/ miércoles 1 de julio de 2020

En el T-MEC quedaron ‘rendijas’, señala Kenneth Smith

De acuerdo con el que fuera jefe negociador del tratado en la administración de EPN, en general el equipo del gobierno de AMLO respetó los acuerdos que se alcanzaron

La entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) trae diversas oportunidades para el país, pero también riesgos de demandas debido a “rendijas” que quedaron abiertas tras la negociación del Protocolo Modificatorio, anticipó Kenneth Smith, quien inició el proceso de modernización del acuerdo como jefe negociador del gobierno mexicano.

De acuerdo con el que fuera jefe negociador del tratado en la administración de Enrique Peña Nieto, en general el equipo del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador respetó los acuerdos que se alcanzaron con los países norteamericanos.

Foto: Notimex

No obstante, Smith reconoció que durante el proceso del Protocolo Modificatorio en temas laborales, medioambientales y de reglas de origen, que se llevó acabo el año pasado, el equipo encabezado por Jesús Seade aceptó “abrir ciertas rendijas” que podrían propiciar abusos por parte de Estados Unidos.

“La decisión del negociador en el Protocolo Modificatorio era apurar el cierre y llegar ya a un acuerdo que pudiera satisfacer a los demócratas en Estados Unidos. Hubo cosas buenas que se lograran como aclarar el mecanismo de selección de panelistas, pero se aceptó una serie de medidas en materia laboral que pueden afectar al país, como la posibilidad de tomar acciones en contra de empresas de las que se sospeche de una violación incluso antes de que el panel contra controversias haya tomado una decisión”, explicó en entrevista con El Sol de México.

Smith advirtió que hay riesgos de que la administración de Trump inicie con demandas contra México sobre todo en materia laboral, esto para fortalecer la imagen del mandatario estadounidense ante sindicatos y grupos proteccionistas de su país.

Agregó que entre las principales preocupaciones para el país estarán vigilar el proteccionismo de la administración estadounidense y evitar los abusos durante la campaña de reelección de Donald Trump, opinó Kenneth Smith, quien inició el proceso de modernización del acuerdo como jefe negociador del gobierno mexicano.

A más de tres años y medio después de que iniciaron las negociaciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), bajo las amenazas del entonces nuevo presidente de Estados Unidos de salirse del principal bloque comercial del mundo, Smith asevera que el balance general del acuerdo es positivo para México.

“Vamos a tener grandes oportunidades con el acuerdo, pero hay reglas muy claras y estrictas que como país debemos cumplir para tener acceso irrestricto a Estados Unidos y Canadá. Tendremos que vigilar que el gobierno estadounidense cumpla también esas reglas y que no haya demandas frívolas en temas laborales y obstáculos al comercio”, subrayó.

No obstante reconoció que si no se hubiera sacado a la iniciativa privada, el llamado “Cuarto de Junto”, del último tramo de la negociación del Protocolo Modificatorio del T-MEC, quizás se hubiera tenido un acuerdo más benéfico para México.

A finales del año pasado, el Cuarto de Junto del sector privado, encabezado entonces por Moisés Kalach, se quejó de que el equipo de Jesús Seade prescindió de su consejo en el cierre de la negociación de los últimos detalles del T-MEC.

“Hay cosas que en el Protocolo Modificatorio hubieran podido quedar mejor si el Cuarto de Junto hubiera estado presente en todo momento. Son temas del capítulo laboral sobre todo en los que Estados Unidos tratará de utilizar estas rendijas que se abrieron, y que México deberá vigilar que no hay abusos y que si se presentan casos frívolos tengamos la habilidad de presentar argumentos en contra en un panel y ganar los casos”, apuntó.

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Además de las demandas que Estados Unidos pueda presentar contra México, Smith dijo que hay “otra cara de la moneda” que el país debe cuidar ante la entrada en vigor del T-MEC, que es la de asegurar que no haya políticas publicas contradictorias al tratado comercial.

“El gobierno federal ha apoyado atinadamente al T-MEC en su negociación, están adoptando al tratado e impulsándolo de manera activa, pero por otra parte salen políticas públicas como la de la Secretaría de Energía (Sener) para frenar las inversiones en energía renovable que pueden afectar al acuerdo comercial”, refirió.

Kenneth Smith subrayó que las políticas del gobierno federal deben ir de la mano del T-MEC en materia comercial, ya que medidas como la de la Sener o la consulta pública en Mexicali que canceló la construcción de la planta de Constellation Brands exponen al país a represalias comerciales que van desde demandas millonarias hasta que le cierren el acceso al mercado norteamericano y, sobre todo, a perder la credibilidad y confianza entre inversionistas nacionales y extranjeros.

Recordó que en el caso de la política de la Sener se ponen en riesgo inversiones por seis mil millones de dólares, lo que metería al país en una disputa comercial multimillonaria que le afectaría en un contexto de caída de la economía y menores ingresos.

“México tienen la oportunidad de crecer con el T-MEC como un polo de atracción de inversión pero va a depender de nosotros aprovecharlo y crear políticas correctas para generar un ambiente de negocios y la atracción de inversión”, apuntó.

Al final, Smith subraya que el tratado que entra en vigor este miércoles es un gran instrumento porque garantiza continuidad de libre comercio en la región, el cual estaba amenazado al inicio de la negociación.

Apuntó que las amenazas de Trump de salirse del bloque comercial fueron reales y pudieron afectar considerablemente a México si las hubiera cumplido.

“Él (Trump) sí cree las cosas que dice y hace, y muchas veces depende de los miembros de su gabinete, de las propias Cortes en Estados Unidos y del sector privado de su país el frenarlo”, indicó.

Por ello, Smith se dice satisfecho con el resultado que entra en vigor hoy, con el que asegura que México obtuvo muchos beneficios que, ahora, le toca al gobierno aprovechar.

“Definitivamente ganamos con el T-MEC”, concluyó.



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

La entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) trae diversas oportunidades para el país, pero también riesgos de demandas debido a “rendijas” que quedaron abiertas tras la negociación del Protocolo Modificatorio, anticipó Kenneth Smith, quien inició el proceso de modernización del acuerdo como jefe negociador del gobierno mexicano.

De acuerdo con el que fuera jefe negociador del tratado en la administración de Enrique Peña Nieto, en general el equipo del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador respetó los acuerdos que se alcanzaron con los países norteamericanos.

Foto: Notimex

No obstante, Smith reconoció que durante el proceso del Protocolo Modificatorio en temas laborales, medioambientales y de reglas de origen, que se llevó acabo el año pasado, el equipo encabezado por Jesús Seade aceptó “abrir ciertas rendijas” que podrían propiciar abusos por parte de Estados Unidos.

“La decisión del negociador en el Protocolo Modificatorio era apurar el cierre y llegar ya a un acuerdo que pudiera satisfacer a los demócratas en Estados Unidos. Hubo cosas buenas que se lograran como aclarar el mecanismo de selección de panelistas, pero se aceptó una serie de medidas en materia laboral que pueden afectar al país, como la posibilidad de tomar acciones en contra de empresas de las que se sospeche de una violación incluso antes de que el panel contra controversias haya tomado una decisión”, explicó en entrevista con El Sol de México.

Smith advirtió que hay riesgos de que la administración de Trump inicie con demandas contra México sobre todo en materia laboral, esto para fortalecer la imagen del mandatario estadounidense ante sindicatos y grupos proteccionistas de su país.

Agregó que entre las principales preocupaciones para el país estarán vigilar el proteccionismo de la administración estadounidense y evitar los abusos durante la campaña de reelección de Donald Trump, opinó Kenneth Smith, quien inició el proceso de modernización del acuerdo como jefe negociador del gobierno mexicano.

A más de tres años y medio después de que iniciaron las negociaciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), bajo las amenazas del entonces nuevo presidente de Estados Unidos de salirse del principal bloque comercial del mundo, Smith asevera que el balance general del acuerdo es positivo para México.

“Vamos a tener grandes oportunidades con el acuerdo, pero hay reglas muy claras y estrictas que como país debemos cumplir para tener acceso irrestricto a Estados Unidos y Canadá. Tendremos que vigilar que el gobierno estadounidense cumpla también esas reglas y que no haya demandas frívolas en temas laborales y obstáculos al comercio”, subrayó.

No obstante reconoció que si no se hubiera sacado a la iniciativa privada, el llamado “Cuarto de Junto”, del último tramo de la negociación del Protocolo Modificatorio del T-MEC, quizás se hubiera tenido un acuerdo más benéfico para México.

A finales del año pasado, el Cuarto de Junto del sector privado, encabezado entonces por Moisés Kalach, se quejó de que el equipo de Jesús Seade prescindió de su consejo en el cierre de la negociación de los últimos detalles del T-MEC.

“Hay cosas que en el Protocolo Modificatorio hubieran podido quedar mejor si el Cuarto de Junto hubiera estado presente en todo momento. Son temas del capítulo laboral sobre todo en los que Estados Unidos tratará de utilizar estas rendijas que se abrieron, y que México deberá vigilar que no hay abusos y que si se presentan casos frívolos tengamos la habilidad de presentar argumentos en contra en un panel y ganar los casos”, apuntó.

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

Además de las demandas que Estados Unidos pueda presentar contra México, Smith dijo que hay “otra cara de la moneda” que el país debe cuidar ante la entrada en vigor del T-MEC, que es la de asegurar que no haya políticas publicas contradictorias al tratado comercial.

“El gobierno federal ha apoyado atinadamente al T-MEC en su negociación, están adoptando al tratado e impulsándolo de manera activa, pero por otra parte salen políticas públicas como la de la Secretaría de Energía (Sener) para frenar las inversiones en energía renovable que pueden afectar al acuerdo comercial”, refirió.

Kenneth Smith subrayó que las políticas del gobierno federal deben ir de la mano del T-MEC en materia comercial, ya que medidas como la de la Sener o la consulta pública en Mexicali que canceló la construcción de la planta de Constellation Brands exponen al país a represalias comerciales que van desde demandas millonarias hasta que le cierren el acceso al mercado norteamericano y, sobre todo, a perder la credibilidad y confianza entre inversionistas nacionales y extranjeros.

Recordó que en el caso de la política de la Sener se ponen en riesgo inversiones por seis mil millones de dólares, lo que metería al país en una disputa comercial multimillonaria que le afectaría en un contexto de caída de la economía y menores ingresos.

“México tienen la oportunidad de crecer con el T-MEC como un polo de atracción de inversión pero va a depender de nosotros aprovecharlo y crear políticas correctas para generar un ambiente de negocios y la atracción de inversión”, apuntó.

Al final, Smith subraya que el tratado que entra en vigor este miércoles es un gran instrumento porque garantiza continuidad de libre comercio en la región, el cual estaba amenazado al inicio de la negociación.

Apuntó que las amenazas de Trump de salirse del bloque comercial fueron reales y pudieron afectar considerablemente a México si las hubiera cumplido.

“Él (Trump) sí cree las cosas que dice y hace, y muchas veces depende de los miembros de su gabinete, de las propias Cortes en Estados Unidos y del sector privado de su país el frenarlo”, indicó.

Por ello, Smith se dice satisfecho con el resultado que entra en vigor hoy, con el que asegura que México obtuvo muchos beneficios que, ahora, le toca al gobierno aprovechar.

“Definitivamente ganamos con el T-MEC”, concluyó.



Escucha el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Soledad

Solidaridad humanitaria para padre e hijo enfermo; fueron afectados por incendio

Perdieron todo, pero la población se ha volcado en ayudas; trabajó 15 años en FFCC y no tiene pensión

Local

Han muerto por Covid-19, seis mujeres embarazadas en SLP: Salud

El reporte señala que el 78.8% de las mujeres confirmadas en el estado, ha cursado la enfermedad de forma ambulatoria, es decir en casa, mientras que 21.2% han tenido que ser hospitalizadas

Local

Llevarán mil hamburguesas a 6 comunidades vulnerables

Nos encanta apoyar a familias y niños de nuestro Estado. Estamos Felices y motivados de dar algo de felicidad: organización

Finanzas

Reforma al sistema de pensiones en benéfico: Pliego Moreno

La propuesta de reforma al sistema de pensiones pone a los usuarios en el centro de las Afore y no presiona a las finanzas públicas

Literatura

Rosa Montero realiza un viaje hacia la reinvención

Rosa Montero presentó en la FIL de Guadalajara La buena suerte, una novela sobre la resiliencia

Salud

Evolución | ¿Y qué pasa después del Covid?

Las bajas en los ingresos económicos fueron considerables para la mayoría de los entrevistados porque los medicamentos no son baratos

Mundo

Restaurantes de Turín ayudan a los necesitados

Los cocineros de la región italiana han elaborado alrededor de 35 mil comidas para las personas vulnerables de la zona

Sociedad

Las autodefensas sí existimos y portamos armas por necesidad: Román Vázquez

La falta de una estrategia sólida de seguridad ha orillado a los ciudadanos a cuidarse a sí mismos

Finanzas

Peugeot duplica su cuota de mercado en cuatro años

La marca francesa confía en concentrar 1% del mercado mexicano antes de que concluya el año, dice su CEO local, Igor Dumas