/ viernes 5 de noviembre de 2021

Entorno Empresarial

Desaceleración e inflación

Aún con la histórica llegada de remesas México sufre una contracción en el Producto interno Bruto y una gran inflación que deteriora la calidad de vida de las familias.

Analistas del sector privado subieron a un 6.63% el pronóstico de inflación de México para este año, y redujeron a un 6% su estimación para el crecimiento económico.

La economía de México se contrajo en el tercer trimestre, la primera caída desde que comenzó su recuperación de la pandemia, debido a la tercera ola de Covid-19 y cuellos de botella en las cadenas de suministro.

El Producto Interno Bruto (PIB) mostró una caída de un 0.2% a tasa trimestral, según cifras desestacionalizadas divulgadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El mayor golpe de la pandemia a la segunda economía más grande de Latinoamérica se produjo en el trimestre abril-junio de 2020, con un desplome de un 17.3%.

La recuperación de México tendrá dificultades y será más lenta de lo que la mayoría espera.

La economía de México aún estará algo alejada de su tendencia prepandémica y la recuperación le irá peor que en la mayoría de las otras economías importantes de América Latina.

En el tercer trimestre del año las actividades terciarias tuvieron una caída de un 0.6%, mientras que las primarias y secundarias aumentaron un 0.7% con relación al periodo previo, detalló el Inegi.

La economía mexicana sufrió el año pasado una contracción de un 8.5%, su peor desempeño desde 1932 durante la Gran Depresión.

Aunado a lo anterior, la Inflación de México supera el 6% en la primera mitad de octubre

Solo en los primeros 15 días de octubre, los precios al consumidor habrían aumentado un 0.51% respecto a la quincena inmediata anterior, mientras que para el índice subyacente se prevé un incremento del 0.20%.

El aumento quincenal del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se habría visto impulsado por un incremento de las tarifas eléctricas al haber terminado el subsidio gubernamental en algunas ciudades por la temporada de calor, y un mayor precio del gas doméstico LP.

En este contexto, una manera de aminorar los efectos adversos es fomentar el mercado interno, pues con estos cambios tenemos más pobres.

Por eso, ante la contraproducente política económica mexicana urge reactivar el mercado interno, el cual depende de la capacidad de consumo de las personas.

Desaceleración e inflación

Aún con la histórica llegada de remesas México sufre una contracción en el Producto interno Bruto y una gran inflación que deteriora la calidad de vida de las familias.

Analistas del sector privado subieron a un 6.63% el pronóstico de inflación de México para este año, y redujeron a un 6% su estimación para el crecimiento económico.

La economía de México se contrajo en el tercer trimestre, la primera caída desde que comenzó su recuperación de la pandemia, debido a la tercera ola de Covid-19 y cuellos de botella en las cadenas de suministro.

El Producto Interno Bruto (PIB) mostró una caída de un 0.2% a tasa trimestral, según cifras desestacionalizadas divulgadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El mayor golpe de la pandemia a la segunda economía más grande de Latinoamérica se produjo en el trimestre abril-junio de 2020, con un desplome de un 17.3%.

La recuperación de México tendrá dificultades y será más lenta de lo que la mayoría espera.

La economía de México aún estará algo alejada de su tendencia prepandémica y la recuperación le irá peor que en la mayoría de las otras economías importantes de América Latina.

En el tercer trimestre del año las actividades terciarias tuvieron una caída de un 0.6%, mientras que las primarias y secundarias aumentaron un 0.7% con relación al periodo previo, detalló el Inegi.

La economía mexicana sufrió el año pasado una contracción de un 8.5%, su peor desempeño desde 1932 durante la Gran Depresión.

Aunado a lo anterior, la Inflación de México supera el 6% en la primera mitad de octubre

Solo en los primeros 15 días de octubre, los precios al consumidor habrían aumentado un 0.51% respecto a la quincena inmediata anterior, mientras que para el índice subyacente se prevé un incremento del 0.20%.

El aumento quincenal del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se habría visto impulsado por un incremento de las tarifas eléctricas al haber terminado el subsidio gubernamental en algunas ciudades por la temporada de calor, y un mayor precio del gas doméstico LP.

En este contexto, una manera de aminorar los efectos adversos es fomentar el mercado interno, pues con estos cambios tenemos más pobres.

Por eso, ante la contraproducente política económica mexicana urge reactivar el mercado interno, el cual depende de la capacidad de consumo de las personas.

ÚLTIMASCOLUMNAS