/ lunes 28 de septiembre de 2020

Pandemia impide que padres conozcan a sus hijos gestados de forma subrogada

Parejas de todo el mundo pagan entre 35 mil y 75 mil dólares para tener un bebé a través de una madre sustituta

Cherry Lin acaricia melancólicamente un pelele, temiendo que sea demasiado pequeño para el hijo al que todavía no ha podido conocer, al ser fruto de la gestación subrogada y estar varado en el extranjero a causa del cierre de fronteras impuesto por el coronavirus.

China prohibió cualquier forma de gestación subrogada -tanto comercial como altruista- en 2001, ante la preocupación de que la práctica pudiera engendrar la explotación de mujeres pobres.

Sin embargo, por entre 35 mil y 75 mil dólares, las parejas pueden encontrar a mujeres en el extranjero, desde Laos a Rusia, pasando por Ucrania, Georgia y Estados Unidos, para gestar a su bebé.

El sistema se ha visto fuertemente afectado por la pandemia, que comportó el cierre de las fronteras, la cancelación de vuelos y la suspensión de visados, dando lugar a una "acumulación" de recién nacidos que esperan ser recogidos por sus padres biológicos chinos.

Además, la epidemia provocó un resurgimiento del mercado negro de la gestación subrogada dentro de China. Se han encontrado "guaridas para bebés" en orfanatos y apartamentos, según agencias de gestación subrogada de Rusia y Ucrania.

"No puedo dormir por la noche pensando que mi bebé está varado en un orfanato", explicó Lin, que optó por este método tras haber sufrido varios abortos, desde la ciudad de Chengdu, al sur.

Su bebé nació en San Petersburgo en junio, tres meses después de que Rusia cerrara sus fronteras con China para frenar la propagación del coronavirus.

"No sabemos cuánto tendremos que esperar", agrega.

El aumento de los ingresos, los altos niveles de infertilidad y el deseo de parejas que, por su edad, ya no pueden procrear hicieron que la demanda de servicios de gestación subrogada en el extranjero se disparara en China desde 2016, cuando dejó de estar vigente la norma del hijo único en el país.

Lin, una abogada de 38 años, y su esposo viajaron a Rusia el año pasado para una fecundación in vitro y firmar un contrato con una agencia especializada en gestación subrogada.

En cuanto les confirmaron el embarazo, Lin se puso a comprar productos inantiles e incluso hizo un curso de primeros auxilios para niños.

Pero sus planes se torcieron cuando el coronavirus empezó a expandirse por el planeta, sumiéndola a ella en "una pesadilla" en la que va recibiendo fragmentos de las primeras semanas de vida de su recién nacido, por medio de fotos y videos enviados por la agencia.

TIEMPO PERDIDO

Ni el Ministerio chino de Relaciones Exteriores ni la embajada rusa en Pekín respondieron a las preguntas de la AFP sobre qué estaban haciendo para ayudar a los padres chinos a traer a sus hijos a casa.

No existen datos oficiales sobre cuantos bebés chinos nacidos de gestaciones subrogadas están en el extranjero.

Pero un video publicado en junio por el servicio de gestación subrogada BioTexCom de Ucrania muestra filas y filas de bebés en cunas en un hotel deja entrever el alcance del problema.

Casi la mitad de los 46 niños pertenecían a clientes chinos, explicó un portavoz de BioTexCom.

Las autoridades han expedido permisos especiales para los padres biológicos que reclaman a sus hijos, pese al cierre de fronteras. Pero esto no ha sido suficiente para Li Mingxia, cuyo hijo nació en Kiev el pasado mayo.

A causa de la obligatoriedad de guardar cuarentena y de la poca frecuencia de los vuelos, tendrá que esperar hasta finales de noviembre para reunirse con él.

"Me perderé los primeros seis meses de su vida", explica Li, añadiendo: "Eso no me lo podrá devolver nadie".

La mayoría de los niños nacidos en el extranjero no tienen certificados de nacimiento puesto que sus padres no pueden viajar para hacerse los tests de ADN y probar así su parentesco.

La policía rusa y ucraniana ha empezado a inspeccionar las "guaridas de bebés" -los apartamentos en los que viven cinco o seis niños indocumentados, cuidados por una niñera-, ante el miedo de que acaben siendo víctimas de tráfico.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Cherry Lin acaricia melancólicamente un pelele, temiendo que sea demasiado pequeño para el hijo al que todavía no ha podido conocer, al ser fruto de la gestación subrogada y estar varado en el extranjero a causa del cierre de fronteras impuesto por el coronavirus.

China prohibió cualquier forma de gestación subrogada -tanto comercial como altruista- en 2001, ante la preocupación de que la práctica pudiera engendrar la explotación de mujeres pobres.

Sin embargo, por entre 35 mil y 75 mil dólares, las parejas pueden encontrar a mujeres en el extranjero, desde Laos a Rusia, pasando por Ucrania, Georgia y Estados Unidos, para gestar a su bebé.

El sistema se ha visto fuertemente afectado por la pandemia, que comportó el cierre de las fronteras, la cancelación de vuelos y la suspensión de visados, dando lugar a una "acumulación" de recién nacidos que esperan ser recogidos por sus padres biológicos chinos.

Además, la epidemia provocó un resurgimiento del mercado negro de la gestación subrogada dentro de China. Se han encontrado "guaridas para bebés" en orfanatos y apartamentos, según agencias de gestación subrogada de Rusia y Ucrania.

"No puedo dormir por la noche pensando que mi bebé está varado en un orfanato", explicó Lin, que optó por este método tras haber sufrido varios abortos, desde la ciudad de Chengdu, al sur.

Su bebé nació en San Petersburgo en junio, tres meses después de que Rusia cerrara sus fronteras con China para frenar la propagación del coronavirus.

"No sabemos cuánto tendremos que esperar", agrega.

El aumento de los ingresos, los altos niveles de infertilidad y el deseo de parejas que, por su edad, ya no pueden procrear hicieron que la demanda de servicios de gestación subrogada en el extranjero se disparara en China desde 2016, cuando dejó de estar vigente la norma del hijo único en el país.

Lin, una abogada de 38 años, y su esposo viajaron a Rusia el año pasado para una fecundación in vitro y firmar un contrato con una agencia especializada en gestación subrogada.

En cuanto les confirmaron el embarazo, Lin se puso a comprar productos inantiles e incluso hizo un curso de primeros auxilios para niños.

Pero sus planes se torcieron cuando el coronavirus empezó a expandirse por el planeta, sumiéndola a ella en "una pesadilla" en la que va recibiendo fragmentos de las primeras semanas de vida de su recién nacido, por medio de fotos y videos enviados por la agencia.

TIEMPO PERDIDO

Ni el Ministerio chino de Relaciones Exteriores ni la embajada rusa en Pekín respondieron a las preguntas de la AFP sobre qué estaban haciendo para ayudar a los padres chinos a traer a sus hijos a casa.

No existen datos oficiales sobre cuantos bebés chinos nacidos de gestaciones subrogadas están en el extranjero.

Pero un video publicado en junio por el servicio de gestación subrogada BioTexCom de Ucrania muestra filas y filas de bebés en cunas en un hotel deja entrever el alcance del problema.

Casi la mitad de los 46 niños pertenecían a clientes chinos, explicó un portavoz de BioTexCom.

Las autoridades han expedido permisos especiales para los padres biológicos que reclaman a sus hijos, pese al cierre de fronteras. Pero esto no ha sido suficiente para Li Mingxia, cuyo hijo nació en Kiev el pasado mayo.

A causa de la obligatoriedad de guardar cuarentena y de la poca frecuencia de los vuelos, tendrá que esperar hasta finales de noviembre para reunirse con él.

"Me perderé los primeros seis meses de su vida", explica Li, añadiendo: "Eso no me lo podrá devolver nadie".

La mayoría de los niños nacidos en el extranjero no tienen certificados de nacimiento puesto que sus padres no pueden viajar para hacerse los tests de ADN y probar así su parentesco.

La policía rusa y ucraniana ha empezado a inspeccionar las "guaridas de bebés" -los apartamentos en los que viven cinco o seis niños indocumentados, cuidados por una niñera-, ante el miedo de que acaben siendo víctimas de tráfico.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Negocios para fiestas infantiles, en picada

La ventas se redujeron un 50 por ciento en negocios del centro, piden a los compradores no olvidarse de ellos, porque hay días que no sacan ni para los sueldos

Local

Se han perdido más de mil 500 empleos del sector transporte: Amotac

La crisis ha sido tan fuerte que muchos transportistas no tienen ni para cubrir el seguro de sus unidades, algunos no han podido renovar sus licencias porque no les alcanza, y otros ni siquiera saben cómo cumplirán con el pago de aguinaldos a sus trabajadores

Local

Donan ayuntamientos terrenos al IMSS

Deberán ser utilizados para la construcción de hospitales en los municipios de Ciudad Valles y la Capital

Cine

Anuncian plan para erradicar la violencia

Procine dio a conocer un proyecto de prevención con perspectiva de género para la comunidad audiovisual

Gossip

Alejandro Rosas y Julio Patán documentan los disparates de la pandemia

El historiador y el periodista compilan las historias más inverosímiles que se vivieron durante el confinamiento en el libro Pandemia bizarra

Ecología

Cambio climático amenaza las aceitunas

Chipre registró este año las temperaturas más altas de su historia y las olas de calor reducen la primavera, que es la época ideal para el cultivo

Gossip

Wynton Marsalis, en vivo desde Nueva York en concierto virtual

The democracy! suite, tendrá como acompañamiento a seis de los mejores solistas de la Jazz at Lincoln Center Orchestra desde Nueva York.

Gossip

El cuarentenorio cómico y A oscuras me da risa, dos comedias de éxito en streaming

Las obras fueron las primeras en regresar al escenario con público presencial