/ viernes 26 de noviembre de 2021

La Gratitud


En Lucas 17:11-l al 19, se nos habla acerca de un acontecimiento donde diez hombres leprosos salen al encuentro de Jesús, los cuales pasaron de lejos y alzaron la voz diciendo: “¡Jesús, maestro, ten misericordia de nosotros! Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes.

Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados. Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies dándole gracias; y éste era samaritano. Respondiéndole Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levántate, vete, tu fe te ha salvado.” La primera cosa que mencionar, es que cuando recibimos un bien de parte de Dios, Él espera que demos gracias. Lo que muchas veces pasa en nuestra vida, es que tenemos alguna necesidad o estamos pasando por algún problema y pedimos a Dios por su ayuda, que él se manifieste y salgamos adelante; y Dios en su misericordia contesta nuestra oración y ya resuelto el problema y cubierta la necesidad, ni nos acordamos de darle gracias a Dios. En esta historia de los leprosos, creo que describe de forma acertada que de los diez leprosos que Jesús sanó, que solo uno mostró gratitud; y pienso que esta es la realidad de muchos, solo un porcentaje mínimo es el que da gracias a Dios por sus bendiciones.

Ahora, no quiero dejar de decir que llama mi atención que el hombre que regresó con Jesús después de haber sido sanado de su lepra, dio gracias de tal manera que volvió glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra dándole gracias. Esta escena describe la manera que igualmente nosotros debiéramos de mostrar gratitud a Dios por todas sus bendiciones. Ahora, Dios no solo desea que mostremos gratitud, pero también en el versículo 19 leemos: “Y le dijo: Levántate, vete, tu fe te ha salvado”. Es decir, mostrar gratitud, es una expresión de la fe y confianza en Dios y en su Palabra; y como vemos, ese hombre no solo recibió la sanación de su lepra, pero también recibió salvación, perdón de pecados y vida eterna. Nos podemos dar cuenta que la gratitud en nuestra vida, traerá más y mayores bendiciones de parte del Señor, alabado sea su Nombre.

En 1 Tesalonicenses 5:18 dice: “Dad gracias a Dios en todo, porque esto es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. En cuanto a la gratitud, también es importante mencionar lo que la Palabra de Dios enseña, que hay que dar gracias en todo, eso significa que no solo debemos mostrar gratitud a Dios cuando de él recibimos bendiciones o cosas que nos hacen falta y que nos ayudan. Pero, ¿qué pasa cuando vienen problemas?, ¿cuándo se complican las cosas y se ponen difíciles?, pues aún allí la Palabra del Señor dice que demos gracias en todo. Ahora, si cuando recibimos bendiciones no acostumbramos a expresar nuestra gratitud, mucho menos lo vamos a hacer cuando vengan tiempos de dificultad; pero es precisamente en esas ocasiones cuando debemos ver con más claridad su cuidado, amor, gracia, fidelidad y bondad para con nosotros. Es necesario pedirle al Señor que nos permita expresarle nuestra gratitud como aquél leproso que fue sanado por Jesús, y no solo en tiempos donde somos bendecidos, sino en aquellos momentos de dificultad, pues eso hará la diferencia en nuestra vida. ¡Amén!

Iglesia Bíblica Bautista de San Luis Potosí.

Calle Nube #560, colonia Garita de Jalisco.

Teléfono: 444-841-53-87

Horarios: Domingos: 10:00 A.M. 12:00 P.M. y 6:00 P.M. Miércoles 7:00 P.M.


En Lucas 17:11-l al 19, se nos habla acerca de un acontecimiento donde diez hombres leprosos salen al encuentro de Jesús, los cuales pasaron de lejos y alzaron la voz diciendo: “¡Jesús, maestro, ten misericordia de nosotros! Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes.

Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados. Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies dándole gracias; y éste era samaritano. Respondiéndole Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levántate, vete, tu fe te ha salvado.” La primera cosa que mencionar, es que cuando recibimos un bien de parte de Dios, Él espera que demos gracias. Lo que muchas veces pasa en nuestra vida, es que tenemos alguna necesidad o estamos pasando por algún problema y pedimos a Dios por su ayuda, que él se manifieste y salgamos adelante; y Dios en su misericordia contesta nuestra oración y ya resuelto el problema y cubierta la necesidad, ni nos acordamos de darle gracias a Dios. En esta historia de los leprosos, creo que describe de forma acertada que de los diez leprosos que Jesús sanó, que solo uno mostró gratitud; y pienso que esta es la realidad de muchos, solo un porcentaje mínimo es el que da gracias a Dios por sus bendiciones.

Ahora, no quiero dejar de decir que llama mi atención que el hombre que regresó con Jesús después de haber sido sanado de su lepra, dio gracias de tal manera que volvió glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra dándole gracias. Esta escena describe la manera que igualmente nosotros debiéramos de mostrar gratitud a Dios por todas sus bendiciones. Ahora, Dios no solo desea que mostremos gratitud, pero también en el versículo 19 leemos: “Y le dijo: Levántate, vete, tu fe te ha salvado”. Es decir, mostrar gratitud, es una expresión de la fe y confianza en Dios y en su Palabra; y como vemos, ese hombre no solo recibió la sanación de su lepra, pero también recibió salvación, perdón de pecados y vida eterna. Nos podemos dar cuenta que la gratitud en nuestra vida, traerá más y mayores bendiciones de parte del Señor, alabado sea su Nombre.

En 1 Tesalonicenses 5:18 dice: “Dad gracias a Dios en todo, porque esto es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. En cuanto a la gratitud, también es importante mencionar lo que la Palabra de Dios enseña, que hay que dar gracias en todo, eso significa que no solo debemos mostrar gratitud a Dios cuando de él recibimos bendiciones o cosas que nos hacen falta y que nos ayudan. Pero, ¿qué pasa cuando vienen problemas?, ¿cuándo se complican las cosas y se ponen difíciles?, pues aún allí la Palabra del Señor dice que demos gracias en todo. Ahora, si cuando recibimos bendiciones no acostumbramos a expresar nuestra gratitud, mucho menos lo vamos a hacer cuando vengan tiempos de dificultad; pero es precisamente en esas ocasiones cuando debemos ver con más claridad su cuidado, amor, gracia, fidelidad y bondad para con nosotros. Es necesario pedirle al Señor que nos permita expresarle nuestra gratitud como aquél leproso que fue sanado por Jesús, y no solo en tiempos donde somos bendecidos, sino en aquellos momentos de dificultad, pues eso hará la diferencia en nuestra vida. ¡Amén!

Iglesia Bíblica Bautista de San Luis Potosí.

Calle Nube #560, colonia Garita de Jalisco.

Teléfono: 444-841-53-87

Horarios: Domingos: 10:00 A.M. 12:00 P.M. y 6:00 P.M. Miércoles 7:00 P.M.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 26 de noviembre de 2021

La Gratitud

Iglesia Bautista

martes 23 de noviembre de 2021

Opinión

Iglesia Bautista

sábado 20 de noviembre de 2021

¡Cristo es la Respuesta!

Iglesia Bautista

domingo 14 de noviembre de 2021

Un camino hacia Dios

Iglesia Bautista

sábado 13 de noviembre de 2021

La obra de Dios

Iglesia Bautista

viernes 12 de noviembre de 2021

Iglesia Bautista

Iglesia Bautista

viernes 05 de noviembre de 2021

¡Cristo es la Respuesta!

Iglesia Bautista

viernes 15 de octubre de 2021

Opinión

Iglesia Bautista

Cargar Más