imagotipo

Columnistas

  • Juan Jesús Priego

Se cuenta de San Antonio Abad (251-356) que una vez, angustiado por la cantidad de males que veía en el mundo, preguntó a Dios: «-Señor, ¿por qué mueren algunos tras una vida corta y otros llegan a la extrema vejez? ¿Por qué algunos son pobres y otros ricos? ¿Por qué...

  • Juan Jesús Priego

Dios había prometido a los israelitas salidos de Egipto una tierra que manaba leche y miel, pero a éstos las cosas no les quedaban muy claras. ¿Era de veras aquélla una tierra tan fértil como decía Dios? O, para decirlo de otra manera, ¿qué tanta miel manaba en realidad?, ¿y...

  • Juan Jesús Priego

“Abraham –dice el capítulo 13 del libro del Génesis- era muy rico en oro y plata. También Lot, que acompañaba a Abraham, poseía ovejas, vacas y tiendas. La tierra no era suficiente para los dos y ya no podían vivir juntos, porque sus rebaños habían aumentado mucho. Hubo pleitos entre...

  • Juan Jesús Priego

Un amigo mío, hombre de mucho valer y amplia cultura, me ha prestado hace poco un libro gracias al cual he podido enterarme de lo siguiente: el cuarto mandamiento de la ley de Dios es anacrónico, además de dañino para la salud. “Honra a tu padre y a tu madre”,...

  • Juan Jesús Priego

Un joven espiritual, noble y de buenos sentimientos está llorando delante de mí y me pregunta por qué la muchacha a la que ama apenas repara en él. -¡Pero si yo soy serio, soy formal, soy respetuoso! –dice-. No ando en antros, ni me doy a la bebida, ni cometo...

  • Juan Jesús Priego

Juan Jesús Priego   No siempre es fácil creerla y mucho menos todavía el aceptarla, pero, puesto que es palabra divina, ésta no puede mentir ni engañarnos. Dicha palabra dice así: “Por lo demás, sabemos que Dios dispone de todas las cosas para el bien de los que le aman”...

  • Juan Jesús Priego

Juan Jesús Priego Una vez, según cuenta Gustav Meyrink (1868-1932), el escritor austríaco, un sapo vio caminar a un ciempiés y quedó atónito al ver con qué elegancia movía éste cada una de sus patas. ¿Cómo le hacía para coordinar con tanta perfección sus movimientos? ¡Aquello era un verdadero milagro...

  • Juan Jesús Priego

Juan Jesús Priego Tratemos de imaginar la siguiente situación. Sin embargo, imaginémosla como algo que no tardará mucho en suceder –como si profetizáramos, por decirlo así-, pues, tal y como pintan las cosas, no sería nada extraño que en un futuro próximo nuestros legisladores promuevan una ley según la cual,...

  • Juan Jesús Priego

Juan Jesús Priego  “-‘Mira –dijo Moisés al Altísimo-, yo iré a los israelitas y les diré: el Dios de sus padres me ha enviado a ustedes. Pero si ellos me preguntan cómo se llama, ¿qué les respondo?’. Dios dijo a Moisés: Yo soy el que soy. Esto dirás a los...

  • Juan Jesús Priego

Juan Jesús Priego Voy a revelarle un secreto, señor. ¡Oh, por favor, no ponga usted esa cara de misterio! En realidad, tal vez ni siquiera se trate de un secreto, sino de una de esas cosas que la humanidad conoce y practica desde tiempos inmemoriales. Esto que voy a decirle...