imagotipo

¡CON CRISTO!

  • Agustín Corpus Hernández

¡LA VIDA VICTORIOSA!

 

 

DIOS EL PADRE CELESTIAL en la Carta 1 Corintios 15:57 de la Biblia nos invita para tener la vida victoriosa de salvación y vida eterna por medio de nuestro Señor Jesucristo, porque nos ama por sobre todas las cosas, y sigue poniendo todo su amor único a nuestro alcance a través de Cristo su Hijo, hablándonos en todas las formas llenas de su gracia, que es amor supremo perfecto, para obtener la victoria llena de vida divina espiritual final sobre la horripilante muerte espiritual que acarrea el pecado y lleva al horno de fuego del castigo eterno.

Por lo tanto, es de extrema importancia acercarnos a Cristo, aquí ahora, en este Año Nuevo 2018, en el tiempo aceptable, en el día victorioso de salvación, según 2 Corintios 6:2, para aceptar a Jesús en nuestro corazón espiritual como único Salvador personal, previo arrepentimiento de nuestros pecados ante El, y de esta manera, este Cristo nos libre de corrupción y haga inmortal nuestra alma en el celestial gozo eterno, porque Jesús con su victoria divina hará cesar y desaparecer nuestra muerte espiritual pecaminosa, según 1 Corintios 15:54.

Conforme a lo anterior, a sus creyentes salvos, Cristo les quita el aguijón de la muerte que es pecado y les elimina el sepulcro eterno de muerte en el infierno, a cambio del Cielo que significa felicidad que nunca termina, alabando, bendiciendo y adorando a la Trinidad Santísima.

Dios, por ende, te llama para que adquieras firmeza, constancia y crecimiento en la obra de Cristo, entendiendo que todo lo que este Señor tu Salvador te permita hacer a su lado no es en vano, conforme a 1 Corintios 15:58, porque este Salvador Divino es, si tu aceptas, tu Amo, Señor y Rey en Perfección.

Estimado lector: eres muy distinguido y apreciado por Cristo, quien te invita para darte su Vida Victoriosa por toda la eternidad en plenitud feliz y gozosa, al lado de la Trinidad Santa, con sólo decirle: “Mi Señor Dios Cristo, ¡SÁLVAME!, me arrepiento ante Ti de mis pecados, perdóname, y límpiame con tu sangre divina derramada en la cruz del Calvario, creo en Ti y te recibo como único, suficiente y perfecto salvador personal”.

Muchas gracias, que Dios los bendiga ricamente. Mi  teléfono es el 815-39-73.