/ jueves 29 de octubre de 2020

Las figuras del Día de Muertos resistieron la desaparición de las tradiciones europeas

Disfrazadas de dulce son las delicias de niños y adultos

Uno de los ritos que contrasta entre la cultura mesoamericana y la occidental es el Día de Muertos. Mientras en Europa la muerte es triste, lúgubre y existe una relación apesadumbrada con los muertos, en nuestro México es muy diferente, la gente pone los altares, comida, música y bebida a los que murieron, va a los cementerios a convivir --y a platicar incluso-- con los antepasados. La muerte no es otra cosa más que el término de un ciclo, recordar a los muertos es abrazar a la vida, les hacemos un reconocimiento, porque somos lo que ellos fueron pero en un nuevo ciclo.

Este reconocimiento, tiene un origen ancestral y es que los mesoamericanos tenían el privilegio de comer la carne divina en forma de figuras de amaranto (huauhtli), pues se creía que de esa materia estaban hechos los dioses.

“En el sistema religioso, tocaba a los tlamacazque o sacerdotes especializados, la labor ritual de sacrificar a las víctimas humanas, nadie más podía hacer esto, pues estaría cometiendo un sacrilegio y un crimen, sin embargo la gente común, tenía la oportunidad de sacrificar directamente –como una imitación del ritual oficial- a las esculturas de amaranto, procedimiento que se realizaba con la misma solemnidad, con cuchillos de obsidiana o de pedernal”, describe el arqueólogo Eduardo Merlo Juárez, en el libro Amaranto, comida cotidiana y ritual, el cual forma parte de la colección Tonacayotl de Fundación Herdez.

A medida que el virreinato se fue afianzando en la Nueva España, muchas de las prohibiciones y anatemas de los primeros tiempos fueron superadas. Lejos del celoso cuidado de la Inquisición, en los pueblos alejados de las sierras o en las selvas, los indígenas siguieron haciendo las figuras sagradas de masa de maíz, amaranto y miel, es decir los tzoalli.

Las efigies de los antiguos dioses cambiaron resguardadas en formas de serpientes, venados, coyotes, ocelotes, de águilas, palomas, monos ranas y otros animales, los que antes eran los nahuales de Tezcatlipoca, de Tláloc, Quetzalcóatl, Camaxtle, Chalchiuhtlicue, Centéotl o Tonantzin.

“Disfrazadas de golosinas, esas figuras se defendieron de sus enemigos naturales: la ignorancia, soberbia, intolerancia y prepotencia, aunque no del desdén y de la discriminación de los que se creyeron herederos raciales de los conquistadores y despreciaron su presencia y consumo”, señala Eduardo Merlo.

Por fortuna, sobre todo para las personas que viven alejadas de las grandes ciudades, el huauhtli sigue consumiéndose en nuestros días como un dulce delicioso, adornado con pasas o chocolate, en forma de cuadros, galletas y corazones, pero también en su calidad de huauhzontles, o bien, sus hojas tiernas que son los quelites nutritivos.

Uno de los ritos que contrasta entre la cultura mesoamericana y la occidental es el Día de Muertos. Mientras en Europa la muerte es triste, lúgubre y existe una relación apesadumbrada con los muertos, en nuestro México es muy diferente, la gente pone los altares, comida, música y bebida a los que murieron, va a los cementerios a convivir --y a platicar incluso-- con los antepasados. La muerte no es otra cosa más que el término de un ciclo, recordar a los muertos es abrazar a la vida, les hacemos un reconocimiento, porque somos lo que ellos fueron pero en un nuevo ciclo.

Este reconocimiento, tiene un origen ancestral y es que los mesoamericanos tenían el privilegio de comer la carne divina en forma de figuras de amaranto (huauhtli), pues se creía que de esa materia estaban hechos los dioses.

“En el sistema religioso, tocaba a los tlamacazque o sacerdotes especializados, la labor ritual de sacrificar a las víctimas humanas, nadie más podía hacer esto, pues estaría cometiendo un sacrilegio y un crimen, sin embargo la gente común, tenía la oportunidad de sacrificar directamente –como una imitación del ritual oficial- a las esculturas de amaranto, procedimiento que se realizaba con la misma solemnidad, con cuchillos de obsidiana o de pedernal”, describe el arqueólogo Eduardo Merlo Juárez, en el libro Amaranto, comida cotidiana y ritual, el cual forma parte de la colección Tonacayotl de Fundación Herdez.

A medida que el virreinato se fue afianzando en la Nueva España, muchas de las prohibiciones y anatemas de los primeros tiempos fueron superadas. Lejos del celoso cuidado de la Inquisición, en los pueblos alejados de las sierras o en las selvas, los indígenas siguieron haciendo las figuras sagradas de masa de maíz, amaranto y miel, es decir los tzoalli.

Las efigies de los antiguos dioses cambiaron resguardadas en formas de serpientes, venados, coyotes, ocelotes, de águilas, palomas, monos ranas y otros animales, los que antes eran los nahuales de Tezcatlipoca, de Tláloc, Quetzalcóatl, Camaxtle, Chalchiuhtlicue, Centéotl o Tonantzin.

“Disfrazadas de golosinas, esas figuras se defendieron de sus enemigos naturales: la ignorancia, soberbia, intolerancia y prepotencia, aunque no del desdén y de la discriminación de los que se creyeron herederos raciales de los conquistadores y despreciaron su presencia y consumo”, señala Eduardo Merlo.

Por fortuna, sobre todo para las personas que viven alejadas de las grandes ciudades, el huauhtli sigue consumiéndose en nuestros días como un dulce delicioso, adornado con pasas o chocolate, en forma de cuadros, galletas y corazones, pero también en su calidad de huauhzontles, o bien, sus hojas tiernas que son los quelites nutritivos.

Local

Reportan 19 muertos y 198 nuevos casos de Covid-19 en SLP

De acuerdo al informe técnico del Comité Estatal para la Seguridad en Salud, los nuevos contagios corresponden a 109 mujeres y 89 hombres

Local

Mujeres reclusas, en el abandono por su familia

120 mujeres privadas de su libertad, se les ingresó por presunta participación en delitos de robo, homicidios y delincuencia

Soledad

De nueva cuenta, acordonan Plaza Principal de Soledad

Esto debido al elevado número de personas que acude los fines de semana sin cubrebocas y sin respetar la sana distancia

Futbol

La Mano de Dios y el Gol del Siglo de Maradona

En un solo partido, Maradona logró los dos goles más emblemáticos de la historia del futbol

Local

Reportan 19 muertos y 198 nuevos casos de Covid-19 en SLP

De acuerdo al informe técnico del Comité Estatal para la Seguridad en Salud, los nuevos contagios corresponden a 109 mujeres y 89 hombres

Automotriz

Toyota Hilux, más indestructible que nunca

La firma japonesa presenta la renovación de su pickup más vendida, con esto reafirma porque es un ícono de resistencia y confiabilidad

Futbol

"Nos deja, pero no se va, porque Diego es eterno”, se despiden Messi y CR7

CR7 emitió una despedida para quien consideró su amigo y aseguró que es y será uno de los mejores jugadores de todos los tiempos

Soledad

[Video] Ayuntamiento de Soledad conmemora el 25N

Con video de testimonios de mujeres violentadas buscan concientizar a la población