/ domingo 14 de junio de 2020

¿Qué sigue?

No cabe duda que esta pandemia no vino para quedarse pero sí vino para sacar a relucir lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros, nuestros miedos, nuestras frustraciones, nuestra ira convertida en violencia, nuestra calma, enojos y total ineptitud para dominar la incapacidad en gobernar y gobernarnos, por eso la violencia intrafamiliar se disparó ya que de esta madera estamos hechos algunos y como vivimos de actos de fe en este país, todo se convierte en acto de fe pues con las famosas mañaneras ya no sabemos ni qué creer, que si la BOA es invento interno o nació del difunto Comandante Chávez quien decía que la burguesía era como la Boa, que primero marea, envuelve y tritura.

O ¿será que tal vez existe y son tan naif los que la integran como para que Juan Pueblo pudiese enterarse y entregarla personalmente en Palacio para revelar el complot?, o tal vez ¿será que el creador es el mismo personaje de la 4T que llevó el documento a un periódico nacional el lunes pasado para que se publicara como gran noticia sin nombre, apellido ni rostro?.

Ahora veo por qué algunos creen a fe puntillas las mañaneras, porque la canción de la BOA dice ¨el presidente, lo sabe, lo sabe¨, lo que no acaba de saber es como decir la verdad para evitar que los mexicanos vivamos por actos de fe al desconocer los números reales de afectados por ella, la responsabilidad del Estado es hacer que la población conozca la verdad sin disimularla con estrategias plagadas de errores, ¡cómo es que uno de los medicamentos básicos para la cura del coronavirus, la tosilucima, se encuentre detenida en la Aduana y la Cofepris no apremie para que se libere¡.

No paran las mañaneras y la última es, a vencer miedos y salir a contagiarse. Será que ya no entendemos nada con el encierro y hasta con la plancha y la lavadora hablamos y ante los actos de fe decidimos venerar a la Diosa Azteca de la distancia ¨Aztepayatl¨ y no a Susana distancia que pocos la obedecen, pues gracias a los manifestantes cuyo objetivo es desestabilizar el país por el 2021 y las elecciones, pronto estaremos alcanzando nuevos récords de infectados que no se reflejarán en números, ya que sólo los números de la Bolsa de Valores son reales y advierten riesgos para la economía nacional, aunado esto al proceso de crisis de los partidos políticos que enfrentan crisis de percepción de valores llevándonos a un autoritarismo sin propuestas

Con un gobernante que parece operar contra el orden natural de las cosas quien llegó a la cima de sus deseos sin crear una verdadera transformación del país, así, lo vemos exhausto intelectual, emocional y políticamente; no hay duda que como él, los mexicanos estamos exhaustos viviendo el pico de la crisis, crisis de coronavirus, hartazón y desconfianza, cansados por no ver la luz al final del túnel para salir de todo esto y a pesar de, como ciudadanos, sabemos que vamos a salir de ésta unidos, ya que es una labor en conjunto y lo hemos demostrado aún cuando nuestros gobernantes no lo hagan ni viendo a sus colaboradores caer enfermos.

Dios sabe cuántos más caerán porque ni yendo a bailar a Chalma nos libramos de las crisis. Con tanta confusión olvidamos mencionar lo valioso, la pérdida de maestros del arte y cultura que partieron esta semana, Manuel Felguérez y Antonio González Orozco, busquemos como ellos tocar los corazones y pensamientos de quienes nos rodean llevando alivio a tanta incertidumbre y acto de fe fallido, busquemos reír disfrutando lo que hay en este momento, pues el coronavirus algún día se irá y la necesidad humana de expresión volverá a estar presente en abrazos y amor, mientras esperamos soluciones a los desaciertos yo espero sus comentarios agradeciendo en angeldesofia@yahoo.com.mx

No cabe duda que esta pandemia no vino para quedarse pero sí vino para sacar a relucir lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros, nuestros miedos, nuestras frustraciones, nuestra ira convertida en violencia, nuestra calma, enojos y total ineptitud para dominar la incapacidad en gobernar y gobernarnos, por eso la violencia intrafamiliar se disparó ya que de esta madera estamos hechos algunos y como vivimos de actos de fe en este país, todo se convierte en acto de fe pues con las famosas mañaneras ya no sabemos ni qué creer, que si la BOA es invento interno o nació del difunto Comandante Chávez quien decía que la burguesía era como la Boa, que primero marea, envuelve y tritura.

O ¿será que tal vez existe y son tan naif los que la integran como para que Juan Pueblo pudiese enterarse y entregarla personalmente en Palacio para revelar el complot?, o tal vez ¿será que el creador es el mismo personaje de la 4T que llevó el documento a un periódico nacional el lunes pasado para que se publicara como gran noticia sin nombre, apellido ni rostro?.

Ahora veo por qué algunos creen a fe puntillas las mañaneras, porque la canción de la BOA dice ¨el presidente, lo sabe, lo sabe¨, lo que no acaba de saber es como decir la verdad para evitar que los mexicanos vivamos por actos de fe al desconocer los números reales de afectados por ella, la responsabilidad del Estado es hacer que la población conozca la verdad sin disimularla con estrategias plagadas de errores, ¡cómo es que uno de los medicamentos básicos para la cura del coronavirus, la tosilucima, se encuentre detenida en la Aduana y la Cofepris no apremie para que se libere¡.

No paran las mañaneras y la última es, a vencer miedos y salir a contagiarse. Será que ya no entendemos nada con el encierro y hasta con la plancha y la lavadora hablamos y ante los actos de fe decidimos venerar a la Diosa Azteca de la distancia ¨Aztepayatl¨ y no a Susana distancia que pocos la obedecen, pues gracias a los manifestantes cuyo objetivo es desestabilizar el país por el 2021 y las elecciones, pronto estaremos alcanzando nuevos récords de infectados que no se reflejarán en números, ya que sólo los números de la Bolsa de Valores son reales y advierten riesgos para la economía nacional, aunado esto al proceso de crisis de los partidos políticos que enfrentan crisis de percepción de valores llevándonos a un autoritarismo sin propuestas

Con un gobernante que parece operar contra el orden natural de las cosas quien llegó a la cima de sus deseos sin crear una verdadera transformación del país, así, lo vemos exhausto intelectual, emocional y políticamente; no hay duda que como él, los mexicanos estamos exhaustos viviendo el pico de la crisis, crisis de coronavirus, hartazón y desconfianza, cansados por no ver la luz al final del túnel para salir de todo esto y a pesar de, como ciudadanos, sabemos que vamos a salir de ésta unidos, ya que es una labor en conjunto y lo hemos demostrado aún cuando nuestros gobernantes no lo hagan ni viendo a sus colaboradores caer enfermos.

Dios sabe cuántos más caerán porque ni yendo a bailar a Chalma nos libramos de las crisis. Con tanta confusión olvidamos mencionar lo valioso, la pérdida de maestros del arte y cultura que partieron esta semana, Manuel Felguérez y Antonio González Orozco, busquemos como ellos tocar los corazones y pensamientos de quienes nos rodean llevando alivio a tanta incertidumbre y acto de fe fallido, busquemos reír disfrutando lo que hay en este momento, pues el coronavirus algún día se irá y la necesidad humana de expresión volverá a estar presente en abrazos y amor, mientras esperamos soluciones a los desaciertos yo espero sus comentarios agradeciendo en angeldesofia@yahoo.com.mx

domingo 05 de julio de 2020

Paren el mundo, me quiero bajar

domingo 28 de junio de 2020

Volverán las eternas golondrinas

domingo 21 de junio de 2020

Qué nos pasa, sigue y seguirá pasando

domingo 14 de junio de 2020

¿Qué sigue?

domingo 07 de junio de 2020

De lengua y violencia

domingo 31 de mayo de 2020

Sigue la yunta dando y dando

domingo 24 de mayo de 2020

Aprovechemos lo bueno

domingo 17 de mayo de 2020

La nueva normalidad

domingo 10 de mayo de 2020

Querer a México

domingo 03 de mayo de 2020

Cómo se pierde la vida

Cargar Más