/ domingo 2 de agosto de 2020

Un Camino hacia Dios

La experiencia es la madre de la vida ». Moisés Lira Serafín Art. 711

Desde su nacimiento el padre Moisés Lira Serafín, al interior de su hogar, empezó a tener diversas experiencias que lo fueron preparando para ser un ejemplo a seguir.

La forma de expresar sus ideas era muy clara y lo más importante es que todo lo que decía lo acompañaba con el ejemplo, por eso su palabra era convincente y todos lo escuchaban con especial atención e interés.

Hablando de la “santidad”, explicaba que consistía en la “entrega de sí mismo”, como “Dios se entrega a sí mismo”. Y explicaba de otro modo diciendo, “el Padre se ama en su Verbo y el Espíritu Santo de allí procede”. “Al vislumbrar, aun cuando sea muy imperfectamente, la santidad de Dios, debemos cantar con la Iglesia de Jesús: ‘Tú sólo santo, tú sólo altísimo, tú solo Señor”.

De igual forma consideraba “la suprema belleza”, es que el amor supone conocimiento, “Señor que te conozcan para que te amen” (Jn 17,3), así oraba Jesús a su Padre. Un amor que nos una con Él, que nos penetre de Él, que nos haga vivir totalmente de Él.

Dios es la suprema belleza, infinita, por eso debemos amarlo y dejarnos atraer por Él.

“Debe extasiarnos la contemplación de Dios en el silencio, en la soledad, en el recogimiento”, aprovechemos este tiempo para conocer y amar más a nuestro Señor, y nos gocemos en su presencia.

El padre Moisés, al hablar tan claramente de estos grandes atributos divinos, lo pudo hacer porque su gran espiritualidad le permitió vivir intensamente la suprema belleza de Dios e invitaba, y nos invita hoy, a vivir y permitir que nos invada su belleza, que nos haga vivir totalmente de Él.

Nos invita a amarlo y a dejarnos atraer por Él, y sabe que para que esto sea posible llevarlo a la práctica, es necesario retirarnos en el silencio, en la soledad y en el recogimiento. Por desgracia, vemos como nuestra sociedad mundial no valora absolutamente nada estas grandes condicionantes que el mismo Padre Moisés nos indica, de allí el descontrol, la insatisfacción, el pesimismo. Dios puede llenar nuestro corazón y todos nuestros anhelos, hagamos espacio en nuestras vidas, rescatemos lo mejor de nosotros mismos, Dios nos conoce mejor que nosotros mismos, no necesitamos buscarlo fuera, sino dentro de nosotros en el silencio, en la soledad y el recogimiento, este es el método que eligió el padre Moisés y hoy, se encuentra en proceso de ser reconocido como santo.

Encomiéndate a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Moisés Lira Serafín. Comunica favores y gracias recibidas a: Oficina de la causa de beatificación y canonización Moisés Lira Serafín, M.Sp.S., Av. Venustiano Carranza 1665, Col. Tequisquiapan, C.P. 78250 San Luis Potosí, S.L.P.; tel: 444 813 2309; e-mail: causamoisesliraserafin@gmail.com

La experiencia es la madre de la vida ». Moisés Lira Serafín Art. 711

Desde su nacimiento el padre Moisés Lira Serafín, al interior de su hogar, empezó a tener diversas experiencias que lo fueron preparando para ser un ejemplo a seguir.

La forma de expresar sus ideas era muy clara y lo más importante es que todo lo que decía lo acompañaba con el ejemplo, por eso su palabra era convincente y todos lo escuchaban con especial atención e interés.

Hablando de la “santidad”, explicaba que consistía en la “entrega de sí mismo”, como “Dios se entrega a sí mismo”. Y explicaba de otro modo diciendo, “el Padre se ama en su Verbo y el Espíritu Santo de allí procede”. “Al vislumbrar, aun cuando sea muy imperfectamente, la santidad de Dios, debemos cantar con la Iglesia de Jesús: ‘Tú sólo santo, tú sólo altísimo, tú solo Señor”.

De igual forma consideraba “la suprema belleza”, es que el amor supone conocimiento, “Señor que te conozcan para que te amen” (Jn 17,3), así oraba Jesús a su Padre. Un amor que nos una con Él, que nos penetre de Él, que nos haga vivir totalmente de Él.

Dios es la suprema belleza, infinita, por eso debemos amarlo y dejarnos atraer por Él.

“Debe extasiarnos la contemplación de Dios en el silencio, en la soledad, en el recogimiento”, aprovechemos este tiempo para conocer y amar más a nuestro Señor, y nos gocemos en su presencia.

El padre Moisés, al hablar tan claramente de estos grandes atributos divinos, lo pudo hacer porque su gran espiritualidad le permitió vivir intensamente la suprema belleza de Dios e invitaba, y nos invita hoy, a vivir y permitir que nos invada su belleza, que nos haga vivir totalmente de Él.

Nos invita a amarlo y a dejarnos atraer por Él, y sabe que para que esto sea posible llevarlo a la práctica, es necesario retirarnos en el silencio, en la soledad y en el recogimiento. Por desgracia, vemos como nuestra sociedad mundial no valora absolutamente nada estas grandes condicionantes que el mismo Padre Moisés nos indica, de allí el descontrol, la insatisfacción, el pesimismo. Dios puede llenar nuestro corazón y todos nuestros anhelos, hagamos espacio en nuestras vidas, rescatemos lo mejor de nosotros mismos, Dios nos conoce mejor que nosotros mismos, no necesitamos buscarlo fuera, sino dentro de nosotros en el silencio, en la soledad y el recogimiento, este es el método que eligió el padre Moisés y hoy, se encuentra en proceso de ser reconocido como santo.

Encomiéndate a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Moisés Lira Serafín. Comunica favores y gracias recibidas a: Oficina de la causa de beatificación y canonización Moisés Lira Serafín, M.Sp.S., Av. Venustiano Carranza 1665, Col. Tequisquiapan, C.P. 78250 San Luis Potosí, S.L.P.; tel: 444 813 2309; e-mail: causamoisesliraserafin@gmail.com

domingo 02 de agosto de 2020

Un Camino hacia Dios