imagotipo

EDUCACIÓN Y SINDICALISMO

  • Profr. J. Jesús Vázquez Leos

IGNIS NATURIS RENASCOR Integeris bajo el camino de la misma existencia que nos legará la humanidad antigua la señal dejada ha traído bajo su cauda la evolución del hombre nacido en un salvajismo olvidado por los escritos del Antiguo Testamento dentro de una religión en la que no  cabían más dioses que los personificados en Yahve o Jehova. Paso de los tiempos en los que “los hijos de Dios se ayuntaron con las hijas de los hombres” en una conjunción de cielo y tierra para perdurar la especie.

             ESO FUE EN el allá de los tiempos; eso fue en el camino de la conformación de las hordas, los clanes, las tribus, los pueblos y las naciones bajo una persecución tremenda de dioses contra dioses, de hombres contra hombres, de pueblos contra naciones, de vida contra muerte. Año tras año, décadas tras décadas, siglos contra siglos o milenios eternizados por la lucha de la supremacía del más poderoso contra el más débil; ¡cuán larga es la senda del mal! Quizá más de lo segundo que de lo primero.

            UN AÑO NUEVO entro a la medianoche y en su alborada nos llevamos el ropaje de su nacimiento la misma cobija de maldades que nos tejió la vida, que nos tejió el Dios de los mayores para ponernos a prueba; los mismos equívocos que nos dejo la herencia de nuestros ancestros y que no pudimos o no quisimos componer. Pero como antípoda de esos males también llevaremos al Año Nuevo los aciertos, las bondades, lo bueno de la vida, lo que nos ha servido para avanzar y mejorar en esa esperanza de un futuro promisorio para nuestros hijos.

POR AQUELLOS QUE en el camino no tienen nada, por aquellos enfermos del cuerpo bajo la dolencia de la pobreza; por aquellos que sin casa ni comida deambulan por las calles; por aquellos niños ateridos por el frío; por los que son engañados con falsas promesas gubernativas; por los obnubilados religiosos que esperan la “salvación eterna”, por los que esperan en las cárceles la justicia humana; por los que se mueven entre el vicio y la depravación explotados por otros, por los ignorantes que viven en la obscuridad sin enseñanza; por los que a diario buscan mendrugos para alimentar su eternidad de hambre; por los viejos que tienen miedo a la soledad de la vida; por los niños que ríen por fuera mientras su cuerpo llora; por ese Dios que no existe para ellos sino en la falsa salvación del alma. Por todos ellos vayan las plegarias de todas las religiones, de todos los credos, de todas las ideologías bajo una esperanza de transformar su vida pero sin explotar en ellos el servilismo humano.

PERO PARA LOS explotadores de la fragilidad existencial, para los que viven como rémoras en la sociedad, para los que se alimentan de la espiritualidad y de la religión, para los que a diario roban y mienten; para los que engañan al pueblo, para los que siguen exprimiendo las conciencias; para los que acrecenta sus escarcelas  industriales con el sudor de los trabajadores, ora los que asistió reciben las dádivas votivas tras el confesionario, para los que ponen a Dios de parapeto otorgando perdones falsos para salvar el alma; para las férulas gubernativas que roban a sus gentes, para los políticos que arrastran a las masas a equívocos caminos. Para todos ellos y los que faltaron en este alocado ditirambo, solo la sentencia de: ¡¡NO LOS PERDONES, SEÑOR, PORQUE SI SABEN LO QUE HACEN!!

FELIZ AÑO ELECTORAL 2018.