/ viernes 17 de mayo de 2019

Cenizas donde hubo fuego

Brigadistas: héroes anónimos

El fuego ha dejado su huella en la Sierra de San Miguelito. Roce de muerte y eclipse. Tras su marcha queda un lastimoso paisaje: colinas ennegrecidas que exhalan su hedor a humo y tristeza. Árboles, pastizales y montes desaparecieron. La vida también.

En los aires, el humo y las hélices. Columnas que se vislumbran a kilómetros como pidiendo ayuda.

De la nada aparece doña Mercedes, nerviosa, inquieta, también vi la humareda y pide a los rescatistas novedades del fuego; se angustia porque vive a las faldas de la Sierra de San Miguelito. Más que por ella, teme por sus animalitos de corral vacas, chivas, puercos y unas alborotadas gallinas con sus pollitos.

Agotados, pero sin perder el ímpetu y el ánimo

Es la zona llamada Cañada de Lobo a unos cuantos pasos de la zona de incendios, se escucha el crujir de las ramas por el fuego, retumba el sonido de las helicópteros tratando de sofocarlo.

Lucha que parece eterna surcando los aires tras el manto de un humo espeso.

A tierra, decenas de brigadistas se arriesgan por apagarlo. Para llegar no hay brechas, ni hay caminos, solo piedras y espinas. El resto es carbón y ceniza tras el bestial ataque del fuego.

En la parte alta de la sierra de San Miguelito el viento lo descontrola todo con ráfagas que reavivan el fuego que consume a una vegetación indefensa.

Sin miedo a nada

En la sierra hay tensión e impotencia; frustración y coraje.

Los helicópteros vuelven a cargar sus baldes y regresan para combatir a la bestia.

El atardecer cae, es tiempo de retirarnos.

Bajo del cerro y regreso a mi vehículo. En marcha a la redacción, todo empolvado, enciendo la radio donde políticos refieren del esfuerzo para apagar el incendio; hablan de los más modernos y efectivos hidrantes; el gran equipo tecnológico para extinguirlo, pero en la zona de fuego no vi nada de eso, solo valientes brigadistas, esforzados y hábiles pilotos así como heroicos combatientes.

Sólo cenizas donde hubo fuego.

No podemos darnos el lujo de perder un metro más de sierra.

El viento reaviva el fuego pero los brigadistas siguen combatiéndolo en una lucha que parece no tener fin.

El fuego ha dejado su huella en la Sierra de San Miguelito. Roce de muerte y eclipse. Tras su marcha queda un lastimoso paisaje: colinas ennegrecidas que exhalan su hedor a humo y tristeza. Árboles, pastizales y montes desaparecieron. La vida también.

En los aires, el humo y las hélices. Columnas que se vislumbran a kilómetros como pidiendo ayuda.

De la nada aparece doña Mercedes, nerviosa, inquieta, también vi la humareda y pide a los rescatistas novedades del fuego; se angustia porque vive a las faldas de la Sierra de San Miguelito. Más que por ella, teme por sus animalitos de corral vacas, chivas, puercos y unas alborotadas gallinas con sus pollitos.

Agotados, pero sin perder el ímpetu y el ánimo

Es la zona llamada Cañada de Lobo a unos cuantos pasos de la zona de incendios, se escucha el crujir de las ramas por el fuego, retumba el sonido de las helicópteros tratando de sofocarlo.

Lucha que parece eterna surcando los aires tras el manto de un humo espeso.

A tierra, decenas de brigadistas se arriesgan por apagarlo. Para llegar no hay brechas, ni hay caminos, solo piedras y espinas. El resto es carbón y ceniza tras el bestial ataque del fuego.

En la parte alta de la sierra de San Miguelito el viento lo descontrola todo con ráfagas que reavivan el fuego que consume a una vegetación indefensa.

Sin miedo a nada

En la sierra hay tensión e impotencia; frustración y coraje.

Los helicópteros vuelven a cargar sus baldes y regresan para combatir a la bestia.

El atardecer cae, es tiempo de retirarnos.

Bajo del cerro y regreso a mi vehículo. En marcha a la redacción, todo empolvado, enciendo la radio donde políticos refieren del esfuerzo para apagar el incendio; hablan de los más modernos y efectivos hidrantes; el gran equipo tecnológico para extinguirlo, pero en la zona de fuego no vi nada de eso, solo valientes brigadistas, esforzados y hábiles pilotos así como heroicos combatientes.

Sólo cenizas donde hubo fuego.

No podemos darnos el lujo de perder un metro más de sierra.

El viento reaviva el fuego pero los brigadistas siguen combatiéndolo en una lucha que parece no tener fin.

Local

Parálisis, Síndrome y Autismo, discapacidades más comunes

Las edades en que más se presentan para atención es entre los 15 y 30 años, que requieren financiar gastos médicos especializados y tratamientos de alto costo

Local

Disminuyen 15% las ventas en la industria del acero

Cada que llega un nuevo gobierno federal se detiene la infraestructura y eso repercute en el sector, por lo que este año sin duda ha habido fuertes afectaciones

Local

Conflictos jurídicos impiden la vivienda en Mexquitic

Actualmente hay 4 mil casas en todo el municipio, pero se requieren otras mil nuevas

Local

Conflictos jurídicos impiden la vivienda en Mexquitic

Actualmente hay 4 mil casas en todo el municipio, pero se requieren otras mil nuevas

Local

Disminuyen 15% las ventas en la industria del acero

Cada que llega un nuevo gobierno federal se detiene la infraestructura y eso repercute en el sector, por lo que este año sin duda ha habido fuertes afectaciones

Local

Parálisis, Síndrome y Autismo, discapacidades más comunes

Las edades en que más se presentan para atención es entre los 15 y 30 años, que requieren financiar gastos médicos especializados y tratamientos de alto costo

Local

Crece percepción de inseguridad entre los potosinos

Cajeros, transporte público, bancos y calles, los que parecen más riesgosos

Gossip

Daniela Castro regresa al teatro con Asesinas liberadas

La actriz encabeza el elenco de la obra Asesinas liberadas, un thriller que produce Pedro Torres

Gossip

K-Pop, a la conquista del mundo

En los últimos años los grupos de Corea del Sur se han convertido en un fenómeno de masas, pues con música, mezcla de dance, rap, hip hop y R&B, y su moda multicolor han impactado en los niños y jóvenes