/ domingo 24 de abril de 2022

Nada en la vida es

Nada en esta vida es más preciado que la vida misma y sin embargo, en mi país y en todos, actualmente vemos que la vida pareciese no valer nada, aunque la realidad es que si vale pues se dice que ya hay precio puesto por cada mujer en nuestro país, asi que ahora sí, a cuidar a sus pollitas y no por los gallos del gallinero, sino por la terrible situación que vivimos y parece no terminar nunca jamás, aunque, como buena optimista, segura estoy que no hay mal que dure cien años, como dice el dicho, ni enfermo que lo resista; aunque mi lado pesimista me dice que nunca se ha estado tan mal, que no se pueda estar peor.

Por eso, cada caso de violencia o desaparición debería analizarse separadamente, son tantas las coincidencias que sin ser casualidades son causalidades que nos hacen temer al silencio que pareciese existir y que ahora, gracias a los medios sociales el silencio está transformándose en solidaridad ante tanta violencia; por eso la gente grita, bloquea y agrede porque el rio ya está rebasando el límite, el enemigo más grande que encontramos en nuestro diario acontecer es la violencia y la traición y ahora resulta que quien no está conmigo, esta contra mí y nadie se salva, más como quiero salvarme me abstengo de opinar buscando el lado amable a las situaciones porque son tantas las incongruencias que prefiero pensar que las almas tomadas han sido inspiradas para emprender una tarea que trascienda, ya que todos necesitamos encontrar un lugar apropiado en el conjunto del vasto plan del universo, de ahí que cada uno debemos aceptar nuestro lugar en la tierra para elevar nuestro corazón con profundo amor, reconocimiento y gratitud sabiendo que tenemos defectos y en ocasiones vivimos enojados y en otras, nos sentimos apreciados y hasta admirados.

La vida, vale la pena vivirla a pesar de tantos desencuentros, en este mundo actual siempre hay un oasis en medio del desierto y en este mes de primavera donde todo se renueva, vivir es tener el valor de decir perdón, de aceptar los errores, de aceptar que el miedo y la esperanza vienen juntos, es saber que cuando te equivocas tienes la oportunidad de iniciar de nuevo el camino, que en este camino el aprendizaje nos permite recuperar la serenidad, que si te rindes no llegas y si renuncias te pierdes lo mejor de la vida sin alcanzar los milagros que existen cada día.

Por eso, si quieres atraer un milagro a tu vida haz tu parte, ten fe y cree en ellos, cuando te sientas triste o no entiendas nada, cuando sientas apego y no te creas correspondido sábete acompañado, todos somos uno y somos parte de la tierra, asi que en esta semana de celebración a la tierra conectemos con el agua cuando estemos estancados y como ella, permitámonos fluir dejando que nuestra respiración recupere el ritmo de la armonía y tranquilidad, si aún asi no logras encontrar tu lugar, busca la tierra, esa donde te paras, reconoce tu lugar y como el árbol que crece, plántate esperando dar frutos que alimenten a otros, sé cómo Gaudí en Barcelona fusiónate con la naturaleza, acompáñate con los astros, muéstrate como eres y deja de juzgarte, vístete sin importar como estás o quién eres, llora cuando tengas ganas, se tú, no guardes nada, porque la vida es corta y se debe vivir sin pensar si en la vida, mitad es locura y mitad seriedad, si somos mitad niños y mitad adultos, si olvidamos los rostros o los recordamos, si la normalidad es una ilusión o la locura es realidad, si tenemos amigos y reímos o si la risa es predecible y el llanto también, si la amistad existe o es una utopía que siempre recordaré como verdadera realidad y no una ilusión estéril, mientras usted encuentra su propósito de ser, yo escribo los míos esperando sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx

Nada en esta vida es más preciado que la vida misma y sin embargo, en mi país y en todos, actualmente vemos que la vida pareciese no valer nada, aunque la realidad es que si vale pues se dice que ya hay precio puesto por cada mujer en nuestro país, asi que ahora sí, a cuidar a sus pollitas y no por los gallos del gallinero, sino por la terrible situación que vivimos y parece no terminar nunca jamás, aunque, como buena optimista, segura estoy que no hay mal que dure cien años, como dice el dicho, ni enfermo que lo resista; aunque mi lado pesimista me dice que nunca se ha estado tan mal, que no se pueda estar peor.

Por eso, cada caso de violencia o desaparición debería analizarse separadamente, son tantas las coincidencias que sin ser casualidades son causalidades que nos hacen temer al silencio que pareciese existir y que ahora, gracias a los medios sociales el silencio está transformándose en solidaridad ante tanta violencia; por eso la gente grita, bloquea y agrede porque el rio ya está rebasando el límite, el enemigo más grande que encontramos en nuestro diario acontecer es la violencia y la traición y ahora resulta que quien no está conmigo, esta contra mí y nadie se salva, más como quiero salvarme me abstengo de opinar buscando el lado amable a las situaciones porque son tantas las incongruencias que prefiero pensar que las almas tomadas han sido inspiradas para emprender una tarea que trascienda, ya que todos necesitamos encontrar un lugar apropiado en el conjunto del vasto plan del universo, de ahí que cada uno debemos aceptar nuestro lugar en la tierra para elevar nuestro corazón con profundo amor, reconocimiento y gratitud sabiendo que tenemos defectos y en ocasiones vivimos enojados y en otras, nos sentimos apreciados y hasta admirados.

La vida, vale la pena vivirla a pesar de tantos desencuentros, en este mundo actual siempre hay un oasis en medio del desierto y en este mes de primavera donde todo se renueva, vivir es tener el valor de decir perdón, de aceptar los errores, de aceptar que el miedo y la esperanza vienen juntos, es saber que cuando te equivocas tienes la oportunidad de iniciar de nuevo el camino, que en este camino el aprendizaje nos permite recuperar la serenidad, que si te rindes no llegas y si renuncias te pierdes lo mejor de la vida sin alcanzar los milagros que existen cada día.

Por eso, si quieres atraer un milagro a tu vida haz tu parte, ten fe y cree en ellos, cuando te sientas triste o no entiendas nada, cuando sientas apego y no te creas correspondido sábete acompañado, todos somos uno y somos parte de la tierra, asi que en esta semana de celebración a la tierra conectemos con el agua cuando estemos estancados y como ella, permitámonos fluir dejando que nuestra respiración recupere el ritmo de la armonía y tranquilidad, si aún asi no logras encontrar tu lugar, busca la tierra, esa donde te paras, reconoce tu lugar y como el árbol que crece, plántate esperando dar frutos que alimenten a otros, sé cómo Gaudí en Barcelona fusiónate con la naturaleza, acompáñate con los astros, muéstrate como eres y deja de juzgarte, vístete sin importar como estás o quién eres, llora cuando tengas ganas, se tú, no guardes nada, porque la vida es corta y se debe vivir sin pensar si en la vida, mitad es locura y mitad seriedad, si somos mitad niños y mitad adultos, si olvidamos los rostros o los recordamos, si la normalidad es una ilusión o la locura es realidad, si tenemos amigos y reímos o si la risa es predecible y el llanto también, si la amistad existe o es una utopía que siempre recordaré como verdadera realidad y no una ilusión estéril, mientras usted encuentra su propósito de ser, yo escribo los míos esperando sus comentarios en angeldesofia@yahoo.com.mx

ÚLTIMASCOLUMNAS