/ domingo 22 de mayo de 2022

El sentido de educar

El poder de tocar almas y cambiar personas lo tiene, además de la familia, el maestro, y en este mes que casi termina, maestro y mamá se celebran, por lo que me resulta imposible no mencionarlos, pues a pesar de los pesares, de las uniones sindicales, del cambio en la enseñanza y ahora hasta en los textos de educación ¡gratuita¡ de lo mucho que la educación y los educandos han cambiado, el maestro es: ¡el maestro¡; asi que a mi mente vienen muchos recuerdos de aquellos maestros que marcaron mi vida, para bien y no tan bien, tal vez por eso anoche soñé la indisciplina con que solía moverme en aquellos edificios donde cada vez que regreso encuentro los recuerdos que quedaron entre maestros y amigos, maestros que abrazaban sin temor a críticas o sanciones, que coscorroneaban sin quejas o lamentos, personajes con constantes preguntas que entre libros y cuentos no paraban de platicar, enseñar y cuestionar.

Por lo que, paseando entre cosas cotidianas que no les daba importancia, sin darme cuenta, crecí entre aquellos libros que el maestro indicaba, viviendo el ambiente escolar sano e inteligente que con timidez disfrazada fue desapareciendo y con los años se ausentó de escuelas y colegios privados perdiendo el sello verdadero de la educación, pertenezco a una generación que crecimos entre ciencia, matemáticas y biología, gimnasia, ética, civismo, moral y valores que los maestros ejercían en primera persona y que en la actualidad se esfumaron, porque la vocación de maestro está olvidada entre enojos y resentimientos de un pueblo confundido, ¿Qué esperar de la educación para hijos y nietos? Que se retome el valor real del ser del educador para que el educando pueda ser formado, no deformado por creencias que no le pertenecen, formado con principios y valores que muestren a niños y adultos ejemplos vivos de principios, como es, el respeto en primera persona.

Acostumbrados estábamos a la existencia de amistad respetuosa en esta relación, relación basada en el alma que habita en dos cuerpos unidos por el corazón que mora en éstas. Retomemos los maestros la virtud y el esfuerzo serio que permitan establecer la relación que conecta inteligencia con sabiduría y respeto, llegando a los límites de cordura que muestren que enfadarse es algo sencillo pero sabio es, enfadarse con la persona adecuada en el momento exacto. El maestro debe llegar al aula sin enfados que correspondan a terceros, ser maestro es algo serio y mucho más serio es reconocer que el maestro debe ser ejemplo vivo pues es referéndum de modelo para sus alumnos, quien no se respeta, incapaz será de respetar a los demás.

El mundo cambió, no es ni será el mismo antes que después de la pandemia que vivimos, por eso es importante que gobiernos, universidades e instituciones educativas den a nuestros hijos y nietos una preparación para enfrentar una sociedad cambiante que encontrará el conocimiento vertido entre cuatro paredes, que podrán ser las de la universidad o nuestro cuarto, estudio o sala de casa, por lo que estas instituciones tienen que aprender y comprender que el mundo nos cambió la forma de ver la vida y la enseñanza pasó, de una simple instrucción a una educación creativa apoyada en la tecnología moderna de la educación, donde maestros sin pasión y dedicación no tienen cabida en el mundo actual que está creando una comunidad de estudiantes a través de internet.

Me pregunto ¿Dónde quedaron los días del juego y las amapolas? ¿A dónde se van los sueños de una juventud no perdida? ¿Cómo saborearán las nuevas generaciones esa sensación de mariposas en el estómago al llegar a una nueva institución educativa siendo jóvenes adolescentes? ¿Se encontrarán presentes la Ética y los principios al abrir la puerta de la Universidad? ¿Existirá el respeto a los maestros y la investigación como enseñanza volverá a aparecer en las aulas?, Deseo firmemente que aquello de lo que mi generación gozó antaño - donde hasta las faltas de Ortografía en matemáticas contaban – regrese a las aulas; la inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, es la destreza para aplicar el conocimiento en la práctica y el maestro influye de manera directa en sus alumnos para hacerlos trascender en este mundo actual cambiante, si tienes recuerdo de un maestro que transcendió, envíame tus recuerdos en angeldesofia@yahoo.com.mx Gracias

El poder de tocar almas y cambiar personas lo tiene, además de la familia, el maestro, y en este mes que casi termina, maestro y mamá se celebran, por lo que me resulta imposible no mencionarlos, pues a pesar de los pesares, de las uniones sindicales, del cambio en la enseñanza y ahora hasta en los textos de educación ¡gratuita¡ de lo mucho que la educación y los educandos han cambiado, el maestro es: ¡el maestro¡; asi que a mi mente vienen muchos recuerdos de aquellos maestros que marcaron mi vida, para bien y no tan bien, tal vez por eso anoche soñé la indisciplina con que solía moverme en aquellos edificios donde cada vez que regreso encuentro los recuerdos que quedaron entre maestros y amigos, maestros que abrazaban sin temor a críticas o sanciones, que coscorroneaban sin quejas o lamentos, personajes con constantes preguntas que entre libros y cuentos no paraban de platicar, enseñar y cuestionar.

Por lo que, paseando entre cosas cotidianas que no les daba importancia, sin darme cuenta, crecí entre aquellos libros que el maestro indicaba, viviendo el ambiente escolar sano e inteligente que con timidez disfrazada fue desapareciendo y con los años se ausentó de escuelas y colegios privados perdiendo el sello verdadero de la educación, pertenezco a una generación que crecimos entre ciencia, matemáticas y biología, gimnasia, ética, civismo, moral y valores que los maestros ejercían en primera persona y que en la actualidad se esfumaron, porque la vocación de maestro está olvidada entre enojos y resentimientos de un pueblo confundido, ¿Qué esperar de la educación para hijos y nietos? Que se retome el valor real del ser del educador para que el educando pueda ser formado, no deformado por creencias que no le pertenecen, formado con principios y valores que muestren a niños y adultos ejemplos vivos de principios, como es, el respeto en primera persona.

Acostumbrados estábamos a la existencia de amistad respetuosa en esta relación, relación basada en el alma que habita en dos cuerpos unidos por el corazón que mora en éstas. Retomemos los maestros la virtud y el esfuerzo serio que permitan establecer la relación que conecta inteligencia con sabiduría y respeto, llegando a los límites de cordura que muestren que enfadarse es algo sencillo pero sabio es, enfadarse con la persona adecuada en el momento exacto. El maestro debe llegar al aula sin enfados que correspondan a terceros, ser maestro es algo serio y mucho más serio es reconocer que el maestro debe ser ejemplo vivo pues es referéndum de modelo para sus alumnos, quien no se respeta, incapaz será de respetar a los demás.

El mundo cambió, no es ni será el mismo antes que después de la pandemia que vivimos, por eso es importante que gobiernos, universidades e instituciones educativas den a nuestros hijos y nietos una preparación para enfrentar una sociedad cambiante que encontrará el conocimiento vertido entre cuatro paredes, que podrán ser las de la universidad o nuestro cuarto, estudio o sala de casa, por lo que estas instituciones tienen que aprender y comprender que el mundo nos cambió la forma de ver la vida y la enseñanza pasó, de una simple instrucción a una educación creativa apoyada en la tecnología moderna de la educación, donde maestros sin pasión y dedicación no tienen cabida en el mundo actual que está creando una comunidad de estudiantes a través de internet.

Me pregunto ¿Dónde quedaron los días del juego y las amapolas? ¿A dónde se van los sueños de una juventud no perdida? ¿Cómo saborearán las nuevas generaciones esa sensación de mariposas en el estómago al llegar a una nueva institución educativa siendo jóvenes adolescentes? ¿Se encontrarán presentes la Ética y los principios al abrir la puerta de la Universidad? ¿Existirá el respeto a los maestros y la investigación como enseñanza volverá a aparecer en las aulas?, Deseo firmemente que aquello de lo que mi generación gozó antaño - donde hasta las faltas de Ortografía en matemáticas contaban – regrese a las aulas; la inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, es la destreza para aplicar el conocimiento en la práctica y el maestro influye de manera directa en sus alumnos para hacerlos trascender en este mundo actual cambiante, si tienes recuerdo de un maestro que transcendió, envíame tus recuerdos en angeldesofia@yahoo.com.mx Gracias

ÚLTIMASCOLUMNAS