/ jueves 15 de agosto de 2019

Las charcas salinas de Celestún, la joya del mundo maya

La sal de Celestún es uno de los más recomendables productos orgánicos para cocinar

Celestún significa, en lengua maya, “espanto de piedra”, por derivarse de los vocablos Celes, espanto y Tun piedra. Está ubicada al oeste de la Península de Yucatán, a unos 180 kilómetros de la ciudad de Mérida.


Desde hace algunas décadas, la Reserva de la Biosfera Ría Celestún ha ganado fama gracias a sus esteros que albergan una de las mayores concentraciones de flamingos rosas, a sus bellos manglares y a las enormes charcas de sal que lo han convertido en uno de los principales exportadores de este condimento a nivel nacional.

Foto: Brenda Vega


Se dice que, desde tiempos prehispánicos, los mayas recolectaban sal de las costas yucatecas para conservar y preparar sus alimentos. La obtenían evaporando el agua de las charcas con la luz de sol.


Dichas charcas obtienen su color rosado de una artemia que habita ahí, se trata de un crustáceo de color rosa intenso que, por ende, también le da color a la sal y a los flamingos que se alimentan de ella.


Hoy en día los salineros provenientes de comunidades cercanas a Celestún siguen obteniendo la sal de forma artesanal. Su jornada comienza a las seis de la mañana cuando aun no sale el sol y se puede entrar a las charcas, ya que alrededor de las 11 de la mañana el agua comienza a calentarse con el sol y el trabajo se vuelve imposible. La profundidad de cada charca es muy poca, pero aun así llegan hasta dentro a bordo de balsas o en carretas para poder depositar en ellas las sal que obtienen ayudados de palas.

Foto: Brenda Vega



Cuando tienen la sal suficiente la dejan escurrir y secar al sol de forma natural en montículos acomodados a la orilla de la charca; al principio es de color rosa, pero cuando se seca se vuelve blanca.


Celestún es el segundo exportador de sal en el estado, tan solo después de la salinera en Las Coloradas, un puerto ubicado en el litoral norte de la península de Yucatán perteneciente al municipio de Río Lagartos, donde también sus habitantes se dedican a la pesca y a la industria salinera, muy importante en la región.

aderezo@oem.com.mx

Celestún significa, en lengua maya, “espanto de piedra”, por derivarse de los vocablos Celes, espanto y Tun piedra. Está ubicada al oeste de la Península de Yucatán, a unos 180 kilómetros de la ciudad de Mérida.


Desde hace algunas décadas, la Reserva de la Biosfera Ría Celestún ha ganado fama gracias a sus esteros que albergan una de las mayores concentraciones de flamingos rosas, a sus bellos manglares y a las enormes charcas de sal que lo han convertido en uno de los principales exportadores de este condimento a nivel nacional.

Foto: Brenda Vega


Se dice que, desde tiempos prehispánicos, los mayas recolectaban sal de las costas yucatecas para conservar y preparar sus alimentos. La obtenían evaporando el agua de las charcas con la luz de sol.


Dichas charcas obtienen su color rosado de una artemia que habita ahí, se trata de un crustáceo de color rosa intenso que, por ende, también le da color a la sal y a los flamingos que se alimentan de ella.


Hoy en día los salineros provenientes de comunidades cercanas a Celestún siguen obteniendo la sal de forma artesanal. Su jornada comienza a las seis de la mañana cuando aun no sale el sol y se puede entrar a las charcas, ya que alrededor de las 11 de la mañana el agua comienza a calentarse con el sol y el trabajo se vuelve imposible. La profundidad de cada charca es muy poca, pero aun así llegan hasta dentro a bordo de balsas o en carretas para poder depositar en ellas las sal que obtienen ayudados de palas.

Foto: Brenda Vega



Cuando tienen la sal suficiente la dejan escurrir y secar al sol de forma natural en montículos acomodados a la orilla de la charca; al principio es de color rosa, pero cuando se seca se vuelve blanca.


Celestún es el segundo exportador de sal en el estado, tan solo después de la salinera en Las Coloradas, un puerto ubicado en el litoral norte de la península de Yucatán perteneciente al municipio de Río Lagartos, donde también sus habitantes se dedican a la pesca y a la industria salinera, muy importante en la región.

aderezo@oem.com.mx

Policiaca

En El Polvorín, sujeto violó a la hija de su novia

La víctima, una niña de seis años de edad. El depravado, José Ulises, ya está detenido

Local

Covid-19 no da tregua, 160 casos en un día; anciano de 100 años fue contagiado

Este domingo se rompió récord de nueva cuenta; también se sumaron otras 8 muertes

Policiaca

(Actualización) Desactivan Alerta AMBER ante aparición de Sandy

La encontraron sana y salva. La menor se había extraviado

Finanzas

SCT revisará concesiones carreteras de OHL, GIA, ICA, Pinfra y otras empresas

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) pagará a una consultora privada para que revise en los próximos meses el modelo financiero original

Justicia

Piden liberar a García Luna por coronavirus

Con un paquete de fianza mejorado y dictámenes médicos su defensa intenta convencer al juez Cogan

Finanzas

Evolución | La pandemia modernizó a la Condusef

Las denuncias virtuales y las conciliaciones telefónicas permitirán que la dependencia cubra un mayor territorio

Mundo

Servicio de Inmigración y Aduanas de EU, propagador de Covid-19

Las deportaciones de cientos de migrantes enfermos y los traslados a centros de detención de un estado a otro de EU agravaron la pandemia

Local

Cierran parques Tangamanga por muerte de trabajador con Covid-19

Realizarán tareas de sanitización y desinfección en las diversas áreas para disminuir riesgo de contagio

Mundo

Madrugar para vender fruta en lugar de buscar leones

La industria turística en Kenia agoniza, como en el resto del mundo. En el país africano los guías de safari buscan ocupaciones alternativas para sobrevivir