/ domingo 20 de octubre de 2019

Hablemos de Cine

MALEFICA: DUEÑA DEL MAL, de Joachim Ronning

Ficha técnica: Director: Joachim Rooning, Guión: Linda Woolverton, Fotografía: Dean Semler, Música: James Newton Howard, Edición: Chris Lebenzon, Género: Fantasía, aventuras, País: EU, Reino Unido, 2019.

Intérpretes: Angeline Jolie (Maléfica), Elle Fanning (Aurora), Michelle Pfeiffer (reina Ingris), Harris Dickinson (Phillip), Robert Lindsay (rey John), Chiwetel Ejiofor (Connal).

La bruja del cuento de La Bella Durmiente vuelve a cobrar vida, aquella bruja malvada que aterrorizó a las generaciones de antaño, mientras preparaba sus hechizos para deshacerse de una bella princesa, cobró nueva vida hace 5 años como Maléfica, en una deformación del cuento original.

Resultaba que Maléfica no era tan malvada como parecía, una serie de circunstancias, siempre originadas por los humanos, la habían orillado a pasarse al lado oscuro de la historia pero, en el fondo, tenía buen corazón, cuidó de la niña Aurora como una madre y con sus buenas acciones, logró la pacificación del reino entre los humanos y las hadas.

Esta variante de la historia original, cobró vida en el año 2014 con una Angeline Jolie en el papel de la enigmática mujer alada que cautivaba al espectador en esa dualidad de maldad y buenos sentimientos que le daban un toque mágico y misterioso.

Ahora Maléfica está de regreso en otra historia que esta vez, hay qué decirlo, ya no resulta tan original, producto de un guión rebuscado que carece de solidez en sus personajes, para que pueda sostener una historia tan fantasiosa, llena de subtramas que provocan un alargamiento inecesario de la cinta.

Resulta que Aurora ha crecido, convirtiéndose en una bella joven a la que el príncipe Phillip cae rendido a sus pies. Cuando ella le corresponde, las cosas toman otro giro, los reyes del reino invitan a Aurora y a Malévola a una cena para anunciar la boda y ahí se arma la gorda.

Malévola acepta a regañadientes la invitación, sabe que ahí va a estar la reina Ingris, que la odia sin saber por qué y el choque entre ellas es como se esperaba, colosal, que obliga a que la cena termine de una manera abrupta y que provoca la separación de Aurora, que prefiere quedarse al lado de su príncipe, mientras Maléfica es atacada mientras trata de escapar.

Por desgracia, este buen arranque se pierde casi de inmediato, la trama se va desdibujando y pierde la brújula enfocándose en la aparición de otros personajes llamados hadas oscuras, criaturas aladas que viven en cuevas preparándose para luchar contra los humanos.

La película está dirigida por Joachim Ronning, que dirigió una de las cintas de la saga de Piratas de Caribe y el remake de Viaje Fantástico, y que con Maléfica, vuelve a caer en el clásico cine de encargo hecho para entretener y avalado por una apabullante publicidad que logrará que las ganancias estén garantizadas.

Podríamos decir que lo más destacado de la cinta sea el empoderamiento de la mujer ya que la historia gira sobre ellas y cada una, en su papel, es clave para el desarrollo y el devenir del cuento.

Son ellas las que lucen atuendos fantásticos y deslumbrantes que atrapan la mirada del espectador, pero además del ropaje, son sus gestos, sus miradas y todas sus emociones y sentimientos que reflejan sus rostros que exudan belleza a raudales.

En este caso, tanto Angeline como Malévola y Ellen que le da vida a la princesa Aurora destacan en sus papeles y eso hace que la historia se sostenga y no caiga en el aburrimiento.

En cuanto a Michelle Pfeiffer, como la reina Ingris, le toca la peor parte y hace lo mejor que puede en su papel de provocadora y resentida, aunque nunca sabemos el porqué, y empeñada en provocar una guerra entre los humanos y los seres alados.

De hecho, esta reina resulta más malvada que la propia Maléfica, ella es capaz de maquinar cualquier cosa con tal de salirse con la suya, y su marido, el rey, que se pudra, ella quiere el reino y su poder y nasa la podrá detener.

Otro punto a destacar es su fotografía donde destacan algunos escenarios naturales maravillosos haciendo de la película un regalo visual, aunque tantos efectos por computadora, desvían la atención de lo que debería ser lo más importante.

MALEFICA: DUEÑA DEL MAL es una película entretenida y vistosa pero demasiado artificiosa que se puede ver para pasar una tarde de cine y nada más, lo más seguro es que al salir de la función, se le olvide.

Correo electrónico: ernestorobledo@hotmail.com

MALEFICA: DUEÑA DEL MAL, de Joachim Ronning

Ficha técnica: Director: Joachim Rooning, Guión: Linda Woolverton, Fotografía: Dean Semler, Música: James Newton Howard, Edición: Chris Lebenzon, Género: Fantasía, aventuras, País: EU, Reino Unido, 2019.

Intérpretes: Angeline Jolie (Maléfica), Elle Fanning (Aurora), Michelle Pfeiffer (reina Ingris), Harris Dickinson (Phillip), Robert Lindsay (rey John), Chiwetel Ejiofor (Connal).

La bruja del cuento de La Bella Durmiente vuelve a cobrar vida, aquella bruja malvada que aterrorizó a las generaciones de antaño, mientras preparaba sus hechizos para deshacerse de una bella princesa, cobró nueva vida hace 5 años como Maléfica, en una deformación del cuento original.

Resultaba que Maléfica no era tan malvada como parecía, una serie de circunstancias, siempre originadas por los humanos, la habían orillado a pasarse al lado oscuro de la historia pero, en el fondo, tenía buen corazón, cuidó de la niña Aurora como una madre y con sus buenas acciones, logró la pacificación del reino entre los humanos y las hadas.

Esta variante de la historia original, cobró vida en el año 2014 con una Angeline Jolie en el papel de la enigmática mujer alada que cautivaba al espectador en esa dualidad de maldad y buenos sentimientos que le daban un toque mágico y misterioso.

Ahora Maléfica está de regreso en otra historia que esta vez, hay qué decirlo, ya no resulta tan original, producto de un guión rebuscado que carece de solidez en sus personajes, para que pueda sostener una historia tan fantasiosa, llena de subtramas que provocan un alargamiento inecesario de la cinta.

Resulta que Aurora ha crecido, convirtiéndose en una bella joven a la que el príncipe Phillip cae rendido a sus pies. Cuando ella le corresponde, las cosas toman otro giro, los reyes del reino invitan a Aurora y a Malévola a una cena para anunciar la boda y ahí se arma la gorda.

Malévola acepta a regañadientes la invitación, sabe que ahí va a estar la reina Ingris, que la odia sin saber por qué y el choque entre ellas es como se esperaba, colosal, que obliga a que la cena termine de una manera abrupta y que provoca la separación de Aurora, que prefiere quedarse al lado de su príncipe, mientras Maléfica es atacada mientras trata de escapar.

Por desgracia, este buen arranque se pierde casi de inmediato, la trama se va desdibujando y pierde la brújula enfocándose en la aparición de otros personajes llamados hadas oscuras, criaturas aladas que viven en cuevas preparándose para luchar contra los humanos.

La película está dirigida por Joachim Ronning, que dirigió una de las cintas de la saga de Piratas de Caribe y el remake de Viaje Fantástico, y que con Maléfica, vuelve a caer en el clásico cine de encargo hecho para entretener y avalado por una apabullante publicidad que logrará que las ganancias estén garantizadas.

Podríamos decir que lo más destacado de la cinta sea el empoderamiento de la mujer ya que la historia gira sobre ellas y cada una, en su papel, es clave para el desarrollo y el devenir del cuento.

Son ellas las que lucen atuendos fantásticos y deslumbrantes que atrapan la mirada del espectador, pero además del ropaje, son sus gestos, sus miradas y todas sus emociones y sentimientos que reflejan sus rostros que exudan belleza a raudales.

En este caso, tanto Angeline como Malévola y Ellen que le da vida a la princesa Aurora destacan en sus papeles y eso hace que la historia se sostenga y no caiga en el aburrimiento.

En cuanto a Michelle Pfeiffer, como la reina Ingris, le toca la peor parte y hace lo mejor que puede en su papel de provocadora y resentida, aunque nunca sabemos el porqué, y empeñada en provocar una guerra entre los humanos y los seres alados.

De hecho, esta reina resulta más malvada que la propia Maléfica, ella es capaz de maquinar cualquier cosa con tal de salirse con la suya, y su marido, el rey, que se pudra, ella quiere el reino y su poder y nasa la podrá detener.

Otro punto a destacar es su fotografía donde destacan algunos escenarios naturales maravillosos haciendo de la película un regalo visual, aunque tantos efectos por computadora, desvían la atención de lo que debería ser lo más importante.

MALEFICA: DUEÑA DEL MAL es una película entretenida y vistosa pero demasiado artificiosa que se puede ver para pasar una tarde de cine y nada más, lo más seguro es que al salir de la función, se le olvide.

Correo electrónico: ernestorobledo@hotmail.com

domingo 08 de diciembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 01 de diciembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 24 de noviembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 17 de noviembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 10 de noviembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 03 de noviembre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 27 de octubre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 20 de octubre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 13 de octubre de 2019

Hablemos de Cine

domingo 06 de octubre de 2019

Hablemos de Cine

Cargar Más