, quien es egresada de la Universidad La Salle, y quien fuera Procuradora Federal de la Defensa del Trabajo en el Estado de Michoacán, apunta que es grave que se den este tipo de conductas entre directores de la UASLP porque no sólo vulnera a la institución sino a la sociedad en general, así mismo dice a los trabajadores que a veces es difícil probar las causas de hostigamiento, porque cuando el patrón acosa, lo hace en lo privado, pero también refiere no es imposible como quedó comprobado con la docente que ganó el juicio por hostigamiento moral laboral al máximo órgano estudiantil por una cifra que supera los 500 mil pesos.

Inauguran primer tramo de la rehabilitación en Carranza

Inauguran primer tramo de la rehabilitación en Carranza

La segunda etapa, será de la calle Tres Guerras hasta Mariano Otero

Emanuel Landeros

local

A partir del jueves cambios en la circulación vial de SLP

A partir del jueves cambios en la circulación vial de SLP

Automovilistas se desplacen en sentido de poniente a oriente

Pierde la vida prensado en Periférico Oriente

Pierde la vida prensado en Periférico Oriente

Una mujer y una menor resultaron lesionadas en el impacto

Estudian en  sillas de comedor en Las Higueras

Estudian en sillas de comedor en Las Higueras

Delincuentes entraron a la escuela y se robaron 20 equipos de cómputo

Aparece primer caso de dengue en el Altiplano

Aparece primer caso de dengue en el Altiplano

Situación que resulta irregular y hasta escandalosa...

Este año 300 extranjeros han solicitado legalizar su estancia

Este año 300 extranjeros han solicitado legalizar su estancia

Así lo informó el delegado del Instituto Nacional de Migración (INM)

destacados

Mara es un caso aislado, llevamos seis años operando sin incidentes: Cabify

Mara es un caso aislado, llevamos seis años operando sin incidentes: Cabify

Alejandro Sisniega, Director General de Cabify México, afirmó que son una empresa segura

Huracán María recupera categoría 5 y se enfila a Puerto Rico

Huracán María recupera categoría 5 y se enfila a Puerto Rico

El fenómeno es calificado como "potencialmente catastrófico"

Trump advierte nuevas medidas si Venezuela sigue ruta de “autoritarismo”

Trump advierte nuevas medidas si Venezuela sigue ruta de “autoritarismo”

Lo dijo durante una cena con los presidentes de Brasil, Colombia y Panamá, y la vicepresidenta de Argentina

Tras robo difunden en internet número de celular del presidente francés

Tras robo difunden en internet número de celular del presidente francés

El semanario Challenges precisó que el número de Macron fue publicado luego del hurto del celular de un periodista

Conoce la app mexicana de transporte exclusivo para mujeres

Conoce la app mexicana de transporte exclusivo para mujeres

La empresa mexicana solicita a las operadoras de los vehículos aprobar las evaluaciones psicométricas y toxicológicas