/ domingo 24 de enero de 2021

El país de las ilusiones

Había una vez un país llamado "De Las Ilusiones" donde vivía un rey tirano, país donde hubo una vez una generación que creció con valores, compasión, amor y respeto y su gente en general vivía con dignidad, logrando sus metas sin sentirse frustrada a pesar que reyes anteriores habían hecho de las suyas, se podía vivir en el país, sin embargo, a la llegada de este rey que no era de chocolate y menos tenía nariz de cacahuate, la gente empezó a sentir rencor y enojo, desconcierto y frustración porque el reyecito no tenía miel en el pelo pues estaba lleno de enojo y probablemente en sus recuerdos de infancia y adolescencia existía dolor. Ante tanto desconcierto, los habitantes del país corrían como en una selva, jalando unos para un lado y otros para el otro.

En ese país que no estaba aislado de otros países y había sido reconocido a nivel mundial como un país alegre y dicharachero empezó a ser reconocido como el país del nunca jamás y asi, durante dos años de reinado se vió como poco a poco se derrumbaban las instituciones que sostenían a este, porque el rey y sus allegados jugaban solo con él olvidando a los ciudadanos, sin embargo, el rey mantenía a la mayoría de sus súbditos contentos dándoles dádivas que no sólo no les ayudaban, les acostumbraban, como reyes anteriores hicieron, a vivir sin dignidad estirando la mano para recibir miserias que les ayudaran a sobrevivir a cambio de un voto en cada elección para sustituir al rey, acostumbrándolos a ser mercancía de cambio, sin embargo, este rey, como todos los que hay en el mundo, nunca imaginó que llegaría un enemigo invisible que acabaría con un inmenso grupo de ciudadanos, el rey y encargados de la salud del pueblo no supieron, o no quisieron enfrentar con sabiduría al pequeño enemigo imperceptible y así, el país de las ilusiones se convirtió en el país del nunca jamás, donde los ciudadanos se encontraron con que el dolor humano fue utilizado con un cinismo increíble y sin mínima compasión por el dolor que el enemigo causó en su gente que, además de sufrir por la enfermedad, moría en deplorables condiciones, causando que las familias afectadas tuviesen que esperar hasta un mes para obtener el acta de defunción o sus cenizas.

Familias que, de por sí ya pasaban hambruna, ahora se veían afectadas por los altos costos de defunción, gente que empezaba a cansarse ante promesas no cumplidas y tantas palabras emitidas, porque el reyecito en su afán protagónico de ser, cada día hablaba y hablaba sin llegar a decir verdades que se manifestaban en promesas no cumplidas; ya que el reyecito deseaba sacar jugo político a todo, asi que cuando apareció una vacuna para ayudar a la población mundial, los otros reyecitos propusieron un sistema de vacunación para proteger a sus pueblos y sin embargo, en el país de las ilusiones se decidió no solo no terminar con el caos, desorden y desolación entre su gente, sino jugar a la gallina ciega y actuar con un solo rumbo: jalar el voto clientelar para las elecciones de este año, entonces, resultó que hasta la encargada del programa de vacunación se fue, probablemente al ver este caos y desorden y saber, que los primeros en vacunarse serían un grupo de vacunación, conformado por una mayoría de personas no profesionales, súbditos del rey que actuaban como falanges políticos de la causa del mismo y su partido poco democrático, súbditos repartidores de apoyos sociales para jalar el voto clientelar en lugar de tener brigadas de vacunación profesional como a nivel mundial se implementó, asi, el pueblo cansado de tanta aberración empezó a sentir desesperación al ver que su gente moría sin compasión por parte del reyecito y saber que las vacunas prometidas no llegaban, entonces, el rey decidió hacer otra jugarreta, pasar a sus condados comandados por gobernadores y al grupo de empresarios de iniciativa privada la estafeta para adquirir vacunas y proteger al pueblo que pueda acceder a ellas y mientras otros reyes daban programas apoyando al pueblo con soluciones económicas y de vacunación, este reyecito continua hablando cada mañana sobre el país de las ilusiones y sus magníficos logros hasta que el pueblo decida abrir los ojos y pueda cambiar el rumbo de su país al votar sin convertirse en cliente del voto retornando a su dignidad, mientras usted decide si este cuento seguirá, espero su opinión en angeldesofia@yahoo.com.mx y agradezco su lectura

Había una vez un país llamado "De Las Ilusiones" donde vivía un rey tirano, país donde hubo una vez una generación que creció con valores, compasión, amor y respeto y su gente en general vivía con dignidad, logrando sus metas sin sentirse frustrada a pesar que reyes anteriores habían hecho de las suyas, se podía vivir en el país, sin embargo, a la llegada de este rey que no era de chocolate y menos tenía nariz de cacahuate, la gente empezó a sentir rencor y enojo, desconcierto y frustración porque el reyecito no tenía miel en el pelo pues estaba lleno de enojo y probablemente en sus recuerdos de infancia y adolescencia existía dolor. Ante tanto desconcierto, los habitantes del país corrían como en una selva, jalando unos para un lado y otros para el otro.

En ese país que no estaba aislado de otros países y había sido reconocido a nivel mundial como un país alegre y dicharachero empezó a ser reconocido como el país del nunca jamás y asi, durante dos años de reinado se vió como poco a poco se derrumbaban las instituciones que sostenían a este, porque el rey y sus allegados jugaban solo con él olvidando a los ciudadanos, sin embargo, el rey mantenía a la mayoría de sus súbditos contentos dándoles dádivas que no sólo no les ayudaban, les acostumbraban, como reyes anteriores hicieron, a vivir sin dignidad estirando la mano para recibir miserias que les ayudaran a sobrevivir a cambio de un voto en cada elección para sustituir al rey, acostumbrándolos a ser mercancía de cambio, sin embargo, este rey, como todos los que hay en el mundo, nunca imaginó que llegaría un enemigo invisible que acabaría con un inmenso grupo de ciudadanos, el rey y encargados de la salud del pueblo no supieron, o no quisieron enfrentar con sabiduría al pequeño enemigo imperceptible y así, el país de las ilusiones se convirtió en el país del nunca jamás, donde los ciudadanos se encontraron con que el dolor humano fue utilizado con un cinismo increíble y sin mínima compasión por el dolor que el enemigo causó en su gente que, además de sufrir por la enfermedad, moría en deplorables condiciones, causando que las familias afectadas tuviesen que esperar hasta un mes para obtener el acta de defunción o sus cenizas.

Familias que, de por sí ya pasaban hambruna, ahora se veían afectadas por los altos costos de defunción, gente que empezaba a cansarse ante promesas no cumplidas y tantas palabras emitidas, porque el reyecito en su afán protagónico de ser, cada día hablaba y hablaba sin llegar a decir verdades que se manifestaban en promesas no cumplidas; ya que el reyecito deseaba sacar jugo político a todo, asi que cuando apareció una vacuna para ayudar a la población mundial, los otros reyecitos propusieron un sistema de vacunación para proteger a sus pueblos y sin embargo, en el país de las ilusiones se decidió no solo no terminar con el caos, desorden y desolación entre su gente, sino jugar a la gallina ciega y actuar con un solo rumbo: jalar el voto clientelar para las elecciones de este año, entonces, resultó que hasta la encargada del programa de vacunación se fue, probablemente al ver este caos y desorden y saber, que los primeros en vacunarse serían un grupo de vacunación, conformado por una mayoría de personas no profesionales, súbditos del rey que actuaban como falanges políticos de la causa del mismo y su partido poco democrático, súbditos repartidores de apoyos sociales para jalar el voto clientelar en lugar de tener brigadas de vacunación profesional como a nivel mundial se implementó, asi, el pueblo cansado de tanta aberración empezó a sentir desesperación al ver que su gente moría sin compasión por parte del reyecito y saber que las vacunas prometidas no llegaban, entonces, el rey decidió hacer otra jugarreta, pasar a sus condados comandados por gobernadores y al grupo de empresarios de iniciativa privada la estafeta para adquirir vacunas y proteger al pueblo que pueda acceder a ellas y mientras otros reyes daban programas apoyando al pueblo con soluciones económicas y de vacunación, este reyecito continua hablando cada mañana sobre el país de las ilusiones y sus magníficos logros hasta que el pueblo decida abrir los ojos y pueda cambiar el rumbo de su país al votar sin convertirse en cliente del voto retornando a su dignidad, mientras usted decide si este cuento seguirá, espero su opinión en angeldesofia@yahoo.com.mx y agradezco su lectura

ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 28 de febrero de 2021

Concordia, siempre

Tere Derbéz B

domingo 21 de febrero de 2021

¡No me ocupa!

Tere Derbéz B

domingo 14 de febrero de 2021

Dos cosas infinitas

Tere Derbéz B

domingo 10 de enero de 2021

Carpe Diem

Tere Derbéz B

Cargar Más