/ martes 13 de abril de 2021

Sobar para sanar, es la encomienda; oficio que se niega a morir

No utilizo ungüentos, ni pomadas, sólo crema corporal, pues no es correcto trabajar con medicamentos que provocan choques de temperatura en el cuerpo: José Jesús Gómez

Para torceduras, contracturas, cansancio y estrés, las manos de José Jesús Gómez, sanan cualquier dolencia física que puedan padecer las mujeres y hombres que después de largas jornadas de trabajo, buscan descanso para su adolorido cuerpo. Sobandero de oficio, con una larga trayectoria a las afueras y en algunos de los rincones del Mercado República, este hombre de 75 años de edad logra brindar alivio físico oportuno a quien lo solicite.

Una bicicleta estacionada es su consultorio, en ella un cartel de color naranja chillante anuncia al Sobandero del República. Una lista de dolencias que puede tratar se leen un poco amontonadas, pero lo suficientemente nítidas para aquellas personas que buscan curar el malestar que les provoca la espalda, la rodilla o las piernas.

Alejandra Ruiz | El Sol de San Luis

Las palmas de José cuentan una historia, la de muchos potosinos que confían en el antiguo oficio de “sobar” para curar los malestares de su cuerpo. Obreros, albañiles, amas de casa, cocineras y personal de limpieza son su clientela más destacada.

Porque él como sobandero sabe que para muchos su oficio es una solución pronta y económica para el dolor y para la fatiga, pues con todos sus años de trayectoria reconoce que hasta el trabajo físico más simple tiene sus consecuencias.

“Yo comencé como muchos viendo y aprendiendo el oficio. Inicié siendo cargador, mensajero de una florería y ayudante de una hierbería en el mercado, donde me enseñaron a ser sobandero. Me hice de mis clientes, la gente comenzó a buscarme porque cobraba muy poco por “sobarles”, 50 pesos de aquél entonces”.

Alejandra Ruiz | El Sol de San Luis

“Tengo buena mano, eso me ha dicho mi clientela. Sobo pensando en disminuir el dolor de las personas”.

José es el de las manos mágicas, las que curan y alivian. Al día puede llegar a tener más de cinco clientes, los cuales varían en malestares; algunas veces por cargar objetos pesados, estar encorvados en la oficina o al realizar alguna actividad física, la gente lo visita para relajar y calmar el estrés físico de sus días.

“Viene de todo, pero la mayoría de mi clientela son obreros, maestros albañiles y señoras. Lo que más me piden es que les sobe las rodillas, los pies y la espalda. Cada trabajo suele durar más de 20 minutos”.

Alejandra Ruiz | El Sol de San Luis

José comienza su rutina a las 12 del día. Llega en su bicicleta y se pone en puntos estratégicos donde la gente ya sabe buscarlo. A la par renta un sitio en un estacionamiento cercano al mercado, el cual ha acondicionado como su “camilla de trabajo'' y es ahí donde todos los días lleva a su clientela que con pudor no quiere ser vista en la calle mientras la soban.

Los más valientes se recuestan en la acera o se sientan en las rampas del mercado para que José los sobe, se quitan la camisa o se suben el pantalón pues les urge aliviar el malestar.

Dentro de cada “sobada” -como él indica-, este sobandero se prepara calentando sus manos que ya reflejan los largos años de trabajo. “No utilizo ungüentos, ni pomadas. Yo sólo utilizo crema corporal, pues no es correcto trabajar con medicamentos que provocan choques de temperatura en el cuerpo. Depende de lo que le duela a mi clientela, analizo por dónde empezar. Vienen muy agotados y cansados, sólo buscan un espacio que calme su tensión y sobre todo uno que sea accesible, pues la gente que acude conmigo es lo único que puede costear”.

Alejandra Ruiz | El Sol de San Luis

Sobar para sanar, esa es la encomienda de José desde hace ya algunos años. “Me siento orgulloso, mis manos me han dado la oportunidad de ayudar a más gente y de subsistir. Es bonito calmar el dolor físico de las personas. Muchos prefieren venir conmigo a gastar dinero en algo que tal vez no calme su malestar. Han sido años de mucho trabajo y la gente ya me conoce, y por supuesto siguen viviendo conmigo”

Esposo y padre de dos hijos, José Jesús es la esperanza del dolor, para muchos que como él han enfrentado las complicaciones de la vida y el trabajo, que a diario se enfrentan al esfuerzo físico para salir adelante. Este sobandero se abraza a un oficio que se niega a morir, trabajo que aprendió de manera empírica, pero que su experiencia le ha otorgado el conocimiento óptimo de reconocer el cuerpo y saber cómo curarlo con sus manos.

Leer más de El Sol de San Luis

Para torceduras, contracturas, cansancio y estrés, las manos de José Jesús Gómez, sanan cualquier dolencia física que puedan padecer las mujeres y hombres que después de largas jornadas de trabajo, buscan descanso para su adolorido cuerpo. Sobandero de oficio, con una larga trayectoria a las afueras y en algunos de los rincones del Mercado República, este hombre de 75 años de edad logra brindar alivio físico oportuno a quien lo solicite.

Una bicicleta estacionada es su consultorio, en ella un cartel de color naranja chillante anuncia al Sobandero del República. Una lista de dolencias que puede tratar se leen un poco amontonadas, pero lo suficientemente nítidas para aquellas personas que buscan curar el malestar que les provoca la espalda, la rodilla o las piernas.

Alejandra Ruiz | El Sol de San Luis

Las palmas de José cuentan una historia, la de muchos potosinos que confían en el antiguo oficio de “sobar” para curar los malestares de su cuerpo. Obreros, albañiles, amas de casa, cocineras y personal de limpieza son su clientela más destacada.

Porque él como sobandero sabe que para muchos su oficio es una solución pronta y económica para el dolor y para la fatiga, pues con todos sus años de trayectoria reconoce que hasta el trabajo físico más simple tiene sus consecuencias.

“Yo comencé como muchos viendo y aprendiendo el oficio. Inicié siendo cargador, mensajero de una florería y ayudante de una hierbería en el mercado, donde me enseñaron a ser sobandero. Me hice de mis clientes, la gente comenzó a buscarme porque cobraba muy poco por “sobarles”, 50 pesos de aquél entonces”.

Alejandra Ruiz | El Sol de San Luis

“Tengo buena mano, eso me ha dicho mi clientela. Sobo pensando en disminuir el dolor de las personas”.

José es el de las manos mágicas, las que curan y alivian. Al día puede llegar a tener más de cinco clientes, los cuales varían en malestares; algunas veces por cargar objetos pesados, estar encorvados en la oficina o al realizar alguna actividad física, la gente lo visita para relajar y calmar el estrés físico de sus días.

“Viene de todo, pero la mayoría de mi clientela son obreros, maestros albañiles y señoras. Lo que más me piden es que les sobe las rodillas, los pies y la espalda. Cada trabajo suele durar más de 20 minutos”.

Alejandra Ruiz | El Sol de San Luis

José comienza su rutina a las 12 del día. Llega en su bicicleta y se pone en puntos estratégicos donde la gente ya sabe buscarlo. A la par renta un sitio en un estacionamiento cercano al mercado, el cual ha acondicionado como su “camilla de trabajo'' y es ahí donde todos los días lleva a su clientela que con pudor no quiere ser vista en la calle mientras la soban.

Los más valientes se recuestan en la acera o se sientan en las rampas del mercado para que José los sobe, se quitan la camisa o se suben el pantalón pues les urge aliviar el malestar.

Dentro de cada “sobada” -como él indica-, este sobandero se prepara calentando sus manos que ya reflejan los largos años de trabajo. “No utilizo ungüentos, ni pomadas. Yo sólo utilizo crema corporal, pues no es correcto trabajar con medicamentos que provocan choques de temperatura en el cuerpo. Depende de lo que le duela a mi clientela, analizo por dónde empezar. Vienen muy agotados y cansados, sólo buscan un espacio que calme su tensión y sobre todo uno que sea accesible, pues la gente que acude conmigo es lo único que puede costear”.

Alejandra Ruiz | El Sol de San Luis

Sobar para sanar, esa es la encomienda de José desde hace ya algunos años. “Me siento orgulloso, mis manos me han dado la oportunidad de ayudar a más gente y de subsistir. Es bonito calmar el dolor físico de las personas. Muchos prefieren venir conmigo a gastar dinero en algo que tal vez no calme su malestar. Han sido años de mucho trabajo y la gente ya me conoce, y por supuesto siguen viviendo conmigo”

Esposo y padre de dos hijos, José Jesús es la esperanza del dolor, para muchos que como él han enfrentado las complicaciones de la vida y el trabajo, que a diario se enfrentan al esfuerzo físico para salir adelante. Este sobandero se abraza a un oficio que se niega a morir, trabajo que aprendió de manera empírica, pero que su experiencia le ha otorgado el conocimiento óptimo de reconocer el cuerpo y saber cómo curarlo con sus manos.

Leer más de El Sol de San Luis

Local

Miguel y su madre no tienen ni para comer, y encima se inunda su casa

El hombre de 46 años tiene varías amputaciones, pues desde los 27 padece diabetes. Fue despedido de la Cruz Roja donde era operador de radio y paramédico

Local

[Video] Saquean y destruyen CECADE en Las Julias

La puertas de las aulas están inservibles, no hay luz eléctrica y agua potable, porque se robaron el cableado eléctrico y bomba; ya no se roban nada, están destruyendo el edificio. El velador renunció por las amenazas de los delincuentes

Local

Próxima semana podría iniciar vacunación vs Covid-19 a personas de 50-59 años

Estamos esperando un lote de vacunas Pfizer, informó el alcalde interino de SGS, Gerardo Zapata Rosales

Local

Iglesias potosinas también padecen crisis económica por pandemia

Convocan a fieles a participar en la campaña de Apoyo Solidario 2021, para ayudar al Seminario Mayor, Cáritas

Local

Sin fecha para el regreso a clases: SEGE

Pese a que ya concluyó la vacunación al sector educativo en el estado, no existe una fecha definida para el regreso a clases presenciales en el estado

Local

Otra vez falla acueducto El Realito; empresa promete arreglo en 48 horas

Desde la Comisión Estatal del Agua se previó un plazo máximo de 48 horas

Local

Turismo en SLP fue sacudido por pandemia de Covid-19

Se reactivara la económica del sector con la apertura gradual y responsable de distintos parajes

Local

El TEPJF revoca registro a Pedro César Carrizales como candidato a diputado plurinominal

Sin acreditar su pertenencia a una comunidad indígena, el aspirante era postulado por Morena en el lugar correspondiente a la acción afirmativa indígena; se da vista a la FGR

Automotriz

Qué considerar para que tu auto contamine menos

Desde un mantenimiento adecuado, hasta la forma de manejar son algunas maneras de hacer que tu vehículo genere menos contaminantes