/ domingo 24 de mayo de 2020

Un Camino hacia Dios

« Me siento con un corazón muy grande, quisiera remediar todo mal» Moisés Lira Serafín, Art. 701

En estos tiempos de pandemia, de dolor, de angustia, de sufrimiento, nos viene muy bien saber que Dios nuestro Padre nunca nos ha dejado solos, que nos ha enviado al Espíritu Santo como abogado y consolador. Además, contamos con intercesores ante Dios que quieren ayudarnos a remediar todos los males que nos aquejan. El padre Moisés Lira, el apóstol de la bondad, es uno de ellos. He aquí el testimonio del padre Edmundo Iturbide, Superior General de los Misioneros del Espíritu Santo en el Veinticinco Aniversario de Profesión Religiosa del Padre Moisés Lira Serafín:

«La Iglesia necesita sacerdotes inmolados, olvidados de sí mismos, que sueñen extender el reinado del Espíritu Santo, y tú [Moisés] eres uno de ellos porque si no Jesús se habría equivocado, y decirlo sería una blasfemia. Jesús está comprometido contigo, a ti te llamó el primero; te has dado a la Iglesia y ella necesita almas muy llenas de caridad, de un criterio evangélico, amplio como el mundo, y a ti Nuestro Señor te ha regalado ese criterio amplio de la bendita caridad.

Donde quiera que ves el bien, te entusiasmas, tienes el criterio sacerdotal que no sufre estrecheces, sino que abarca lo que abarca la caridad. Por eso pienso yo que habría motivo más que suficiente, para poner en tus labios el himno de la Santísima Virgen y con él dar gracias a la hora de inmolar el Cordero de Dios. Cumples 25 años ¡qué cosa tan difícil es llegar al vigésimo quinto aniversario en la vida religiosa y en las obras de la Cruz!

No es lo propio de la voluntad humana perseverar en esa forma y más cuando nos encontramos a cada paso con cruces, no es normal para la voluntad humana. ¡Cuántas barquitas se alejan de la orilla! Y creyendo bogar en santa paz se encuentran con un mar tempestuoso y tú te has encontrado con mares procelosos, te has encontrado en varias ocasiones en que la barca ha estado en peligro de naufragar. Me dirás no es nada todo lo que he sufrido en comparación de la gracia que Dios me ha dado, se ha obrado en ti “Moisés” una bendición, una inmolación y una fecundidad singulares».


Querido lector, se necesita un milagro patente para que la Iglesia pueda declarar Beato al Venerable Siervo de Dios, padre Moisés Lira Serafín, quien en carne propia supo del dolor y del sufrimiento. En vida escribió: “Me siento con un corazón grande para encerrar a todo el mundo, es decir, quisiera remediar todo mal, con una inmensa caridad”.

El “apóstol de la bondad” prometió desde el cielo seguir ayudando, encomiéndate a su intercesión con mucha confianza. Comunica los favores y gracias recibidas a la oficina de la causa de beatificación y canonización Moisés Lira Serafín, M.Sp.S., Av. Venustiano Carranza 1665, Col. Tequisquiapan, C.P. 78250 San Luis Potosí, S.L.P.; tel: 444 813 2309; e-mail: causamoisesliraserafin@gmail.com

« Me siento con un corazón muy grande, quisiera remediar todo mal» Moisés Lira Serafín, Art. 701

En estos tiempos de pandemia, de dolor, de angustia, de sufrimiento, nos viene muy bien saber que Dios nuestro Padre nunca nos ha dejado solos, que nos ha enviado al Espíritu Santo como abogado y consolador. Además, contamos con intercesores ante Dios que quieren ayudarnos a remediar todos los males que nos aquejan. El padre Moisés Lira, el apóstol de la bondad, es uno de ellos. He aquí el testimonio del padre Edmundo Iturbide, Superior General de los Misioneros del Espíritu Santo en el Veinticinco Aniversario de Profesión Religiosa del Padre Moisés Lira Serafín:

«La Iglesia necesita sacerdotes inmolados, olvidados de sí mismos, que sueñen extender el reinado del Espíritu Santo, y tú [Moisés] eres uno de ellos porque si no Jesús se habría equivocado, y decirlo sería una blasfemia. Jesús está comprometido contigo, a ti te llamó el primero; te has dado a la Iglesia y ella necesita almas muy llenas de caridad, de un criterio evangélico, amplio como el mundo, y a ti Nuestro Señor te ha regalado ese criterio amplio de la bendita caridad.

Donde quiera que ves el bien, te entusiasmas, tienes el criterio sacerdotal que no sufre estrecheces, sino que abarca lo que abarca la caridad. Por eso pienso yo que habría motivo más que suficiente, para poner en tus labios el himno de la Santísima Virgen y con él dar gracias a la hora de inmolar el Cordero de Dios. Cumples 25 años ¡qué cosa tan difícil es llegar al vigésimo quinto aniversario en la vida religiosa y en las obras de la Cruz!

No es lo propio de la voluntad humana perseverar en esa forma y más cuando nos encontramos a cada paso con cruces, no es normal para la voluntad humana. ¡Cuántas barquitas se alejan de la orilla! Y creyendo bogar en santa paz se encuentran con un mar tempestuoso y tú te has encontrado con mares procelosos, te has encontrado en varias ocasiones en que la barca ha estado en peligro de naufragar. Me dirás no es nada todo lo que he sufrido en comparación de la gracia que Dios me ha dado, se ha obrado en ti “Moisés” una bendición, una inmolación y una fecundidad singulares».


Querido lector, se necesita un milagro patente para que la Iglesia pueda declarar Beato al Venerable Siervo de Dios, padre Moisés Lira Serafín, quien en carne propia supo del dolor y del sufrimiento. En vida escribió: “Me siento con un corazón grande para encerrar a todo el mundo, es decir, quisiera remediar todo mal, con una inmensa caridad”.

El “apóstol de la bondad” prometió desde el cielo seguir ayudando, encomiéndate a su intercesión con mucha confianza. Comunica los favores y gracias recibidas a la oficina de la causa de beatificación y canonización Moisés Lira Serafín, M.Sp.S., Av. Venustiano Carranza 1665, Col. Tequisquiapan, C.P. 78250 San Luis Potosí, S.L.P.; tel: 444 813 2309; e-mail: causamoisesliraserafin@gmail.com

domingo 24 de mayo de 2020

Un Camino hacia Dios