/ sábado 10 de octubre de 2020

Solárium

La Suprema Corte hizo “chuza” en San Luis

La Suprema Corte de Justicia de la Nación anuló la Ley Electoral del Estado vigente y revivió la edición pasada no por razones de contenido o de excepciones sino porque jamás se tomó en cuenta a las etnias que subsisten en nuestro estado para su aprobación. Vale decir que fue un acto de discriminación lo que tomó en cuenta el máximo tribunal de México para la anulación de una ley que ya comenzaba a aplicarse. Y vale más la pena de reconocer que San Luis Potosí es un estado en que la discriminación y el racismo tienen plena vigencia.

Técnicamente los estudiosos del derecho no encuentran diferencias muchas entre la edición anulada y su anterior que recobra vida para no dejar al estado sin ley en momentos en que el proceso electoral está en marcha. No obstante, acabamos de recibir una lección que debe conducirnos a la reflexión pues no solamente en las leyes se muestra ese sentimiento discriminativo tan arraigado en San Luis. Casi en todos los campos de la actividad podemos encontrar ejemplos de esas prácticas nocivas para el desarrollo social y no encontramos, hasta ahora, una salida para el estorbo que son la discriminación y el racismo que hoy debe apenarnos.

Todavía escucho en la gente de San Luis expresiones como esta: “aunque todos somos del mismo barro, no es lo mismo bacín que jarro”. Además, nuestra tierra es escenario de explotación y una nueva forma de trata de personas al percatarnos que en Villa de Arista se rescató a un grupo de trabajadores traídos de Veracruz y del sureste para trabajar en condiciones pésimas sin recibir la paga correspondiente. Ese tema no es nuevo. Las dependencias federales reportaron desde principios de este Siglo XX la existencia de sembradíos clandestinos en municipios como Cedral, Cerritos y Villa Juárez, a donde es hora de que ninguna autoridad se aparece para sancionar a quienes todavía explotan a la gente cual se hizo hace más de 200 años.

Como el amable lector puede deducir, el acto de ignorar a las etnias del estado para aprobar una ley electoral está relacionada en lo sustancial con lo que ocurre en nuestras campiñas. Partidos y aspirantes a candidatos al gobierno del estado, a diputados federales y diputados federales, lo mismo que los que quieren ser presidentes municipales, tienen en la discriminación y el racismo que permanecen arraigados en los usos y costumbres de la población del estado, un tema que se presta al trabajo político, a la confección de leyes, reglamentos y disposiciones que eliminen la fea costumbra de no responder el saludo, de censurar al de enfrente por su aspecto o condición, pero también que castiguen el abuso que se manifiesta en las amenazas de los muchos ricos de mil pesos que insultan a los servidores públicos, o a los empleados de restaurantes y bares, tratando de recomponer el camino vergonzante por el que hemos transitado hace mucho.

Lo hecho por la Suprema Corte de Justicia va más allá del simple acto de sancionar un hecho. Debe ilustrarnos sobre lo que aflora en una conducta discriminativa y lo que tiene de racismo el dejar fuera a las etnias, pese a la simulación que se hace al dejarlas fuera de toda representación en el Poder Legislativo y en los Cabildos de los 58 municipios, especialmente en el de San Antonio que tiene un alto porcentaje de población indígena y es, tal vez, uno de los más atrasados de México.

La próxima vez que vea usted una camioneta lujosa pasándose los altos, o al auto deportivo sobrepasar la velocidad permitida en la diagonal sur Salvador Nava, o testimonie cómo los prepotentes “fifis” tratan a los agentes de policía que vigilan la avenida Chapultepec, comprobará que es urgente el orden en las calles y en nuestra vida en común para que podamos presumir de ser lo que nunca hemos logrado ser. La nueva Ley Electoral no está vigente, pero las elecciones no serán suspendidas. Hay material de sobra para una buena oferta política. A ver si lo pueden aprovechar partidos y candidatos. Sea pues.

Y AHORA, OTRA DE VAQUEROS

Los políticos que presiden y controlan los partidos políticos de México consideran que la gente acude a votar el día de las elecciones porque se identifica con sus principios, ideales, programas de acción, etcétera, pero nunca toman en cuenta lo que la gente quiere en realidad. No hago excepciones porque todos son iguales.

Ninguno de los organismos que reciben carretadas de dinero público para su desarrollo en tiempos no electorales ha tenido la precaución de elaborar algo más que lo que ya tiene sobre principios, acciones, ideales, etcétera. Es decir, tienen la parte teórica y se olvidan de lo práctico porque se les dificulta entender el presente, analizarlo y proponer soluciones. Una vez electos, los candidatos llegan a los cargos sin retroalimentación posible de sus partidos a fin de proponer algo que realmente beneficie al municipio, al estado o al país entero.

Los poderes legislativo federal y los de los estados carecen de propuestas concretas ante problemas vigentes. Lo hasta hoy demostrado en el Poder Legislativo federal integrado por dos cámaras, es que su forma de hacer política tiene que ver con la servidumbre mansa y permanente a las indicaciones del Ejecutivo. Su formación segmentada y con mayoría del partido en el gobierno, juega con los berrinches de una oposición desarmada y sin respaldo para equilibrar el trabajo legislativo.

No pasa lo mismo en los estados, en los que la gobernanza no está en una sola mano. Pero aún así, es evidente el desconcierto de los legisladores, de los regidores y síndicos para enfrentar con imaginación y acierto la tarea de inyectar prosperidad a los municipios y a los estados. No saben cómo.

Su ignorancia, pues, es colectiva y los partidos no son creativos para estructurar algo más que verborrea opositora, sin establecer una relación estrecha con la ciudadanía que elige, a fin de confeccionar un proyecto único por región, por estado, para generar riqueza y compartirla, que de eso debe tratarse el trabajo político. Hasta ahora, la oferta es siempre asistencialista. Comparten la disposición de repartir el dinero público en apoyos y dádivas que generen gratitud y eventualmente el compromiso del elector para respaldarlos en las urnas. Pero el panorama empieza a cambiar.

La necesidad de relacionarse con los electores es de los partidos, deben confeccionar propuestas concretas y elevarlas a nivel de proyectos para cumplir en un plazo razonable. El tema ha sido apenas ventilado por políticos de reciente cuño. Algún presidente de la república estampó su firma en un pliego impreso con sus compromisos de campaña, al que luego no supimos si fue cumplido y en qué porciento, pero ya hubo algunas ideas al respecto. Los partidos se quedaron callados y casi ninguno de sus candidatos del nivel estatal, municipal o federal, pudo hacer su oferta de compromisos por falta de cercanía con la realidad que, por supuesto, desconoce.

Sin embargo, ahora resulta que algunos partidos quieren posicionar a personajes tomando en cuenta otros factores, distintos a la oferta de trabajo, pero casi iguales a los que debe y puede reunir un conocido actor, un reconocido familiar de alguien, un heredero de una casta relacionada con el poder público, y eventualmente de algún despistado “guapo o bonito” aunque ignore lo esencial de su entorno. La equivocación no contribuye a la fortaleza de la oposición política. La desnutrición de la oferta les convierte en cascarones y permiten, eso sí, que reaparezcan los siempre inútiles aprovechados del erario público para su propio futuro, nada más.

EL COTARRO POLÍTICO

El gobernador Juan Manuel Carreras López tiene cancha libre para moverle a las obras del aeropuerto nacional de Tamuín, el libramiento del dicho aeropuerto a Ciudad Valles y la ampliación a cuatro carriles de la carretera Ciudad Valles-Tamazunchale, después del anuncio presidencial del lunes pasado que beneficiará a San Luis con obras de infraestructura carretera y urbana con valor de 13 mil 127 millones de pesos… Pero, además, el presidente López Obrador considera echar a andar, junto con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) otro proyecto de inversiones en noviembre y podría darse ahí el monto de los recursos a gastar en la huasteca potosina, pues Carreras López y López Obrador piensan auspiciar un emporio turístico que favorecería la llegada de hasta cinco mil visitantes por mes a esa región, con la consecuente derrama económica… En fin, la mesa está puesta para que el sexenio carrerista concluya a todo vapor y con los mejores números en todo lo que concierne al aspecto económico de gestión gubernamental… A propósito del COVID 19, la Secretaría de Finanzas da cuenta de que el Gobierno del Estado erogó, rápido, 452 millones de pesos para la reconversión hospitalaria, contratación de personal, compra de equipos de protección y médico, para afrontar en las mejores condiciones los primeros episodios… El tema es que la contingencia sanitaria no es un asunto resuelto y los gastos siguen… Los vecinos de la calle Prolongación de Azufre en Morales se quejan amargamente porque el drenaje colapsó frente a la escuela primaria José María Luis Mora y es hora de que Interapas no compone la falla. Las aguas negras fluyen por el pavimento y apestan todo el pueblo… Entre tanto, el terrible Manolo les sugiere que usen cubrebocas… HASTA LA PRÓXIMA

pedrocervantesroque@yahoo.com.mx

rema Corte hizo “chuza” en San Luis

La Suprema Corte de Justicia de la Nación anuló la Ley Electoral del Estado vigente y revivió la edición pasada no por razones de contenido o de excepciones sino porque jamás se tomó en cuenta a las etnias que subsisten en nuestro estado para su aprobación. Vale decir que fue un acto de discriminación lo que tomó en cuenta el máximo tribunal de México para la anulación de una ley que ya comenzaba a aplicarse. Y vale más la pena de reconocer que San Luis Potosí es un estado en que la discriminación y el racismo tienen plena vigencia.

Técnicamente los estudiosos del derecho no encuentran diferencias muchas entre la edición anulada y su anterior que recobra vida para no dejar al estado sin ley en momentos en que el proceso electoral está en marcha. No obstante, acabamos de recibir una lección que debe conducirnos a la reflexión pues no solamente en las leyes se muestra ese sentimiento discriminativo tan arraigado en San Luis. Casi en todos los campos de la actividad podemos encontrar ejemplos de esas prácticas nocivas para el desarrollo social y no encontramos, hasta ahora, una salida para el estorbo que son la discriminación y el racismo que hoy debe apenarnos.

Todavía escucho en la gente de San Luis expresiones como esta: “aunque todos somos del mismo barro, no es lo mismo bacín que jarro”. Además, nuestra tierra es escenario de explotación y una nueva forma de trata de personas al percatarnos que en Villa de Arista se rescató a un grupo de trabajadores traídos de Veracruz y del sureste para trabajar en condiciones pésimas sin recibir la paga correspondiente. Ese tema no es nuevo. Las dependencias federales reportaron desde principios de este Siglo XX la existencia de sembradíos clandestinos en municipios como Cedral, Cerritos y Villa Juárez, a donde es hora de que ninguna autoridad se aparece para sancionar a quienes todavía explotan a la gente cual se hizo hace más de 200 años.

Como el amable lector puede deducir, el acto de ignorar a las etnias del estado para aprobar una ley electoral está relacionada en lo sustancial con lo que ocurre en nuestras campiñas. Partidos y aspirantes a candidatos al gobierno del estado, a diputados federales y diputados federales, lo mismo que los que quieren ser presidentes municipales, tienen en la discriminación y el racismo que permanecen arraigados en los usos y costumbres de la población del estado, un tema que se presta al trabajo político, a la confección de leyes, reglamentos y disposiciones que eliminen la fea costumbra de no responder el saludo, de censurar al de enfrente por su aspecto o condición, pero también que castiguen el abuso que se manifiesta en las amenazas de los muchos ricos de mil pesos que insultan a los servidores públicos, o a los empleados de restaurantes y bares, tratando de recomponer el camino vergonzante por el que hemos transitado hace mucho.

Lo hecho por la Suprema Corte de Justicia va más allá del simple acto de sancionar un hecho. Debe ilustrarnos sobre lo que aflora en una conducta discriminativa y lo que tiene de racismo el dejar fuera a las etnias, pese a la simulación que se hace al dejarlas fuera de toda representación en el Poder Legislativo y en los Cabildos de los 58 municipios, especialmente en el de San Antonio que tiene un alto porcentaje de población indígena y es, tal vez, uno de los más atrasados de México.

La próxima vez que vea usted una camioneta lujosa pasándose los altos, o al auto deportivo sobrepasar la velocidad permitida en la diagonal sur Salvador Nava, o testimonie cómo los prepotentes “fifis” tratan a los agentes de policía que vigilan la avenida Chapultepec, comprobará que es urgente el orden en las calles y en nuestra vida en común para que podamos presumir de ser lo que nunca hemos logrado ser. La nueva Ley Electoral no está vigente, pero las elecciones no serán suspendidas. Hay material de sobra para una buena oferta política. A ver si lo pueden aprovechar partidos y candidatos. Sea pues.

Y AHORA, OTRA DE VAQUEROS

Los políticos que presiden y controlan los partidos políticos de México consideran que la gente acude a votar el día de las elecciones porque se identifica con sus principios, ideales, programas de acción, etcétera, pero nunca toman en cuenta lo que la gente quiere en realidad. No hago excepciones porque todos son iguales.

Ninguno de los organismos que reciben carretadas de dinero público para su desarrollo en tiempos no electorales ha tenido la precaución de elaborar algo más que lo que ya tiene sobre principios, acciones, ideales, etcétera. Es decir, tienen la parte teórica y se olvidan de lo práctico porque se les dificulta entender el presente, analizarlo y proponer soluciones. Una vez electos, los candidatos llegan a los cargos sin retroalimentación posible de sus partidos a fin de proponer algo que realmente beneficie al municipio, al estado o al país entero.

Los poderes legislativo federal y los de los estados carecen de propuestas concretas ante problemas vigentes. Lo hasta hoy demostrado en el Poder Legislativo federal integrado por dos cámaras, es que su forma de hacer política tiene que ver con la servidumbre mansa y permanente a las indicaciones del Ejecutivo. Su formación segmentada y con mayoría del partido en el gobierno, juega con los berrinches de una oposición desarmada y sin respaldo para equilibrar el trabajo legislativo.

No pasa lo mismo en los estados, en los que la gobernanza no está en una sola mano. Pero aún así, es evidente el desconcierto de los legisladores, de los regidores y síndicos para enfrentar con imaginación y acierto la tarea de inyectar prosperidad a los municipios y a los estados. No saben cómo.

Su ignorancia, pues, es colectiva y los partidos no son creativos para estructurar algo más que verborrea opositora, sin establecer una relación estrecha con la ciudadanía que elige, a fin de confeccionar un proyecto único por región, por estado, para generar riqueza y compartirla, que de eso debe tratarse el trabajo político. Hasta ahora, la oferta es siempre asistencialista. Comparten la disposición de repartir el dinero público en apoyos y dádivas que generen gratitud y eventualmente el compromiso del elector para respaldarlos en las urnas. Pero el panorama empieza a cambiar.

La necesidad de relacionarse con los electores es de los partidos, deben confeccionar propuestas concretas y elevarlas a nivel de proyectos para cumplir en un plazo razonable. El tema ha sido apenas ventilado por políticos de reciente cuño. Algún presidente de la república estampó su firma en un pliego impreso con sus compromisos de campaña, al que luego no supimos si fue cumplido y en qué porciento, pero ya hubo algunas ideas al respecto. Los partidos se quedaron callados y casi ninguno de sus candidatos del nivel estatal, municipal o federal, pudo hacer su oferta de compromisos por falta de cercanía con la realidad que, por supuesto, desconoce.

Sin embargo, ahora resulta que algunos partidos quieren posicionar a personajes tomando en cuenta otros factores, distintos a la oferta de trabajo, pero casi iguales a los que debe y puede reunir un conocido actor, un reconocido familiar de alguien, un heredero de una casta relacionada con el poder público, y eventualmente de algún despistado “guapo o bonito” aunque ignore lo esencial de su entorno. La equivocación no contribuye a la fortaleza de la oposición política. La desnutrición de la oferta les convierte en cascarones y permiten, eso sí, que reaparezcan los siempre inútiles aprovechados del erario público para su propio futuro, nada más.

EL COTARRO POLÍTICO

El gobernador Juan Manuel Carreras López tiene cancha libre para moverle a las obras del aeropuerto nacional de Tamuín, el libramiento del dicho aeropuerto a Ciudad Valles y la ampliación a cuatro carriles de la carretera Ciudad Valles-Tamazunchale, después del anuncio presidencial del lunes pasado que beneficiará a San Luis con obras de infraestructura carretera y urbana con valor de 13 mil 127 millones de pesos… Pero, además, el presidente López Obrador considera echar a andar, junto con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) otro proyecto de inversiones en noviembre y podría darse ahí el monto de los recursos a gastar en la huasteca potosina, pues Carreras López y López Obrador piensan auspiciar un emporio turístico que favorecería la llegada de hasta cinco mil visitantes por mes a esa región, con la consecuente derrama económica… En fin, la mesa está puesta para que el sexenio carrerista concluya a todo vapor y con los mejores números en todo lo que concierne al aspecto económico de gestión gubernamental… A propósito del COVID 19, la Secretaría de Finanzas da cuenta de que el Gobierno del Estado erogó, rápido, 452 millones de pesos para la reconversión hospitalaria, contratación de personal, compra de equipos de protección y médico, para afrontar en las mejores condiciones los primeros episodios… El tema es que la contingencia sanitaria no es un asunto resuelto y los gastos siguen… Los vecinos de la calle Prolongación de Azufre en Morales se quejan amargamente porque el drenaje colapsó frente a la escuela primaria José María Luis Mora y es hora de que Interapas no compone la falla. Las aguas negras fluyen por el pavimento y apestan todo el pueblo… Entre tanto, el terrible Manolo les sugiere que usen cubrebocas… HASTA LA PRÓXIMA

pedrocervantesroque@yahoo.com.mx

La Suprema Corte hizo “chuza” en San Luis

La Suprema Corte de Justicia de la Nación anuló la Ley Electoral del Estado vigente y revivió la edición pasada no por razones de contenido o de excepciones sino porque jamás se tomó en cuenta a las etnias que subsisten en nuestro estado para su aprobación. Vale decir que fue un acto de discriminación lo que tomó en cuenta el máximo tribunal de México para la anulación de una ley que ya comenzaba a aplicarse. Y vale más la pena de reconocer que San Luis Potosí es un estado en que la discriminación y el racismo tienen plena vigencia.

Técnicamente los estudiosos del derecho no encuentran diferencias muchas entre la edición anulada y su anterior que recobra vida para no dejar al estado sin ley en momentos en que el proceso electoral está en marcha. No obstante, acabamos de recibir una lección que debe conducirnos a la reflexión pues no solamente en las leyes se muestra ese sentimiento discriminativo tan arraigado en San Luis. Casi en todos los campos de la actividad podemos encontrar ejemplos de esas prácticas nocivas para el desarrollo social y no encontramos, hasta ahora, una salida para el estorbo que son la discriminación y el racismo que hoy debe apenarnos.

Todavía escucho en la gente de San Luis expresiones como esta: “aunque todos somos del mismo barro, no es lo mismo bacín que jarro”. Además, nuestra tierra es escenario de explotación y una nueva forma de trata de personas al percatarnos que en Villa de Arista se rescató a un grupo de trabajadores traídos de Veracruz y del sureste para trabajar en condiciones pésimas sin recibir la paga correspondiente. Ese tema no es nuevo. Las dependencias federales reportaron desde principios de este Siglo XX la existencia de sembradíos clandestinos en municipios como Cedral, Cerritos y Villa Juárez, a donde es hora de que ninguna autoridad se aparece para sancionar a quienes todavía explotan a la gente cual se hizo hace más de 200 años.

Como el amable lector puede deducir, el acto de ignorar a las etnias del estado para aprobar una ley electoral está relacionada en lo sustancial con lo que ocurre en nuestras campiñas. Partidos y aspirantes a candidatos al gobierno del estado, a diputados federales y diputados federales, lo mismo que los que quieren ser presidentes municipales, tienen en la discriminación y el racismo que permanecen arraigados en los usos y costumbres de la población del estado, un tema que se presta al trabajo político, a la confección de leyes, reglamentos y disposiciones que eliminen la fea costumbra de no responder el saludo, de censurar al de enfrente por su aspecto o condición, pero también que castiguen el abuso que se manifiesta en las amenazas de los muchos ricos de mil pesos que insultan a los servidores públicos, o a los empleados de restaurantes y bares, tratando de recomponer el camino vergonzante por el que hemos transitado hace mucho.

Lo hecho por la Suprema Corte de Justicia va más allá del simple acto de sancionar un hecho. Debe ilustrarnos sobre lo que aflora en una conducta discriminativa y lo que tiene de racismo el dejar fuera a las etnias, pese a la simulación que se hace al dejarlas fuera de toda representación en el Poder Legislativo y en los Cabildos de los 58 municipios, especialmente en el de San Antonio que tiene un alto porcentaje de población indígena y es, tal vez, uno de los más atrasados de México.

La próxima vez que vea usted una camioneta lujosa pasándose los altos, o al auto deportivo sobrepasar la velocidad permitida en la diagonal sur Salvador Nava, o testimonie cómo los prepotentes “fifis” tratan a los agentes de policía que vigilan la avenida Chapultepec, comprobará que es urgente el orden en las calles y en nuestra vida en común para que podamos presumir de ser lo que nunca hemos logrado ser. La nueva Ley Electoral no está vigente, pero las elecciones no serán suspendidas. Hay material de sobra para una buena oferta política. A ver si lo pueden aprovechar partidos y candidatos. Sea pues.

Y AHORA, OTRA DE VAQUEROS

Los políticos que presiden y controlan los partidos políticos de México consideran que la gente acude a votar el día de las elecciones porque se identifica con sus principios, ideales, programas de acción, etcétera, pero nunca toman en cuenta lo que la gente quiere en realidad. No hago excepciones porque todos son iguales.

Ninguno de los organismos que reciben carretadas de dinero público para su desarrollo en tiempos no electorales ha tenido la precaución de elaborar algo más que lo que ya tiene sobre principios, acciones, ideales, etcétera. Es decir, tienen la parte teórica y se olvidan de lo práctico porque se les dificulta entender el presente, analizarlo y proponer soluciones. Una vez electos, los candidatos llegan a los cargos sin retroalimentación posible de sus partidos a fin de proponer algo que realmente beneficie al municipio, al estado o al país entero.

Los poderes legislativo federal y los de los estados carecen de propuestas concretas ante problemas vigentes. Lo hasta hoy demostrado en el Poder Legislativo federal integrado por dos cámaras, es que su forma de hacer política tiene que ver con la servidumbre mansa y permanente a las indicaciones del Ejecutivo. Su formación segmentada y con mayoría del partido en el gobierno, juega con los berrinches de una oposición desarmada y sin respaldo para equilibrar el trabajo legislativo.

No pasa lo mismo en los estados, en los que la gobernanza no está en una sola mano. Pero aún así, es evidente el desconcierto de los legisladores, de los regidores y síndicos para enfrentar con imaginación y acierto la tarea de inyectar prosperidad a los municipios y a los estados. No saben cómo.

Su ignorancia, pues, es colectiva y los partidos no son creativos para estructurar algo más que verborrea opositora, sin establecer una relación estrecha con la ciudadanía que elige, a fin de confeccionar un proyecto único por región, por estado, para generar riqueza y compartirla, que de eso debe tratarse el trabajo político. Hasta ahora, la oferta es siempre asistencialista. Comparten la disposición de repartir el dinero público en apoyos y dádivas que generen gratitud y eventualmente el compromiso del elector para respaldarlos en las urnas. Pero el panorama empieza a cambiar.

La necesidad de relacionarse con los electores es de los partidos, deben confeccionar propuestas concretas y elevarlas a nivel de proyectos para cumplir en un plazo razonable. El tema ha sido apenas ventilado por políticos de reciente cuño. Algún presidente de la república estampó su firma en un pliego impreso con sus compromisos de campaña, al que luego no supimos si fue cumplido y en qué porciento, pero ya hubo algunas ideas al respecto. Los partidos se quedaron callados y casi ninguno de sus candidatos del nivel estatal, municipal o federal, pudo hacer su oferta de compromisos por falta de cercanía con la realidad que, por supuesto, desconoce.

Sin embargo, ahora resulta que algunos partidos quieren posicionar a personajes tomando en cuenta otros factores, distintos a la oferta de trabajo, pero casi iguales a los que debe y puede reunir un conocido actor, un reconocido familiar de alguien, un heredero de una casta relacionada con el poder público, y eventualmente de algún despistado “guapo o bonito” aunque ignore lo esencial de su entorno. La equivocación no contribuye a la fortaleza de la oposición política. La desnutrición de la oferta les convierte en cascarones y permiten, eso sí, que reaparezcan los siempre inútiles aprovechados del erario público para su propio futuro, nada más.

EL COTARRO POLÍTICO

El gobernador Juan Manuel Carreras López tiene cancha libre para moverle a las obras del aeropuerto nacional de Tamuín, el libramiento del dicho aeropuerto a Ciudad Valles y la ampliación a cuatro carriles de la carretera Ciudad Valles-Tamazunchale, después del anuncio presidencial del lunes pasado que beneficiará a San Luis con obras de infraestructura carretera y urbana con valor de 13 mil 127 millones de pesos… Pero, además, el presidente López Obrador considera echar a andar, junto con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) otro proyecto de inversiones en noviembre y podría darse ahí el monto de los recursos a gastar en la huasteca potosina, pues Carreras López y López Obrador piensan auspiciar un emporio turístico que favorecería la llegada de hasta cinco mil visitantes por mes a esa región, con la consecuente derrama económica… En fin, la mesa está puesta para que el sexenio carrerista concluya a todo vapor y con los mejores números en todo lo que concierne al aspecto económico de gestión gubernamental… A propósito del COVID 19, la Secretaría de Finanzas da cuenta de que el Gobierno del Estado erogó, rápido, 452 millones de pesos para la reconversión hospitalaria, contratación de personal, compra de equipos de protección y médico, para afrontar en las mejores condiciones los primeros episodios… El tema es que la contingencia sanitaria no es un asunto resuelto y los gastos siguen… Los vecinos de la calle Prolongación de Azufre en Morales se quejan amargamente porque el drenaje colapsó frente a la escuela primaria José María Luis Mora y es hora de que Interapas no compone la falla. Las aguas negras fluyen por el pavimento y apestan todo el pueblo… Entre tanto, el terrible Manolo les sugiere que usen cubrebocas… HASTA LA PRÓXIMA

pedrocervantesroque@yahoo.com.mx

rema Corte hizo “chuza” en San Luis

La Suprema Corte de Justicia de la Nación anuló la Ley Electoral del Estado vigente y revivió la edición pasada no por razones de contenido o de excepciones sino porque jamás se tomó en cuenta a las etnias que subsisten en nuestro estado para su aprobación. Vale decir que fue un acto de discriminación lo que tomó en cuenta el máximo tribunal de México para la anulación de una ley que ya comenzaba a aplicarse. Y vale más la pena de reconocer que San Luis Potosí es un estado en que la discriminación y el racismo tienen plena vigencia.

Técnicamente los estudiosos del derecho no encuentran diferencias muchas entre la edición anulada y su anterior que recobra vida para no dejar al estado sin ley en momentos en que el proceso electoral está en marcha. No obstante, acabamos de recibir una lección que debe conducirnos a la reflexión pues no solamente en las leyes se muestra ese sentimiento discriminativo tan arraigado en San Luis. Casi en todos los campos de la actividad podemos encontrar ejemplos de esas prácticas nocivas para el desarrollo social y no encontramos, hasta ahora, una salida para el estorbo que son la discriminación y el racismo que hoy debe apenarnos.

Todavía escucho en la gente de San Luis expresiones como esta: “aunque todos somos del mismo barro, no es lo mismo bacín que jarro”. Además, nuestra tierra es escenario de explotación y una nueva forma de trata de personas al percatarnos que en Villa de Arista se rescató a un grupo de trabajadores traídos de Veracruz y del sureste para trabajar en condiciones pésimas sin recibir la paga correspondiente. Ese tema no es nuevo. Las dependencias federales reportaron desde principios de este Siglo XX la existencia de sembradíos clandestinos en municipios como Cedral, Cerritos y Villa Juárez, a donde es hora de que ninguna autoridad se aparece para sancionar a quienes todavía explotan a la gente cual se hizo hace más de 200 años.

Como el amable lector puede deducir, el acto de ignorar a las etnias del estado para aprobar una ley electoral está relacionada en lo sustancial con lo que ocurre en nuestras campiñas. Partidos y aspirantes a candidatos al gobierno del estado, a diputados federales y diputados federales, lo mismo que los que quieren ser presidentes municipales, tienen en la discriminación y el racismo que permanecen arraigados en los usos y costumbres de la población del estado, un tema que se presta al trabajo político, a la confección de leyes, reglamentos y disposiciones que eliminen la fea costumbra de no responder el saludo, de censurar al de enfrente por su aspecto o condición, pero también que castiguen el abuso que se manifiesta en las amenazas de los muchos ricos de mil pesos que insultan a los servidores públicos, o a los empleados de restaurantes y bares, tratando de recomponer el camino vergonzante por el que hemos transitado hace mucho.

Lo hecho por la Suprema Corte de Justicia va más allá del simple acto de sancionar un hecho. Debe ilustrarnos sobre lo que aflora en una conducta discriminativa y lo que tiene de racismo el dejar fuera a las etnias, pese a la simulación que se hace al dejarlas fuera de toda representación en el Poder Legislativo y en los Cabildos de los 58 municipios, especialmente en el de San Antonio que tiene un alto porcentaje de población indígena y es, tal vez, uno de los más atrasados de México.

La próxima vez que vea usted una camioneta lujosa pasándose los altos, o al auto deportivo sobrepasar la velocidad permitida en la diagonal sur Salvador Nava, o testimonie cómo los prepotentes “fifis” tratan a los agentes de policía que vigilan la avenida Chapultepec, comprobará que es urgente el orden en las calles y en nuestra vida en común para que podamos presumir de ser lo que nunca hemos logrado ser. La nueva Ley Electoral no está vigente, pero las elecciones no serán suspendidas. Hay material de sobra para una buena oferta política. A ver si lo pueden aprovechar partidos y candidatos. Sea pues.

Y AHORA, OTRA DE VAQUEROS

Los políticos que presiden y controlan los partidos políticos de México consideran que la gente acude a votar el día de las elecciones porque se identifica con sus principios, ideales, programas de acción, etcétera, pero nunca toman en cuenta lo que la gente quiere en realidad. No hago excepciones porque todos son iguales.

Ninguno de los organismos que reciben carretadas de dinero público para su desarrollo en tiempos no electorales ha tenido la precaución de elaborar algo más que lo que ya tiene sobre principios, acciones, ideales, etcétera. Es decir, tienen la parte teórica y se olvidan de lo práctico porque se les dificulta entender el presente, analizarlo y proponer soluciones. Una vez electos, los candidatos llegan a los cargos sin retroalimentación posible de sus partidos a fin de proponer algo que realmente beneficie al municipio, al estado o al país entero.

Los poderes legislativo federal y los de los estados carecen de propuestas concretas ante problemas vigentes. Lo hasta hoy demostrado en el Poder Legislativo federal integrado por dos cámaras, es que su forma de hacer política tiene que ver con la servidumbre mansa y permanente a las indicaciones del Ejecutivo. Su formación segmentada y con mayoría del partido en el gobierno, juega con los berrinches de una oposición desarmada y sin respaldo para equilibrar el trabajo legislativo.

No pasa lo mismo en los estados, en los que la gobernanza no está en una sola mano. Pero aún así, es evidente el desconcierto de los legisladores, de los regidores y síndicos para enfrentar con imaginación y acierto la tarea de inyectar prosperidad a los municipios y a los estados. No saben cómo.

Su ignorancia, pues, es colectiva y los partidos no son creativos para estructurar algo más que verborrea opositora, sin establecer una relación estrecha con la ciudadanía que elige, a fin de confeccionar un proyecto único por región, por estado, para generar riqueza y compartirla, que de eso debe tratarse el trabajo político. Hasta ahora, la oferta es siempre asistencialista. Comparten la disposición de repartir el dinero público en apoyos y dádivas que generen gratitud y eventualmente el compromiso del elector para respaldarlos en las urnas. Pero el panorama empieza a cambiar.

La necesidad de relacionarse con los electores es de los partidos, deben confeccionar propuestas concretas y elevarlas a nivel de proyectos para cumplir en un plazo razonable. El tema ha sido apenas ventilado por políticos de reciente cuño. Algún presidente de la república estampó su firma en un pliego impreso con sus compromisos de campaña, al que luego no supimos si fue cumplido y en qué porciento, pero ya hubo algunas ideas al respecto. Los partidos se quedaron callados y casi ninguno de sus candidatos del nivel estatal, municipal o federal, pudo hacer su oferta de compromisos por falta de cercanía con la realidad que, por supuesto, desconoce.

Sin embargo, ahora resulta que algunos partidos quieren posicionar a personajes tomando en cuenta otros factores, distintos a la oferta de trabajo, pero casi iguales a los que debe y puede reunir un conocido actor, un reconocido familiar de alguien, un heredero de una casta relacionada con el poder público, y eventualmente de algún despistado “guapo o bonito” aunque ignore lo esencial de su entorno. La equivocación no contribuye a la fortaleza de la oposición política. La desnutrición de la oferta les convierte en cascarones y permiten, eso sí, que reaparezcan los siempre inútiles aprovechados del erario público para su propio futuro, nada más.

EL COTARRO POLÍTICO

El gobernador Juan Manuel Carreras López tiene cancha libre para moverle a las obras del aeropuerto nacional de Tamuín, el libramiento del dicho aeropuerto a Ciudad Valles y la ampliación a cuatro carriles de la carretera Ciudad Valles-Tamazunchale, después del anuncio presidencial del lunes pasado que beneficiará a San Luis con obras de infraestructura carretera y urbana con valor de 13 mil 127 millones de pesos… Pero, además, el presidente López Obrador considera echar a andar, junto con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) otro proyecto de inversiones en noviembre y podría darse ahí el monto de los recursos a gastar en la huasteca potosina, pues Carreras López y López Obrador piensan auspiciar un emporio turístico que favorecería la llegada de hasta cinco mil visitantes por mes a esa región, con la consecuente derrama económica… En fin, la mesa está puesta para que el sexenio carrerista concluya a todo vapor y con los mejores números en todo lo que concierne al aspecto económico de gestión gubernamental… A propósito del COVID 19, la Secretaría de Finanzas da cuenta de que el Gobierno del Estado erogó, rápido, 452 millones de pesos para la reconversión hospitalaria, contratación de personal, compra de equipos de protección y médico, para afrontar en las mejores condiciones los primeros episodios… El tema es que la contingencia sanitaria no es un asunto resuelto y los gastos siguen… Los vecinos de la calle Prolongación de Azufre en Morales se quejan amargamente porque el drenaje colapsó frente a la escuela primaria José María Luis Mora y es hora de que Interapas no compone la falla. Las aguas negras fluyen por el pavimento y apestan todo el pueblo… Entre tanto, el terrible Manolo les sugiere que usen cubrebocas… HASTA LA PRÓXIMA

pedrocervantesroque@yahoo.com.mx

ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 24 de octubre de 2020

Solárium

De Cervantes

sábado 17 de octubre de 2020

Solarium

De Cervantes

sábado 10 de octubre de 2020

Solárium

De Cervantes

sábado 03 de octubre de 2020

Solarium

De Cervantes

sábado 26 de septiembre de 2020

Solárium

De Cervantes

sábado 19 de septiembre de 2020

Solarium

De Cervantes

sábado 12 de septiembre de 2020

Solárium

De Cervantes

sábado 05 de septiembre de 2020

Solarium

De Cervantes

sábado 29 de agosto de 2020

Solárium

De Cervantes

sábado 22 de agosto de 2020

Solarium

De Cervantes

Cargar Más