/ viernes 30 de octubre de 2020

Entorno empresarial

Desmantelamiento por ideología y no por ineficiencia

Al hablar de empresas buenas y malas como lo hace el Presidente podemos decir que con o sin outsourcing muchas cumplen y otras incumplen en materia laboral, de esta manera el encargado de regular y vigilar su cumplimiento es el gobierno y muchas de las veces queda en entredicho este mandato.

López Obrador adelantó este martes que enviará una iniciativa de ley al Congreso, en esta ocasión para eliminar el outsourcing. Pero hay que entender que es una herramienta muy mal vigilada o regulada por el gobierno, es decir, el outsourcing consiste en que una empresa contrata, a una agencia o firma externa especializada, para hacer algo en lo que no se especializa.

Un buen ejemplo es la nómina. Todo negocio tiene que manejarla, pero existen firmas especializadas que lo pueden hacer mejor y a un costo menor del que maneja un negocio cualquiera.

Esto resulta más económico ya que se evita tener todo un departamento encargado de la nómina, pagar los salarios de la gente del departamento, correr con gastos como seguridad social, fondos de pensiones, etc.

En momentos de reajuste económico, la subcontratación es una opción atractiva para las compañías al permitir reducir los costos de una parte del desarrollo del negocio de forma rápida, deshaciéndose de activos que pueden ser innecesarios para cumplir con la estrategia del negocio.

Aunque la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador para desaparecer el outsourcing puede tener un fondo positivo para combatir la evasión fiscal, desaparecer ese esquema de contratación afectaría la productividad en las cadenas de valor globales, desincentivaría la inversión y ocasionaría pérdida de empleos formales, la carga social en México es alta y la subcontratación a veces es la única forma de operar, lo que se necesita es que haya inspección laboral y se castigue a los que incumplen y evaden al fisco.

Lo que más llama la atención no es el tema laboral sino la radicalidad con que se abordan estos temas por parte de la presidencia, así como los fideicomisos se pudieron vigilar y regular mejor y otros desaparecerlos, la tendencia es arrasar con una cerrazón de lo que no se adecue al pensamiento del mandatario desaparecerá. En este tema posiblemente también se de con las consecuencias sociales en este tiempo de penurias.

Desmantelamiento por ideología y no por ineficiencia

Al hablar de empresas buenas y malas como lo hace el Presidente podemos decir que con o sin outsourcing muchas cumplen y otras incumplen en materia laboral, de esta manera el encargado de regular y vigilar su cumplimiento es el gobierno y muchas de las veces queda en entredicho este mandato.

López Obrador adelantó este martes que enviará una iniciativa de ley al Congreso, en esta ocasión para eliminar el outsourcing. Pero hay que entender que es una herramienta muy mal vigilada o regulada por el gobierno, es decir, el outsourcing consiste en que una empresa contrata, a una agencia o firma externa especializada, para hacer algo en lo que no se especializa.

Un buen ejemplo es la nómina. Todo negocio tiene que manejarla, pero existen firmas especializadas que lo pueden hacer mejor y a un costo menor del que maneja un negocio cualquiera.

Esto resulta más económico ya que se evita tener todo un departamento encargado de la nómina, pagar los salarios de la gente del departamento, correr con gastos como seguridad social, fondos de pensiones, etc.

En momentos de reajuste económico, la subcontratación es una opción atractiva para las compañías al permitir reducir los costos de una parte del desarrollo del negocio de forma rápida, deshaciéndose de activos que pueden ser innecesarios para cumplir con la estrategia del negocio.

Aunque la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador para desaparecer el outsourcing puede tener un fondo positivo para combatir la evasión fiscal, desaparecer ese esquema de contratación afectaría la productividad en las cadenas de valor globales, desincentivaría la inversión y ocasionaría pérdida de empleos formales, la carga social en México es alta y la subcontratación a veces es la única forma de operar, lo que se necesita es que haya inspección laboral y se castigue a los que incumplen y evaden al fisco.

Lo que más llama la atención no es el tema laboral sino la radicalidad con que se abordan estos temas por parte de la presidencia, así como los fideicomisos se pudieron vigilar y regular mejor y otros desaparecerlos, la tendencia es arrasar con una cerrazón de lo que no se adecue al pensamiento del mandatario desaparecerá. En este tema posiblemente también se de con las consecuencias sociales en este tiempo de penurias.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 27 de noviembre de 2020

Entorno empresarial

Mauricio Ramírez B

viernes 20 de noviembre de 2020

Entorno Empresarial

Mauricio Ramírez B

viernes 13 de noviembre de 2020

Entorno Empresarial

Mauricio Ramírez B

viernes 06 de noviembre de 2020

Entorno Empresarial

Mauricio Ramírez B

viernes 30 de octubre de 2020

Entorno empresarial

Mauricio Ramírez B

viernes 23 de octubre de 2020

Entorno Empresarial

Mauricio Ramírez B

viernes 16 de octubre de 2020

Entorno Empresarial

Mauricio Ramírez B

viernes 09 de octubre de 2020

Entorno Empresarial

Mauricio Ramírez B

viernes 02 de octubre de 2020

Entorno Empresarial

Mauricio Ramírez B

viernes 25 de septiembre de 2020

Entorno Empresarial

Mauricio Ramírez B

Cargar Más