/ viernes 17 de mayo de 2019

Cenizas donde hubo fuego

Brigadistas: héroes anónimos

El fuego ha dejado su huella en la Sierra de San Miguelito. Roce de muerte y eclipse. Tras su marcha queda un lastimoso paisaje: colinas ennegrecidas que exhalan su hedor a humo y tristeza. Árboles, pastizales y montes desaparecieron. La vida también.

En los aires, el humo y las hélices. Columnas que se vislumbran a kilómetros como pidiendo ayuda.

De la nada aparece doña Mercedes, nerviosa, inquieta, también vi la humareda y pide a los rescatistas novedades del fuego; se angustia porque vive a las faldas de la Sierra de San Miguelito. Más que por ella, teme por sus animalitos de corral vacas, chivas, puercos y unas alborotadas gallinas con sus pollitos.

Agotados, pero sin perder el ímpetu y el ánimo

Es la zona llamada Cañada de Lobo a unos cuantos pasos de la zona de incendios, se escucha el crujir de las ramas por el fuego, retumba el sonido de las helicópteros tratando de sofocarlo.

Lucha que parece eterna surcando los aires tras el manto de un humo espeso.

A tierra, decenas de brigadistas se arriesgan por apagarlo. Para llegar no hay brechas, ni hay caminos, solo piedras y espinas. El resto es carbón y ceniza tras el bestial ataque del fuego.

En la parte alta de la sierra de San Miguelito el viento lo descontrola todo con ráfagas que reavivan el fuego que consume a una vegetación indefensa.

Sin miedo a nada

En la sierra hay tensión e impotencia; frustración y coraje.

Los helicópteros vuelven a cargar sus baldes y regresan para combatir a la bestia.

El atardecer cae, es tiempo de retirarnos.

Bajo del cerro y regreso a mi vehículo. En marcha a la redacción, todo empolvado, enciendo la radio donde políticos refieren del esfuerzo para apagar el incendio; hablan de los más modernos y efectivos hidrantes; el gran equipo tecnológico para extinguirlo, pero en la zona de fuego no vi nada de eso, solo valientes brigadistas, esforzados y hábiles pilotos así como heroicos combatientes.

Sólo cenizas donde hubo fuego.

No podemos darnos el lujo de perder un metro más de sierra.

El viento reaviva el fuego pero los brigadistas siguen combatiéndolo en una lucha que parece no tener fin.

El fuego ha dejado su huella en la Sierra de San Miguelito. Roce de muerte y eclipse. Tras su marcha queda un lastimoso paisaje: colinas ennegrecidas que exhalan su hedor a humo y tristeza. Árboles, pastizales y montes desaparecieron. La vida también.

En los aires, el humo y las hélices. Columnas que se vislumbran a kilómetros como pidiendo ayuda.

De la nada aparece doña Mercedes, nerviosa, inquieta, también vi la humareda y pide a los rescatistas novedades del fuego; se angustia porque vive a las faldas de la Sierra de San Miguelito. Más que por ella, teme por sus animalitos de corral vacas, chivas, puercos y unas alborotadas gallinas con sus pollitos.

Agotados, pero sin perder el ímpetu y el ánimo

Es la zona llamada Cañada de Lobo a unos cuantos pasos de la zona de incendios, se escucha el crujir de las ramas por el fuego, retumba el sonido de las helicópteros tratando de sofocarlo.

Lucha que parece eterna surcando los aires tras el manto de un humo espeso.

A tierra, decenas de brigadistas se arriesgan por apagarlo. Para llegar no hay brechas, ni hay caminos, solo piedras y espinas. El resto es carbón y ceniza tras el bestial ataque del fuego.

En la parte alta de la sierra de San Miguelito el viento lo descontrola todo con ráfagas que reavivan el fuego que consume a una vegetación indefensa.

Sin miedo a nada

En la sierra hay tensión e impotencia; frustración y coraje.

Los helicópteros vuelven a cargar sus baldes y regresan para combatir a la bestia.

El atardecer cae, es tiempo de retirarnos.

Bajo del cerro y regreso a mi vehículo. En marcha a la redacción, todo empolvado, enciendo la radio donde políticos refieren del esfuerzo para apagar el incendio; hablan de los más modernos y efectivos hidrantes; el gran equipo tecnológico para extinguirlo, pero en la zona de fuego no vi nada de eso, solo valientes brigadistas, esforzados y hábiles pilotos así como heroicos combatientes.

Sólo cenizas donde hubo fuego.

No podemos darnos el lujo de perder un metro más de sierra.

El viento reaviva el fuego pero los brigadistas siguen combatiéndolo en una lucha que parece no tener fin.

Local

Según la FGE, al 8 de septiembre se registran 172 suicidios

Hombres, los que mas se quitan la vida; mujeres fallan más en sus intentos

Local

Multas de tránsito dejan ingresos millonarios

Ebriedad o aliento alcohólico, de las multas más costosas; hay 8 mil recargos no pagadas en la actual administración

Local

Déficit de 8 mil policías debe ser subsanado por la Federación

La diputada Beatriz Benavente dijo que el secretario federal de Seguridad Alfonso Durazo, debe tomar medidas al respecto

Local

Según la FGE, al 8 de septiembre se registran 172 suicidios

Hombres, los que mas se quitan la vida; mujeres fallan más en sus intentos

Local

Por cerrar convocatoria a la Guardia Nacional

Salario mensual de 19 mil pesos; requieren hombres y mujeres íntegros, con sentido de condición humana y responsabilidad social

Sociedad

Choque de dos tráilers en autopista de Oaxaca deja un muerto

El conductor de uno de los tráilers no pudo salir y quedó prensado

Policiaca

Traía 25 dosis de la droga cristal

Intentaba abrir el acceso a un negocio de ferretería, cuando le cayó la patrulla

Policiaca

Encuentran un muerto en Axtla

Fue visto ingiriendo bebidas embriagantes