/ sábado 6 de junio de 2020

Ernesto Canto, con raíces potosinas

Es hijo de Don Enrique Canto, vecino de San Ciro de Acosta; tuvo en su poder el récord mundial y olímpico de Caminata de 20km

Considerado el mejor marchista del mundo en la década de los 80’s, Ernesto Canto Gudiño, dejó su nombre plasmado en letras de oro en la historia del olimpismo mexicano, al colgarse la medalla de oro en la prueba de Caminata de 20 kilómetros en los Jugos Olímpicos de Los Ángeles en 1984.

En la memoria de muchos mexicanos se encuentra plasmada la imagen cuando el mexicano Ernesto Canto ingresó al Memorial Coliseum de Los Ángeles, escoltado por su compatriota Raúl González y el italiano Maurizio Damiliano, para colgarse la medalla dorada y de paso, batir el récord olímpico de Damiliano, dejando el crono en 1:23:13.

Pero pocos sabes que ese andarín, que puso en alto el nombre de México, tiene raíces potosinas, pues es hijo de Don Enrique Canto Velázquez, vecino de San Ciro de Acosta, San Luis Potosí.

Ernesto Canto, nació el 18 de octubre de 1958 en la Ciudad de México, pero parte de su infancia la vivió en el municipio potosino, donde comenzó a brillar deportivamente, y que con los años lo llevó a ser el mejor atleta de nuestro país.

Desde muy joven, se mostró como un deportista triunfador; iniciándose en la caminata a los 9 años, siendo en 1972 cuando obtiene su primer título Nacional Infantil en la ciudad de Monterrey y a los 14 se coronó en los 10 km en los Centroamericanos Juveniles de Caracas 74 y tres años después repitió la hazaña, pero ahora en Xalapa, Veracruz.

Los triunfos continuaron y fue en 1980 cuando, en una gira por Europa, triunfa en la Copa Ruse en Bulgaria, con la mejor marca mundial del año al cronometrar 1:19.01. Un año más tarde, llegó su primera victoria de renombre al llevarse la victoria en la Copa Lugano de Valencia, España, lo que le valió recibir ese año el Premio Nacional del Deporte.

Las victorias continuaban en la vida de Canto, en 1982 se colgó el oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en La Habana; y fue en 1983 cuando es nombrado como “El Mejor Andarín del Mundo en 20 kilómetros por IAAF, recibiendo el trofeo a la Hispanidad por ser campeón Panamericano en Caracas y del Mundial de Atletismo de Halsinki, Finlandia.

Lo mejor en su carrera deportiva llegó en el 84; tomó parte en el Gran Prix de Softeland en Bergen, Noruega, rompió la mara mundial de la hora al recorrer 15mil 253 metros; dejando en el olvido los 15 129mts del soviético Valdas Kazalauskas.

Un día después de esto, Canto logró lo impensable, al romper el récord mundial de 10 kilómetros con un tiempo de 1 hora, 18 minutos y 38 segundos, superando por mucho la marca el también mexicano, Daniel Bautista de 1:19.49.

Después de todos estos triunfos, a Ernesto Canto solo le faltaba por probar los miles de la medalla olímpica, la cual pudo saborear meses más tarde, al recibir el alarido de los mexicanos que lo vieron romper el listón de triunfador.

El 24 de junio de 1989, Ernesto Canto visitó San Ciro de Acosta, donde se realizó una serie de eventos deportivos como una Carrera Atlética, Conferencias Deportivas y se colocó la primera piedra de la Unidad Deportiva “Ernesto Canto” misma que fue restaurada en el 2015.

Ernesto Canto, junto con la taekwondoin María del Rosario Espinoza, son los únicos deportistas mexicanos en ser campeones de todas las competencias del denominado ciclo olímpico (Centroamericanos, Panamericanos, Mundial y Juegos Olímpicos).

Considerado el mejor marchista del mundo en la década de los 80’s, Ernesto Canto Gudiño, dejó su nombre plasmado en letras de oro en la historia del olimpismo mexicano, al colgarse la medalla de oro en la prueba de Caminata de 20 kilómetros en los Jugos Olímpicos de Los Ángeles en 1984.

En la memoria de muchos mexicanos se encuentra plasmada la imagen cuando el mexicano Ernesto Canto ingresó al Memorial Coliseum de Los Ángeles, escoltado por su compatriota Raúl González y el italiano Maurizio Damiliano, para colgarse la medalla dorada y de paso, batir el récord olímpico de Damiliano, dejando el crono en 1:23:13.

Pero pocos sabes que ese andarín, que puso en alto el nombre de México, tiene raíces potosinas, pues es hijo de Don Enrique Canto Velázquez, vecino de San Ciro de Acosta, San Luis Potosí.

Ernesto Canto, nació el 18 de octubre de 1958 en la Ciudad de México, pero parte de su infancia la vivió en el municipio potosino, donde comenzó a brillar deportivamente, y que con los años lo llevó a ser el mejor atleta de nuestro país.

Desde muy joven, se mostró como un deportista triunfador; iniciándose en la caminata a los 9 años, siendo en 1972 cuando obtiene su primer título Nacional Infantil en la ciudad de Monterrey y a los 14 se coronó en los 10 km en los Centroamericanos Juveniles de Caracas 74 y tres años después repitió la hazaña, pero ahora en Xalapa, Veracruz.

Los triunfos continuaron y fue en 1980 cuando, en una gira por Europa, triunfa en la Copa Ruse en Bulgaria, con la mejor marca mundial del año al cronometrar 1:19.01. Un año más tarde, llegó su primera victoria de renombre al llevarse la victoria en la Copa Lugano de Valencia, España, lo que le valió recibir ese año el Premio Nacional del Deporte.

Las victorias continuaban en la vida de Canto, en 1982 se colgó el oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en La Habana; y fue en 1983 cuando es nombrado como “El Mejor Andarín del Mundo en 20 kilómetros por IAAF, recibiendo el trofeo a la Hispanidad por ser campeón Panamericano en Caracas y del Mundial de Atletismo de Halsinki, Finlandia.

Lo mejor en su carrera deportiva llegó en el 84; tomó parte en el Gran Prix de Softeland en Bergen, Noruega, rompió la mara mundial de la hora al recorrer 15mil 253 metros; dejando en el olvido los 15 129mts del soviético Valdas Kazalauskas.

Un día después de esto, Canto logró lo impensable, al romper el récord mundial de 10 kilómetros con un tiempo de 1 hora, 18 minutos y 38 segundos, superando por mucho la marca el también mexicano, Daniel Bautista de 1:19.49.

Después de todos estos triunfos, a Ernesto Canto solo le faltaba por probar los miles de la medalla olímpica, la cual pudo saborear meses más tarde, al recibir el alarido de los mexicanos que lo vieron romper el listón de triunfador.

El 24 de junio de 1989, Ernesto Canto visitó San Ciro de Acosta, donde se realizó una serie de eventos deportivos como una Carrera Atlética, Conferencias Deportivas y se colocó la primera piedra de la Unidad Deportiva “Ernesto Canto” misma que fue restaurada en el 2015.

Ernesto Canto, junto con la taekwondoin María del Rosario Espinoza, son los únicos deportistas mexicanos en ser campeones de todas las competencias del denominado ciclo olímpico (Centroamericanos, Panamericanos, Mundial y Juegos Olímpicos).

Local

Vía Alterna a la 57 será anunciada en visita de AMLO

A pesar de que continúa el diferendo en la aprobación de los planes municipales, dicha obra no quedará detenida

Local

El caso Alejandra, deja a una familia destrozada; fallan autoridades en dar seguridad a la mujer: Colectivos

“Nos quedamos cortitas, sí sólo encarcelamos agresores", asevera la activista Fátima Alvizu

Local

En San Luis Potosí no hay migrantes beneficiados con el programa “Quédate en México”

Los beneficiarios son las personas que se encuentran principalmente en la frontera

Local

Atlético de San Luis golea 3-1 y baila al Guadalajara

El conjunto potosino ahora si aprovechó sus opciones de gol para sumar en casa la primera victoria del torneo. Ibáñez fue la figura con dos goles

Local

Estafan a universitarios con supuestas becas

Estudiantes han sido víctima de estafadores que les piden dinero a cambio de recibir una supuesta beca

Futbol

Paola Longoria se mantiene en la pelea por galardón mundial

La racquetbolista potosina marcha en quinto sitio de las votaciones al "Mejor Atleta de Todos los Tiempos" de The World Games

Local

Apoyarían con la oxigenoterapia

Se les facilitaría sin costo el insumo que requieran

Local

Avanzan los planes de ordenamiento territorial

Aumentarán dimensiones de la zona natural protegida de la Sierra de San Miguelito

Local

Ambulantes respetan protocolos

Hace unos días, el comercio establecido solicitó a las autoridades “piso parejo” en cuanto a los protocolos sanitarios y sanciones por no atenderlos