/ sábado 4 de diciembre de 2021

"Vietnam", un libro sobre descubrirse a través del punk, la música y el amor

A 16 años de haber publicado la primera edición de su libro, Mariño González aseguró estar conforme con su creación

Punk, música, piercings, amor y relaciones de pareja, son tópicos que se aprecian en relatos para pésimas personas que hoy, a 16 años de su creación, siguen más que presentes en "Vietnam", el libro de cuentos escrito por Mariño González.

En una charla entre amigos y conocidos de alguna fiesta, este viernes en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara se presentó la tercera edición de este libro, bajo el sello de Arlequín.

Con la compañía del escritor Antonio Ortuño, el dibujante Ezequiel Cruz y Robotania -quien conduce un podcast del mismo nombre-, Mariño recordó cómo fue crear, en sus años de juventud, esta serie de relatos en los cuales buscaba descubrirse a sí mismo y crear un propio lenguaje.

"Estos cuentos los escribió un chico de las orillas, que se estaba descubriendo a sí mismo y que quería crear un mundo y un lenguaje propio, a través de la música que escuchaba, los libros que leía, a la par de que me iba descubriendo como persona, a través, por supuesto, de las expresiones de la moda, de los piercings, y me preguntaba cosas muy cursis: si el amor podía ser eterno, si un pato puede casarse con una mujer, si un papa puede encontrarse con una diosa. Creo que sobre todo fue eso, la búsqueda por intentar atentar contra la literatura".

El prólogo está escrito por Ortuño, en el que narra la fiesta en donde conoció al autor hace ya unos ayeres. De igual forma hay una especie de preludio a manera de cómic, realizado por Ezequiel Cruz, quien introduce a un personaje perruno, Perriño González que no es más que Mariño, para plasmar un poco de las situaciones y otros personajes que se pueden leer en los relatos.

"La historieta es un recorrido protagonizado por Mariño, en este caso Perriño González, por sus perros, porque se van encontrando una serie de situaciones, de personajes, de lugares, que los transforma en la base de sus relatos. No sabemos qué tanto Mariño tomó esa realidad para hacerla cuentos, o qué tanto los personajes de sus cuentos se escaparon del libro".

Recomendado para todo público, Mariño Gonzáles se dijo conforme con el trabajo creado hace 16 años, por lo cual invitó al lector aventurero darle una leída a "Vietnam".

Punk, música, piercings, amor y relaciones de pareja, son tópicos que se aprecian en relatos para pésimas personas que hoy, a 16 años de su creación, siguen más que presentes en "Vietnam", el libro de cuentos escrito por Mariño González.

En una charla entre amigos y conocidos de alguna fiesta, este viernes en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara se presentó la tercera edición de este libro, bajo el sello de Arlequín.

Con la compañía del escritor Antonio Ortuño, el dibujante Ezequiel Cruz y Robotania -quien conduce un podcast del mismo nombre-, Mariño recordó cómo fue crear, en sus años de juventud, esta serie de relatos en los cuales buscaba descubrirse a sí mismo y crear un propio lenguaje.

"Estos cuentos los escribió un chico de las orillas, que se estaba descubriendo a sí mismo y que quería crear un mundo y un lenguaje propio, a través de la música que escuchaba, los libros que leía, a la par de que me iba descubriendo como persona, a través, por supuesto, de las expresiones de la moda, de los piercings, y me preguntaba cosas muy cursis: si el amor podía ser eterno, si un pato puede casarse con una mujer, si un papa puede encontrarse con una diosa. Creo que sobre todo fue eso, la búsqueda por intentar atentar contra la literatura".

El prólogo está escrito por Ortuño, en el que narra la fiesta en donde conoció al autor hace ya unos ayeres. De igual forma hay una especie de preludio a manera de cómic, realizado por Ezequiel Cruz, quien introduce a un personaje perruno, Perriño González que no es más que Mariño, para plasmar un poco de las situaciones y otros personajes que se pueden leer en los relatos.

"La historieta es un recorrido protagonizado por Mariño, en este caso Perriño González, por sus perros, porque se van encontrando una serie de situaciones, de personajes, de lugares, que los transforma en la base de sus relatos. No sabemos qué tanto Mariño tomó esa realidad para hacerla cuentos, o qué tanto los personajes de sus cuentos se escaparon del libro".

Recomendado para todo público, Mariño Gonzáles se dijo conforme con el trabajo creado hace 16 años, por lo cual invitó al lector aventurero darle una leída a "Vietnam".

Local

UASLP revoca gratuidad a 10 estudiantes que la obtuvieron con amparo

Los alumnos tendrán que pagar los semestres que han cursado

Local

"Nomás nos dan atole con el dedo", maestros pensionados recuerdan a Gobierno que aún se les debe

Solo al 60 por ciento de los jubilados y pensionados de San Luis Potosí les han pagado el bono de calidad de vida y la jubilación complementaria

Local

Ayuntamiento Soledense ejercerá sus facultades en materia de fiscalización contra la MSX

La empresa minera canadiense presentó un amparo contra las ordenes de inspección y suspensión, el ayuntamiento asegura que ésta sigue sin contar con las licencias de funcionamiento y cambio de uso de suelo

Finanzas

Treinta mil clientes de BBVA aceptaron diferir su saldo negativo

Según el banco, este problema se presentó por un factor humano, pero no tuvo repercusiones económicas para la institución

Local

Protestan maestros y padres de familia por falta de pago a 74 profesores

SEGE es quien supuestamente se niega a pagar lo que se les debe desde hace más de 9 meses

Local

UASLP revoca gratuidad a 10 estudiantes que la obtuvieron con amparo

Los alumnos tendrán que pagar los semestres que han cursado

Local

Ayuntamientos deben invertir en capacitación y equipamiento de policías: Rubén Guajardo

Guajardo Barrera manifestó que la seguridad pública es una preocupación primordial de los ciudadanos

Mundo

Indígenas canadienses piden a la reina Isabel II que se disculpe por abusos

El papa Francisco y el gobierno de Canadá ya se han disculpado por su papel en las residencias escolares, en las que fueron internados a la fuerza para su asimilación unos 150 mil niños indígenas