/ domingo 13 de enero de 2019

Hablemos de Cine

BELZEBUTH, de Emilio Portes

  • Ficha técnica
  • Director: Emilio Portes
  • Guión: Luis Carlos Fuentas y Emilio Portes
  • Fotografía: Ramón Orozco Stoltenberg
  • Música: Aldo Max Rodríguez
  • Edición: Rodrigo Ríos y Emilio Portes
  • Género: Terror
  • País: México, 2017.

Intérpretes: Joaquín Cosío (agente Emmanuel Ritter), Tobin Bell (padre Canatti), Tate Ellington (agente Iván Franco), Yanuen Pardo (Beatriz), José Safani (agente Demetrio), Aida López, Giovanna Zacarías.

Empezamos el año con una excelente película mexicana del género de terror con una mezcla con el thriller lo que la hace interesante e innovadora en su conjunto.

Nos referimos a la cinta BELZEBUTH dirigida por Emilio Portes, un magnífico realizador que nos presenta su cuarto largometraje después de filmar “Conozca la cabeza de Juan Pérez”, “Pastorela” y “El crimen del cácaro Gumaro”, filmes donde utiliza su gran ingenio para mezclar el humor y la sátira de manera espléndida.

Con BELZEBUTH, Portes cambia de fórmula haciendo un gran aporte a las cintas de terror mexicanas, empezando por el título, lleno de significados dentro de la literatura, donde se le identifica como el Príncipe de los demonios, el señor de las tinieblas, el innombrable, el señor de las moscas o sea, el demonio mismo.

La conjunción del nombre Belzebuth o Belcebú, tiene que ver con las moscas, por eso siempre se le representa de una manera repugnante, rodeado de moscas, como si estas le estuvieran rindiendo pleitesía, mientras el ente se va pudriendo.

El excelente guión de Luis Carlos Fuentes y del propio Emilio Portes, le dan su propia manifestación de su maldad armando una historia que transcurre en una ciudad entre la frontera de México y Estados Unidos, lo que le da una connotación especial, además de que le permite conformar un elenco de ambos países con diferentes visiones de lo que está sucediendo.

La trama nos lleva a la frontera norte donde ocurren una serie de violentos asesinatos de niños, hechos con una crueldad inaudita y en extrañas circunstancias relacionadas con lo paranormal y con eventos demoniacos.

La investigación corre a cargo del agente Emmanuel Ritter, quien carga consigo la muerte de su hijo ocurrida años atrás, también de manera similar a la que está investigando.

A las pesquisas de los hechos, se une el agente del FBI Iván Franco junto con su grupo de colaboradores expertos en casos paranormales; Franco, de entrada, asegura que tras los horribles acontecimientos, se encuentra involucrado el padre Canatti, un sacerdote disidente sospechoso de otros crímenes.

La primera parte del filme es en verdad escalofriante, tiene momentos impactantes que causan miedo, escalofrío, como las escenas de la alberca que son brutales.

Y es que el director Portes, apoyado en su calidad narrativa, utiliza muy bien los efectos visuales que son realmente impactantes mostrando posesiones demoniacas con los exorcismos dándole mucha veracidad a lo que estamos viendo. Esa atmósfera tétrica con los sonidos ambientales, ponen los pelos de punta a cualquiera.

Algo todavía más interesante, es el logro de mezclar el género de terror con un thriller policiaco donde se muestran todos los aspectos deplorables que puede tener el ser humano, llámese bandas criminales, terrorismo, o crimen organizado, y que van de la mano con lo paranormal, con lo siniestro de las posesiones demoniacas, con adoraciones a las representaciones de la maldad.

Otro logro de la cinta es su magnífico elenco con un Joaquín Cosío que se despoja de sus clásicos papeles de narco o villano de las historias, para darle vida a un atormentado agente Ritter que, mientras se va metiendo a la insólita investigación que le asignaron, anda también en la búsqueda de su propia redención.

La presencia del actor Tobin Bell llama también mucho la atención. Bell interpreta al padre Canatti, experto en exorcismos pero declarado disidente por el Vaticano y sospechoso de varios crímenes por el FBI. Toda esa mezcla de apreciaciones, le dan al personaje un halo siniestro y de misterio que Bell sabe interpretar muy bien.

La historia es, en resumen, la clásica lucha del bien contra el mal, ese mal que está presente en la corrupción de los sistemas judiciales, en los intrincados mecanismos de la sociedad en su conjunto, y hasta de la propia iglesia, ese mal que se encuentra en el fanatismo, en el asesinato infame que nos acecha a todos, y en todas sus manifestaciones que carcome el entorno de una humanidad cada vez más descompuesta, más expuesta y que se hace propensa a exaltar el lado malo de las cosas.

En resumen BELZEBUTH es una excelente película de terror que no debe dejar de ver por ningún motivo, ¡ah!, y es mexicana, disfrútela y llénese de sustos o, como dice la espléndida publicidad del filme, ¡No deje de rezar!

Correo electrónico: ernestorobledo@hotmail.com

BELZEBUTH, de Emilio Portes

  • Ficha técnica
  • Director: Emilio Portes
  • Guión: Luis Carlos Fuentas y Emilio Portes
  • Fotografía: Ramón Orozco Stoltenberg
  • Música: Aldo Max Rodríguez
  • Edición: Rodrigo Ríos y Emilio Portes
  • Género: Terror
  • País: México, 2017.

Intérpretes: Joaquín Cosío (agente Emmanuel Ritter), Tobin Bell (padre Canatti), Tate Ellington (agente Iván Franco), Yanuen Pardo (Beatriz), José Safani (agente Demetrio), Aida López, Giovanna Zacarías.

Empezamos el año con una excelente película mexicana del género de terror con una mezcla con el thriller lo que la hace interesante e innovadora en su conjunto.

Nos referimos a la cinta BELZEBUTH dirigida por Emilio Portes, un magnífico realizador que nos presenta su cuarto largometraje después de filmar “Conozca la cabeza de Juan Pérez”, “Pastorela” y “El crimen del cácaro Gumaro”, filmes donde utiliza su gran ingenio para mezclar el humor y la sátira de manera espléndida.

Con BELZEBUTH, Portes cambia de fórmula haciendo un gran aporte a las cintas de terror mexicanas, empezando por el título, lleno de significados dentro de la literatura, donde se le identifica como el Príncipe de los demonios, el señor de las tinieblas, el innombrable, el señor de las moscas o sea, el demonio mismo.

La conjunción del nombre Belzebuth o Belcebú, tiene que ver con las moscas, por eso siempre se le representa de una manera repugnante, rodeado de moscas, como si estas le estuvieran rindiendo pleitesía, mientras el ente se va pudriendo.

El excelente guión de Luis Carlos Fuentes y del propio Emilio Portes, le dan su propia manifestación de su maldad armando una historia que transcurre en una ciudad entre la frontera de México y Estados Unidos, lo que le da una connotación especial, además de que le permite conformar un elenco de ambos países con diferentes visiones de lo que está sucediendo.

La trama nos lleva a la frontera norte donde ocurren una serie de violentos asesinatos de niños, hechos con una crueldad inaudita y en extrañas circunstancias relacionadas con lo paranormal y con eventos demoniacos.

La investigación corre a cargo del agente Emmanuel Ritter, quien carga consigo la muerte de su hijo ocurrida años atrás, también de manera similar a la que está investigando.

A las pesquisas de los hechos, se une el agente del FBI Iván Franco junto con su grupo de colaboradores expertos en casos paranormales; Franco, de entrada, asegura que tras los horribles acontecimientos, se encuentra involucrado el padre Canatti, un sacerdote disidente sospechoso de otros crímenes.

La primera parte del filme es en verdad escalofriante, tiene momentos impactantes que causan miedo, escalofrío, como las escenas de la alberca que son brutales.

Y es que el director Portes, apoyado en su calidad narrativa, utiliza muy bien los efectos visuales que son realmente impactantes mostrando posesiones demoniacas con los exorcismos dándole mucha veracidad a lo que estamos viendo. Esa atmósfera tétrica con los sonidos ambientales, ponen los pelos de punta a cualquiera.

Algo todavía más interesante, es el logro de mezclar el género de terror con un thriller policiaco donde se muestran todos los aspectos deplorables que puede tener el ser humano, llámese bandas criminales, terrorismo, o crimen organizado, y que van de la mano con lo paranormal, con lo siniestro de las posesiones demoniacas, con adoraciones a las representaciones de la maldad.

Otro logro de la cinta es su magnífico elenco con un Joaquín Cosío que se despoja de sus clásicos papeles de narco o villano de las historias, para darle vida a un atormentado agente Ritter que, mientras se va metiendo a la insólita investigación que le asignaron, anda también en la búsqueda de su propia redención.

La presencia del actor Tobin Bell llama también mucho la atención. Bell interpreta al padre Canatti, experto en exorcismos pero declarado disidente por el Vaticano y sospechoso de varios crímenes por el FBI. Toda esa mezcla de apreciaciones, le dan al personaje un halo siniestro y de misterio que Bell sabe interpretar muy bien.

La historia es, en resumen, la clásica lucha del bien contra el mal, ese mal que está presente en la corrupción de los sistemas judiciales, en los intrincados mecanismos de la sociedad en su conjunto, y hasta de la propia iglesia, ese mal que se encuentra en el fanatismo, en el asesinato infame que nos acecha a todos, y en todas sus manifestaciones que carcome el entorno de una humanidad cada vez más descompuesta, más expuesta y que se hace propensa a exaltar el lado malo de las cosas.

En resumen BELZEBUTH es una excelente película de terror que no debe dejar de ver por ningún motivo, ¡ah!, y es mexicana, disfrútela y llénese de sustos o, como dice la espléndida publicidad del filme, ¡No deje de rezar!

Correo electrónico: ernestorobledo@hotmail.com

domingo 21 de abril de 2019

Hablemos de Cine

domingo 14 de abril de 2019

Hablemos de Cine

domingo 07 de abril de 2019

Hablemos de Cine

domingo 31 de marzo de 2019

Hablemos de Cine

domingo 24 de marzo de 2019

Hablemos de Cine

domingo 17 de marzo de 2019

Hablemos de Cine

domingo 10 de marzo de 2019

Hablemos de Cine

domingo 03 de marzo de 2019

Hablemos de Cine

domingo 24 de febrero de 2019

Hablemos de Cine

domingo 17 de febrero de 2019

Hablemos de Cine

Cargar Más